Noticias

ARRITMIAS, PALPITACIONES Y MUERTE SÚBITA

El corazón es uno de los órganos vitales de nuestro cuerpo. Por esto cualquier alteración que sufra, puede ocasionar diversas complicaciones como una arritmia o muerte súbita.

Las palpitaciones constituyen un síntoma muy frecuente de consulta en Cardiología y consiste en que la persona siente el latido del corazón, sensación que es reconocida como extraña.

Para tener palpitaciones debe existir una arritmia, consecuencia de un trastorno en la generación y/o conducción del impulso eléctrico a través del corazón.

Para hacer el diagnóstico preciso de la arritmia es fundamental realizar un examen físico completo y una serie de exámenes de laboratorio, como el electrocardiograma de reposo y el Holter de ritmo cardíaco.

Las arritmias también pueden manifestarse como episodios de dificultad respiratoria, dolor al pecho, brusca pérdida de conciencia o síncope y hasta muerte súbita.

El Dr. José Pardo, Cardiólogo-Electrofisiólogo de Clínica Santa María afirma que “las arritmias adquieren importancia cuando se presentan junto a una cardiopatía estructural de base, constituyendo en ocasiones un importante factor de riesgo de muerte súbita, por lo tanto su reconocimiento clínico en forma precoz es fundamental”.

Una de las arritmias rápidas más frecuentes es la Taquicardia Paroxística Supraventricular, condición congénita que afecta a personas jóvenes en la que el corazón puede latir a 180 por minuto. “En la actualidad el tratamiento definitivo es la ablación con radiofrecuencia, procedimiento que se efectúa en Clínica Santa María”, comenta el Dr. Pardo.

Cuando una persona ha tenido un extenso infarto al miocardio, con compromiso de la función del músculo, se producen cicatrices en la zona infartada, que pueden ser responsables de la producción de arritmias ventriculares rápidas, mecanismo más importante de la muerte súbita post-infarto.

La muerte súbita es aquella que ocurre sin aviso, en forma inesperada y natural.
Por lo general, la persona que la sufre no ha tenido síntomas ni molestias previas.
“Sin embargo, entre un 20% a 30% de las víctimas se han quejado previamente de palpitaciones, dolor al pecho o dificultad respiratoria, de ahí la importancia de consultar a tiempo sobre todo si el paciente tiene como antecedente un infarto previo u otro tipo de cardiopatía”, asevera el Dr. Pardo.

El control adecuado de todos los factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, el tabaquismo, la dislipidemia y la diabetes son de máxima importancia para prevenir y tratar en forma oportuna las arritmias cardíacas mas graves.

Con la colaboración del Dr. José Pardo, Cardiólogo-Electrofisiólogo de Clínica Santa María

Fecha publicación: 22/08/2007

 
 
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica