Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 
 

Educación al Paciente

Laringitis Aguda

Dr. Carlos Ubilla Pérez
Broncopulmonar Infantil

La laringitis aguda es una enfermedad infecciosa que produce una inflamación de la laringe y la tráquea, y puede causar distintos grados de obstrucción de la vía aérea superior. La causa es una infección viral, siendo el más frecuente el virus parainfluenza.

Afecta preferentemente a niños entre seis meses y tres años de edad, y es más frecuente en los meses fríos, aunque pueden ocurrir casos en cualquier época del año.

Síntomas

La laringitis aguda habitualmente comienza con los síntomas de un resfrío:

  • Secreción nasal acuosa
  • Tos ronca (de perro)
  • A veces fiebre

Luego aparecen los síntomas dados por la inflamación de la laringe:

  • Voz y llanto ronco
  • Tos crupal o de perro

También pueden aparecer síntomas debidos a distintos grados de obstrucción de la vía aérea superior, como estridor laríngeo (ruido al inspirar) y dificultad respiratoria.

Si la obstrucción de la vía aérea se hace crítica, produce una insuficiente entrada de aire a los pulmones y, por lo tanto, falta de oxigenación de la sangre. Por lo anterior, se considera que la laringitis es una enfermedad potencialmente grave, sin embargo, la evolución puede ser rápida, hacia la mejoría o empeoramiento.

Existe otra forma clínica de presentación de la laringitis: la espasmódica (Croup). Se caracteriza por tener un comienzo brusco, la mayoría de las veces empieza en la noche, habitualmente sin fiebre y sin los síntomas de una infección viral. Se produce por el edema o hinchazón de la mucosa que recubre la laringe y, por lo general, es de causa alérgica.

Clasificación

Esta enfermedad se clasifica en cuatro grados de severidad lo que es útil para decidir el tratamiento.

  • Grado I: hay disfonía (tos, voz y llanto ronco) y  estridor inspiratorio.
  • Grado II: se agrega dificultad respiratoria, hay mayor esfuerzo para hacer entrar el aire lo que se manifiesta por retracción intercostal (se hunde la piel entre las costillas en la inspiración).
  • Grado III: mayor dificultad respiratoria y algunos signos de falta de oxigenación en la sangre, como inquietud, sudoración y palidez.
  • Grado IV: cianosis (coloración azul en labios, uñas y piel) y compromiso variable del estado de conciencia.

La mayoría de los niños presenta los síntomas del Grado I o II. Sin embargo, unos pocos empeoran y a veces rápidamente.

Diagnóstico

El diagnóstico y el grado de severidad se establecen por la historia y el examen físico, sin necesidad de exámenes.
Es importante diferenciar la laringitis de la aspiración de un cuerpo extraño en la vía aérea. Este es un cuadro de dificultad respiratoria de aparición brusca en que pude existir historia de atragantamiento súbito.

Tratamiento

El tratamiento va a depender del grado de obstrucción. En el Grado I, se debe consultar al Pediatra y es muy importante la observación cuidadosa y permanente del niño. Éste debe permanecer en su casa en un ambiente tranquilo y se pueden administrar analgésicos o medicamentos para la fiebre.
Si la enfermedad empeora, se debe consultar rápidamente al especialista o trasladar al niño a un Servicio de Urgencia.

En el  Grado II, el tratamiento se debe realizar en un Servicio de Urgencia. El médico puede dar corticoide oral o inyectable, que tiene un efecto anti-inflamatorio, con lo que desinflama la mucosa de la laringe y disminuye así la obstrucción –tarda algunas horas en hacer efecto-. También se realizan nebulizaciones con adrenalina, lo que produce una contracción de los vasos sanguíneos de la mucosa de la laringe con lo que disminuye la hinchazón. El efecto de la adrenalina es rápido pero puede haber un rebote, es decir, al pasar el efecto -que es de algunas horas- puede reaparecer la obstrucción.

En el Grado III, el niño debe hospitalizarse en una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico. Si no hay mejoría rápida con las medidas anteriores, es necesario realizar una intubación endotraqueal. Ésta consiste en poner un tubo por la boca que pasa luego por la zona estrechada de la laringe, para que así pueda llegar aire y oxígeno a los pulmones. El tubo se mantiene hasta que ceda la inflamación grave.

El Grado IV se considera como emergencia vital y el niño debe ser rápidamente  intubado y trasladado a Una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico.

Pronóstico

En general, la enfermedad  se resuelve favorablemente después de algunos días. En algunos niños este cuadro se puede repetir, disminuyendo su frecuencia a medida que crece.

Arriba Subir
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica