Noticias

CUIDÉMONOS DE LOS INFARTOS CEREBRALES

Es la segunda causa de muerte en Chile. Afecta a personas mayores de edad con problemas de hipertensión y diabetes. Conozca los cuidados que debe tener.

El cerebro es uno de los órganos más importantes y delicados del cuerpo, es por ello que cuando su sistema de irrigación sufre alguna alteración, se producen los infartos o ataques cerebrales.

“Cuando la arteria deja de llevar sangre y oxígeno al cerebro, porque éstas se tapan, las neuronas que están en el cerebro no reciben la sangre que necesitan, lo que puede producir la muerte de esa neurona y ese fenómeno es lo que llamamos el ataque cerebral”, explica el Dr. Walter Feuerhake jefe del Servicio de Neurología de Clínica Santa María.

Los síntomas que puede producir esta alteración, van a depender del lado del cerebro que haya sido afectado. “Es muy importante saber qué arteria se tapó, porque según eso podremos determinar qué parte del cerebro se quedó sin vida, lo que va a producir un déficit en una función del cerebro”, explica el especialista.

Para determinar si está o no frente a un ataque, los síntomas que se presentan deben ser bruscos, que partan de un momento a otro. El Dr. Feuerhake asegura que algunos de los indicios son:

- Falta de sensación o debilidad repentinas en la cara, brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
- Confusión repentina, problemas repentinos para hablar (curado) o entender.
- Problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos.
- Problemas para caminar, mareo (acompañado de más cosas como ver borroso), pérdida de equilibrio o de coordinación repentinos.
- Dolor de cabeza fuerte y repentino sin causa conocida.

El médico asegura que “existe un fenómeno llamado TIA -ataque isquémico transitorio-. Este consiste en que a un paciente le vienen todos los síntomas, y de un minuto a otro es como si no hubiera pasado nada. Esto ocurre cuando un coagulo sanguíneo tapa brevemente una arteria. Los síntomas son los mismos que un ataque al cerebro, pero dura poco tiempo. Son una fuerte señal de riesgo de ataque cerebral”.

Hay factores de riesgo que son imposibles de eludir para prevenir este mal. El Dr. Feuerhake, afirma que éstos son “la edad, sexo -el hombre tiene, en general, más que la mujer- la herencia y raza, algo discutido enormemente. Un factor muy importante es haber tenido un ataque cerebral, si se tuvo una crisis hay más riesgo y esa es la gran razón para estudiarse y ver qué tratamiento es el adecuado para que no se repita”.

- Consecuencias de un infarto

Luego de haber sufrido un ataque, es fundamental el tratamiento de rehabilitación para evitar que las secuelas de éste impida llevar la vida con normalidad. El médico afirma que “es importante tener esto en cuenta, porque la primera causa de invalides se debe a las secuelas después de un infarto”.

Dentro de las consecuencias que deja esta enfermedad, se encuentra:

- Debilidad de un lado del cuerpo.
- Existe la posibilidad de quedar postrado.
- Trastornos de lenguaje, las personas no pueden hablar o entender lo que hablan.
- Trastornos de la vista, ya sea de uno o de los dos ojos.
- Pérdida del control de las emociones, cambio de humor.
- Cambios conductuales, trastornos de personalidad.

Una de las grandes noticias que ha revolucionado el manejo del infarto cerebral, “es la posibilidad que tenemos los doctores de que cuando se presenta un ataque producto de una arteria tapada lo podemos destapar, pero solamente si se atiende las primeras horas. Mientras antes más cerebro se puede salvar. A esto se le llama Trombolis”, explica el doctor.

Lo mismo ocurre en las personas que son afectados por la TIA. “Si los exámenes dicen que la carótida está tapada, se puede limpiar así se ahorran problemas y un ataque. Es importante cuando tengo un infarto o una crisis isquémica transitoria, averiguar dónde está el problema y la causa para que no vuelva a ocurrir”.

Es importante un chequeo a tiempo, para así evitar y solucionar los infartos. Además, conocer las causas y síntomas le ayudará a prevenir y sentirse más tranquilo.



Con la colaboración del Dr. Walter Feuerhake, médico jefe del Servicio de Neurología de Clínica Santa María.

Fecha publicación: 26/07/2007

 
 
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica