Noticias

RESISTENCIA A LA INSULINA

Alteración metabólica, consecuencia de las células corporales que no utilizan la insulina eficientemente.

El 22,2% de la población chilena sufre de Resistencia a la Insulina o Hiperinsulinemia, según una encuesta realizada por el Ministerio de Salud el 2003. Este mal que no presenta síntomas puede causar enfermedades cardiovasculares, Diabetes u Obesidad, las cuales pueden evitarse con un adecuado control de los niveles de azúcar e insulina en la sangre.

En el metabolismo de una persona normal, las concentraciones elevadas de glucosa estimulan al páncreas para que libere una hormona denominada insulina. A su vez, las células de nuestro cuerpo poseen unos receptores que al unirse con esta hormona permiten el ingreso de la glucosa a la célula, y con ello la producción de energía.

“Sin embargo, en las personas con Obesidad que poseen este síndrome, esta hormona no es capaz de contactar adecuadamente al receptor, ya que éstos se alejan y la unión no se produce, por eso se dice que hay una Resistencia a la Insulina, generando un círculo vicioso en donde el páncreas sigue emitiendo cada vez más insulina, la que se agota después de un largo tiempo pudiendo ocasionar una Diabetes Mellitus”, explica el Dr. Jaime Díaz, diabetólogo de Clínica Santa María.

Este cuadro también es el causante de otras enfermedades como Hipertensión, Dislipidemias o aumento de Colesterol, Hígado Graso, Hiperuricemia –aumento del ácido úrico que puede llevar a cuadros articulares de Gota-, Ovarios Poliquísticos y aumento de la actividad protrombótica. “Una persona con Resistencia a la Insulina tiene más probabilidades de ser obesa y de sufrir Hipertensión y Colesterol alto, lo que es un riesgo para el corazón”, asegura el Dr. Díaz.

Este síndrome está presente entre un 20 y 30% de la población mundial, y muchas personas supuestamente sanas no lo saben. Además, hay quienes padecen algunas de las enfermedades anteriormente descritas y se las tratan sin saber que la causa es la Resistencia a la Insulina. Por eso, aquellos que tengan familiares con este cuadro o que nunca se hayan realizado exámenes para ver los niveles de azúcar presentes en la sangre, se les recomienda consultar con un endocrinólogo o diabetólogo.

- Diagnóstico

Al ser una enfermedad que no presenta síntomas, la única forma de detectarla es realizando un test de intolerancia a la glucosa, con medición simultánea de los niveles de insulina y glucosa en la sangre.

Si después de 120 minutos de haberse realizado el examen, se registran más de 60 microunidades x ml significa que está en presencia de Hiperinsulinemia. En tanto, si la glicemia es mayor de 200 mg x dl se habla de Diabetes y si está entre 140 y 200 mg x dl es Intolerancia a la Glucosa o pre Diabetes. “En este caso, tanto la insulina como la glicemia están altas, por lo tanto existe una resistencia al accionar de la insulina”, afirma el especialista.

Existe un signo físico que puede ayudar a determinar si una persona posee Resistencia a la Insulina, pero solo se presenta en la minoría de los casos. Éste es la acantósis nígrica, marca oscura como una mancha alrededor del cuello y en los pliegues del cuerpo como axilas o detrás de las rodillas.

- Ejercicios

El Dr. Díaz afirma que la mejor manera de prevenir y tratar este mal es haciendo ejercicios. “Con un programa de actividad física se logra bajar los índices de glucosa e insulina en la sangre, ya que promueve el acercamiento del receptor con la hormona. Además, cuando la glucosa entra a las células necesita de un transportador, el Glut 4, el cual es estimulado con el ejercicio”.

Llevar un estilo de vida saludable, con una dieta de bajo índice glicémico, es decir, consumir muchas verduras, legumbres, frutas moderadamente y evitar alimentos como las papas, masas y dulces, ayudará a prevenir esta enfermedad.

Sin embargo, cuando estos métodos no dan resultado, se pueden recetar fármacos estimuladores de la unión insulina – receptor. Por lo general, se realizan programas integrales en que se contempla lo anterior más apoyo psicológico, especialmente en pacientes que padecen enfermedades provocadas por la Insulina Resistencia como Diabetes y Obesidad.



Con la colaboración del Dr. Jaime Díaz, diabetólogo de Clínica Santa María.

Fecha publicación: 27/04/2009

 
 
 
 
 
Síguenos en:
 
   
 

Adolescencia | Broncopulmonar | Broncopulmonar Infantil | Cardiología | Cardiología Infantil | Centro de Diagnóstico y Terapia Endovascular | Cirugía de Tórax | Cirugía Endoscópica | Cirugía Pediátrica | Cirugía Plástica | Cirugía Vascular Periferica | Endocrinología | Enfermedad Metabólica Infantil | Fisiatría | Fonoaudiología | Gastroenterología | Genética | Geriatría | Ginecología | Hemato-oncología | Inmunología | Kinesiología | Maternidad | Maxilo Facial | Medicina Interna | Medicina Nuclear | Medicina Preventiva | Nefrología | Neonatología | Neurología | Neurocirugía | Neurorradiología | Nutrición | Odontología | Oftalmología | Oncología | Otorrinolaringología | Pediatría | Psicología | Psiquiatría | Reumatología | Terapia del Dolor | Tiroides | Traumatología | Uroginecología | Urología | Urología Pediátrica