Noticias

EL RETO DE SER MUJER EN LA SOCIEDAD ACTUAL

El rol de la mujer en la sociedad ha trascendido con el tiempo. Hoy, además de seguir cumpliendo las tareas que implican ser madre, esposa y dueña de casa, ocupa un espacio importante en el mundo laboral.

La inclusión de la mujer en los estudios y la vida laboral ha desencadenado una emancipación del rol femenino. La situación se ha vuelto más compleja, ya que ahora debe compatibilizar una gran cantidad de roles, entre ellos, ser madre, hija, hermana, amiga, profesional y dueña de casa, además de mantenerse vigente y atractiva como esposa.

Según Paula Díaz, psicóloga del Centro Médico Endocrinológico de Clínica Santa María, esta multiplicidad de papeles, “nos ha dado confianza en nosotras mismas, por eso exigimos más y nuestras expectativas son cada vez mayores. Sin embargo, eso también implica una gran autoexigencia”.

“Especialmente, en el ámbito profesional, la mujer debe competir con el hombre y demostrar que “se la puede”. Tanto ésta como las demás exigencias la van desgastando, lo que provoca que su organismo reaccione con mecanismos que al principio constituyen una adaptación a la situación; pero que, ante su reiteración y la frustración de no poder contrarrestarla, se enferma”, comenta la especialista.

- Estrés

El estrés es un proceso adaptativo y se manifiesta de diferentes formas; de hecho, tiene dos caras:

- Positiva: ayuda a enfrentar desafíos o amenazas como un hecho automático y esencial de la vida (cantidad de estrés necesaria para vivir).
- Negativa: experimentación emocional de la situación en forma negativa que provoca un desgaste destructivo del cuerpo.

“El mecanismo del estrés se activa por causa de estados emocionales prolongados, como la angustia, lo que causa mayor susceptibilidad a enfermedades, como las cardiovasculares”, señala Paula Díaz.

Según la psicóloga, el estrés y las enfermedades cardiacas se dan en personas con ciertas tendencias en su personalidad, entre ellas:
- Competitivos
- Impacientes
- Ambiciosos
- Incapaces de delegar responsabilidades
- Racionalizan sus emociones
- Buscan constantemente el éxito profesional o social
- Se angustian en tiempos de ocio (pérdida de tiempo)
- Se involucran en más actividades de las que pueden
- Son perfeccionistas e intolerantes
- Intentan tener todo controlado
- Cada objetivo no conseguido es vivido como un fracaso personal
- Incapaces de pedir ayuda, todo lo hacen solos

- Factores protectores frente al estrés

Cambiar esta situación no sólo depende de la mujer, sino que además es necesario que haya una reeducación del hombre en cuanto a la repartición de tareas y responsabilidades, de manera que los roles sean compartidos.

“Para modificar la conducta emocional hay que hacerlo a partir de la interpretación que se haga de los hechos. Si nos sentimos angustiadas, paremos la situación, analicémosla y busquemos alguna solución”, explica la especialista.

Para resolver los conflictos y controlar sus impactos, Paula Díaz señala que es necesario contar con una amplia red de apoyo y aconseja empezar por “reconocer que necesitamos ayuda -que los hombres pueden llevar a cabo algunas obligaciones familiares-, percibirse como una persona valiosa, procurarse una buena calidad de vida, darse tiempo para realizar alguna actividad sola y con el simple fin de disfrutar”.


Con la colaboración de la psicóloga Paula Díaz, del Centro Médico Endocrino de Clínica Santa María.

Fecha publicación: 22/05/2006

 
 
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica