Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 
 

Educación al Paciente

Accidentes en Niños

Los Accidentes Constituyen la Primera Causa de Muerte en Menores de un Año

La Organización Mundial de la Salud (OMS), definió accidente como un acontecimiento no premeditado, que produce daño o lesión reconocible o visible, corporal o mental. Los accidentes no son eventos fortuitos e imposibles de predecir, por lo que siguiendo conductas apropiadas es posible evitarlos.

Es imprescindible que incorporemos a nuestra vida cotidiana el concepto de prevención de accidentes. Las lesiones no son fenómenos al azar, sino que ocurren patrones predecibles basados en la edad, el sexo, la hora del día, estación del año, entre otros.  El niño por definición es un ser curioso; a su crecimiento y desarrollo lo acompaña la necesidad de conocer, explorar, tocar y probar. Por lo tanto, necesita crecer en un entorno seguro, sano, amoroso y debe ser protegido de los potenciales riesgos que lo rodean.

  • Los productos de limpieza, detergentes, volátiles como la parafina, bencina y alcohol, son de mucho riesgo para el núcleo familiar, ya que pueden producir quemaduras con secuelas físicas y sicológicas de por vida, si es que no se llega a la muerte. Por lo tanto, estos productos debieran ser almacenados en lugares seguros y fuera del hogar.
  • El uso de armas de fuego por parte de los padres o familiares para prácticas deportivas o de protección, constituyen un riesgo inminente. Se debe mantener el arma descargada y guardar las balas en un lugar diferente y bajo llave.
  • La electricidad es un factor de mortalidad, ya que a pesar de existir una normativa para instalaciones permanentes y provisorias, aún persiste el uso de cables con corriente viva y material dañado.
  • Los animales domésticos, como los perros son otra causa frecuente de lesión física y psicológica, debido a que no cuentan con una adecuada seguridad

Accidentes según etapa de desarrollo y edad

En el niño más pequeño, las lesiones más frecuentes dentro del hogar son las caídas, quemaduras en la boca y en las manos por cable eléctrico, amputación de un dedo, ahogamiento por inmersión o asfixia. A medida que avanza en su edad, alcanza la bipedestación y la capacidad de marcha, entonces el riesgo de sufrir otras lesiones y traumas aumentan producto de la ingestión de cuerpos extraños (monedas, juguetes pequeños), caídas de diversa índole, quemaduras por agua caliente o esofágicas por cáusticos, mordeduras de perro en la región craneofacial, entre otras.

En la edad escolar, caracterizada por la actividad social grupal, aumenta la posibilidad de lesión por deportes o caídas con borde filoso en región genital o anal.

En la etapa de la pubertad y adolescencia aumentan las heridas por armas de fuego, se incrementan los accidentes viales en bicicleta, patines y patinetas. Los deportes son también factores de riesgo, ya que se practican con contacto directo como fútbol y rugby, dándose múltiples lesiones como fracturas expuestas, traumatismo craneoencefálico y perforación de víscera hueca (ej. intestino)

 

Recomendaciones frente a un accidente


 
La primera recomendación frente a una emergencia, es mantener la calma. Mantenga cerca del teléfono los números de su médico, ambulancia, carabineros y bomberos. En su botiquín debe haber siempre apósitos estériles, algún tipo de antiséptico como povidona yodada, una venda y curitas

Quemaduras:

  • No permitir que los menores permanezcan en la cocina mientras se prepara la comida.
  • La mayor cantidad de accidentes por quemaduras es causada por líquidos calientes.
  • Vigile a sus niños antes de manejar líquidos caliente, nunca los tome en su falda cuando este tomando té, café u otro líquido caliente.
  • Cuidado con el agua caliente de la llave del baño o de la cocina.
  • Usar los quemadores traseros de la cocina, colocar ollas y sartenes con los mangos hacia atrás.
  • Proteger las estufas con una reja y no instalar sobre ellas utensilios con agua.
  • No dejar la plancha encendida; además de quemarse, el niño puede tropezar con el cordón y caer.
  • No usar manteles largos a la hora de las comidas, el pequeño puede tirar de él y verter sobre sí mismo alimentos o líquidos calientes.
  • No poner platos ni tazas en el borde de la mesa.
  • No servir los alimentos ni los líquidos a temperaturas superiores a lo que usted puede consumir.
  • Los enchufes que no están en uso, debe protegerlos con cubre enchufe.
  • Los cables de televisores, radios, refrigeradores y lavadoras deben estar en buen estado, sin parches y lejos del alcance de los menores.
  • El mantenimiento de los equipos eléctricos, a parafina y gas es una buena costumbre antes del inicio de la temporada de invierno.
  • Es más seguro tener el calefont en el exterior de la casa. En caso de estar adentro, debe tener buena ventilación.

¿Que hacer en caso de una quemadura?

  • Sacar la ropa y lavar con abundante agua fría para disminuir el calor.
  • Calmar el dolor con el analgésico prescrito por el Pediatra del niño y que usted use habitualmente.
  • No coloque nada sobre la quemadura (ungüento u otros productos), con ello solo contribuirá a que exista una mayor probabilidad de infección y que el niño sufra mayor dolor al proceder a la limpieza de la zona quemada.
  • Cubra la zona quemada con una toalla o paño limpio y lleve de inmediato a un Servicio de Urgencia.

Asfixia por inmersión (tina de baño, piscina):

  • Las clases de natación son importantes para los pequeños, pero nunca asuma que su hijo es un nadador profesional.
  • Siempre debe haber un adulto responsable, que sepa nadar, vigilándolos mientras juegan cerca del agua.
  • Si tiene piscina, manténgala cercada y la puerta de acceso con llave.
  • Los niños pequeños siempre deben estar con chaleco salvavidas.
  • Si comieron, esperar dos horas antes de entrar al agua.
  • Enseñe a los niños a no hacer bromas pesadas en el agua.
  • Los bebés pueden ahogarse en menos de tres centímetros de altura del nivel de agua, solo basta que caigan de cara, ya que son incapaces de levantarse.

 

Prevención del ahogamiento por inmersión

  • Nunca deje solos a sus niños pequeños en la tina del baño, aunque sea por pocos segundos.
  • Si suena el teléfono o timbre, saque al niño de la tina antes de contestar.
  • Nunca deje a un niño en la tina al cuidado de otro niño.
  • Si están los niños en el agua, deben ser siempre vigilados por un adulto.
  • Vacíe todos los contenedores de agua luego de su uso.
  • No guarde recipientes como tarros o baldes con líquidos en su interior.
  • Mantenga la puerta del baño permanentemente cerrada.
  • Recuerde siempre que los niños se ahogan en silencio.

Intoxicaciones:

Los frascos o cajas con remedios suelen ser atractivos para los niños pequeños.

  • Mantenga todas las drogas y medicamentos bajo llave y en sus envases originales.
  • En casas que no sean la suya, tenga cuidado, especialmente si allí solo viven adultos, ya que pueden haber remedios al alcance de los niños.
  • No guarde líquidos (parafina, aguarrás, detergentes, venenos, cloro, etc.) en recipientes no apropiados y sin rotular. Siempre deben estar señalizados y protegidos y nunca deben estar cerca de los alimentos.
  • No consuma alimentos de origen desconocido, siempre revise la fecha de vencimiento y en los enlatados, la lata debe estar en perfecto estado.
  • Si almacena alimentos, mantener en lugar seco y protegido de animales (ratones).

¿Qué hacer si su hijo ingiere sustancias potencialmente peligrosas?

  • Tenga siempre a mano el número de teléfono de un centro de información toxicológica. CITUC (Centro de Información Toxicológica Pontificia Universidad Católica de Chile), teléfono: 635 3800.
  • Llévelo de inmediato a un Servicio de Urgencia donde se evaluará la gravedad de la exposición al tóxico.
  • No olvide llevar la sustancia que el niño haya ingerido.

Electrocución:

Una persona puede electrocutarse fácilmente, ya que las tensiones que alimentan los aparatos electrodomésticos (220 voltios) son peligrosas. En caso de aplicarse por accidente a una persona, puede producir desde el conocido “calambrazo” hasta la muerte por paro cardiaco.

El peligro que entraña un contacto eléctrico se hace mucho mayor cuando la persona está en un ambiente mojado o descalza sobre el suelo. Es por ello que es recomendable secar los baños, lavaderos, cocina y cualquier lugar después de trapear o regar.
El contacto accidental de una persona con un objeto que esté en tensión se da de dos formas distintas:

  • Cuando se tocan directamente elementos eléctricos que estén con tensión, ya sea por existir cables pelados, con aislante defectuoso o insuficiente
  • Por conectar aparatos con cables desprovistos de la clavija correspondiente.

También al cambiar fusibles o tratar de desmontar o repara un aparato sin haberlo desconectado, si se introducen objetos como tijeras o alambre en los agujeros de los enchufes o por manejar equipos que carecen de tapas protectoras y, por consiguiente, tienen partes eléctricas accesibles. Por último, se toca la parte exterior metálica de algún electrodoméstico (refrigerador, lavaplatos, televisor, tostador, etc.) que se ha puesto en contacto con la corriente eléctrica como consecuencia de una deficiencia en los aislamientos interiores.

 

Prevención de la electrocución

  • Ocultar los enchufes visibles detrás de los muebles o con tapa blanca de plástico. No poner “cucos” porque llaman la atención.
  • Lo más adecuado es una diferencia (toma) a tierra que puede ser instalado por cualquier electricista en la red de la casa.
  • Evita la electrocución en el momento que alguien coloque un dedo en el enchufe.
  • No dejar alargadores enchufados, que eventualmente un pequeño puede echarse a la boca.
  • Preferir enchufes protegidos, que no permitan introducir objetos en los agujeros.
  • Prohibir el uso de artefactos eléctricos en el baño (radio, televisor, calentadores).
  • No utilizar frazadas o calienta cama eléctricos, el niño puede recibir una descarga si se hace pipí.
  • Mantener cables y aparatos en buen estado.
  • Si  a un niño le da la corriente no hay que separarlo del artefacto, porque junto con él, se electrocutará quien trata de salvarlo. En vez de eso, interrumpir de inmediato los circuitos eléctricos. Si se ignora donde está, hay que desprenderlo dándole un golpe con un objeto de madera seca, goma o cartón.

Aspiración y Sofocación:

  • Un recién nacido no debe dormir en la cama de sus padres.
  • El agujero de los chupetes de las mamaderas debe ser tal, que al invertirlas el líquido caiga gota a gota y no en chorro.
  • Los menores de cuatro años tienen que comer acompañados.
  • No permita que sus niños ingieran dulces estando acostados.
  • No les permita jugar mientras coman.
  • No es aconsejable darles maní (o similares).
  • Mantenga pilas, alfileres, botones, baterías fuera de su alcance.
  • Los juguetes deben ser de un tamaño mayor que su boca y no tener piezas pequeñas que puedan ser desprendidas y tragadas.
  • Prohíba a sus niños jugar con bolsas plásticas.

¿Qué hacer si se atora?

  • Si es pequeño, hay que colgarlo de los pies y golpearle fuertemente su espalda.
  • Nunca introducir la mano en la boca para intentar extraer el cuerpo extraño, a menos que éste se vea, ya que puede empeorar la situación.
  • Si es más grande, pida a su Pediatra que le enseñe la Maniobra de Heimlich, un procedimiento que ayuda a salvar la vida en estos casos. Enséñela a sus hijos y nana.

Maniobra de Heimlich: consiste en dar compresiones bruscas de la parte baja del tórax para movilizar el cuerpo extraño hacia fuera. En niños mayores aplicar 6 a 10 compresiones abdominales en la zona que está por sobre el ombligo, ya sea con el niño acostado de espalda o con el operador abrazándolo desde atrás. En lactantes menores de 1año no se recomienda esta maniobra por riesgo de ruptura de vísceras abdominales (hígado, bazo), en cambio se recomienda mantenerlos con la cabeza más baja que el tronco y practicar cuatro golpes en la espalda -entre las escápulas (paletas)-, luego cuatro compresiones toráxicas con los dedos sobre el esternón.

Caídas:

  • Coloque seguros en las ventanas y rejas de protección en escaleras, balcones y terrazas para prevenir caídas de preescolares.
  • Nunca deje solo al niño en un mudador o en una cama, ni siquiera por un minuto.
  • Las caídas de altura son las más peligrosas en los niños pequeños, porque se asocian frecuentemente a fracturas de cráneo.

Heridas:

  • No permita que los niños corran o jueguen con objetos de vidrio y/o cortopunzantes, ni tampoco en lugares con pasto en jardines de edificio a menos que tenga la seguridad de que no haya un artefacto cortante en el terreno.
  • Guarde las tijeras, cuchillos y otros objetos cortantes fuera del alcance de los niños. Si su hijo usa anteojos, asegúrese de que sean irrompibles o de material no astillable.
  • Mantenga las herramientas y utensilios de jardinería lejos del alcance de los niños.
Arriba Subir
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica