Buscador

  1.  Todos
  2.   Noticias / Temas

Paso 1 de 3

texto

Resultados para

90 search results for Maternidad

Prevención de accidentes

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Prevención de accidentes Educación al paciente Explore Prevención de accidentes Traumatismo encéfalo craneano La araña de rincón Seguridad en el auto El paciente y la anestesia Los accidentes ocurren de un minuto a otro y muchas veces acarrean graves consecuencias en nuestras vidas o las de quienes más queremos. Por esta razón, resulta fundamental prevenir e informarnos sobre cómo podemos evitar un accidente. Muchas veces basta con tomar simples precauciones como usar cinturón de seguridad, fumigar la casa contra de arañas, entre otros. Infórmate aquí y cuida tu vida. El Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC) es una lesión grave. Se trata de un fuerte impacto que recibe el cerebro al chocar contra las paredes o huesos del cráneo, lo que puede tener diversas consecuencias según la intensidad del golpe. Producto del traumatismo se genera una inflamación que hace aumentar la presión dentro del cráneo y como el cerebro no puede expandirse, dado que está encerrado en una verdadera bóveda ósea, aparecen síntomas que son graves como el compromiso de conciencia y una hemorragia intracraneana, que pueden tener secuelas invalidantes e incluso llevar a la muerte. Síntomas Un TEC abierto implica la ruptura de la duramadre (capa que cubre al cerebro). Es cuando se presenta una fractura expuesta. En cambio, en el cerrado no hay fractura de cráneo ni rotura de su envoltura. Si la persona pierde la conciencia o al despertar está confusa, no se ubica bien, no reconoce a los familiares, hace o dice cosas extrañas, tiene vómitos o moviliza menos las extremidades del cuerpo, son muestras claras de que estamos frente a un TEC y se necesita evaluación médica. En el caso de los niños, ellos lloran hasta cuando quieren la "papa". Si después de haber soportado un golpe fuerte no llora de inmediato, se muestra aletargado, actúa de manera incongruente o está mareado, debe ser derivado de inmediato a un Servicio de Urgencia con una estricta vigilancia de la respiración. Tratamiento No hay que mover a la persona que ha sufrido un TEC hasta que sea evaluada por un médico. Si hay pérdida de conciencia es necesario llevarla inmediatamente a un Servicio de Urgencia, ya que hay hemorragias que se producen entre la duramadre y el cerebro, que se van complicando a medida que pasa el tiempo, por el aumento en la presión de la sangre. El traslado debe ser con cuidado, evitando movimientos en el paciente y tratando de inmovilizar la cabeza. El médico hará un examen neurológico clínico, que evalúa a través de una revisión física el funcionamiento de las distintas áreas del cerebro (área sensitiva, respuestas motoras y reflejas). Si el especialista considera que se necesita una mayor evaluación, se le practicará un scanner de cerebro con una ventana ósea, para poder determinar en qué estado están los huesos del cerebro. Si el resultado es negativo, el paciente puede irse a su casa, pero deberá seguir ciertas indicaciones generales como reposo relativo y analgésicos para el dolor de cabeza. Alrededor de nueve de cada diez casas en Chile tienen entre sus habitantes una araña de rincón. Por eso es importante tomar algunas precauciones y realizar un aseo conciente y profundo. ¿Cómo reconocer a una araña de rincón? Esta araña es de tamaño más bien pequeño, su cuerpo mide alrededor de un centímetro de longitud y es de color café pardo. A diferencia de la mayoría de las que entran en nuestras casas, ésta no tiene las patitas atigradas ni demasiado largas y sus movimientos y traslados son con bastante rapidez. Sin embargo, aún con esta descripción es difícil distinguirla de otras arañas, por lo que es recomendable observar fotos del arácnido para reconocerla mejor. A diferencia de lo que muchos suelen creer, esta araña no se encuentra sólo en zonas rurales, sino que es sumamente frecuente en viviendas urbanas y habita incluso en departamentos de altos edificios. Por eso, una información de gran utilidad para evitar encontrarse con ella es saber en qué lugares se esconde. El polvo y la oscuridad son sus guaridas favoritas. Se oculta principalmente detrás de los cuadros, en muros divisorios y entretechos, en rincones oscuros, en los closet y sectores donde se junta mucho polvo. Es de hábitos nocturnos por lo que al ser sorprendida por la luz busca refugio rápidamente. La temida picadura Muchas veces nos descubrimos picaduras en el cuerpo sin habernos dado cuenta que algo nos picó, como ocurre con los zancudos, pulgas u otros insectos que nos dejan una roncha rojiza y molestosa por la picazón. La araña de rincón en cambio se caracteriza por una mordedura que produce una brusca sensación punzante en la piel y un profundo dolor desde el momento exacto de la picadura y que es seguida de una hinchazón de la zona afectada. La piel que rodea la mordedura se transforma en una placa roja con un centro de color violáceo y generalmente aparece en el centro una ampolla con contenido hemorrágico. Estos síntomas son generalmente intensos, por lo que las personas afectadas se dan cuenta de la mordedura. En la mayoría de los casos la picadura se produce en forma de accidente, ya que esta araña no es espontáneamente agresiva y ataca sólo en defensa propia cuando es molestada o presionada, como ocurre habitualmente en los interruptores de luz, a los pies de las camas o dentro de alguna prenda de vestir. El envenenamiento de la mordedura puede seguir dos cursos de evolución. El primero corresponde al desarrollo de un problema cutáneo producto del veneno en los pequeños vasos de la piel, en donde lo más grave es llegar a la necrosis o destrucción de un segmento de nuestra piel. Y el segundo es un compromiso sistémico manifestado por una falla renal producto de la destrucción (hemólisis) de una gran cantidad de glóbulos rojos, lo que genera fiebre, sangre en la orina y en los casos más graves la muerte del afectado. Tratamiento Lo más importante es la consulta precoz al médico para poder utilizar las herramientas terapéuticas antes de que el daño se produzca o avance demasiado. Por lo demás, el antídoto que existe en el mercado sólo es efectivo antes de seis horas luego de ocurrida la picadura. Frente a la sospecha de mordedura es ideal tratar de capturar al arácnido y llevarlo al Servicio de Urgencia para que lo identifiquen y determinen exámenes y tratamiento que deberá recibir el paciente, el cual deberá observarse por un mínimo de 72 horas y en algunos casos podría requerir quedar hospitalizado. Recomendaciones La mejor forma de evitar una mordedura es la prevención, por esto: Mantenga su casa limpia, especialmente detrás de cuadros y muebles. Agite bien las sábanas de la cama. Haga ruido antes de entrar a una pieza oscura para que la araña se espante. Sacuda su ropa, zapatos y toallas antes de usar. Muchos padres cometen algunos errores cuando viajan con sus niños en automóvil. Es frecuente ver a un adulto sentado con un pequeño en el mismo asiento o compartiendo el cinturón de seguridad. En caso de que ocurriera un choque, el niño podría sufrir graves lesiones. Con el impacto puede golpearse contra el cuerpo del adulto, lo que causaría daño a nivel torácico. Si bien nunca se puede garantizar que un menor saldrá ileso de un accidente automovilístico, existen algunas formas para reducir los riesgos a los que se enfrentan los pequeños. Una silla para cada etapa A la hora de iniciar un viaje en auto con un niño, lo primero que hay que tener en cuenta es su edad y peso. No es recomendable que menores de 12 años usen el asiento del copiloto. Después de esa edad, ya tienen el tamaño suficiente para que la correa de seguridad les ajuste de forma correcta. En el caso de los recién nacidos, es recomendable usar una silla especial con arnés de cinco puntas. Hasta el año, los niños deben ir sentados en ellas, bien sujetos al asiento y mirando hacia atrás. Esto permite que, ante una eventual colisión, el respaldo absorba parte del impacto. Una vez que el pequeño cumple su primer año de edad, puede ir mirando hacia adelante, pero siempre debe utilizar una silla especial cuyas características están determinadas por su peso. A esta edad los niños ya tienen completo control de su cuello y cabeza, por lo que no necesitan la contención del asiento. Después de los cuatro años pueden sentarse en el asiento del auto, pero con un alzador. La función de este dispositivo es asegurar que el cinturón de seguridad cruce al niño como debe ser: por el hombro y las caderas. Previniendo los daños Todas estas lesiones pueden prevenirse mediante el uso de un equipamiento de seguridad apropiado. Un niño que viaja sin el equipamiento de seguridad adecuado y se enfrenta a un accidente puede terminar con diversos tipos de lesiones. Si no va correctamente asegurado, el pequeño puede salir expelido del vehículo, pegándose en la cabeza. Esto puede causarle un TEC o la muerte. Si el menor permanece en el auto, pero el cinturón de seguridad no se ajusta de manera correcta, puede golpearse contra el tablero o los vidrios. Otros daños que puede recibir el niño son a nivel de columna, sobre todo en la zona cervical. Estadísticas Según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), en Chile más de 150 niños menores de 12 años mueren anualmente en accidentes de tránsito y alrededor de 7.200 resultan lesionados de diversa consideración. El uso correcto de las sillas de seguridad, acordes al peso y edad del niño y una instalación adecuada, reduce las lesiones graves y muertes en un 70%. La anestesia es un conjunto de técnicas que permiten la realización de un acto quirúrgico, obstétrico o médico (endoscopía, radiología) suprimiendo o atenuando la sensación dolorosa. Es considerada una especialidad de apoyo y, a diferencia de otras, no juega un rol sanador, sino que busca evitar el sufrimiento de los enfermos. Desde el año 2001 que Clínica Santa María cuenta con el Servicio de Anestesia, que se preocupa de velar por el cuidado integral del paciente. Antiguamente el especialista centraba su función en lo que ocurría durante el acto quirúrgico; hoy se enfrentan a una realidad distinta. Los pacientes quieren estar informados de lo que ocurre, por lo que el pre y postoperatorio han cobrado mayor importancia. Por otra parte, se está administrando anestesia a procedimientos que se realizan fuera del pabellón, como endoscopías y resonancias. Por último, se trabaja en el manejo del dolor en pacientes crónicos, como es el caso del cáncer. Riesgos Hace 50 años la mortalidad por anestesia era de 6,4 personas por cada 10 mil y en el 2002 esa cifra bajó a 0,1. Si bien los números han mejorado, los peligros siguen existiendo. Lo que más influye en estas cifras es el historial médico del enfermo. Por ejemplo, una persona hipertensa, fumadora y de edad avanzada tendrá mayores riesgos que alguien sano. Es necesario que los pacientes se involucren con la seguridad y que aprenda a dar toda la información que se le pide. Otro tema fundamental es la alimentación. El ayuno es muy importante, ya que el paciente al estar en un estado de sueño farmacológico, el cuerpo pierde control muscular y la comida podría ascender a las vías áreas. A lo que sí hay que perderle temor es a la alergia. Este es uno de los grandes mitos en torno a este tema. Hay personas que tienen miedo de hacer una reacción de este tipo, pero esa posibilidad es muy baja. En nuestro país no existe un test cutáneo que permita determinar si se es sensible a la anestesia. Últimos avances Las grandes mejoras, desde que se inventó el éter en 1840 hasta los medicamentos de la actualidad, son la disminución de los efectos colaterales en los pacientes. La persona que lleva más de dos horas en cirugía y que completará seis en pabellón, no tardará más de 15 minutos en despertar completamente. Tipos de anestesia Anestesia general: Es un estado farmacológico donde el paciente se encuentra inconsciente, con amnesia (no recordará nada de lo que ocurra durante la intervención), con relajación muscular y con analgesia (control del dolor). Anestesia regional: Se bloquea una parte del cuerpo. El paciente se mantiene despierto, consciente, pero en la zona donde se aplica la anestesia no sentirá dolor y tendrá relajación muscular. Posibles complicaciones Con anestesia general: Náuseas y vómitos, pero respetando el ayuno es muy improbable; dolor faríngeo producto de la intubación. Con anestesia regional: Se puede presentar dolor de cabeza, parálisis transitoria de la función de la vejiga, molestias en el sitio de punción en la espalda. ¿Qué hacer los días previos a la cirugía? No tome aspirina durante los 10 días previos, porque produce un mayor sangramiento durante la intervención. Informar si presenta infección respiratoria (tos, gripe, fiebre) o modificación de algún tratamiento con medicamento (hipertensión, anticoagulante, etc). Llevar todos sus exámenes a la clínica. Respetar el ayuno indicado por su médico tratante. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María accidentes, accidente, consecuencia, prevenir, prevencion, informar, informacion, cinturon, seguridad, fumigar, fumigacion, prevención, información, cinturón, fumigación, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Los accidentes ocurren de un minuto a otro y muchas veces acarrean consecuencias en nuestras vidas. Infórmate aquí y cuida tu vida.

Prevención de accidentes

Tercera edad

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Tercera edad Educación al paciente Explore Geriatría / Tercera edad Salud y bienestar Sexualidad Alimentación La Geriatría es una rama de la medicina que tiene que ver con la salud del Adulto Mayor y con todas las patologías propias del envejecimiento; ésta busca mantener y conservar la autonomía en las personas de la tercera edad y atacar aquellas enfermedades que les quitan independencia. El adulto mayor está expuesto a una serie de enfermedades propias de esta etapa de la vida, que no son transmisibles (hipertensión, diabetes, colesterol elevado, sedentarismo, etc.) y que van de la mano de la obesidad, que pueden provocar, por ejemplo: artrosis. La tarea fundamental del área de Geriatría en Clínica Santa María es mantener la funcionalidad del paciente y así generar las conductas, hábitos y estilos de vida donde el ejercicio y la buena nutrición son pilares para que el adulto siga funcionando física, mental y socialmente. ¿Qué es la tercera edad? La tercera edad es una etapa evolutiva del ser humano que tiene varias dimensiones. Es un fenómeno biológico porque afecta la salud física y mental, tiene una parte sociológica y económica porque se ha alargado las posibilidades de vida y se debe mantener a esas personas. Y es también un fenómeno psicológico, ya que se producen cambios en el funcionamiento cognitivo y emocional. Preparémonos para envejecer Cuidar la alimentación, no abusar del tabaco ni el alcohol. Esto contribuirá a una buena salud. Asistir a controles médicos y seguir los tratamientos. Realizar algún tipo de actividad física. Estimular las funciones intelectuales, mantener la lectura y la escritura, hacer ejercicios para la memoria. Prevenir accidentes en el hogar y de tránsito. Dar y recibir afecto, mantener redes sociales. Reforzar el autoestima para prevenir la depresión. Estimular la autonomía y tratar de ser autovalentes. Solicitar ayuda en caso de maltrato familiar o institucional. Ahorrar desde la juventud, prever la jubilación. Promover el desarrollo espiritual. A medida que vamos envejeciendo, nuestro organismo comienza a experimentar cambios físicos y psicológicos que dificultan nuestro diario vivir. Para combatir esto, es imprescindible incluir la actividad física en la rutina diaria. El concepto de adulto mayor encierra las ideas de sabiduría, experiencia y respeto, pero muchas veces, representa una imagen de soledad, incapacidad, o estorbo producto del deterioro anímico, físico y/o mental de la persona. La ancianidad conlleva tres tipos de cambios importantes: Fisiológicos: problemas digestivos, nutricionales y de memoria; deterioro de la musculatura y pérdida de elasticidad en las articulaciones, lo que conlleva dificultades de movilidad y trastornos de estabilidad y coordinación que se traduce en caídas frecuentes. Psicológicos: ansiedad, depresión, irritabilidad, trastornos del sueño, soledad, dependencia e inseguridad. Sociológicos: retiro laboral, pérdida de los amigos y desvalorización social, son algunas de las cosas que les provoca la sensación de que sobran en la sociedad. Pese a los cambios propios de esta etapa, el envejecimiento es un proceso normal cuya calidad dependerá, en gran medida, de la manera en que se enfrente. Para una ancianidad llevadera se deben considerar dos puntos importantes: Controlar y educar los factores de riesgo: en la medida que no evitemos el tabaquismo, el estrés, el sedentarismo o descuidemos la nutrición, haremos más difícil el tramo final de nuestra vida. Realizar actividad física constante: mantener un buen estado físico es la mejor forma de prevenir y adaptarse a cualquiera de los cambios mencionados. Ayuda a mantener la musculatura firme, a prevenir la pérdida de calcio, a aumentar la capacidad respiratoria y cardiovascular y mejorar la autoestima. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Pese a los cambios propios de esta etapa, el envejecimiento es un proceso normal cuya calidad dependerá, en gran medida, de la manera en que se enfrente. Para una ancianidad llevadera se deben considerar dos puntos importantes: Controlar y educar los factores de riesgo: en la medida que no evitemos el tabaquismo, el estrés, el sedentarismo o descuidemos la nutrición, haremos más difícil el tramo final de nuestra vida. Realizar actividad física constante: mantener un buen estado físico es la mejor forma de prevenir y adaptarse a cualquiera de los cambios mencionados. Ayuda a mantener la musculatura firme, a prevenir la pérdida de calcio, a aumentar la capacidad respiratoria y cardiovascular y mejorar la autoestima. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Dos viejitos caminando tomados de la mano, un beso entre dos personas de cabezas blancas o un tierno abrazo bajo las sábanas de un matrimonio de más de 60 años, son imágenes que no nos dejan indiferentes: a algunos les genera ternura, pero a muchos confusión o rechazo. Estos sentimientos por lo general son infundados, ya que pese a lo que la mayoría de la gente piensa en la tercera edad sí hay sexualidad. Hay ignorancia en la sociedad y en los profesionales de la salud respecto de la sexualidad en el adulto mayor. Existe un cierto mito que dice que es improcedente e injustamente al hombre se le dice viejo verde y a la mujer viuda alegre. Hay muchos prejuicios en este tema: que los mayores son asexuados, que no tiene interés en vivenciarlo, que sus manifestaciones sexuales equivalen a desviaciones o perversiones, sexualidad es igual a juventud y belleza, etc. Esto se remata con que en el ámbito de la salud no se le pregunta al paciente mayor sobre el estado de su sexualidad, ya sea por ignorancia, falsos supuestos o miedo a ser ridiculizado. Es importante recalcar que las consultas geriátricas de media hora son cortas, hay que darle tiempo al paciente para hablar y entrar en confianza. El rol del profesional es quitar el tabú que pesa sobre el tema y validar a la persona como un ser sexuado. En un estudio sobre sexualidad en el adulto mayor realizado en Estados Unidos, en que se consultó a 1.300 personas sobre 60 años, el 48% dijo ser sexualmente activo. De este porcentaje un 70% reportó estar satisfecho con su vida sexual, incluso más que a los 40 años, y aproximadamente un 79% de los hombres y un 66% de las mujeres afirmaron que la actividad sexual es un componente de su relación de pareja. Síntomas La vejez trae consigo una serie de cambios físicos que van en desmedro de la sexualidad. En ambos sexos hay una disminución de los niveles hormonales: en el hombre baja la producción de espermatozoides, disminuye el tamaño de los testículos y produce menos líquido seminal, la respuesta a la excitación es más lenta, la erección es menos firme, hay una ausencia de eliminación de líquido pre eyaculatorio, los orgasmos duran menos y aumenta el tiempo de latencia (en volver al estado previo a la estimulación). En tanto en la mujer, la respuesta también es más lenta, hay menos lubricación, hay dolor en la relación (dispauremia), disminuye el número de orgasmos y también tarda en volver más a la fase pre estimulación. Causas Además de lo anteriormente descrito, hay una serie de condiciones de salud que afectan negativamente la sexualidad del adulto mayor: hipertensión, diabetes, infarto vascular cerebral, hipertrofia prostática, artrosis y artritis, enfermedades neurológicas, intervenciones quirúrgicas (mastectomía), histerectomía, prostatectomía radical, entre otros. El estrés, depresión y uso de fármacos también son factores que influyen. La mayoría de estas enfermedades tiene un origen multifactorial, donde algunas causas influyen más que otras, pero todas son tratables. Tratamiento Para que nuestros mayores tengan una vida feliz y tranquila hay que dignificarlos ante todo, respetarlos, acudir a su sabiduría y experiencia. Es importante no relegarlos a un rincón de la casa, ya que el aislamiento, la negación de la sexualidad como manifestación afectiva que se mantiene a lo largo de toda la vida, la imposibilidad de encontrarse con otro y manifestar sus sentimientos, hacen que la calidad de vida del adulto mayor no sea lo que puede llegar a ser. Para que puedan expresar su sexualidad deben privilegiarse todas las formas de expresión sexual, basadas en sentimientos de amor compartido y no en un resultado mecánico de la erección y coito. Este abordaje se llama rehabilitación sexual y hay especialistas que ven este tema. Hay que promover el envejecimiento activo, es decir, morirse joven pero lo más tarde posible, crear las condiciones para que nuestros abuelos tengan una buena calidad de vida, espacio para tener momentos gratos y también intimidad. Vivir una sexualidad posible y placentera, tener momentos de intimidad donde poner a jugar todos los sentidos y posibilidades de placer, colabora a hacer de la tercera edad una época plena de la vida. Consejos Eliminar hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, etc.). Evitar el aislamiento, pasividad y consumo excesivo de televisión. Tener actividad física. Participar de actividades sociales y recreativas para la tercera edad (municipalidades, juntas de vecino, etc.). Consumir alimentos de acuerdo a una dieta equilibrada. En el caso de padecer algún problema de salud asistir a un profesional y consultar sobre los tratamientos útiles para cada caso. Eliminar hábitos estresantes y participar de actividades al aire libre. Recuerde consultar con su Geriatra las dudas que tenga en el tema sexual, él podrá orientarlo o derivarlo a un especialista Algunos libros útiles: Matrimonio Adulto. Autor, Judith Viorst. La Sexualidad en el Adulto Mayor. Autor, Dr. Andrés Flores Colombino. El Amor en los Tiempos de Cólera. Autor, Gabriel García Márquez. Alimentación en la Tercera Edad Al llegar a la tercera edad el organismo experimenta una serie de cambios, los cuales sumados a la disminución de actividad física y otras enfermedades propias de la edad, influyen y alteran los hábitos alimenticios. Las demandas energéticas para realizar funciones básicas como respirar, bombear el corazón, etc. comienzan a disminuir un 5% cada década. De esta manera, si las personas mantienen los mismos hábitos alimenticios a los 40, 50 y 60 años la tendencia será a subir de peso, por lo que se debe tomar conciencia de esto y preocuparse de la dieta con anterioridad. A esto se suma la disminución de la masa muscular y el aumento de la cantidad de grasa, además de sufrir alteraciones en su distribución concentrándose principalmente en la zona abdominal. ¿Cómo y qué comer? Conforme va avanzando la edad comienzan a aparecer una serie de otros trastornos que también alteran la nutrición de las personas. Entre ellos destaca la pérdida de dentadura. Como tienen menos piezas dentales o ya utilizan prótesis dentarias no pueden comer cosas de consistencia muy dura, por lo que se recomienda prepararles alimentos blandos o triturados en forma de puré o papillas. Las sopas son también una muy buena opción. Por otro lado, se recomienda evitar las frituras en la preparación de las comidas, sobre todo porque los adultos mayores suelen tener un colesterol alto. Es preferible, hornear, hervir o cocinar a la plancha los alimentos. Los sentidos como la vista, el oído y el olfato también sufren ciertos cambios, pero el gusto es el más perjudicado producto de una atrofia en las papilas gustativas. Es necesario una buena presentación de los alimentos y el uso de especies y saborizantes para realzar el sabor de las comidas. Disminuyen también las secreciones gástricas, la saliva, todo lo referente a los conductos internos del tubo digestivo, lo que hace importante evitar los alimentos irritantes y comer, en porciones pequeñas, tres a cuatro veces al día, para evitar la aparición de gastritis. Si bien todas estas alteraciones metabólicas son propias de la vejez, hay que tener en consideración que cada persona y cada caso es único y debe ser tratado con la ayuda de médicos y profesionales de la nutrición. En vista de que con la edad disminuye la movilidad intestinal, es importante añadir fibras en la dieta, como productos integrales y cereales. Se recomienda también el consumo frecuente de frutas y hortalizas que sean coléricas, es decir, que ayuden a eliminar la sal y favorezcan la producción de bilis, como es el caso de la alcachofa, el rabanito, la endibia, la berenjena, el níspero, la frutilla y el plátano. Las carnes rojas se recomiendan una a dos veces por semana, ya que aportan proteínas. Las frutas debieran ser tres porciones diarias, el pan sólo al desayuno y la once, de preferencia disminuir lo más posible el consumo de sal y azúcar. La deshidratación es un mal frecuente a esta edad, por lo que hay que preocuparse de tomar mucho líquido. Producto de la disminución del calcio se producen varios problemas óseos, por lo que se requiere un consumo constante de lácteos (yogurt, leche, queso, quesillo, entre otros). Factores de riesgo El estado de ánimo influye directamente en la alimentación y en esta etapa de la vida la depresión, la soledad y el aislamiento social pueden llevar a los abuelos a no comer y a desnutrirse. Por otro lado, quienes sufren enfermedades como el Alzehimer, Parkinson y demencia senil también influyen en la nutrición, ya que muchas veces no se acuerdan que ya comieron y lo hacen dos veces, o simplemente no son capaces de alimentarse por sí solos. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María geriatria, mantener, funcionalidad, adulto, mayor, estilo, vida, fisica, mental, social, nutricion, deporte, hipertensión, diabetes, colesterol elevado, sedentarismo, geriatría, física, nutrición, hipertension, educación, educacion, paciente, clínica, clinica, santa, maría, maria Geriatría busca mantener la funcionalidad del Adulto Mayor y así generar el estilo de vida donde siga funcionando física, mental y socialmente.

Tercera edad

Metabólicas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Metabólicas Educación al paciente Explore Enfermedades metabólicas Hipertiroidismo e hipotiroidismo Diabetes tipo II en menores Las enfermedades metabólicas son un conjunto de enfermedades hereditarias que implican alteraciones del metabolismo. Se presentan en cualquier etapa de la vida, pero más frecuentemente en la infancia. En algunos casos son niños sanos al nacer y con los años desarrollan estas enfermedades. En Clínica Santa María contamos con investigaciones avanzadas en este tipo de enfermedades y sus tratamientos, para apoyar de la mejor manera a nuestros pacientes y sus familias. Para poder comprender las enfermedades tiroideas, es importante destacar que esta glándula, ubicada en la parte anterior del cuello bajo la Manzana de Adán, es la encargada de secretar importantes hormonas (T3 y T4) esenciales para el crecimiento y desarrollo, la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y la tasa metabólica del cuerpo. La producción de estas hormonas es controlada, a su vez, por otra hormona denominada TSH, la cual es segregada por la glándula hipófisis en la base del cerebro. Cuando la glándula tiroides se altera y comienza a producir en exceso, o por el contrario, deja de producir la cantidad necesaria de estas hormonas, se desarrollan una serie de síntomas y problemas en el organismo que dan origen al hipertiroidismo e hipotiroidismo, según sea la cantidad de producción hormonal. Estas enfermedades son un 80% más frecuentes en las mujeres que en los hombres, ya que ellas tienen una mayor predisposición genética. Ambas enfermedades se producen por un factor inmunológico, donde los anticuerpos del organismo comienzan a influir en el órgano haciéndolo trabajar de una manera inadecuada. En general, se debe tener una predisposición genética, un historial de antecesores que haya sufrido la enfermedad. Hipertiroidismo El hipertiroidismo, tal como lo dice la palabra, se produce por un exceso en la producción de hormonas tiroideas. Esta alteración produce en los pacientes ciertos síntomas como: Una baja importante en el peso, aún con una ingesta de comida normal. Sudoración e intolerancia al calor. Falta de fuerza, cansancio y debilidad. Diarrea o deposiciones más frecuentes de lo habitual. Pérdida del cabello. En el caso de las mujeres, alteraciones en la menstruación. A esto agrega que los ojos se suelen tornar más brillantes y grandes, por lo que muchas veces se puede diagnosticar la enfermedad a raíz de la mirada. El tratamiento para esta enfermedad consiste en lograr que se liberen menos hormonas tiroideas, lo cual se consigue a través de tres posibilidades: fármacos, yodo radioactivo y cirugía. Ninguno de estos tratamientos es 100% efectivo y va a depender de cada paciente el que se deba utilizar, aunque generalmente la cirugía se deja como última alternativa. Los medicamentos utilizados consisten en fármacos antitiroideos que bloquean la producción de hormonas tiroideas y se deben utilizar por tiempo prolongado. El yodo radioactivo, por su parte, destruye el tejido tiroideo, quedando habitualmente en estado hipotiroideo. Finalmente, la cirugía implica la extirpación total o parcial de la tiroides. Hipotiroidismo Bastante más frecuente es la deficiencia en la producción de hormonas tiroideas, la cual afecta aproximadamente a un 5% de la población y es denominada hipotiroidismo. Este trastorno hace que el paciente ande más decaído, con sueño y cansado, que tenga la piel más reseca, pérdida del cabello, intolerancia al frío, estreñimiento, somnolencia y reflejos más lentos. Además de hinchazón, edemas, aumento en los niveles de colesterol y de peso. En el fondo, se anda más lento y deprimido porque las hormonas tiroideas son como las “pilas” del organismo. El tratamiento para esta enfermedad es bastante más sencillo que en el caso del hipertiroidismo, ya que sólo se requiere administrarle al afectado la dosis de hormonas que le falta. La levotiroxina (Eutirox®, T4 Bagó®) es el medicamento más común y se debe administrar diariamente, de por vida. La dosis varía según cada paciente. Es importante recalcar que las mujeres embarazadas que sufren de este mal no deben dejar de tomar el medicamento, ya que las guaguas no tienen tiroides propia hasta el cuarto mes de gestación, por lo que hasta ese entonces dependen de la glándula de su madre y si elimina la ingesta del medicamento la guagua puede verse afectada. Tiroides y gordura La desinformación de la población respecto de estas enfermedades ha generado ciertos mitos respecto de ellas, como la probabilidad de cáncer a la tiroides y problemas de obesidad. Si bien es cierto que el hipertiroidismo produce una baja de peso, no es verdad que el hipotiroidismo genere una gordura excesiva. Lo máximo que se puede subir por esta enfermedad son dos a tres kilos, producto de la retención de líquidos y no por problemas de aumento de la grasa. Por otro lado, la aparición de nódulos benignos o cancerosos en la glándula tiroides tampoco tiene relación con estos trastornos. Pacientes en la mira El hipertiroidismo y el hipotiroidismo no encierran peligros graves en la medida que sean tratados adecuadamente. Tampoco se pueden prevenir, lo que sí se puede hacer es pesquisarlas de manera temprana a través de exámenes de sangre, de manera que la sintomatología sea menor y con menos molestias. Las enfermedades tiroideas son genéticas y se transmiten generacionalmente. Por tanto, todas las personas que tienen antecedentes familiares deben chequearse periódicamente. Así mismo, las mujeres que han tenidos hijos y sufren de depresión post parto deben chequearse también, ya que muchas de estas depresiones se deben a problemas en la tiroides. Los pacientes con antecedentes de radioterapia externa, al igual que aquellos en tratamiento crónico con algunos medicamentos como amiodarona, carbonato de litio, etc. deben estar atentos y controlarse periódicamente. Asimismo los niños con síndrome de Down o de Turner. Conocida como “la diabetes del adulto”, lo cierto es que cada vez son más los niños y adolescentes diagnosticados con esta enfermedad. A pesar de que en su aparición influyen factores genéticos, que no se pueden modificar, sí se puede prevenir luchando contra la obesidad, principal causante de esta patología. Recientemente ha sido declarada como la nueva “epidemia” del siglo XXI. Y esto no es para menos, ya que es la única enfermedad que se produce sin contagio que ha sido catalogada como tal por las Naciones Unidas. ¿Por qué se produce? Hace unos 10 años que la diabetes Tipo 2 comenzó a afectar a niños y adolescentes. Esto se debe principalmente al aumento de niños obesos o con sobrepeso en Chile, que en muchos casos presentan algún problema metabólico. Son precisamente estos trastornos los que, de no ser tratados a tiempo, pueden derivar en una diabetes 2. Primero se produce una resistencia a la insulina, etapa en que esta hormona no funciona adecuadamente, impidiendo el ingreso correcto de la glucosa a las células. En esta fase la glicemia (nivel de azúcar en la sangre) aún puede estar dentro de los rangos normales, por lo que es más difícil de pesquisar. El diagnóstico es posible mediante la determinación de los niveles de insulina, colesterol y triglicéridos. Una segunda etapa es la pre diabetes, en la cual la glicemia sí está alterada. Los niveles se encuentran entre 100 y 126 mg/dl en ayunas y de 140 a 200 mg/dl después de comer. Hasta esta fase la enfermedad es aún reversible. Tratamiento El tratamiento más efectivo para estos casos es un cambio real del estilo de vida del paciente y su entorno, lo que se basa en tres pilares: La dieta: La alimentación debe incluir mucha fibra (frutas, verduras y legumbres) y cantidades normales o reducidas de hidratos de carbono, como las papas, masas y dulces en general. Ejercicio: La actividad física estimula la acción de la insulina, mejora la respuesta del cuerpo y contribuye a bajar de peso. Medicamentos: En una primera etapa, las dos medidas antes mencionadas suelen ser suficientes, sin embargo, si no se logra controlar la enfermedad con este cambio en el estilo de vida se pueden recetar medicamentos como la metformina, fármaco que sensibiliza los tejidos a la acción de la insulina. Pronóstico Una vez que el organismo ya no es capaz de regular el proceso por el cual la glucosa se introduce en las células, ésta queda circulando en el cuerpo, produciéndose entonces una hiperglicemia (altos niveles de azúcar, por sobre los 200 mg/dl), signo inequívoco de la presencia de la diabetes Tipo dos. Esta condición ya no es reversible, aunque sí existe un tratamiento que, de realizarse adecuadamente, no implica un deterioro en la salud ni en la calidad de vida. Una persona puede vivir muchos años con esta condición y es por lo general en esta etapa, cuando ya no se puede revertir el proceso. Por esto es tan importante que se pesquise a los niños y adolescentes apenas presenten factores de riesgo. La consulta con un Endocrinólogo en caso de que el menor esté con sobrepeso, a cualquier edad, incluso a los meses de vida, es la mejor forma de atacar y prevenir a tiempo la enfermedad. ¿Qué pueden hacer los padres para evitar que sus hijos tengan diabetes tipo dos? La mejor recomendación es que los menores lleven un estilo de vida saludable en todos los sentidos. Una alimentación sana, baja en grasas, normal en carbohidratos y alta en fibras; fomentar el deporte, que contribuye a bajar los kilos extra y a mejorar la acción de la insulina y, lo más importante, mantener al niño en el peso adecuado para su talla. Factores de riesgo Sobrepeso u obesidad en niños y adolescentes. Antecedentes familiares con diabetes, ya sea tipo uno, tipo dos o gestacional. Sedentarismo y problemas cardiovasculares. Cifras de la enfermedad Según datos de la Junaeb, casi el 20% de los niños que cursan 1º básico son obesos. De los menores que consultan por obesidad en Clínica Santa María, el 43% presenta algún grado de trastorno metabólico. Uno de cada tres menores con pre diabetes va a derivar en diabetes Tipo dos en algún minuto de su vida. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María enfermedad, enfermedades, metabolicas, hereditarias, heredar, alteracion, metabolismo, informacion, clinica, santa, maria, investigacion, avanzada, tratamiento, pacientes, paciente, familia, metabólicas, alteración, información, clínica, maría, investigación, educación, educacion Las enfermedades metabólicas son un conjunto de enfermedades hereditarias que implican alteraciones del metabolismo. Infórmate más aquí.

Metabólicas

Enfermedades musculares / óseas / articulares

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Enfermedades musculares / óseas / articulares Educación al paciente Explore Enfermedades musculares, óseas y articulares Dolor lumbar Osteoporosis Artritis y tendinitis Artrosis en dedo pulgar Patologías como la osteoporosis, artritis, problemas lumbares y otras, son más comunes de lo que pensamos y merecen un espacio donde se describan sus síntomas, las pruebas diagnósticas más habituales y las opciones de tratamiento más actuales y eficaces para cada paciente. Un número importante de enfermedades óseas son asintomáticas y muchas veces el diagnóstico se hace a partir de un estudio realizado por otras razones. Cuando presentan síntomas suelen manifestarse por dolor, fracturas o deformaciones. En cambio, las enfermedades musculares pueden causar debilidad, dolor e inclusive parálisis. La espalda es uno de los sitios de apoyo fundamental del cuerpo, en el que se localizan gran cantidad de estructuras musculares, nerviosas y óseas. Muchas dolencias se concentran en esta zona, generando un intenso malestar. Si se lleva la mano a la espalda cuando se agacha a recoger algo, cuando toma a su hijo en brazos o cuando está por mucho rato de pie en la fila del supermercado, lo más probable es que sufra de dolor lumbar crónico, una dolencia cada vez más común en estos días. Este padecimiento es la principal causa de ausentismo laboral y uno de los principales motivos de consulta en los servicios de Traumatología y Cirugía Ortopédica, puesto que puede aparecer tanto en trabajadores manuales como en amas de casa o estudiantes. Síntomas El dolor lumbar se conoce como aquel malestar que se localiza en la parte baja de la espalda o cintura. Normalmente aparece a partir de los cuarenta años, aunque puede surgir en cualquier etapa de la vida. El principal síntoma, como dice su nombre, es un dolor persistente en la zona lumbar baja, identificada como la parte posterior de la cintura, que se desencadena cuando se permanece de pie y mejora notablemente estando acostado en la cama. Este malestar también puede percibirse en la zona inguinal incluso en los genitales, la parte de atrás del glúteo, en la cara posterior y lateral del muslo y, menos frecuentemente, en la pantorrilla y talón. Tipos de dolor Existen diferentes tipos, según intensidad, duración y causa del dolor. Agudo, que es aquel dolor que se presenta en forma fuerte. Crónico, que es el que se arrastra por semanas y que puede ser reincidente en el transcurso de los años. Puro, que no presenta ningún tipo de irradiación. Atípico, que no sigue los patrones más característicos y que por lo tanto puede deberse a malestares por tumores o dolores con gran componente psicosomático. Esclerotógeno o facetario, que es el que se presenta por patología de las articulaciones posteriores de la columna, generalmente degenerativa y que en general se irradia a la región glútea o raíz del muslo. Lumbociático, que se irradia a extremidades inferiores y se debe a compresión de raíces nerviosas, muchas veces producido por hernias discales", detalla el especialista. ¿Los más expuestos? Todas las personas han presentado alguna vez en su vida algún episodio de dolor lumbar, lo que está relacionado con el hecho de caminar con la columna perpendicular al suelo. La enfermedad degenerativa discal es parte del envejecimiento normal del organismo, y a veces ésta puede ser el origen del dolor. Sin embargo, investigaciones realizadas en Estados Unidos demuestran que hasta un 60% de los lumbagos se producen sin causa demostrable, que es una patología prioritaria del mundo occidental y que se presenta en mayor medida en personas que habitan en las ciudades, lo que le confiere un componente psicosomático muy importante. Si bien hay estudios que demuestran que se presenta con más frecuencia en pacientes que se desempeñan en actividades laborales de mucho esfuerzo, se ha demostrado que el disco intervertebral soporta 300 veces más carga al estar sentada la persona que al estar de pie, lo cual concuerda con el hecho de que se trata de una patología muy presente en quienes realizan trabajo de escritorio. También está demostrado que la enfermedad degenerativa discal una de las causas principales del dolor lumbar, es cuatro veces más frecuente en pacientes fumadores y menos frecuente en deportistas. Pero es nuestra carga genética la que comanda el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales. Diagnóstico En general si partimos de la base que todos en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido de un lumbago, se debería consultar cuando se presenta cualquier síntoma doloroso que se prolongue por más de tres o cuatro días y no ceda con analgésicos comunes, que lo despierta en la noche, se trata de un dolor intratable o que se irradia a las extremidades inferiores. Tratamiento Éste se relaciona con la causa que produce el dolor, y por lo tanto puede ir desde un analgésico común a un tratamiento quirúrgico, según cada caso. En la mayoría de los pacientes se recomienda hacer reposo en cama por 48 horas. Prevención Si pensamos que lo que rige el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales es nuestra carga genética, entonces habría pocas formas de prevenirlo. Sin embargo, hay estudios de poblaciones similares de pacientes, unos con antecedente de dolor lumbar y otros sin historia de este malestar, y la diferencia entre ambos grupos es la condición física. Es decir, el buen estado muscular de la región lumbar, abdominal y pélvica. Por lo tanto, si mantenemos un peso adecuado, realizamos ejercicio, no fumamos, hacemos los esfuerzos en forma adecuada y estamos sanos del punto de vista psicosomático, tendríamos menos posibilidades de sufrir este mal. En Chile, esta enfermedad afecta a una de cada tres mujeres y a lo menos a uno de cada ocho hombres, lo que la convierte en el desorden metabólico más habitual. Esta patología se produce por una alteración en la arquitectura del hueso, que lo vuelve más frágil y lo hace más propenso a las fracturas. Afecta principalmente a las mujeres sobre 45-50 años y la curva de descenso más importante son los primeros cinco años del cese de la menstruación. Causas Una de las causas que influye en forma importante en el desarrollo de esta condición, es la disminución de los estrógenos que ayudan a asimilar y absorber el calcio. Síntomas En la mayoría de los casos, la osteoporosis no presenta síntomas hasta que se encuentra en un estado avanzado. Por esta razón, la mejor defensa contra ella es la prevención a través de los hábitos alimenticios y controles médicos frecuentes. Factores de riesgo Existen características que hacen que algunas personas sean más propensas a desarrollar osteoporosis: Sexo femenino. Raza blanca. Antecedentes familiares. Enfermedades crónicas como enfermedad celíaca, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, hipertiroidismo, diabetes insulino dependiente, embarazos múltiples, hiperparatiroidismo, ingesta de alcohol y drogas, corticoides y antiepilépticos son predisponentes para osteoporosis. Diagnóstico La desintometría ósea es un examen indoloro, no invasivo y económico, que permite determinar el estado de los huesos. Los resultados de una densitometría orientan al doctor respecto al tratamiento adecuado para cada paciente. Este examen puede hacerse una vez al año o cada dos, dependiendo de la edad de la persona y el nivel de descalcificación de los huesos. Es recomendable realizar la primera densitometría ósea en mujeres que se encuentran cerca de la menopausia o tienen alrededor de 50 años. En los hombres, se recomienda efectuar este chequeo a los 60 años. ¿Los más expuestos? Todas las personas han presentado alguna vez en su vida algún episodio de dolor lumbar, lo que está relacionado con el hecho de caminar con la columna perpendicular al suelo. La enfermedad degenerativa discal es parte del envejecimiento normal del organismo, y a veces ésta puede ser el origen del dolor. Sin embargo, investigaciones realizadas en Estados Unidos demuestran que hasta un 60% de los lumbagos se producen sin causa demostrable, que es una patología prioritaria del mundo occidental y que se presenta en mayor medida en personas que habitan en las ciudades, lo que le confiere un componente psicosomático muy importante. Si bien hay estudios que demuestran que se presenta con más frecuencia en pacientes que se desempeñan en actividades laborales de mucho esfuerzo, se ha demostrado que el disco intervertebral soporta 300 veces más carga al estar sentada la persona que al estar de pie, lo cual concuerda con el hecho de que se trata de una patología muy presente en quienes realizan trabajo de escritorio. También está demostrado que la enfermedad degenerativa discal una de las causas principales del dolor lumbar, es cuatro veces más frecuente en pacientes fumadores y menos frecuente en deportistas. Pero es nuestra carga genética la que comanda el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales. Tratamiento En caso de que la enfermedad sea descubierta durante sus primeras etapas, puede tratarse con calcio y vitamina D. Si se descubre en un estado más avanzado, se debe agregar un fijador de calcio como los bifosfonatos. La mejor defensa contra ella es la prevención a través de los hábitos alimenticios y controles médicos frecuentes. Prevención A lo largo de toda la vida, una persona puede tomar ciertas medidas con respecto a sus hábitos que reducirán considerablemente la probabilidad de padecer osteoporosis. Mantener una muy buena alimentación, ya que el máximo de masa ósea se obtiene en la adolescencia (12-14 años) y la consolidación del hueso ocurre hasta los 30 años. Una dieta en base a lácteos como yogurt y quesillo, verduras y proteínas, además de realizar ejercicio físico constante es fundamental. Consecuencias Entre las consecuencias más complicadas de la osteoporosis están las caídas, fracturas de cadera y columna, aplastamiento de vértebras, dolores y las secuelas que estas situaciones conllevan, como cirugías y hospitalizaciones. Dentro de las patologías que afectan las extremidades superiores podemos encontrar estas dos enfermedades que, de ser pesquisadas a tiempo, pueden ser superadas. Las manos son una parte fundamental de nuestro cuerpo. La mayoría de las acciones que realizamos a diario necesitan de su uso. Es por esto que cualquier mal que padezcan debe ser controlado a tiempo. De esta forma, siguiendo algunos consejos de prevención es posible mantener estas patologías a raya. Tendinitis La tendinitis o tenosinovitis consiste en una inflamación de la membrana sinovial, revestimiento que protege y envuelve los tendones. Existen tres tipos dependiendo de su causa: Por sobre uso, es decir, una utilización constante y repetitiva de una misma actividad. De origen traumático, provocada por un golpe brusco en una actividad deportiva o en un accidente. La tendinitis DeQuervain, que afecta el primer compartimiento extensor del dedo pulgar y que se produce por el uso de ciertos tendones que habitualmente no trabajamos. Es una enfermedad típica de las madres que al tomar a sus hijos lo hacen únicamente con las manos, abusando de la flexibilidad de su dedo pulgar en vez de utilizar los brazos como apoyo. Por otra parte, hay actividades que pueden propender a algún grado de inflamación más frecuente. Las personas que digitan durante varias horas, aquellos que mantienen una postura por mucho tiempo o quienes realizan actividad laboral pesada con las manos pueden desarrollar una tenosinovitis, ya sea en las muñecas o en los dedos. Diagnóstico El diagnóstico de la tendinitis se basa en un examen físico en el cual se identifican correctamente los síntomas que describe el paciente. Además, existen una serie de pruebas de imagen, como la radiografía, fundamental para descartar una tendinitis de origen traumático; la ecotomografía, que permite visualizar en vivo el movimiento de los tendones, la cantidad de líquido y el tejido sinovial; el escáner, necesario para ver con mayor precisión la parte ósea y, por último, la resonancia nuclear magnética, que muestra los tendones, ligamentos y el cartílago articular. Tratamiento El tratamiento de la tendinitis comienza con una inmovilización parcial de la zona afectada por un periodo aproximado de tres semanas, permitiendo ciertos rangos de movilidad para evitar una atrofia. También se utilizan antiinflamatorios locales junto con kinesioterapia y, en algunos casos, se recurre a la infiltración con corticoides locales. En aquellos pacientes que presenten una tendinitis crónica, hay que hacer un tratamiento quirúrgico en el cual se limpia o libera al tendón del tejido sinovial. El tratamiento se realiza mediante medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y la fuerza de las articulaciones. En casos más extremos se realizan procedimientos quirúrgicos específicos, como el reemplazo de la articulación dañada por una artificial o la restauración de la misma. Artritis La artritis es un proceso inflamatorio que genéricamente afecta a todas las articulaciones del cuerpo, específicamente a los cartílagos ubicados entre los huesos. Sin embargo, son dos los tipos más comunes que afectan las extremidades superiores: la osteoartritis, que produce un desgaste en los cartílagos de las articulaciones de los dedos y la artritis reumatoide, enfermedad crónica en la cual el sistema inmunológico ataca las propias articulaciones de la muñeca y de la mano (también de otros lugares del cuerpo). Diagnóstico La osteoartritis puede ser causada por factores genéticos, obesidad, lesiones de las articulaciones o debilidad muscular. Algunos casos son asintomáticos, mientras que los otros pueden presentar movimiento limitado, inflamación de la zona, dolor y crepitación (crujido) de la articulación cuando se mueve. Los exámenes físicos pueden percibir estos síntomas, pero también se utilizan radiografías para mayor seguridad. Tratamiento La artritis reumatoide puede comenzar como una tendinitis, que se mantiene en el tiempo y muestra hinchazón. Al realizar una biopsia muchas veces se descubre que la tenosinovitis no era tal, sino una artritis reumatoide en su primera etapa de desarrollo. Para tratar esta enfermedad se comienza con un tratamiento médico manejado por Reumatólogos, en base a drogas que disminuyen el tejido sinovial y la respuesta inmunológica. Cuando se llega a una etapa en que no hay resultados concretos se hace una sinovectomía, en la cual se retira la membrana que ha carcomido los tendones y articulaciones. En ocasiones, además es necesario reparar estos ligamentos. Este tipo de artrosis es un problema que aqueja al adulto mayor y que se caracteriza por causar dolor, inmovilidad y deformaciones, lo cual produce una limitación en la capacidad de hacer cosas y, por ende, un deterioro en la calidad de vida de las personas. Síntomas La artrosis de la base del dedo pulgar es crónica, permanente y progresiva, es decir, aumenta con el paso del tiempo. Sus distintos grados van desde un dolor leve hasta alcanzar la invalidez y rigidez permanente del dedo en una posición determinada. Su principal problema es que produce dolor al momento de hacer cosas habituales como tomar cosas, abrir perillas o hacer pinzas con los dedos. Es un dolor que se percibe cuando las cosas requieren precisión o pinza fina, como tomar un lápiz, un pincel o coser con una aguja. Aunque es un malestar bastante limitante no todas las personas lo perciben como un problema, ya sea porque su umbral de dolor es más alto o porque se acostumbran a sentir la molestia. Sin embargo, la enfermedad continúa su curso, por lo que es necesario consultar un médico lo antes posible y no hacerlo cuando el motivo sea una deformidad importante que impida el uso de la mano. Si el pulgar pierde su movilidad y su capacidad para usarlo contra los otros dedos, pierdes la función de la mano completa pues no puedes tomar ni agarrar nada. Como todas las artrosis, es una enfermedad más frecuente en las mujeres, ya que poseen una serie de hormonas que facilitan la degradación de los cartílagos. Causas Se produce por el envejecimiento natural del cartílago ubicado en esta zona, el cual se va desgastando a lo largo de los años. Está determinado principalmente por la carga genética de las personas. Hay quienes tienen un cartílago que va a deteriorarse antes y otros a quienes les va a durar hasta los 90 años. También influye la función de palanca que realiza el dedo pulgar, ya que es una articulación que hace mucha fuerza, lo que produce desgaste del cartílago. La enfermedad no tiene relación con el tipo de actividad laboral que se realice y no necesariamente se da en ambas manos. Tratamiento Existen dos formas de tratar este mal: La médica, que consiste en tratar los dolores con antinflamatorios, férulas inmovilizadoras y kinesioterapia. Si lo anterior falla, se realiza un tratamiento quirúrgico que consiste en la corrección del problema a través de una sencilla intervención en el pulgar. La recuperación consiste en inmovilizar la mano por tres semanas para que ésta cicatrice y luego se hacen terapias de rehabilitación. Alrededor de las seis semanas el paciente recupera el 70% de sus actividades y con el tiempo llega a obtener la función completa de su mano. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María sintomas, enfermedades, oseas, asintomaticas, diagnostico, estudio, dolor, fracturas, deformaciones, musculares, muscular, debilidad, dolor, paralisis, patologias, osteoporosis, artritis, problemas, lumbares, síntomas, óseas, asintomáticas, diagnóstico, parálisis, patologías, educación, educacion, paciente, clínica, clinica, santa, maría, maria Patologías como la osteoporosis, artritis, problemas lumbares son más comunes de lo que pensamos y merecen un espacio para que te informes.

Enfermedades musculares / óseas / articulares

Alteraciones ginecológicas y mujer

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Alteraciones ginecológicas y mujer Educación al paciente Explore Enfermedades ginecológicas Cáncer cervicouterino Depresión post parto Diabetes gestacional Chequeos ginecológicos Infecciones urinarias Infertilidad en la mujer Menopausia Síndrome de ovario poliquístico El aparato genital femenino está conformado por un grupo de órganos cuya función más importante es la fecundación; además controla los cambios necesarios para lograr el embarazo, el parto, la lactancia y todas las intervenciones ligadas a la vida sexual de la mujer. Reúne órganos externos e internos como la vulva y la vagina, el útero, las trompas, los ovarios y las mamas. Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente, respetando los plazos de exámenes y tratamientos. La detección precoz de este tipo de enfermedades, es esencial para prevenir el cáncer u otras dolencias graves. En Chile, alrededor de 800 mujeres mueren cada año por cáncer al cuello del útero. La detección precoz de la enfermedad es lo único que permite revertirla, por lo que es de vital importancia realizarse los exámenes y controles pertinentes. El cáncer cervicouterino es el resultado de una infección viral persistente asociada al virus papiloma humano (HPV). Este virus tiene muchos sub tipos, de los cuales los más frecuentes y que se asocian a este cáncer son el HPV-16 y HPV-18. Causas Este es un virus de transmisión sexual pero no necesariamente coital. Basta con el contacto genital para que la mujer pueda adquirir la infección. Se estima que alrededor de la mitad de las mujeres de nuestra población ha tenido o tendrá el virus papiloma en algún momento de sus vidas. Sin embargo, de todas las que se infectan, la gran mayoría lo hace de forma transitoria, ya que los mecanismos de defensa de su cuerpo se encargan de eliminarlo. Aunque sean un porcentaje muy menor, las que realmente importan son las mujeres que poseen una infección persistente, es decir, que son incapaces de eliminar el virus. Ellas son las que finalmente pueden desarrollar lesiones pre cancerosas en el cuello del útero y finalmente un cáncer invasor. Síntomas El cáncer cervicouterino en sus etapas iniciales es asintomático. Tratamiento Cuando el ginecólogo nota que el resultado del papanicolau está alterado, deriva a la paciente a un médico ginecólogo-oncólogo, quien a través de una colposcopia (mirar el cuello del útero con lentes de aumento) y la eventual toma de una biopsia, diagnosticará si se trata de una enfermedad pre invasora o invasora. En la etapa de pre cáncer o neoplasia intrapitelial (desarrollo de un tejido anormal en la superficie del cuello uterino) los tratamientos son bastante conservadores y no afectan la fertilidad de la mujer ni generan gran impacto en su calidad de vida. Habitualmente son tratamientos cuyo objetivo es destruir la zona del cuello del útero afectada por la enfermedad. Esto se logra a través de criocirugía (destrucción por congelamiento), láser o la resección (extirpación) de parte del cuello del útero. En caso de que la paciente posea un cáncer invasor o ramificado a otros órganos, los tratamientos son diferentes y hay menos posibilidades de recuperación. Se requiere de procedimientos radicales, grandes cirugías oncológicas con extirpación completa del útero, radioterapia y quimioterapia. Prevención Existen dos formas de prevenir la infección por VPH (Virus Papiloma Humano). La primera es que la mujer sea responsable en su sexualidad. La abstinencia sexual y la pareja única y estable evitan el contagio. Cualquier grado de infidelidad conyugal por parte de alguno de los miembros de la pareja expone a la mujer a contraer el virus, ya que el hombre puede adquirirlo de otra mujer y contagiarlo. Esta infección no es prevenible con preservativos. En segundo lugar, está disponible una vacuna, sin embargo, sirve únicamente para las mujeres que no han iniciado su vida sexual y nunca han estado expuestas a contagio. Su mayor recomendación hoy en día, es a las mujeres en edad puberal. La vacuna no sirve para todos los tipos de virus papiloma, sino sólo para los más frecuentes. Por lo tanto aún vacunada, la mujer no queda exenta de contraer el virus. El papanicolau es la forma de prevención secundaria más importante. Todas las mujeres entre los 25 y 64 años debieran hacerse al menos uno de estos exámenes cada tres años, ya que esta enfermedad es asintomática y sólo se llega a ella a través de estos controles de rutina. El 15% de la población femenina que ha sido madre ha desarrollado una depresión post parto. La gravedad de esta patología no radica sólo en el sufrimiento de la mujer, sino en la incidencia que tiene para el desarrollo cognitivo y emocional de la guagua. Si bien este cuadro depresivo tiene prácticamente las mismas características y síntomas que una depresión común, corresponde a un periodo de la vida de la mujer muy particular. Los cuadros depresivos en general abarcan aproximadamente a un 8% de la población y son hasta tres veces más frecuentes en las mujeres. El que ellas sean más propensas y de depresiones más prolongadas, tiene que ver con los cambios hormonales a los que está sometido su organismo durante todo el ciclo reproductivo, es decir, desde el momento de la pubertad hasta la menopausia. Así, las bajas de ánimo en las mujeres tienden a aparecer durante el periodo premenstrual, aumentando un poco durante el embarazo y bastante más en el post parto. ¿Qué mujeres desarrollan este tipo de depresión? Si bien todas las mujeres comparten la posibilidad de desarrollar una depresión post parto, las posibilidades aumentan según ciertas condiciones. Existe un 20% más de probabilidades en aquellas que han tenido cuadros depresivos previos, un 30% en las que su ánimo decae durante los meses de gestación, ya sea por situaciones emocionales como conflictos de pareja o por situaciones aflictivas en general, y hasta un 50% en las que han sufrido depresión post parto en embarazos anteriores. Incidencias en la guagua Desde el punto de vista evolutivo uno de los elementos que más ha contribuido al desarrollo emocional, social y cerebral del ser humano ha sido la posibilidad de establecer un vínculo prolongado e intenso con su madre. Uno de los problemas más complejos de esta depresión, sobre todo si es prolongada, es el impacto en la relación madre–hijo. El vínculo emocional entre ellos puede resultar profundamente dañado, lo que puede tener consecuencias en el desarrollo neurocognitivo y emocional del pequeño. ¿Cómo identificar el problema? Los síntomas son básicamente los mismos que una depresión común: decaimiento del ánimo por un tiempo prolongado, tristeza, abatimiento, desgano, apatía, desinterés, ansiedad, irritabilidad e incapacidad para experimentar placer por cosas simples y cotidianas. En la depresión post parto se suma la sensación de incapacidad o de rechazo para cuidar del hijo, un agudo sentimiento de culpa asociado a esta dificultad, además de insomnio y una profunda angustia con opresión torácica y abdominal, a veces acompañada de gran inquietud. También pueden presentarse molestias digestivas, dolores musculares, pérdida de atención y memoria e ideas pesimistas o incluso de muerte. Como en todas las depresiones, hay distintos niveles de intensidad: Hay situaciones que son suaves y que se denominan disforia: son estados leves que duran pocas semanas, cuya sintomatología son el decaimiento y una cierta tendencia a la tristeza y al llanto. Sin embargo, son percibidos por la mujer como una situación emocional natural luego de la experiencia del parto. Las situaciones más graves revelan actitudes melancólicas con ideas y actos suicidas. Algo menos frecuente, pero que también puede llegar a ocurrir, es que la mujer sufra una psicosis post parto con alucinaciones y delirios persecutorios, de culpa, de ataque e ideas homicidas respecto a la guagua. Tratamiento Cuando la depresión es leve, las prácticas terapéuticas son más bien simples. Resulta útil el desarrollo de actividad física como hacer gimnasia y caminatas, pero al mismo tiempo es importante tener una mayor cantidad de horas de reposo. Otra forma de combatir el problema es a través de fármacos, pero siempre bajo la supervisión de un especialista. El tratamiento farmacológico en general va acompañado de psicoterapia. El cambio en el estilo de vida de nuestra sociedad ha llevado a que más mujeres presenten sobrepeso cuando están esperando guagua. Esto, junto con otros factores, ha derivado en que aproximadamente el 10% de las chilenas embarazadas sufran de diabetes gestacional. Durante el embarazo, muchas mamás dan rienda suelta a sus antojos. Pero ojo, porque los chocolates, pasteles, dulces, entre otros, además de sumarle unos kilitos extra, pueden hacer que se desarrolle una diabetes gestacional. Esta condición se define como la intolerancia a los hidratos de carbono que se desencadena durante el embarazo. Se trata de un grado leve de diabetes del adulto, que generalmente aparece en el segundo trimestre de gestación, es decir, entre las 24 y 28 semanas. Causas Son varias las causas que inciden en su desarrollo: Durante este periodo, el cuerpo femenino produce hormonas que aumentan la resistencia al trabajo de la insulina. Antecedentes familiares de diabetes, el sobrepeso u obesidad son otros factores de riesgo. Por último, la raza latina también es un factor de riesgo, lo que hace que las chilenas sean más propensas a tener diabetes gestacional. Síntomas Hay mujeres que son asintomáticas, por lo que pueden pasar todo el embarazo sin ser diagnosticadas. Por ello, el Ministerio de Salud establece como norma general, que a todas las embarazadas del país se les realice un examen de tolerancia a la glucosa, entre las 24 y 28 semanas de gestación. Este test consiste en medir el nivel de azúcar en la sangre (glicemia) dos horas después de sobrecargar el organismo con 75 gramos de glucosa. Si el resultado es sobre 140 mg/dl, estamos en presencia de diabetes gestacional. Riesgos Este tipo de diabetes no trae consecuencias graves para la madre o para la guagua, ya que se produce en la segunda mitad del embarazo. Sin embargo, si no se controla adecuadamente, aumentan las posibilidades de que la paciente desarrolle una diabetes 15 o 20 años después. En el caso de que la madre no presente esta enfermedad a lo largo de su vida, es poco probable que se gatille en el hijo. Son muchas las enfermedades que se pueden curar si son pesquisadas precozmente. Por ello, es de vital importancia realizar los chequeos médicos correspondientes, según edad y factores de riesgo de la mujer. La primera visita al Ginecólogo puede causar ansiedad y pudor. Sin embargo, hay que tener claro que cuando una mujer decide iniciar su vida sexual debe acudir a un especialista, para evitar posibles problemas en el sistema reproductor. A continuación, le entregamos una guía con los exámenes ginecológicos de rutina necesarios para toda mujer: Control ginecológico: Toda mujer en edad fértil o con alteraciones menstruales debe realizarse un control ginecológico al año. Esto debe persistir después de la menopausia, pues la patología oncológica más grave se da en esta etapa. En este control se deben evaluar factores de riesgo, la historia menstrual de la paciente, su vida sexual en términos de edad de inicio y cantidad de parejas. Mamografía: Sirve para prevenir el cáncer de mamas y debe realizarse anualmente a partir de los 35 años. Una mujer con antecedentes familiares de cáncer mamario debe someterse a un control más riguroso, que implica una revisión precoz. Ecografía transvaginal: Este examen se hace con el objeto de evaluar específicamente los genitales intraabdominales. No es de rutina, su periodicidad va a depender de los síntomas o hallazgos. Papanicolau: Está orientado a detectar de manera precoz lesiones precancerosas en el cuello del útero. Se recomienda realizarse este examen cada tres años. Cuando existen factores de riesgo asociados, es aconsejable realizar el control anualmente. Densitometría ósea: Es recomendable para evaluar el estado de los huesos de aquellas mujeres que están en su menopausia. Si los resultados son normales, se recomienda repetirlo cada dos o tres años. En esta etapa, también es necesario realizarse exámenes generales destinados a la pesquisa de alteraciones del colesterol. Controles de embarazo: Durante esta etapa, se sugiere vigilar que el embarazo siga su curso normal, con el fin de que complicaciones como el parto prematuro, el síndrome hipertensivo del embarazo, el retardo del crecimiento intrauterino y las infecciones puedan ser detectadas oportunamente. Se calcula que el 20% de las mujeres sufrirá al menos un episodio de infección urinaria en su vida. Lo más importante para tratarlas, es la consulta con un especialista ante la primera molestia. La anatomía femenina hace que las mujeres sean mucho más propensas a contraer estas infecciones que los hombres, ya que la uretra (conducto por el que sale la orina) está a pocos centímetros del ano, facilitándose el paso de bacterias hacia el aparato urinario. Desde ahí pueden llegar a la vejiga y contaminarla, lo que deriva en infecciones o cistitis. De no ser tratada, puede producirse una pielonefritis, enfermedad renal menos frecuente que en casos graves puede convertirse en una septicemia, que implica riesgo vital. Existen periodos específicos en la vida, en los que las mujeres sufrirán de infecciones: Infancia: tiene directa relación con los hábitos higiénicos. Inicio de la vida sexual activa: se produce por colonización o adquisición de gérmenes durante la relación sexual. Menopausia: determinado por cambios hormonales, que implican modificaciones en el pH de la zona genital. Tercera edad: se acentúan los cambios hormonales y se suman patologías propias de la edad como la incontinencia y el prolapso. Síntomas Dolor, especialmente en la zona baja del abdomen. Polaquiuria (orinar seguido y en poca cantidad). Incapacidad de aguantar el deseo de ir al baño. Sensación de no haber vaciado la vejiga. Ardor al orinar. En algunos casos puede haber sangramiento. Cuando los riñones están comprometidos, se produce dolor en la espalda y fiebre. Tratamiento Ante cualquiera de los síntomas antes mencionados, se debe consultar con un Urólogo, quien realizará un análisis y cultivo de orina para determinar la presencia y tipo de bacteria. La duración del tratamiento dependerá del tipo de infección y de la importancia de la misma: si es una cistitis, se puede tratar con antibióticos orales durante dos o tres días, aunque la desaparición de los síntomas puede tardar varios más. Consejos para reducir el riesgo de una infección No retrasar la micción cuando tenga ganas de orinar. Orinar tranquilo y sin apuro hasta vaciar completamente la vejiga. Beber abundante líquido diariamente. Orinar antes y después de tener relaciones. Mantener un pH estable en la piel, evitar el cambio continuo de jabones y geles de baño. Realizar el aseo genital en forma adecuada. Hacer las necesidades todos los días, preferentemente en la mañana antes de la ducha. La mayoría de las mujeres sueñan con ser madres algún día. Lo que muchas no saben es que su gran anhelo puede verse interrumpido por varias causas, entre las que se cuentan los trastornos alimenticios. La anorexia y la obesidad están estrechamente relacionadas con la infertilidad en la mujer, ya que son dos hechos que alteran la ovulación. Hay múltiples circunstancias físicas, emocionales y ambientales que pueden alterar la ciclicidad ovárica, la ovulación y la capacidad fértil de la mujer. Por ejemplo, el estrés laboral, emocional y físico, irse de viaje o dar exámenes académicos pueden traer consecuencias al momento de querer tener hijos. Anorexia La anorexia afecta aproximadamente al 1 o 2% de la población, incluyendo a adolescentes y mujeres adultas. Este mal conlleva una pérdida significativa de masa corporal, muscular y tejido graso. Es un trastorno de origen psiquiátrico, complejo, multifactorial y que requiere un manejo multidisciplinario. Pero, ¿cómo puede esto afectar la capacidad de tener hijos? En la fertilidad femenina, la pérdida de peso de cualquier naturaleza se ve asociada con la liberación inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, que disminuye la estimulación sobre el ovario para la producción de estradiol y progesterona. La falta de ovulación tiene una serie de consecuencias biológicas, que se traducen en dificultad para lograr un embarazo. Obesidad Por su parte, la obesidad también se relaciona directamente con la disminución en la capacidad reproductiva, ya que al igual que en el caso de anorexia, se produce una secreción inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, lo que causa serias dificultades para quedar embarazada. ¿Qué se debe hacer? Lo primero es la evaluación metabólica, nutricional, hormonal y conductual. El enfoque terapéutico se basa en bajar de peso y normalizar los distintos trastornos metabólicos, junto con un apoyo sicológico permanente. Además, la recuperación de la ovulación y de la fertilidad pasa por el uso de diferentes fármacos orales e inyectables destinados a estimular o reforzar los mecanismos endógenos que desencadenan estos procesos. Menopausia es la expresión que se utiliza para designar la fecha de la última menstruación en la vida de la mujer (entre los 45 y 52 años). Ésta se produce a raíz del envejecimiento del ovario, el cual progresivamente pierde la capacidad de producir hormonas (estrógeno y progesterona) y la de ovulación, eliminando la posibilidad de embarazo y reduciendo la frecuencia de las menstruaciones hasta que finalmente se detienen. Así, la menopausia se define como la ausencia de sangrado por un periodo superior a un año. Al principio, las reglas comienzan a ser muy irregulares y cada vez más espaciadas, siendo normal que lleguen cada dos o tres meses, lo cual puede durar un par de años antes de que llegue la menopausia. Los cambios que conducen al cese de la función menstrual y al reajuste metabólico duran alrededor de cinco a siete años. A ese periodo se le denomina climaterio y es la etapa en que ocurre toda la sintomatología. Síntomas Los síntomas que acompañan a este proceso son bastante variados. Hay mujeres que los pueden sentir antes, como otras pueden tener sus primeros síntomas tres años después de ocurrida la menopausia, o bien no tener síntomas de ningún tipo, excepto la ausencia de sangrado. Bochornos o sofocos Corresponden a un repentino aumento en la temperatura corporal. Producen una molesta sensación de calor y transpiración desde la base de los hombros hasta el cuero cabelludo pasando por el rostro y pueden ocurrir de una o dos veces al día hasta seis o más veces. Cuando suceden durante la noche, el sueño tiende a volverse superficial e intermitente, generando alteraciones del genio y estado de ánimo en la mujer. Estos sofocos duran, en promedio, entre dos a tres años y a un grupo menor de mujeres puede durarle hasta cinco. Jaquecas Dolores articulares y sequedad vaginal. Esta última puede causar molestias y dolores al momento de tener relaciones sexuales, lo cual puede influir negativamente en la relación de pareja, por lo que es recomendable incluir a los maridos en el tratamiento para que puedan comprender el proceso por el cual se está pasando. Tratamiento Consiste básicamente en la ingesta de hormonas, las cuales pueden ser orales en forma de comprimidos o como parches o cremas gel a través de la piel. El otorgar o no tratamiento durante el periodo del climaterio depende fundamentalmente de la calidad de vida de la mujer. Los riesgos que conlleva el tratamiento son principalmente la posibilidad de una trombosis (coágulo en alguna vena) o infarto al corazón y el aumento de riesgo de un cáncer de mama. Por esto es importante determinar quiénes pueden recibir tratamiento de hormonas y quiénes no. Para pasar por esta etapa de una manera más llevadera, lo que la mujer debiera hacer, a partir de los 40 años, es replantearse sus hábitos de vida. Comer menos y más sano, acompañar la dieta con ejercicios, como caminatas forzadas de 40 minutos, no fumar e injerir lo justo y necesario de alcohol. Si se logran esos hábitos y se llega saludable a este periodo de la vida, puede que la sintomatología sea menor y no sea necesario requerir de tratamientos hormonales. Para que el organismo de la mujer funcione adecuadamente en términos de ovulación, embarazo o menstruación periódica regular, es fundamental que una serie de componentes, tanto del sistema reproductor como del eje endocrino, trabajen de manera armónica. Si esto no ocurre comienzan a producirse algunos trastornos, entre ellos, el síndrome de ovario poliquístico. Esta enfermedad corresponde a un trastorno en la interrelación hormonal de la mujer producto de una alteración funcional en el ovario, en que el problema radica en un ovario, cuya producción de hormonas está alterada y pierde la capacidad de ovular. Es un trastorno bastante frecuente que afecta principalmente a mujeres jóvenes, sin embargo, no existen estadísticas, ya que muchas mujeres lo padecen sin notarlo o no lo descubren hasta que presentan problemas de fertilidad. Síntomas La mujer de ovario poliquístico es aquella que vive frecuentemente con atrasos en su regla o, en su forma más severa, padece ausencia de menstruación. Esto también produce que la paciente no logre embarazarse tempranamente, por lo que la infertilidad es otro de los motivos recurrentes de consulta. Otros índices para su identificación son la tendencia al cutis graso, el acné, subir considerablemente de peso, tener vellos en forma exagerada o en zonas poco frecuentes o la aparición de pequeños quistes en el ovario, identificables ecográficamente. Todo esto relacionado también a un problema de prolactina que produce secreción de los pezones. Causa La causa del trastorno es desconocida y por lo tanto no existe manera de prevenirla o atacarla directamente, sólo puede diagnosticarse a través de los antes síntomas mencionados, ecografías o exámenes de sangre, para así determinar un tratamiento apropiado para la paciente. Tratamiento Como no se conoce el origen de la enfermedad, no existe un medicamento que ataque el problema del mal funcionamiento del ovario. Por lo tanto, lo que el médico hace es tratar los trastornos que este mal funcionamiento produce. El tratamiento más común es la receta de pastillas anticonceptivas, las cuales neutralizan y bloquean el ovario y, en general, en la medida que el problema se trate hay muy buena respuesta en términos de la evolución de los trastornos. Sin embargo, ese no es el motivo primordial por el que se debe acudir al médico. El síndrome de ovario poliquístico es una enfermedad que avanza progresivamente y va agravándose si no es detenida a tiempo. Eventualmente puede elevar la insulina, lo cual hace que la mujer suba de peso, y mientras mayor sobrepeso, más alteraciones de insulina desarrolla, formando un círculo vicioso que podría conducirla a padecer una diabetes. Por esto es fundamental que la mujer esté atenta y si percibe alguno de los síntomas en forma exagerada o anormal, consulte a un Ginecólogo o Endocrinólogo, ambos especialistas en el tema, en último caso para descartar la enfermedad. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María aparato, genital, femenino, organo, fecundacion, embarazo, parto, lactancia, vida, sexual, mujer, vulva, vagina, utero, trompas, ovarios y mamas, enfermedades, ginecológico, control, medico, examenes, tratamientos, detección, precoz, prevenir, prevencion, cancer, órgano, fecundación, útero, ginecologico, médico, exámenes, deteccion, prevención, cáncer, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente. Hazlo en Clínica Santa María.

Alteraciones ginecológicas y mujer

Coronarias

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Coronarias Educación al paciente Explore Enfermedades coronarias Infarto al miocardio Marcapasos Terapia anticoagulante oral Hipertensión El corazón es el órgano principal del aparato circulatorio; está situado en la cavidad torácica y funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Las enfermedades cardiacas afectan a todo tipo de personas y son una causa importante de discapacidad. Existen muchas formas de enfermedades cardiacas, las más comunes se producen por el estrechamiento o bloqueo de las arterias coronarias. Algunas cardiopatías se desarrollan por un estilo de vida poco conveniente. La obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo son factores de riesgo para desarrollarlas, pero otras son hereditarias y quien las tiene debe llevar una vida sana. Clínica Santa María cuenta con la Unidad de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, un servicio de alta complejidad, compuesto por un equipo especializado de cardiólogos, cirujanos cardiovasculares y vasculares, anestesistas y cirujanos vasculares periféricos. El infarto al miocardio es un evento cardiovascular que se manifiesta tras la obstrucción u oclusión de un vaso sanguíneo en el corazón. Como consecuencia de lo anterior, se produce una interrupción del flujo sanguíneo y la posterior muerte y pérdida de un segmento del músculo cardíaco. Actualmente el infarto de miocardio constituye la principal causa de muerte en nuestro país. Si bien es una patología que afecta preferentemente al sexo masculino, también las mujeres en periodo postmenopáusico pueden ser afectadas. ¿Cuáles son los síntomas del infarto? El síntoma más importante es el dolor. Este es de carácter opresivo (“aplastante”), que compromete la cara anterior del tórax. En ocasiones, el dolor se irradia al brazo izquierdo, cuello y mandíbula, así como también hacia el abdomen superior y dorso. Otros síntomas incluyen: Dificultad respiratoria Sudor frio Náuseas, vómitos Mareos Sensación inminente de muerte ¿Quiénes están más propensos a sufrir un infarto miocardio? El infarto al miocardio se produce por una obstrucción del flujo sanguíneo en las arterias coronarias, debido a la formación de un coágulo, en relación a una placa de aterosclerosis. Esta última consiste en la acumulación de colesterol en las paredes de las arterias. Los pacientes con mayor riesgo de padecer este fenómeno son: Ser fumador Sexo masculino Diabetes Mellitus Hipertensión arterial Obesidad Trastornos del colesterol Sedentarismo Antecedentes de familiares cercanos que padecen de enfermedad coronaria, en especial, de aparición temprana. ¿Cómo se realiza el diagnóstico del infarto? El diagnóstico del infarto al miocardio no siempre es sencillo, dado que existen otras condiciones que se manifiestan con dolor torácico, y a su vez, las características de éste pueden ser variadas de paciente en paciente. La sospecha clínica se da en individuos portadores de factores de riesgo señalados anteriormente que acuden por cuadro de dolor torácico sugerente. Cabe señalar, que existe una diferencia entre el infarto y la angina. En este último, la duración de los síntomas es menor y se alivia con el reposo o con los medicamentos. En la evaluación se realizará un electrocardiograma de reposo que demuestra hallazgos sugerentes, sin embargo, especialmente en los infartos de pequeño tamaño, también puede resultar normal. En el Servicio de Urgencia, el médico puede complementarse con enzimas cardíacas que consisten en marcadores que se liberan al torrente sanguíneo cuando existe un daño del corazón. ¿Cuál es el tratamiento del infarto? En el manejo del infarto está incluido en un reconocimiento precoz, realizar electrocardiograma y dar las primeras atenciones. Esto incluye indicar aspirina y algunos fármacos anticoagulantes cuyo rol son de evitar la expansión del coágulo que obstruye el flujo de las arterias coronarias. En ciertos casos, especialmente en casos de infartos de significante tamaño, se hará necesario administrar medicamentos intravenosos que disuelven el coágulo o realizar una coronario grafía, para evaluar cómo están las arterias coronarias del corazón, para posteriormente recanalizar la arteria obstruida mediante una angioplastia, (dilatación de la arteria coronaria). ¿Cuáles son las complicaciones de un infarto? Las complicaciones del infarto se clasifican según el momento de la evolución del infarto en que se presentan. Precoces Arritmias complejas Caída de la presión sanguínea Acumulación líquido en los pulmones (edema pulmonar) Coágulos en las venas profundas de las piernas (trombosis venosa profunda) Rotura de la pared cardíaca donde se produjo el bloqueo de la irrigación sanguínea Tardías Rotura o aneurisma de la pared cardíaca comprometida que se vuelve fina y débil Mayor riesgo de sufrir otro infarto en el futuro Bombeo ineficaz del corazón (insuficiencia cardíaca) que determina fatigabilidad, sensación de falta de aire con el ejercicio (disnea) y acumulación de líquido en las extremidades inferiores (edema). Depresión, falta de ánimo, disminución de la libido. ¿Cómo puedo prevenir el infarto y las enfermedades cardiovasculares? Además una dieta baja en grasas saturadas y el aumento de la ingesta de una dieta mediterránea que incluya verduras de color (por ejemplo el tomate y el pimiento) pueden reducir el riesgo. Aquellos pacientes portadores de dos o más factores de riesgo cardiovascular se benefician de la administración de una dosis baja de aspirina (81 a 100 mg) en forma diaria. ¿Cuándo es necesario consultar? Toda persona adulta con síntomas de dolor en el pecho que se acompañe de los síntomas anteriormente descritos, en especial, si es portador de factores de riesgo cardiovascular como hipertensión, tabaquismo, diabetes, debe consultar a un Servicio de Urgencia. En forma natural nacemos con un marcapasos propio. Los impulsos eléctricos generados por el músculo cardiaco (el miocardio) estimulan el latido (contracción) del corazón. Esta señal eléctrica se origina en el nódulo sinusal o sinoauricular (SA), ubicado en la parte superior de la cavidad superior derecha del corazón (la aurícula derecha). Al nódulo SA también se le denomina “marcapasos natural” del corazón. Éste envía impulsos eléctricos con una frecuencia específica pero, aun así, la frecuencia del corazón podría variar según las exigencias físicas, el nivel de estrés o debido a factores hormonales. Cuando este marcapasos natural emite un impulso eléctrico, estimula la contracción de las cavidades superiores del corazón (las aurículas). Luego, la señal pasa por el nódulo auriculoventricular (el nódulo AV detiene la señal un breve instante y la envía por las fibras musculares de las cavidades inferiores -los ventrículos- estimulando su contracción). ¿Cuándo se indica poner un marcapasos cardíaco implantable? Hay muchas razones por las que una persona recibe el consejo médico de operarse para colocarse un marcapasos, fundamentalmente tienen que ver con la frecuencia cardíaca. Hay varias causas por las que la frecuencia cardiaca puede bajar. Las dos más comunes son: Enfermedad del propio marcapasos del corazón (nódulo sinusal). Esto significa que a veces el nódulo SA no funciona bien, ocasionando latidos demasiado rápidos, demasiado lentos o irregulares. Enfermedad del propio circuito eléctrico del corazón o sistema éxito-conductor (fibras nerviosas – cortocircuito). Puede suceder que en otros casos las vías de conducción eléctrica del corazón se encuentren bloqueadas, lo cual también puede ocasionar un ritmo cardiaco irregular. ¿Cuáles son los problemas habituales por trastorno del ritmo cardiaco o falla en la trasmisión del impulso eléctrico del corazón? Hay situaciones en que el cuerpo podría no estar recibiendo suficiente sangre, ya sea porque el corazón no puede bombear una cantidad adecuada con cada latido, debido a los efectos de la arritmia sobre la frecuencia del corazón o porque se interrumpe el paso del estímulo eléctrico por las fibras encargadas de esta acción. Los efectos sobre el cuerpo suelen ser los mismos si el latido del corazón es demasiado rápido, demasiado lento o irregular. Algunos de los síntomas de las arritmias incluyen, pero no se limitan, a los siguientes: Debilidad Fatiga Palpitaciones Presión baja de la sangre Mareos Desmayos, caídas (Síncope) ¿Qué es un marcapasos implantable? El marcapasos es un pequeño dispositivo alimentado por una batería, que permite al corazón latir con un ritmo constante. Los marcapasos pueden ayudar a regular el ritmo del corazón en casos de frecuencia cardíaca lenta, rápida o irregular, o de bloqueo en el sistema de conducción eléctrica del corazón. También puede estimular las cavidades superiores del corazón (las aurículas), las inferiores (los ventrículos) o ambas. ¿Cómo es un marcapasos? Se trata de un dispositivo cuyo tamaño, actualmente, es como el de una cajita de fósforos, muy liviano, y el metal con que está fabricado es compatible con el organismo. Algunas partes que lo conforman son: Un generador de impulsos que incluye la batería (pila) y varios circuitos electrónicos. Alambres o cables electrodos que se fijan a la pared interna del corazón. Según las necesidades del paciente, el marcapasos puede tener uno o dos electrodos. El circuito electrónico y la batería están sellados herméticamente dentro de un encapsulado metálico que se aloja en un bolsillo bajo la piel. ¿Se requiere cirugía para su colocación? El implante de un marcapasos es habitualmente un procedimiento de bajo riesgo. Normalmente es una cirugía programada con anticipación, existiendo tiempo para planificar las cosas, excepto en casos de emergencia (son poco habituales). Habitualmente se hace en una sala de operaciones o Laboratorio de Electrofisiología y el procedimiento completo no dura más de una hora. A veces puede resultar más largo, debido a condiciones especiales que presente el paciente que no siempre son posible prever en el pre-operatorio. La mayoría de las intervenciones de este tipo se realizan bajo anestesia local, lo que permite que el paciente permanezca despierto durante el procedimiento. En casos muy especiales, previo acuerdo con el médico, el paciente puede solicitar una ligera sedación. Durante la operación se requiere de equipo de radiología para posicionar los cables dentro del corazón. ¿En qué parte del cuerpo se implanta? ¿Una vez puesto, se nota? El marcapasos habitualmente se implanta bajo la clavícula izquierda. Para efectuar esto, el médico hace una pequeña incisión en la piel y, hoy en día, por las suturas que se ponen no se requiere retirar los puntos. La calidad de la piel y las características de cicatrización son individuales para cada persona, por lo que no siempre es posible definir quién tendrá mayor o menor capacidad para dejar cicatrices notorias. Una vez implantado el marcapasos, el generador de impulsos “lee estas señales” y la batería envía impulsos eléctricos al corazón para estimularlo rítmicamente. La mayoría de los marcapasos pueden detectar el ritmo cardiaco y apagarse cuando la frecuencia de los latidos es superior a un nivel determinado -lo que ha sido programado el día de la operación o en consultas posteriores- y se vuelven a encender cuando el latido es demasiado lento. Estos tipos de aparatos se denominan marcapasos a demanda. ¿Es necesario hacerle algún control posterior al marcapasos? Tras el implante de un marcapasos es necesario realizar periódicamente algunos chequeos médicos. Se revisan mediante un dispositivo que se denomina "programador”, el cual lo maneja el médico o técnico de marcapasos. El control se efectúa en la consulta y consiste en medir con un instrumento los datos de su programación y condiciones de funcionamiento. En la actualidad, se pueden realizar controles vía telefónica (monitoreo transtelefónico), sin embargo, no todos los centros asistenciales cuentan con ese medio. El control del marcapasos no reemplaza la visita al médico para chequeos periódicos. ¿Cuánto tiempo dura un marcapasos? La batería del marcapasos tiene una duración variable, dependiendo del uso que requiera cada paciente. En promedio puede ser de ocho a 10 años, encontrándose casos de hasta casi 12 sin requerir recambio del generador o pila. La batería no se agota de un momento a otro y el control periódico permite tener información y programarse con la debida anticipación para su recambio. La intervención para retirar el marcapasos agotado y cambiarlo por uno nuevo, al igual que la primera vez, se requiere ir a pabellón y usar anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los cables electrodos, salvo que en los controles se haya encontrado una anomalía. Consejos para la vida diaria Después del implante de un marcapasos no es necesario tener cuidados en la vida diaria. Se puede ejercitar o efectuar actividades, salvo que por existencia de alguna enfermedad o limitación se haya indicado lo contrario. ¿Afectan los dispositivos electrónicos el funcionamiento del marcapasos? Según lo que recomienda la Asociación Americana del Corazón (AHA), los pacientes portadores de marcapasos deberían estar conscientes de los elementos que hay a su alrededor que podrían interferir o bloquear el funcionamiento del dispositivo implantado. Lo importante es que estén en buen estado de funcionamiento y mantención, sin fugas eléctricas. Los aparatos que a continuación se señalan en la lista NO afectan NI dañan a los marcapasos, por lo que la mayoría de las personas pueden tener contacto con ellos sin temor: Radios de banda civil Taladradoras eléctricas Equipos de seguridad aeroportuaria Frazadas y afeitadoras eléctricas Radios de aficionados Almohadillas eléctricas Detectores de metales Hornos de microondas Controles remotos de televisión Transmisores de televisión Aparatos de rayos X Equipos de ultrasonido o ecografías Los aparatos a continuación señalados, SI afectan a los marcapasos: Grupos electrógenos Equipos para soldar Algunos aparatos utilizados por los dentistas Máquinas de resonancia magnética - litotriptores Equipos de radioterapia para el tratamiento del cáncer Equipos pesados o motores con imanes potentes Cada vez que sea necesario someterse a alguno de estos procedimientos, se debe consultar con un cardiólogo o cardiocirujano. ¿Se puede usar teléfonos celulares al tener un marcapasos implantado? Para mayor seguridad, mantener el teléfono celular a por lo menos 15 a 20 cm. de distancia del marcapasos. Cuando se utilice, sostener del lado opuesto al lugar donde se realizó el implante. ¿Se puede viajar en avión sin problemas? En los aeropuertos al pasar a través del detector de metales, sonará la alarma pero no se dañará el marcapasos. Llevar siempre consigo la tarjeta de identificación de marcapasos, la cual es entregada la compañía proveedora. Se aconseja mostrarla en ese caso y cada vez que sea necesario. ¿Qué son los anticoagulantes orales y cómo actúan? Los anticoagulantes orales son fármacos que hacen que la sangre tarde más tiempo en coagular al impedir que una de las vitaminas, concretamente la K, pueda ser utilizada por el hígado para formar alguno de los factores de la coagulación. Por esta razón, a los anticoagulantes orales se les llama también antivitaminas K. Hay varios tipos y se diferencian en el nombre y en el tiempo que prolongan su efecto en el organismo. Los más conocidos en Chile son el Neosintrón y la Warfarina o Coumadín. Medicamentos que interactúan con los anticoagulantes orales: Muchos medicamentos potencian o disminuyen el efecto anticoagulante. Por ello, se debe evitar tomar ácido acetilsalicílico (Aspirina®, Ecotrin), así como cualquiera de sus derivados, y antiinflamatorios, debido a que potencian el efecto anticoagulante y podrían presentar mayor riesgo de hemorragias. Numerosos fármacos interaccionan alterando su absorción (colestiramina) o su metabolismo hepático: Retardan el metabolismo: Amiodarona, fenilbutazona, metronidazol, cotrimoxazol, cimetidina, omeprazol. Aceleran el metabolismo: Fenobarbital, carbamazepina, rifampicina, griseofulvina. Otros medicamentos interactúan potenciando su efecto anticoagulante: AINEs (antiplaquetarios); antibióticos amplio espectro (reducen la producción de vitamina K por las bacterias intestinales); tiroxina (aumenta el catabolismo de los factores de coagulación). Las enfermedades también pueden modificar la anticoaugulación Las enfermedades pancreáticas, hepáticas y los síndromes de mala absorción intestinal en general. Alimentos que alteran la acción de los anticoagulantes orales Se deben evitar alimentos con alto contenido de vitamina K que pudieran potenciar la acción anticoagulante: vegetales verdes en general, legumbres y arvejas. También la mayonesa, bruselas, repollo, pepino, endivia, cebollín, lechuga, perejil, espinaca, berros. ¿Causan complicaciones los anticoagulantes orales? La mayor complicación de los anticoagulantes orales es la hemorragia. Al hacer que la sangre tarde más tiempo en coagular con el fin de evitar la trombosis o la embolia, se corre el riesgo de que se produzcan hemorragias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los anticoagulantes orales por sí mismos no hacen sangrar, sino que tiene que existir además un factor desencadenante, por ejemplo una úlcera de estómago, una subida brusca de la tensión arterial, un esfuerzo muy importante no controlado, etc. A este respecto es muy importante el control periódico y la educación, tanto del paciente anticoagulado como de sus familiares, así como la colaboración con el médico del centro de salud. ¿Cuándo consultar al médico? Si alguna vez sangra sin motivo y le llama la atención o si le salen hematomas (moraduras o cardenales) sin sufrir golpes, si las deposiciones son negras, pastosas y malolientes debe acudir con urgencia al control. Si es un día no laborable, debe acudir a un Servicio de Urgencia. ¿Cómo se pueden evitar las hemorragias? Cumpliendo las reglas de oro del anticoagulado: El tratamiento con anticoagulantes orales debe ser controlado siempre por un médico especialista en el tema, realizando previamente un análisis de la coagulación de la sangre. El paciente nunca debe cambiar la dosis por su cuenta, a no ser que esté especialmente entrenado para ello. El paciente no debe tomar ningún medicamento nuevo sin antes consultarlo, a ser posible, con su médico, sobre todo si se duda de que pueda afectar al anticoagulante. Todos los cambios en el tratamiento habitual del paciente deben notificarse cuando se acuda al control. El fármaco anticoagulante debe tomarse siempre a la misma hora. La presión arterial diastólica, la que se conoce como mínima, no debe sobrepasar la cifra de 90 mm. Hg. Están totalmente prohibidas las inyecciones intramusculares, ya que pueden provocar un gran hematoma que no se ve al principio y causar una cojera. En caso de diarrea, debe hacer dieta y consultar al médico. En caso de dolor, no debe tomar nunca aspirinas ni antiinflamatorios sin prescripción médica. ¿Cómo sabe cada paciente la cantidad de anticoagulante que tiene que tomar? Cuando el médico especialista instaura un tratamiento con anticoagulantes orales comienza con una dosis aproximada, calculada según la constitución física y la edad del paciente. A los pocos días se efectúa un análisis de sangre para saber el tiempo que tarda en coagular y, según el resultado, se ajusta la dosis. Esta prueba debe expresarse siempre en INR. En esto, como en todo, deben seguirse siempre las instrucciones del médico: Los anticoagulantes orales deben ser administrados siempre a la misma hora, de forma que se transforme en una costumbre y sea difícil el olvido. Cuando sea necesario, partir el comprimido en porciones para tomar la cantidad indicada. Deben tirarse aquellas partes que se hayan roto mal o se hayan deshecho: los anticoagulantes orales no son medicamentos caros y es mejor tirar el trozo que se haya roto mal que no tomar la dosis prescrita. Si un día olvida tomar una dosis, no puede añadirla al día siguiente. Su dosis ha de ser ajustada individualmente tras la realización de un análisis que mide el tiempo que tarda la sangre en coagular (INR). La adecuada consideración de los factores individuales que influencian el equilibrio riesgo/beneficio de la terapia, hará que el médico optimice su indicación de tratamiento anticoagulante. De esta forma aprovechará al máximo sus beneficios y reducirá sus riesgos al mínimo tolerable. Preguntas frecuentes sobre la hipertensión arterial (HTA) ¿Para medir la presión arterial, el paciente debe guardar reposo previo? Sí, porque el reposo previo es parte de las condiciones establecidas en los protocolos internacionales, que definieron los valores normales por la American Heart Association, la British Hypertension Society y la American Society of Hypertension. ¿Todos los pacientes hipertensos deben dejar de comer sal? Sí, ya que el 50% de los pacientes responden bien a esta medida, salvo que el médico dispusiera de los medios para diagnosticar que el enfermo no es sensible a la sal. ¿El tratar la hipertensión arterial reduce realmente el riesgo de accidentes cardiovasculares (ACV)? Sí, debido a que un metaanálisis de 13 estudios observacionales demostró que la reducción de la PA en 5 a 6 mm. Hg se acompañó de una reducción en la incidencia de alrededor del 40% de estos accidentes. Sin embargo, en estos estudios no fue posible separar los accidentes vasculares encefálicos (AVE), hemorrágicos de los isquémicos. Hay estudios epidemiológicos que plantean que dicho efecto beneficioso se debió en gran medida a la disminución de los AVE hemorrágicos. Algunos pacientes catalogados como hipertensos dicen que tienen la presión arterial (PA) normal en su casa ¿Esto puede ser real? Sí, ya que la presión arterial varía unas 114.000 veces en el día y dentro de esa variabilidad está generalmente más baja cuando el paciente no se encuentra expuesto a estrés. ¿Es necesario tratar la hipertensión arterial durante toda la vida? La hipertensión arterial primaria o esencial está condicionada por alteraciones permanentes, por lo que dura toda la vida, aún con cifras de presión arterial normales. Como el tratamiento a largo plazo ha mostrado disminuir la incidencia de enfermedades cardiovasculares, es necesario tratar a los pacientes en forma permanente. ¿Se incrementa en el hipertenso el riesgo de cardiopatía isquémica? Sí, la hipertensión arterial de acuerdo al estudio Framingham, siempre es un factor de riesgo para la enfermedad coronaria. Sin embargo, no depende solamente de las cifras de la presión arterial, también de la asociación con otros factores de riesgo como obesidad, tabaquismo y alteraciones metabólicas que frecuentemente la acompañan. ¿Existe la hipertensión arterial nerviosa? No existe una hipertensión arterial exclusivamente nerviosa, pero el estrés crónico se ha sugerido como factor desencadenante. Existe un aumento de la prevalencia de hipertensión arterial en personas que están más expuestas al estrés. Los factores ambientales y el tipo de personalidad también pueden aumentar las cifras tensionales, tanto en hipertensos como en personas con presión arterial normal. ¿Es mejor tomar la presión arterial sentado o acostado? Las normas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para definir hipertensión arterial, indican que se debe tomar con el paciente sentado. La sistematización del método permite que las cifras obtenidas sean comparables con los estándares internacionales. ¿En qué brazo se debe tomar la presión arterial (PA)? En los dos. Si la presión arterial es mayor en uno de los brazos, se debe tomar en ése. ¿Qué esfigmomanómetro conviene usar? Existen varios tipos de manómetros. El de mercurio constituye "la regla de oro" para la medida de la presión arterial, todos los otros deberán ser validados comparándolos a él. ¿Deben someterse a mantenimiento los esfigmomanómetros? Sí, cada seis meses los de mercurio. ¿Un hipertenso cada cuánto debe controlarse la presión arterial? Idealmente una a dos veces por semana, con autoregistro y respetando las indicaciones entregadas. ¿Es frecuente que los pacientes no cumplan con la medicación? Los hipertensos han sido clasificados en cumplidores totales (60%), cumplidores parciales (30%) y no cumplidores (10%). Existe además el agravante de que los cumplidores totales durante el primer año abandonan la medicación al fin del mismo en un 30%. En un paciente controlado ¿Se puede suspender el tratamiento antihipertensivo? No, ya que seguramente volverá a sus cifras anteriores. Estudios han comprobado que en algunas circunstancias la suspensión de la medicación en pacientes controlados puede hacer que se mantenga con la presión arterial normal por un periodo variable de tiempo, pero posteriormente retomará sus cifras iniciales. ¿Pueden hacer ejercicios los hipertensos? De no estar contraindicados por patología asociada (enfermedad coronaria sintomática, insuficiencia cardiaca avanzada), el ejercicio isotónico (correr, nadar, gimnasia aeróbica) es beneficioso para el sistema cardiovascular y en el tratamiento de la hipertensión arterial, no solo por su efecto en reducir el peso, también porque disminuye y mejora las cifras de la presión arterial. Este efecto es favorable incluso en personas mayores. ¿Hay más mujeres hipertensas que hombres? La prevalencia de hipertensión arterial es mayor en hombres antes de los 35 años, pero a los 65 años hay un mayor número de mujeres hipertensas que hombres. ¿Cuántos hipertensos saben que los son? Aproximadamente el 50%. ¿Existe relación entre la educación, situación laboral de los pacientes y el grado de control de la presión arterial? En estudios realizados se encontró una presión sistólica más alta en hombres y mujeres por cada 10 menos de educación. El nivel de educación es uno de los marcadores del estado socio económico y está relacionado en forma inversa con la prevalencia e incidencia de HTA, sus complicaciones y evolución (Estudio Sudamericano de 10 países). ¿Qué relación existe entre obesidad e hipertensión arterial? Diversos estudios han demostrado una relación directa entre la hipertensión arterial y la obesidad viscero abdominal, diagnosticada por el índice cintura-cadera aumentado. Sin embargo, no existe correlación con la obesidad generalizada. ¿Todos los hipertensos deben ser estudiados con monitoreo ambulatorio de presión arterial? Es recomendable, pero existe una limitante de costo. ¿Habitualmente, la presión arterial baja en horas del sueño? Sí, es normal que disminuya en un porcentaje mayor o igual a un 10% durante las horas de reposo. ¿Qué efecto tiene el frío sobre la presión arterial? El frío aumenta las cifras de la presión arterial por vasoconstricción. Este fenómeno es transitorio y explica por qué la hipertensión arterial no es más frecuente en los países fríos. Por lo expuesto, se debe aconsejar que los pacientes no se expongan a temperaturas bajas. ¿Puede tomar alcohol un hipertenso? Se recomienda para las mujeres un trago y dos los hombres, mayor cantidad trae problemas. En contraste a su efecto vasodilatador inmediato, el consumo crónico, aún en pequeñas cantidades, aumenta la presión arterial. ¿Qué sucede con la presión arterial en un paciente con una fractura? Depende del tipo de fractura. El paciente puede estar desde colapsado a elevar sus cifras de presión arterial por el dolor o el estrés. ¿Qué porcentaje de hipertensos tienen la presión arterial controlada? En Chile solo entre un 8 y 30%. ¿Es normal que suba la presión arterial cuando se realiza ejercicio? Durante el ejercicio es normal y necesario que esto ocurra. El aumento desproporcionado de la presión arterial o el retardo en normalizar sus valores, constituye un factor de riesgo para eventos cardiovasculares. ¿La exposición al sol perjudica al hipertenso? No existen estudios que describan esta relación. La lógica indica que el sol fuerte puede provocar vasodilatación con hipotensión (caída de la presión arterial). Los riesgos son los mismos que para el resto de la población. ¿Los hipertensos pueden bañarse en la playa? Si el paciente tiene la presión arterial controlada y con una temperatura del agua agradable y no extrema, el baño en la playa es beneficioso por ser un ejercicio aeróbico. Cuando un paciente hipertenso refiere presión arterial domiciliaria normal ¿Se suspende el tratamiento? No, porque la suspensión del tratamiento determinará un seguro ascenso de la presión arterial. ¿Existe tendencia a la hipertensión arterial en los hijos de los hipertensos? La hipertensión arterial en el 50% de los casos tiene un componente hereditario, por lo que los hijos tienen el doble de riesgo de desarrollar el factor de riesgo. Si ambos padres son hipertensos hay un 52% de riesgo. ¿Cuál es el recurso más efectivo para tratar la hipertensión arterial? La educación del paciente para que: Cumpla con el régimen de alimentación. Tome la medicación en forma adecuada y tenga adherencia al tratamiento farmacológico. Tenga adherencia a los controles médicos. Aumente la actividad física. Tenga moderación en el consumo de bebidas alcohólicas. Desarrolle técnicas para su autocuidado. ¿Hasta qué valor se considera normal la presión arterial? Se considera una presión arterial normal hasta 120/80 mm. Hg. ¿Las personas hipertensas pueden tomar café? Deben consumirlo con moderación. Las personas que no toman café habitualmente, el tomar dos tazas aumenta la presión arterial en alrededor de 5 mm. Hg. En los bebedores habituales no se produce este ascenso por tolerancia. ¿Cuál es el costo-beneficio de tratar a una persona hipertensa? El tratamiento de la hipertensión arterial está entre las medidas mayor costo-beneficio para disminuir las complicaciones cardiovasculares, prolongar la vida y mejorar la calidad de la misma. ¿Deben tratarse todas las personas hipertensas? Sí, porque el tratamiento de la hipertensión arterial disminuye los eventos cardiovasculares. ¿La raza tiene alguna influencia en la hipertensión arterial? Los estudios epidemiológicos han mostrado una mayor prevalencia de hipertensión arterial en la raza negra, así como de la morbi-mortalidad. ¿Sirve controlarse la presión arterial en la farmacia? No, porque no sabemos si la persona que la toma tiene entrenamiento y si el manómetro está adecuadamente calibrado. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María corazon, organo, aparato, circulatorio, cavidad, toracica, bomba, sangre, cuerpo, enfermedades, cardiacas, causa, discapacidad, estrechamiento, bloqueo, arterias, coronarias, cardiopatias, obesidad, sedentarismo, tabaquismo, hereditarias,vida, sana, corazón, órgano, torácica, cardíacas, cardiopatía, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Las enfermedades cardiacas afectan a todo tipo de personas y son una causa importante de discapacidad. Infórmate sobre sus factores de riesgo.

Coronarias

Cáncer

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Cáncer Educación al paciente Explore Cáncer Centro Médico Oncológico Quimioterapia Paciente neutropénico El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas -conocidas como cancerígenas- con un crecimiento más allá de los límites normales que produce invasión del tejido circundante y a veces, metástasis. Puede afectar a personas de todas las edades, inclusive a fetos, pero el riesgo de sufrirlo se incrementa con la edad. El Centro Oncológico de Clínica Santa María, cuenta con la Unidad de Orientación al Paciente, que tiene como objetivo asesorarlo y planificar la mejor alternativa para financiar su tratamiento. A través de este informativo queremos dar a conocer diversos servicios que facilitan su estadía en Clínica Santa María. Oficina Orientación al Paciente La función principal de esta unidad es otorgar el asesoramiento necesario entre usted y su Sistema de Salud. También podrá consultar por presupuestos de los tratamientos indicados por su médico. La unidad está ubicada en el Centro Médico Oncológico y podrá contactarse con la Sra. Susana Rebolledo al teléfono 2913 3042 o al e-mail srebolledo@clinicasantamaria.cl. Admisión Antes de comenzar su tratamiento, debe hacer el trámite de ingreso en el Servicio de Admisión, ubicado en el primer piso de la torre A de Clínica Santa María. Ahí se le solicitará un documento en garantía. Si debe ingresar a la Clínica para realizarse un procedimiento en particular, como por ejemplo la instalación de catéter de reservorio, el trámite de admisión debe realizarlo directamente en el tercer piso de la torre B, en el Servicio de Hospitalización Transitoria. Central de horas Para hacer más expedita la solicitud de horas médicas existen tres vías: 1.- Llamar al 2 2913 0000, donde le atenderá una operadora. 2.- Personalmente a través de los citófonos ubicados en las salas de espera del Centro Médico Adulto. SAC (Servicio Atención al Cliente) La función de este servicio es agilizar la documentación que le solicite a su médico, entre ellos licencias, recetas, formularios de seguros, certificados, etc. Para acceder a ello debe llamar al teléfono 2 2913 0000 y marcar el 0 (cero) o acudir al segundo piso en el tercer pasillo del Centro Médico Adulto, módulo 11. Pase de estacionamiento Cada vez que asista a su tratamiento en el Centro Médico Oncológico, se le entregará un ticket de estacionamiento liberado de costo por seis horas. Se entrega un solo ticket por paciente y lo debe solicitar en recepción del Centro Médico Oncológico. Durante el periodo en que se encuentre en tratamiento con quimioterapia, los controles médicos no tendrán costo. Se le entregará un carnet que debe presentar el día que asista a consulta, el cual durará hasta el término de su quimioterapia -deberá entregarlo en secretaria una vez finalizada. Ante cualquier consulta, no dude en contactarnos al: Teléfono: 2 2913 0407 / 2 2913 0408 E-mail: oncologia@clinicasantamaria.cl La quimioterapia es un proceso nuevo para ti y tu familia, lo que genera dudas y preocupaciones. Para ayudarte a resolver inquietudes y promover tu autocuidado, hemos diseñado como equipo médico y de enfermería este material informativo, que explica con claridad tu tratamiento y sus efectos. También es considerado un instrumento de consulta ante cualquier duda, sin olvidar que nosotros, como Equipo de Oncología de Clínica Santa María, estamos trabajando en forma continua para entregarte a ti y a tus seres queridos nuestro apoyo, cariño y profesionalismo durante y después de tu tratamiento. La quimioterapia Seguramente has escuchado una serie de mitos y creencias relacionadas con el tratamiento de quimioterapia. Algunas personas solo mencionan la parte negativa y poco se refieren al hecho de que gracias a este tratamiento se ha logrado combatir la enfermedad. Te recomendamos escuchar solo a tu médico y enfermera, y canalizar tus dudas e inquietudes con ellos. ¿Qué es el cáncer? El cáncer no es una sola enfermedad, sino un grupo de más de 200 enfermedades distintas, en las que se produce un crecimiento anormal de las células hasta convertirse en masas llamadas tumores, que si no se detectan y tratan a tiempo pueden extenderse a otros órganos o tejidos del cuerpo. ¿Qué es la quimioterapia? Tu médico, después de diagnosticar tu enfermedad, te ha indicado un tratamiento llamado quimioterapia, el cual consiste en la administración de medicamentos cuya finalidad es atacar las células malignas, eliminando su crecimiento, multiplicación y diseminación. No se utilizan los mismos medicamentos en todas las personas, ya que son específicos para cada tipo de cáncer y etapa en que éste esté. Tu médico te explicará el objetivo de tu tratamiento. La quimioterapia puede utilizarse sola o asociada a cirugía, radioterapia, terapias biológicas, etc. ¿De qué depende el tipo de medicamento que se usará en tu tratamiento? Del tipo de cáncer que se te ha diagnosticado. Ubicación y tamaño del tumor. Estado de avance de la enfermedad. Tu estado de salud al inicio del tratamiento. Del subtipo de cáncer. ¿Cómo se administra la quimioterapia? La quimioterapia puede ser administrada de las siguientes formas: Vía oral: Comprimidos, cápsulas. Vía endovenosa: Se inyecta a través de una vena. El medicamento de quimioterapia se encuentra diluido en suero. Vía intramuscular. Vía subcutánea. Vía intratecal (líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro). ¿Quién te administrará el tratamiento? Si tu tratamiento es endovenoso, intramuscular o subcutáneo, será administrado por la enfermera de Oncología quien contará con la indicación de tu médico para realizar el tratamiento. Si es oral, eres tú quién deberá administrarse el tratamiento siguiendo las indicaciones y recomendaciones médicas. ¿Con qué frecuencia? Los medicamentos se administran con diferente frecuencia dependiendo del protocolo o esquema que su médico le indique. ¿Dónde? Dependiendo del tratamiento elegido por su médico, éste se realizará: De manera ambulatoria: En el Centro Médico Oncológico, ubicado en el cuarto piso del nuevo edificio de Clínica Santa María, ubicado en Bellavista 0415, Providencia. De manera hospitalizada: En el Servicio de Oncología, ubicado en el tercer piso de Clínica Santa María. En tu domicilio a través de una bomba de infusión continua portátil o medicamentos orales. Efectos secundarios más comunes Es probable que al leer este folleto te sientas asustado y angustiado respecto al tratamiento, es por esto que queremos dejar claro que cada persona es diferente y única, por lo tanto, las reacciones posteriores en cada caso son individuales. Los medicamentos que se usan para combatir el cáncer no solo afectan a las células cancerosas, también pueden afectar a las normales y, en ocasiones, causan efectos secundarios no deseados. La mayoría de estos efectos secundarios son transitorios, es decir, desaparecen cuando termina el tratamiento. Piel y uñas Cuando recibe quimioterapia la piel se vuelve más sensible. En algunos casos puede existir oscurecimiento en algunas zonas del cuerpo, se puede resecar y producir algunas erosiones, por ejemplo en la piel que rodea las uñas. Éstas también pueden oscurecerse y debilitarse, lo que es transitorio. Recomendaciones: Evita estar bajo el sol directamente por periodos prolongados. Utiliza en forma permanente protector solar de factor 30 o más. Aplica crema humectante diariamente. Ingiere líquidos para mantener la piel hidratada, es recomendable como mínimo dos litros diarios. Si llegases a presentar lesiones en piel y uñas, no te automediques y consulta a tu médico. Evita lociones/colonias que puedan ser irritantes para tu piel. Protege tus uñas utilizando productos destinados para esto. Si vas a lavar ropa o loza, se recomienda el uso de guantes. Mucositis Es importante un cuidado bucal, ya que con la quimioterapia puede haber inflamación, irritación, heridas y dolor en la mucosa de esta zona lo que se denomina mucositis. Además, existen gérmenes habituales de nuestro organismo que pueden aprovechar esta instancia para causar una infección. Recomendaciones: Si es posible, visita a tu dentista antes de iniciar la quimioterapia para tratar cualquier problema. Mantén tu boca aseada en forma estricta, sobre todo después de las comidas. Utiliza cepillo de dientes blandos. Realiza un lavado de dientes y encías suavemente para no romper la mucosa de la boca. No es recomendable el uso habitual de seda dental durante el tratamiento. Utiliza el enjuague bucal que te indiquemos posterior al lavado de dientes al menos cuatro veces al día. Utiliza algún humectante labial, tu médico o enfermera te pueden recomendar alguno. Si presentas alguna lesión bucal, comunícate con tu médico o enfermera. Preferir comidas suaves o blandas, como helados, papillas, flanes, gelatinas. Evita alimentos ácidos o irritantes. Consume alimentos fríos o a temperatura ambiente. Caída del cabello (alopecia) Este es uno de los efectos secundarios más comunes. Cabe mencionar que existen diferentes drogas para tratar el cáncer y NO todas producen caída del cabello. Si esto se llega a producir es aproximadamente entre la tercera y cuarta semana después de recibir la primera aplicación de quimioterapia y es un proceso gradual. También puede haber caída de las pestañas (poco frecuente), cejas y vellos del resto del cuerpo, pero este proceso es más lento. Recuerda que este efecto es TRANSITORIO y el pelo vuelve a crecer una vez finalizada la quimioterapia, desde la sexta semana aproximadamente. Recomendaciones: Si lo deseas, puedes cortar gradualmente tu cabello. Utiliza un shampoo suave. Evita teñir el cabello y/o aplicar otros productos químicos. En periodos de invierno cubre la cabeza, existen variados tipos de pelucas, pañuelos y turbantes. Protégete del sol aplicando protector solar en todo el cuero cabelludo y, si puedes, evita la exposición a éste. Efectos sobre la médula ósea La medula ósea es el lugar donde se fabrica la sangre. Ésta está formada por tres elementos: Glóbulos rojos: Encargados de transportar el oxígeno que respiramos a todos los tejidos de nuestro organismo. Glóbulos blancos: Encargados de defender nuestro cuerpo de infecciones. Plaquetas: Participan en la coagulación de la sangre y de esta forma evitan sangramientos. Estos elementos de la sangre tienen un crecimiento rápido, por lo que son especialmente sensibles a la quimioterapia, pudiendo reducir su número, generalmente, entre los días siete y 15 después de recibir el tratamiento. Por lo tanto, a) Al disminuir los glóbulos rojos, los tejidos de nuestro cuerpo reciben menos oxígeno para hacer su trabajo, lo que se denomina anemia. Esto hace sentirse más cansado y con mareos. Recomendaciones: Darse el tiempo para descansar, dormir más en la noche y tomar siestas durante el día. No duermas siestas de más de 30 minutos. Cuando estés sentado o acostado levántate despacio, esto te ayudará a evitar mareos. Durante este periodo debes mantener un nivel básico de actividad, la inactividad termina produciendo mayor cansancio. b) Al disminuir los glóbulos blancos (también llamado neutropenia), el cuerpo tiene menos armas para defenderse, por lo que se está más susceptible a las infecciones. Recomendaciones: Evita concurrir a lugares de gran afluencia de público como supermercados, mall, cine, etc. Controla tu temperatura una vez al día. No te automediques, tu médico debe estar al tanto de todos los remedios que está recibiendo. No estés en contacto con personas que estén cursando alguna enfermedad contagiosa como resfríos, varicela, sarampión o niños recién vacunados. Evita cambios bruscos de temperatura. Durante el día lava tus manos a menudo, especialmente antes de comer o después de ir al baño. Lava cuidadosamente la zona perineal cada vez que defeques, da aviso si presentas hemorroides o irritación de la zona. No aprietes espinillas o similares en la piel No recibas ninguna vacuna sin antes consultar a tu médico. c) Al disminuir las plaquetas hay mayor riesgo de sangramientos. Recomendaciones: Estate atento si aparecen moretones en la piel, sangramiento de nariz y encías. Usa un cepillo de dientes suave. Limpia tu nariz sonándote suavemente. Evita actividades rudas. No tomes aspirina. Prefiere máquina eléctrica para afeitarte. Usa guantes de protección cuando trabajes en el jardín. Si te extraen sangre se debe hacer presión en el sitio de punción por más de cinco minutos. Periodo de disminución de los elementos de la sangre Efectos sobre el aparato digestivo Son efectos secundarios comunes de la quimioterapia. Se puede manifestar uno de estos síntomas o ambos, y su presencia depende del tipo de medicamento de quimioterapia que se haya indicado, ya que algunos producen mayor cantidad de náuseas y/o vómitos y otros prácticamente no los causan. Con los grandes avances en la medicina, la mayoría de las náuseas y/o vómitos pueden ser controlados o al menos disminuidos. Recomendaciones: No olvides tomar los medicamentos indicados por tu médico para prevenir y/o controlar las náuseas denominados “antieméticos”. Si tienes náuseas, no comas de manera obligada. Ingiera alimentos livianos, sin condimentos y bajos en grasas. Consume alimentos a temperatura ambiente. Come y bebe lenta y fraccionadamente. En algunos casos, el tener hielo en la boca y consumir líquidos fríos ayudan a disminuir las náuseas. Trata de evitar olores que te incomoden (perfumes, cigarrillo, etc.). Toma líquido con bombilla. Prefiere ropa suelta y cómoda. ¿Cuándo consultar a tu médico o enfermera? En caso de presentar vómitos por más de 24 horas. Si la sensación nauseosa es muy intensa y no te permite ingerir líquido. b) Deposiciones blandas La quimioterapia puede afectar las células que recubren el intestino, por lo que se produce diarrea que son deposiciones líquidas y frecuentes. Si presentas cuatro episodios de este tipo durante el día, debes consultar. Recomendaciones: Ingiere líquidos (jaleas, sopas, agua, té). Evita alimentos ricos en fibra, tales como frutas y verduras crudas, cereales, pan integral. Ingiere alimentos con bajo contenido en fibra como pan blanco, arroz blanco, fideos, frutas cocidas sin cáscara, pollo o pavo sin piel. Evita el café, alcohol, frituras, grasas y comidas muy condimentadas. No te automediques. c) Estitiquez Algunas personas por efectos de las drogas se vuelven estíticas. Si no defecas por más de dos días consulte a tu médico. Recomendaciones: Ingiere abundante líquido (dos a tres litros en el día). Ingiere alimentos ricos en fibra como verduras, frutas cereales, jugo de ciruela. Mantente activo, realiza actividad física dentro de tus posibilidades, por ejemplo, caminar. Efecto sobre los músculos y nervios Por efecto de las drogas, puede producirse disminución de la fuerza de sus músculos durante su tratamiento. La quimioterapia puede afectar órganos del sistema nervioso, lo que se denomina neuropatía periférica y se manifiesta por sensación de hormigueo y adormecimiento de los dedos de manos y/o pies. Efectos sobre la sexualidad Los sentimientos y manifestaciones sexuales varían entre las personas durante la quimioterapia. El tratamiento puede provocar cambios físicos y, por ende, cambios en la vida sexual de la pareja. Muchos encuentran que necesitan estar más cerca que nunca de su pareja y tienen un incremento de deseos por la actividad sexual. Otros experimentan disminución en su interés, ya sea por alteraciones en su imagen corporal, por disminución del nivel de energía o por causa del estrés físico y emocional que produce el tener cáncer. La mujer puede presentar periodos menstruales irregulares o interrupciones de él, pudiendo sentir bochornos u otros síntomas de la menopausia. Es imprescindible que en la edad fértil usen algún método anticonceptivo durante el tratamiento (no hormonal), ya que en caso de embarazo las drogas son dañinas para el feto. Si tienes dudas acerca de un estado de gravidez comunícate con tu médico o enfermera antes de empezar la quimioterapia. En el hombre, comúnmente se produce una disminución de espermios. Es posible que en algunos casos la fertilidad se vea afectada, por eso es importante que esta situación la converse con su médico. Cabe destacar que si bien existe riesgo de esterilidad masculina, ésta no tiene relación con su potencia sexual. Efectos de la quimioterapia sobre la emociones Tener cáncer y recibir quimioterapia puede producir estrés. Es importante que tú, tu familia y amigos sepan que es posible que se produzcan cambios emocionales durante el tratamiento que pueden ser atribuibles a las drogas que reciba. La depresión, temor, angustia no son inusuales en esta etapa, sin embargo, si se hacen persistentes debes comunicarlo, ya que puede estar iniciando un cuadro de depresión. ¿Cómo conseguir la ayuda que necesito? Todos necesitamos ayuda en periodos difíciles y no debes dudar en pedirla en quien desees y confíes. Lo más importante es que no estás solo, tu médico y el equipo de enfermería desean y pueden ayudarte en estos momentos. En nuestro equipo contamos con psiquiatras, psicólogos y grupos de apoyo que pueden ayudarte en caso de requerirlo. Alimentándose durante la quimioterapia Una dieta saludable y una adecuada nutrición son importantes para la salud de todos, pero después de un diagnóstico de cáncer, la dieta y la nutrición cobran real importancia. El consumir una adecuada selección de alimentos antes, durante y después del tratamiento puede ayudarlo a sentirse mejor y conservar su fortaleza. Para ello debes comer y beber suficientes alimentos que contengan nutrientes fundamentales (vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas y agua). Es importante recordar que comer mejor no significa comer más, por lo que es fundamental recibir la asesoría de una nutricionista para aprender a tomar decisiones en cuanto a la selección de las comidas. Durante la quimioterapia se deben tomar ciertas precauciones en la selección de alimentos para prevenir complicaciones de tipo infecciosas. Entonces ¿Qué comer? Te recomendamos evitar ciertos alimentos que podrían estar más expuestos a contaminación permitiéndote la máxima posibilidad de elección. Consume frutas y verduras lavadas bajo el chorro de agua corriente fría antes de consumirlas. Utiliza escobilla para remover el exceso de tierra de alimentos con cáscara gruesa: papas, melón. Lava todas las frutas y verduras antes de pelarlas. Las ensaladas envasadas o preelaboradas deben ser lavadas nuevamente. Si las defensas están bajas, todo lo que crece a ras de suelo como repollo, repollitos de bruselas debe ser consumido cocido. No utilices sistemas de remojo o cloro, el alimento podría absorber este producto. Evita frutas secas (ciruelas, higos, huesillos) y nueces crudas. Puede consumirlas incorporadas en productos horneados. Con respecto a las carnes sugerimos: Evitar CRUDOS: carnes, pescados, aves y huevos. Descongelar alimentos en el refrigerador o en el microondas, NUNCA A TEMPERATURA AMBIENTE. Cocinar alimentos inmediatamente después de ser descongelados. Durante la preparación, NUNCA pruebes la comida con el mismo utensilio. Con respecto al almacenamiento de los alimentos ten siempre presente: Refrigerar aquellos alimentos preparados antes de que transcurran dos horas de su cocción. Dividir grandes cantidades de alimentos preparados en porciones más pequeñas y refrigera sólo por un máximo de tres días (congele el resto). Rotula los envases de almacenamiento y registra la fecha de elaboración. Los productos lácteos se deben consumir pasteurizados. Consume quesos envasados preparados con leche pasteurizada como: Gouda, mozzarella, parmesano, suizo, cheddar. Evita los con hongos como roquefort, camembert o queso de campo. Es muy importante que como norma general: Controles las fechas de vencimiento de los alimentos y no compres o uses alimentos fuera de fecha. No compres o utilices alimentos en latas que están hinchadas, abolladas o dañadas. Laves las tapas de las conservas antes de abrirlas. Utiliza abrelatas de acero inoxidable. Laves tus manos antes de preparar o ingerir alimentos y después de utilizar el baño. Laves bien tablas de picar, cuchillos y utensilios de cocina antes de usar. ¿Cuánto líquido debes consumir? Beber de ocho a 12 tazas de líquido por día: agua, jugo, leche, budines, helado. Lleva una botella de agua contigo cada vez que salgas de tu casa. Es importante beber incluso si no tienes sed, dado que ésta no es un buen indicador de la necesidad de líquidos. Limita el consumo de bebidas que contienen cafeína como refrescos, café y té (tanto caliente como frío). Bebe la mayoría de los líquidos después de las comidas o entre ellas. ¿Por cuánto tiempo debes continuar con esta dieta? Tu médico te indicará por cuánto tiempo deberás seguir este régimen de alimentación. Se recomienda que se mantenga por lo menos por un mes después de haber terminado el tratamiento. Da aviso inmediatamente a tu médico o enfermera si presentas alguno de los siguientes síntomas: Fiebre mayor o igual a 37,8° C. Tos frecuente o dolor de garganta. Dolor abdominal asociado a diarrea. Sensación de ardor al orinar. Presencia de secreción vaginal. Sangramiento. Mi esquema de tratamiento Nombre del esquema de quimioterapia: Mi tratamiento es cada ______ días. Contáctenos a los teléfonos: Oncología Hospitalizado 2 2913 0350 (3er piso) 2 2913 0503 (5to piso) Oncología Ambulatorio 2 2913 0401 2 2913 0402 Recuerda “No dudes en llamarnos. Estamos las 24 horas del día trabajando por tu bienestar”. Elaborado por: E.U Tamara Carrasco N. Con la colaboración de: Dr. Cristián Carvallo H. E.U Paulina Sánchez R. E.U Francisca Negrete R. Nutricionista Paula Huanca A. Esta información te será de utilidad a ti, tu familia y amigos. Los efectos más comunes del cáncer y su tratamiento sobre las defensas son el debilitamiento del sistema inmunológico y una disminución en la producción de las células sanguíneas de la médula ósea. Ésta es el órgano principal para la producción de células de la sangre, en la que se forman tres tipos: Los glóbulos rojos o eritrocitos. Los glóbulos blancos o leucocitos. Las plaquetas. La función principal de los glóbulos blancos es defender a nuestro organismo de las infecciones. Existen diferentes tipos y cada uno cumple un papel importante en el sistema defensivo del cuerpo. El neutrófilo, o segmentado, es uno de ellos y es el que predomina en la sangre. Cuando su cantidad baja, el cuerpo no puede protegerse contra los gérmenes dañinos y puede contraer una infección. Esto se denomina neutropenia o Inmunosupresión. Los gérmenes que producen las infecciones en los pacientes neutropénicos son los que habitualmente están en nuestro cuerpo (piel, boca, zona anal y genital), en el ambiente, en las comidas y que al bajar nuestras defensas se hacen agresivos. Esta situación es generalmente transitoria, pero puede ser muy grave si no se toman las precauciones necesarias. Por este motivo, cuando se diagnostica esta condición se recomiendan las siguientes medidas de protección: El paciente debe ingresar a una habitación individual de aislamiento, la cual está provista de doble puerta y de filtro HEPA que tiene por finalidad purificar el aire que ingresa (dejarlo libre de microorganismos). Se procura mantener siempre ambas puertas cerradas. El paciente es monitorizado por una cámara de vigilancia continua durante las 24 horas del día. Nuestro personal que se encuentra a cargo del cuidado del paciente, por lo que toma una serie de medidas para contribuir a su recuperación. Medidas del personal El personal que se encuentra a cargo de su cuidado tomará una serie de medidas para contribuir a su recuperación: Cada vez que ingrese una persona a atender al paciente, debe lavarse las manos. La alimentación es restringida. Al paciente solo se le dan alimentos cocidos y sellados. El personal de aseo siempre comienza la limpieza de las habitaciones por esta unidad. Si el paciente debe salir de su habitación por algún motivo, tendrá que utilizar mascarilla desechable. Periódicamente las enfermeras le toman exámenes de sangre (hemograma) al paciente para ir evaluando su condición. El médico le indica al paciente un determinado medicamento para estimular su médula y así fabricar defensas. El médico y enfermera diariamente realizan un examen físico minucioso en busca de focos posibles de infección. El personal que se encuentra con algún foco infeccioso como resfrío, NO puede ingresar a la habitación. El personal trata de ingresar a la habitación lo justo y necesario, sin prejuicio de la calidad de atención de enfermería, para no molestar al paciente. Medidas de las visitas Deben ingresar lo menos posible. El paciente cuenta con teléfono para estar en contacto con sus seres queridos. Pueden verlo a través del ventanal de la antesala y conversar con el paciente por medio de un citófono. Si la visita desea ingresar, debe contactarse con la enfermera de turno quien le indicará las medidas necesarias para entrar en la habitación. La visita debe ser por un periodo corto de tiempo. No pueden asistir niños, debido a que pueden cursar infecciones sin tener síntomas. Las personas resfriadas o con algún foco infeccioso no pueden ingresar. Alimentos externos no están permitidos. Mientras menos artículos ingresen a la habitación, mejor. No traer muñecos de peluches. No es conveniente traer periódicos; sí puede traer libros o revistas que deben ser nuevas y venir selladas. No están permitidas las flores, plantas ni mascotas. La ropa que ingrese debe ser la mínima. Ésta debe ser lavada, planchada rigurosamente y ser transportada en bolsas plásticas limpias. No debes olvidar que: “Estas restricciones van en beneficio del paciente y la mejor forma de demostrarle su cariño y preocupación, es cumpliendo con ellas". Servicio de Oncología, sección ambulatorio, teléfono: 2 2461 2868. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María cancer, enfermedades, organismo, exceso, celulas, malignas, cancerigenas, unidad, orientacion, paciente, asesorar, financiamiento, financiar, cáncer, células, cancerígenas, orientación, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, paciente, educacion El cáncer puede afectar a personas de todas las edades, incluso a fetos, pero el riesgo de sufrirlo se incrementa con la edad. Infórmate aquí.

Cáncer

Psicológicas / Psiquiátricas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Psicológicas / Psiquiátricas Educación al paciente Explore Enfermedades psicológicas y psiquiátricas Adicción a las sustancias Agresividad infantil Anorexia Autismo y síndrome de Asperger Depresión infantil Disciplina Enfrentando la PSU Familia simultánea Llegada del hermano Relaciones sexuales en adolescentes Suicidios en primavera El sistema nervioso es uno de los más susceptibles a las enfermedades, ya que controla todos los procesos que ocurren en nuestro organismo. Por ello, no solo lo afectan males de tipo orgánico, sino también dolencias de tipo psíquico que afectan la conducta y el estado de ánimo del afectado. Este es el caso de padecimientos que son respuesta a problemas producto de la relación con otros o con el medio en general, como las ansiedades, el estrés, la depresión, las fobias o el pánico. A continuación se exponen conceptos de interés sobre éstas y otras enfermedades que afectan a la salud mental de las personas. Durante toda su existencia el ser humano ha estado en búsqueda de la tranquilidad y la felicidad a través del uso de sustancias que estimulen o relajen el organismo. Uno de los ejemplos más claros es el uso y abuso del alcohol y el cigarrillo a lo largo de nuestra historia. Sin embargo, el mundo de hoy ya no solo incita al consumo de estas sustancias, sino que cada vez va sumando más pastillas que permitan a las personas tener ánimo para enfrentar la vida cotidiana. Esto ha producido un gran aumento en el consumo de hipnóticos, antidepresivos, relajantes musculares, pastillas para adelgazar o cualquier sustancia que mejore el ánimo y genere seguridad, cuyo consumo persistente o automedicado es tan serio como el de cualquier droga. El peligro de la dependencia Cada medicamento tiene un mecanismo de acción en el sistema nervioso central del hombre y por lo tanto, su uso dependerá del efecto o fin que se pretende alcanzar. Es decir, si se busca poder dormir, lo indicado es ingerir algún tranquilizante, o si en la persona existe algún componente depresivo, un estimulante será bueno para subir el ánimo. El problema radica en determinar cuándo es adecuado el uso de estas pastillas para no consumirlas sin límites con tal de sentirse a gusto. La ingesta desenfrenada de fármacos hace que la persona vaya necesitando una dosis mayor a la anterior, porque ya no sienten las sensaciones que tenían en un principio. Esto pasa con cualquier droga y encierra el peligro de llegar a consumir sustancias cada vez más fuertes y en mayores cantidades. ¿Cómo usar estos medicamentos? La búsqueda de la pastilla de la felicidad muchas veces es recomendada por los amigos y la publicidad, haciendo alusión a lo exitosa que ha sido su propia experiencia. Sin embargo, el uso correcto de un medicamento se logra a través de una visita a un especialista y una receta médica. Sólo así podrá estar seguro que su efecto y el tiempo de consumo será el adecuado. Existen, además, formas de evitar y suplantar el uso de pastillas, como hacer deporte o practicar un hobbie que nos entretenga. Cuando se realiza una actividad como trotar, escribir o pintar, el cuerpo comienza a generar unas hormonas llamadas endorfinas que producen una sensación de placer y tranquilidad, sin necesidad de ninguna pastilla. Por esto es importante darse espacios dentro de la rutina laboral del día para hacer cosas gratas y placenteras, que permitan al cuerpo relajarse y evitar las sustancias que pueden conducir a la dependencia y drogadicción. Existen varias razones por las cuales los niños pueden presentar conductas violentas; entre ellas destaca la imitación de los modelos que giran a su alrededor. Por esto, evitar el contacto con juegos y programas agresivos resulta de vital importancia para prevenir este tipo de comportamientos. ¿Su hijo ha mordido alguna vez a un compañero o ha tirado sus juguetes por el aire durante una pataleta? Aunque estas actitudes parecen agresivas, son bastante comunes y no significan que el pequeño es un niño violento. En primer lugar, es importante hacer una distinción entre impulsividad, rabia y agresividad o violencia. Muchas veces los menores reaccionan impulsivamente frente a situaciones que le producen nervio, sin tener ningún filtro ni anticipar las consecuencias de sus actos. Un ejemplo concreto y frecuente es el caso de maltrato a ciertas mascotas como pollos, gatitos pequeños, etc. La rabia, es algo natural y propia de la etapa preescolar para demostrar algún descontento. Comúnmente se manifiesta con pataletas o conductas agresivas, las cuales aumentan o disminuyen según el grado de ganancia que obtengan. La diferencia radica en que las conductas guiadas por el arrebato producen arrepentimiento y culpa. No así la violencia, que se caracteriza por no producir ningún tipo de remordimiento en el individuo, siendo una especie de mandato interno al que hay que obedecer. Existen dos pilares básicos que se deben evaluar para poder explicar un comportamiento violento: Su biología: Tiene relación con su historia médica, si ha estado sometido a procedimientos agresivos, si padece enfermedades importantes, si ha estado privado o invadido en su ambiente natural. Su biografía: Se refiere al tipo de vida que ha llevado el niño, el tipo de estímulos que ha recibido, los problemas que ha enfrentado, como cambiarse constantemente de casa o vivir en un lugar ruidoso. Sin embargo, la mayoría de los casos de violencia infantil responden a la imitación de modelos, ya que la agresividad es, ante todo, una conducta aprendida. Los juegos de computador y los programas de televisión impactan fuertemente en ellos determinando un ejemplo a seguir. Oposicionismo desafiante Durante los dos a cinco años de edad, los niños pasan por una etapa denominada “oposicionismo desafiante”, donde enfrentan y se oponen a la autoridad. Es entonces cuando hay que ponerles más atención, ya que es cuando les resulta más fácil adquirir conductas agresivas y hacerlas propias. Por esto, el trato que se les da en el hogar y el rol que juegan los padres como modelos y educadores de autocontrol, respeto por el otro y ejemplo de buenas relaciones interpersonales en la familia, es fundamental. ¿Cómo se trata a estos niños? Existen distintos tipos de abordaje, pero la clave está en tratarlos a través de los adultos que funcionan con ellos; sus padres, las nanas, los profesores, etc. Se debe realizar un trabajo interdisciplinario, el cual incluye a Psiquiatras, Psicólogos, Neurólogos, entre otros especialistas. Esto, porque cada uno tiene distintos roles y les tocará intervenir en diferentes momentos del tratamiento, dependiendo de cuál sea la causa principal que gatilla dicha actitud. A veces se requiere la utilización de medicamentos, pero estos no sirven para tratar la enfermedad si no sus síntomas, tales como la ansiedad o el descontrol. El niño que necesita medicamentos es el que no se sabe controlar, aquel que su grado de ansiedad no le permite dormir o le genera trastornos de alimentación. No obstante, no se puede basar el tratamiento en eso. Se debe cambiar la razón principal que conduce al menor a actuar violentamente, de lo contrario es imposible obtener un cambio real. Preguntas frecuentes sobre la anorexia ¿Cómo se puede definir la anorexia y cuáles son las edades en que se manifiesta? La anorexia se define como un síndrome que afecta generalmente a las mujeres adolescentes, pero también a adultas y, en menor medida, a hombres. Es una enfermedad grave, tanto psiquiátrica como médica, con frecuentes recaídas, alta tendencia a la cronicidad y elevada mortalidad. Se caracteriza principalmente por la auto- inanición (autonegarse a las comidas) y la pérdida excesiva de peso. Algunos de los criterios diagnósticos que se le adscriben a esta patología son: Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal, considerando edad y talla. Miedo intenso a subir de peso o convertirse en obeso, incluso estando bajo el peso normal. Alteración de la percepción del peso o de la silueta, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro del bajo peso corporal. En mujeres, presencia de amenorrea, ausencia de al menos tres ciclos consecutivos. ¿Cuántos tipos de anorexia existen? Se puede hablar de dos subgrupos: Anorexia restrictiva: Se da en aquellas pacientes que logran su descenso de peso limitando su ingesta. Anorexias bulímicas (purgativas): Las pacientes logran su objetivo provocándose el vómito o recurriendo al uso de laxantes o diuréticos. ¿Cómo debe ser el tratamiento de la anorexia? El tratamiento debe ser personalizado, prolongado, proactivo e interdisciplinario. ¿Cuáles son los objetivos del tratamiento? Va a depender de las condiciones de cómo llegue la persona. Pero pensando en un paciente más grave: evitar la muerte, reducir complicaciones agudas, evitar complicaciones crónicas, tratar la comorbilidad médica y psiquiátrica y tratar los problemas psicológicos relacionales asociados. El tratamiento puede ser ambulatorio, de hospitalización diurna o internación completa. ¿Cuáles son las complicaciones médicas de la anorexia? Desnutrición, compromiso del SNC (sistema nervioso central) como desconcentración, irritabilidad, depresión, alteraciones cognitivas. A nivel cardiovascular se pueden producir arritmias -especialmente bradicardia- y pulso débil. También, existe un compromiso óseo, disminución de la densidad ósea, fracturas patológicas. A nivel hormonal hay disminución de los estrógenos, pérdida de la libido, disminución de la temperatura corporal. ¿Es bueno readecuar rápidamente el plan alimentario en las pacientes anoréxicas? No. Recordemos que estas pacientes están viviendo lo que se denomina el síndrome de inanición (efectos del hambre). Dentro de los objetivos, desde el punto de vista nutricional, se le indica la realimentación paulatina con una dieta adecuada para cada paciente, con quien se realiza las transacciones necesarias para que tenga confianza en lo indicado y pueda cumplirlo con tranquilidad. Es importante tener claro que recuperación no implica obesidad, debe plantearse la comida como medicación necesaria para tratar esta enfermedad. ¿Cuáles son los factores psicológicos de la anorexia? Existen factores que predisponen entre ellos, el procesamiento de la información que atribuye un significado distorsionado a su figura corporal externa y su peso, como consecuencia hábitos de comer ideosincráticos y patológicos. Además, la identidad y autopercepción se someten a razonamientos que comprenden errores lógicos y persistentes. En general, se describe a las personas que sufren este tipo de patologías con rasgos bastantes perfeccionistas, a veces obsesivas, con introversión y retraimiento social, se presentan altos niveles de ansiedad, hiper responsabilidad con sus obligaciones, necesitan permanentemente responder a las expectativas que demanda los demás dado a la gran necesidad de aprobación de los otros, sobrevaloración de la forma física y el peso, dificultad en la regulación emocional, mostrando estar siempre sobre adaptadas a toda situación. ¿Existen cambios psicológicos y de personalidad como efecto de lo que se denomina síndrome de inanición? Sí, los efectos psicofisiológicos del hambre (síndrome de inanición) son: irritabilidad, ansiedad, dificultad en la concentración, retraimiento social, depresión, labilidad en el humor, pensamiento obsesivo y conductas compulsivas, perturbaciones en el sueño y pérdida en el interés sexual. ¿Cuándo se debe hospitalizar? Cuando existe un IMC menor a 14, riesgo suicida, luego de un mes de tratamiento ambulatorio en que no se ha logrado un aumento ponderal deseado. ¿Cuánto debe durar el tratamiento? Por lo general, los tratamientos son largos. Tanto la psicoterapia como el tratamiento psiquiátrico con antidepresivo debiera ser mínimo de un año. Recordemos que en esta enfermedad existe un fuerte abandono de los tratamientos, las pacientes suelen tener escasa conciencia de la enfermedad y no es raro encontrar a personas que han realizado más de un tratamiento con diversos equipos multidisciplinarios. A nivel psiquiátrico, es ideal tener un control con la paciente por lo menos por cinco años con el fin de prevenir recaídas, y con un médico internista por un año. ¿Es bueno trabajar con las familias de las pacientes que padecen esta enfermedad? Sí. Es indispensable el trabajo con las familias, sobre todo en las fases iniciales, ya que las pacientes por lo general niegan estar enfermas. Por esta razón, es necesario establecer un vínculo terapéutico con sus familias de origen para establecer gatillantes de la enfermedad. Una de las mayores satisfacciones de ser padre es poder ver y disfrutar del desarrollo y crecimiento de los hijos. Apreciar cómo ellos se desenvuelven en el medio que los rodea, cómo van interactuando con las cosas, asimilándolas y aprendiendo de sus experiencias. Sin embargo, hay veces en que este aprendizaje y desarrollo sufre alteraciones y no se produce de manera normal, como es el caso de niños con autismo y síndrome de asperger. En ellos, la información que reciben del exterior es procesada de una manera diferente a la habitual y la capacidad de vincularse y contactarse con los demás es una tarea difícil. Autismo Autismo quiere decir encerrarse en sí mismo. Por lo tanto, un niño con esta enfermedad es una personita especial cuya capacidad de relacionarse con los otros es muy limitada. En general no miran a los ojos y el uso de lenguaje, si es que existe, es escaso y además particular, ya que suelen hablar todo en tercera persona. La gran mayoría presenta un retraso intelectual asociado y sus conductas son más bien ritualistas. Esto explica en alguna medida el que tengan intereses tan acotados y temas reiterativos. Sin embargo, estos niños también poseen grandes habilidades especiales. Están dotados de una memoria visual y musical importante, lo que les permite recordar muchísimas cosas. Por eso a muchos padres les cuesta asumir la enfermedad de un pequeño que puede resultar tan sobresaliente en ciertas áreas o tener capacidades que escapan de lo común, como por ejemplo aprender a leer a edades muy tempranas. Síndrome de Asperger El síndrome de Asperger, por su parte, es un cuadro del desarrollo con mayor presencia de lenguaje y una menor evidencia de la discapacidad, ya que estos niños no presentan un retraso mental asociado. Son pequeños que tienen un mejor comportamiento pero que al igual que los autistas, aunque en forma menor, tienen problemas para relacionarse y sus conductas e intereses son restringidos y estereotipados. Al no tener retardos cognitivos son personas que, con esfuerzo y ayuda, pueden estudiar, terminar la enseñanza media y obtener un título profesional. Los niños que padecen esta enfermedad se descubren más tardíamente, generalmente en la etapa escolar. Presentan dificultades de aprendizaje que hacen que a menudo los padres se conviertan en los segundos maestros. Esto produce que el pequeño esté constantemente cargado de estrés y con muchas tareas pendientes. La competitividad y las exigencias del mundo actual están afectando incluso a los más pequeñitos, causando depresión. Poder evitarla depende, en gran medida, de la relación que los niños tienen con sus padres. Todos los niños lloran, a veces desobedecen, se enojan o tienen problemas conductuales menores. Pero cuando algunos de estos aspectos son prolongados en el tiempo y hay cambios significativos en el comportamiento habitual, no hay que dejarlo pasar, ya que puede tratarse de un caso de depresión infantil. Según un informe del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión representa uno de los trastornos psiquiátricos de mayor prevalencia, afectando alrededor de 340 millones de personas en todo el mundo. En nuestro país, la Sociedad de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía de Chile, reportó en octubre de 2006 que 800 mil chilenos acuden a consultas médicas por cuadros depresivos y que en los próximos años este número se duplicará. Cifras preocupantes, pero lo son más aún cuando un alto porcentaje de estas depresiones corresponden a menores de edad. Si bien la depresión infantil se da con mayor frecuencia en adolescentes, hay un alto porcentaje de niños, incluso bebés que la padecen. Estadísticas nacionales revelan que entre un 4% y un 6% de la población infantil ha desarrollado algún grado de depresión. Durante mucho tiempo se sostuvo que en menores no existía, pero hace 30 años fue aceptada por la comunidad científica y desde entonces es un problema que no se puede desconocer. Lo más importante es reconocer y tratar esta enfermedad, especialmente antes de los cinco años, ya que en esta etapa la persona organiza su modo de vinculación con otros, sienta las bases de su personalidad futura y en gran medida sella su adultez. Causas Las causas de la depresión infantil están asociadas a factores como pérdidas o separación, una organización familiar disgregada, problemas de vinculación con los padres, falta de contacto afectivo, competitividad en el colegio, mala relación con pares, cambios de casa o de colegio y depresión de los padres. Además, puede haber causas genéticas o bioquímicas. Las manifestaciones de depresión en niños y adolescentes van a depender de la etapa de desarrollo en que estén: En lactantes se refleja en la alimentación y trastornos del sueño. Preescolares (2 a 5 años): Temores, cambios de actitud, dejar de jugar, necesidad de estar acompañado, conductas regresivas, pérdida de la capacidad de disfrutar, agresividad y/o irritabilidad, trastornos del sueño, ansiedad, hiperactividad, quejas somáticas (dolor de guatita y cefalea), cuadros respiratorios, alergias que se agudizan. Escolares (6 a 11 años): Inhibición, disminución del rendimiento escolar, baja concentración, agresividad, irritabilidad por un tiempo prolongado, manifestaciones ansiosas, desgano, desánimo, falta de motivación a actividades placenteras, quejas somáticas (gastrointestinales, respiratorias, neurológicas como cefaleas, etc.). Adolescentes (12 a 18 años): Se asemeja más a la depresión de personas mayores, pero en el contexto y características de la etapa evolutiva de la adolescencia. Hay mayor impulsividad que en el niño y en el adulto. Es posible la ideación e intento suicida; suele existir la sensación de que la vida no tiene sentido, que no hay salida a los problemas y que están atrapados por sus conflictos. Además, existe anhedonia (que es la dificultad de encontrar placer en las cosas), hay toma de conciencia exagerada (distorsionada magnitud) de una serie de dificultades que lo hacen sentirse menoscabado, trastornos del sueño y de apetito, y muchas veces problemas de conducta. Si estos síntomas se observan en un período mayor a 15 días, es aconsejable consultar a un especialista. Sin embargo, el diagnóstico de depresión se hace con el antecedente de un mes de manifestación de síntomas, pero la consulta precoz es importante en el pronóstico, principalmente si hay antecedentes familiares de depresión o si hay sospecha o certeza de ideación suicida. Prevención y tratamiento Esta enfermedad en niños es preocupante. Pero hay buenas noticias. La depresión infantil se puede prevenir, y en caso de padecerla, existen efectivos tratamientos. Un gran porcentaje de los casos se tratan con psicoterapia familiar, sin la necesidad de usar medicamentos. Sin embargo, el tratamiento debe adaptarse a cada caso en particular y a la fase del desarrollo en que se encuentra el niño. Es frecuente que los lactantes puedan tener estas manifestaciones cuando sus madres están depresivas (por ejemplo, cuando hay depresión post parto). En preescolares, puede ser necesario el uso de fármacos y es fundamental realizar terapia con los padres. En adolescentes, se puede requerir un tratamiento con medicamentos y psicoterapia individual y/o familiar. ¿Cómo puede saber un niño de un año si comerse o no un chocolate que está en el suelo, si nadie le ha enseñado que eso contiene microbios y puede ser dañino? A los niños se les disciplina desde que son capaces de entender lo básico. Antes de un año ya se les está educando. Se les instruye sobre cosas esenciales, el primer aprendizaje de los menores es a través del intercambio con el ambiente, que canaliza a través de conductas de ensayo y error. Todo esto va acompañado de enseñanzas que provienen de su grupo más cercano y de la observación que él mismo haga con respecto a su entorno. Entre los dos y cuatro años, los menores pasan por un período de oposición al medio, que tiene que ver con el logro de sus propias autonomías. Lo primero que hacen es oponerse a lo que dicen los adultos: ¡Vístete! ¡No!, ¡desvístete! ¡No!, ¿vamos a la plaza? ¡No! y después lo único que quieren es ir a jugar a la plaza. Disciplina v/s enseñanza La clave está en diferenciar disciplina de enseñanza, ya que si se quiere imponer un orden estricto en el que el menor debe obedecer tan solo porque son sus padres quienes se lo dicen y saben más que él, no se obtendrá el resultado esperado. Los niños aprenden cuando se les explica que la orden que se les da es algo importante y que de no cumplirla se puede hacer daño a él o a terceros. En aquellas situaciones donde no hay riesgo, hay que dejar que el niño tome la decisión. No se trata de permitir que haga lo que quiera y decirle que sí a todo, pero hay que ser selectivos en cuanto a la enseñanza que se quiere transmitir, qué sanción se va a aplicar en caso de que esté corriendo riesgo y cuáles van a ser esos casos. En el período de cinco a seis años los pequeños entran al colegio, por lo que su conducta varía. Los padres deben entender que es una experiencia nueva que requiere adaptación; los niños están más ansiosos y tienen una menor disposición para acatar órdenes. Aquí se recomienda jerarquizar si la norma que se quiere aplicar es necesaria o es algo sin mayor relevancia. Por ejemplo, si a la mamá le importa mucho que su hijo salga limpiecito cuando va al doctor y éste quiere ir con sus zapatillas favoritas que están sucias, es un caso banal al cual no debe imponerse una orden estricta que no es necesaria. Adolescentes En los adolescentes todo requiere una intensidad mayor. La rebeldía del joven oposicionista y el rechazo a las reglas se amplifica. De no obedecer una orden, él o ella sabe que deberá atenerse a las consecuencias que trae dicha actitud. Castigos Se debe evitar el castigo físico frente a cualquier eventualidad, ya que genera la enseñanza de que la forma de aprendizaje es yo te pego, tú me pegas. Existen otros modos de hacer que el niño realmente asimile lo que se le está diciendo, por ejemplo, privarlo por un tiempo breve e inmediato de algo que al niño le guste, como ver televisión, algún juego especial o una salida. Se castiga la conducta pero no se descalifica al niño. Los castigos o sanciones y los permisos u horarios, deben ser acordes a cada etapa, tanto de los niños como de los adolescentes, para evitar generar conductas rebeldes en ellos. Parte de la tensión a la que están sometidos los adolescentes procede de sus familias, quienes suelen transmitirles sus expectativas del modo menos adecuado. Muchas veces los padres confunden felicidad con éxito; la PSU es considerada como un primer paso hacia el éxito y por tanto a la felicidad. Es primordial dimensionar adecuadamente esta situación; la importancia del resultado de la prueba es relativa y siempre van a existir otras oportunidades de aprendizaje a las cuales acceder en el caso de obtener un mal puntaje. El estrés muchas veces juega una mala pasada, generando una angustia patológica que se evidencia en un bloqueo de la persona. Es por esto que los padres deben evitar agregar más presiones a sus hijos, recalcando las expectativas que se tienen de él. Tensión y estrés Parte de la tensión a la que están sometidos los adolescentes procede de sus familias, quienes suelen transmitirles sus expectativas del modo menos adecuado. Muchas veces los padres confunden felicidad con éxito; la PSU es considerada como un primer paso hacia el éxito y por tanto a la felicidad. Es primordial dimensionar adecuadamente esta situación; la importancia del resultado de la prueba es relativa y siempre van a existir otras oportunidades de aprendizaje a las cuales acceder en el caso de obtener un mal puntaje. El estrés muchas veces juega una mala pasada, generando una angustia patológica que se evidencia en un bloqueo de la persona. Es por esto que los padres deben evitar agregar más presiones a sus hijos, recalcando las expectativas que se tienen de él. ¿Cómo enfrentar la situación? Los especialistas recomiendan apoyar a los jóvenes en este difícil camino, pero no abusar de los atributos que se tiene como padres para presionarlos. Aunque no existen fórmulas seguras y la canalización de la ansiedad es distinta según cada persona, hay métodos que ayudan a estar menos estresados como el deporte, ejercicios de respiración, meditación y cualquier otra actividad recreativa. Consejos Aunque cada persona tiene formas diferentes de estudiar y de manejar el estrés, hay algunos consejos generales para llegar en buen estado físico y mental al momento de rendir la prueba: Estudiar con anticipación por periodos de aproximadamente una hora y media. Cambiar de actividad entre cada bloque de estudio para recrear la mente. Estudiar activamente, es decir, tratar de entender y no memorizar un cúmulo de información. Evitar alimentos estimulantes como el café o bebidas energéticas. Tener una dieta balanceada sin sobrecarga de grasas. Los padres deben sugerir horas de sueño y/o descanso y evitar recordar la prueba constantemente. Los progenitores pueden proponer alternativas de enseñanza superior a sus hijos para que estén preparados ante cualquier escenario. Hay técnicas de relajación que ayudan a manejar el estrés: Respiración: Tomar aire lentamente y dirigirlo a la zona más baja de los pulmones, luego a la zona media y después a la superior. Mantener la respiración por unos segundos y expirar pausadamente, botando el aire por la boca. Relajación: Tenderse o sentarse con el cuerpo libre de tensiones. Poner las manos sobre el plexo solar (entre el ombligo y el corazón) y realizar varias respiraciones profundas. Concentrarse en cómo el aire se acumula en el plexo y se distribuye por todo el cuerpo, relajando los músculos. Finalmente, se bota el aire lentamente por la boca, sintiendo cómo se expulsa la energía negativa. El concepto de familia ha ido evolucionando a lo largo de los años como consecuencia de los cambios ocurridos en la sociedad. En la actualidad, coexisten diferentes tipos de modelos familiares, de los cuales no se tiende a hablar mucho. Esto genera que ocurran hechos como el estigma social de los miembros que las componen; la dificultad de sus integrantes de desarrollar una identidad clara y, en especial para los niños, las confusiones acerca de cómo nombrar y vincularse con los nuevos miembros. Las llamadas familias simultáneas, mixtas, reconstituidas, re-matrimonios son “aquellas compuestas por una pareja en que uno o ambos adultos están casados por segunda vez y que tienen niños de su relación anterior. Por lo tanto, estarían conformando una organización compuesta por dos grupos familiares”. En definitiva son familias a las que uno podría llamar: “Los tuyos, los míos y los nuestros”. Etapas Existen ciertas etapas que se dan en este tipo de familias que marcan los comportamientos y relaciones entre sus miembros, con periodos de adaptación y crisis que dan lugar a nuevas organizaciones. La nueva familia va a avanzar en su propia “rueda de la vida”, en un proceso continuo de acoplamiento y de cambio según los nuevos integrantes que interactúan dentro de ella (hermanastros, hijastros, padrastro, nuevos nacimientos, etc.) Además, hay etapas o crisis normativas que son propias y comunes de todas las familias, sean éstas simultáneas o no, y que son producto del ciclo evolutivo (nacimientos, hijos adolescentes, etc.) Los síntomas o quejas, que generalmente derivan en consultas con un psicólogo, son señal de que tienen dificultades para superar una determinada etapa. Sin embargo, y a pesar de que la familia simultánea está sometida al mismo proceso, la tendencia es a interpretar que todas las dificultades son producto de la nueva situación familiar. La intensidad y la frecuencia de los estresores que se presenten, más la menor o mayor capacidad de resolución de conflictos y recursos con que cuente la familia, será la manera en que se vayan ajustando a las etapas determinadas a lo largo del ciclo vital y familiar. Posibles dificultades Las personas se conocen, se enamoran, se casan o deciden vivir juntas. Esta realidad cotidiana también se aplica a la familia simultánea, sin embargo, se añade que desde la primera etapa, la pareja está acompañada por hijos, que dicen cosas, sienten, opinan, se manifiestan y hacen que la relación tenga un carácter muy distinto. Esta complejidad hace que la pareja tenga que desarrollar habilidades de negociación y a respetar el tiempo necesario para acostumbrarse a esta nueva situación. Una de las mayores dificultades que se pueden presentar surge por el intento de recrear el modelo de la familia anterior. Es decir, por tratar de funcionar como si fuese una pareja con hijos de ambos, sin niños de matrimonios anteriores, y por lo tanto, con relaciones de convivencia definidas por funciones, expectativas y roles parentales. Sentimientos de abandono, culpa, celos, confusión, rabia, problemáticas con la autoridad, diferencias en la forma de hacer las cosas y en la manera de pensar acerca de lo que está bien y mal; la toma de decisiones, llegar a establecer acuerdos, el rol de madrastra/padrastro pobremente definidos, son complejidades y situaciones que si no se resuelven de una manera adecuada pueden producir quiebres o a una nueva separación. Se establece que el tiempo en que demoraría una familia simultánea en lograr integración, sentimientos de unidad y pertenencia es entre un año y medio y dos con niños pequeños, y entre cinco a seis con hijos mayores. Recomendaciones Se sugiere que la toma de decisiones importantes y el establecimiento de límites y normas con los hijos estén en manos de sus progenitores y que los padrastros/madrastras puedan recordárselos, pero no poner ellos las reglas. Además, se recomienda a los padrastros/madrastras que entren lentamente al sistema familiar formando una relación amistosa con los hijastros, para que así ellos no sientan la amenaza de sentir que tienen una nueva madre o padre que quieren disciplinarlos o que quieran tomar el lugar de su progenitores, que por supuesto nadie podría reemplazar. "Familias Simultáneas", Andrea Gómez y Marcela Music, ITF, 2001. El nacimiento de una nueva guagua siempre supone una buena noticia, que llena los hogares de alegría y de buenos momentos. También da paso a una serie de cambios y transformaciones al interior del núcleo familiar, que afecta a todos sus integrantes. En estos casos, muchas veces los más afectados son aquellos que dejan de ser hijos únicos, quienes sienten de una manera muy particular la llegada de esta nueva personita. A pesar de lo difícil que se puede tornar la relación con un niño celoso, existen prácticas que pueden impedir que los hijos se sientan desplazados ante su nuevo hermanito. Causa Los celos se producen porque ven a la guagua como un rival o competidor, que les quitará el amor y la atención de sus padres. Síntomas Los niños que se enfrentan a la llegada de un hermano muchas veces recurren a la manipulación para llamar la atención de sus padres, lo que se debe manejar con cuidado. Los comportamientos desadaptativos del menor no se deben premiar. Si llora porque los padres no le compraron algo y finalmente sí lo obtiene, esa conducta se volverá a repetir y con más fuerza. Los celos a veces se pueden traducir en agresividad o en un mal comportamiento, lo que se debe entender como síntomas de lo que le está pasando al pequeño. Lo recomendable es distraerlo compartiendo con más niños, con actividades o guiarlo a un pasatiempo. Si se presenta un caso más grave, se debe consultar a un especialista. Tratamiento El pensamiento de los niños suele ser que el amor de sus padres no alcanza para los dos hermanos, por lo que los progenitores deben preparar a sus hijos para la llegada de esta nueva persona, a través de cuentos o comentarios y reforzándoles el aporte de tener un hermanito menor. También es necesario explicarles que el cariño no es una cuota que se agota, pues los padres pueden querer de igual forma a varios hijos. Cuando los celos aparecen, se deben reforzar los afectos a través de demostraciones físicas, como los abrazos, besos y cosquillas. También se le puede contar cómo era cuando nació, mostrándole fotos, diciéndole que era muy tierno, que lo querían mucho y que lo siguen queriendo igual. La cooperación mutua entre los progenitores es un aporte fundamental. El papá puede ayudar jugando, paseando y conversando más tiempo con él, así el niño no estará tan pendiente de todo el tiempo que la mamá destina a los cuidados. Los hijos van dejando de ser niños y comienzan a entrar en la adolescencia. Es precisamente en esta etapa cuando comienzan a incursionar en el ámbito sexual, muchas veces sin saber de los riesgos a los que se enfrentan. ¿Cómo orientarlos en esta etapa? ¿Cómo aconsejarlos? ¿Cómo abordar el tema? Estas son algunas interrogantes muy comunes entre los padres que, quiéranlo o no, deben enfrentar este período con la mayor naturalidad posible. En Chile la edad de iniciación sexual en hombres está entre 15 y 16 años. En mujeres el promedio está entre los 17 y 18. Factores de riesgo Si un padre sabe que su hijo ha iniciado su vida sexual, hay que conversar sobre el tema de manera directa. Muchas veces el problema no son los jóvenes, sino los padres. Ellos esperan que sus papás los orienten y se involucren en el tema. Hay que enfrentarlos de manera directa y natural, pero si los hijos han empezado a tener relaciones sexuales de manera muy precoz, hay que alarmarse. El inicio anticipado puede traer problemas por el lado psicoemocional. Por ejemplo, de adultos pueden separar la genitalidad de lo emocional, tienden a ser más promiscuos y a tener relaciones más superficiales. Además, muchas veces se asocia a otras conductas de riesgo, como drogas, malas notas en el colegio, etc. Cuando llega el pololeo Cuando hay un pololeo que lleva más de seis meses hay que empezar a tantear y a preguntar, porque en promedio es en ese minuto de la relación cuando comienza el ‘riesgo’. La clave no es ser autoritarios ni poner exigencias muy estrictas, pues inevitablemente los hijos terminarán alejándose e incluso pueden crear trancas y sentimientos de culpabilidad. Lo ideal es establecer límites en conjunto con los adolescentes, por ejemplo decirles: “Puedes estar en la pieza con tu pololo pero con la puerta abierta” o “puedes salir en la noche pero solo hasta cierta hora”. Prevención La educación sexual debe partir desde que los niños son muy pequeños. Desde que son preescolares se debe hablar sobre el tema de forma preventiva, decirles a nuestros hijos que a un niño no se le deben tocar ciertas partes. Esto es para evitar el abuso. Luego, cuando los niños tienen entre ocho y 10 años seguramente empezarán a hacer preguntas. Hay algunos que no lo harán y en ese caso, son los padres quienes deben acercarse. Es importante recalcar que la comunicación debe partir desde que los niños son pequeños, pues no se puede pretender entablar una relación cuando su hija tiene 13 años, si antes de eso nunca se ha acercado a ella. Para poder guiar bien a nuestros hijos, es importante que al llegar esta etapa ya esté hecho todo el trabajo previo. Para la mayoría de las personas, la primavera es tiempo de flores y de paseos al aire libre, de alegría, amistad y nuevos romances. Sin embargo, para quienes sufren de depresión o enfermedad bipolar –patologías que con mayor frecuencia tienden a provocar suicidios-, es todo lo contrario. Es precisamente en esta estación cuando un porcentaje no menor de la población decide quitarse la vida. En todas partes del mundo, en los meses cálidos aumenta considerablemente la tasa de muerte por esta causa. En Chile, durante las primaveras de 1979 a 1994, aproximadamente el 9% de la población murió por suicidio. Según datos de la Federación Mundial de la Salud Mental, desde el 2000 aproximadamente un millón de personas mueren cada año por suicidio, siendo la causa principal de muertes entre adolescentes y adultos jóvenes. Causas Concretamente, hay dos características de nuestra época que contribuyen a que se den ambos trastornos mentales: Como situación general, los cambios estructurales que la sociedad ha vivido durante los últimos 20 años y como condición particular, el aumento en el consumo de drogas y alcohol. Estas sustancias estimulan, desorganizan y desarman los sistemas de defensa y agravan las distintas enfermedades del ánimo. Los sistemas de vida en las grandes ciudades se han puesto muy competitivos; hay una tremenda sobrecarga de trabajo y estudio, lo que lleva a romper el ciclo de sueño-vigilia. Además, existe mucha contaminación ambiental y acústica, que lleva a un estado de inquietud y enervamiento generalizado. Estas condiciones se ven agravadas por el hecho de que el apoyo y la contención emocional hoy es más difícil de obtener. Las familias se han achicado, la persistencia de lazos personales con compañeros de trabajo o del vecindario es más discreta, lo que disminuye las posibilidades de contar con una red de soporte adecuada. Síntomas Hay que estar atento a la presencia de síntomas y al impacto que estos mismos produzcan. Estar triste, decaído, pesimista, aburrido y agobiado; con tendencia al insomnio, cansancio crónico, dolores musculares persistentes y disminución del interés sexual, son los indicios típicos de que hay un trastorno del ánimo. Para que estemos en presencia de una enfermedad psiquiátrica, estos síntomas deben presentarse por varias semanas y llegar al nivel de que interfieran con las actividades normales de la persona. Además de estas señales, existe un signo inequívoco de que la condición es grave. La presencia de ideas de muerte o suicidio es muy alarmante, siendo motivo de consulta inmediata con un especialista. Tratamiento Si los síntomas son recurrentes en el tiempo y/o se presentan fantasías de muerte, es imprescindible buscar ayuda profesional. Ya sea un psiquiatra o un psicólogo, ellos son los indicados para realizar un diagnóstico que permita dilucidar si se está frente a una patología. Lo primero es diagnosticar la enfermedad y determinar qué tipo de depresión es y cuáles son sus causas. Los exámenes de laboratorio permiten encontrar causas fisiológicas para facilitar las medidas terapéuticas. En general, para la fase aguda de la patología, se recetan antidepresivos que surten efecto a las dos o tres semanas, tras lo cual el paciente debiera sentirse claramente aliviado. Después de la quinta semana, la persona tiene que considerarse prácticamente sana. Luego de que desaparecen los síntomas, el tratamiento continúa con psicoterapia durante un período variable, que va de seis a diez meses en promedio. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María sistema, nervioso, enfermedad, enfermedades, dolencias, psiquicas, psiquico, psiquiatrica, psicologica, psicologia, psicologo, psiquiatra, conducta, estado, animo, ansiedad, estres, depresion, fobia, panico, salud, mental, psíquicas, psíquico, psiquiátrica, psicológica, psicología, psicólogo, estrés, depresión, pánico, educación, educacion, paciente, clínica, clinica, santa, maría, maria Descubre los factores de riesgo de tener ansiedad, estrés, depresión, fobias o pánico. Infórmate sobre salud mental en Clínica Santa María.

Psicológicas / Psiquiátricas

Alimenticias

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Alimenticias Educación al paciente Explore Enfermedades alimenticias Alimentación de fin de año Alimentación saludable Nutrición infantil Alimentos y sus propiedades Colesterol ¿Cómo hacer que los niños coman verduras? Un desayuno saludable Enfermedad celíaca Intolerancia a la lactosa Sustitutos de azúcar Obesidad Obesidad infantil Alimentación en la tercera edad La nutrición es la base de la salud, el estado físico, la plenitud, el buen humor diario y el desarrollo personal, profesional y afectivo. Una persona mal alimentada sufre los trastornos típicos del desbalance alimenticio y se autolimita en las actividades diarias. Los desórdenes alimenticios son comunes en una cultura obsesionada con la comida rápida, dieta y la imagen corporal. La insatisfacción con el cuerpo y las dietas usualmente llevan a conductas peligrosas y poco sanas. Este tipo de trastornos se pueden tratar y en Clínica Santa María contamos con un equipo de profesionales multidisciplinarios para ello. Las fiestas de fin de año pueden ser la ocasión perfecta para subir varios kilos si uno no se cuida. Por ejemplo, una persona de 70 kilos que consume diariamente 2.500 calorías, durante esta época fácilmente puede aumentar en un 50% su ingesta diaria. Así, a lo largo de una semana, puede llegar a ganar hasta dos kilos. Pero como en estas ocasiones no todo puede ser restricción, la indicación para que las calorías extra no se acumulen en el cuerpo es incrementar la actividad física. Hay que gastar la energía adicional que estamos consumiendo, aprovechar el buen tiempo para salir a caminar, andar en bicicleta o trotar en vez de quedarse sentados viendo televisión. Otro de los problemas asociados a estas fechas son los malestares estomacales, producidos por la mayor cantidad y la condimentación más elaborada de las comidas. La alimentación no es la cotidiana, a lo que se suma el exceso de bebidas alcohólicas. Consejos prácticos Existen numerosas técnicas para disfrutar de las festividades sin problemas: Limitar el consumo de alimentos meteorizantes, como repollo, coliflor, brócoli, cebolla, rabanitos, entre otros. No ingerir bebidas alcohólicas en exceso para evitar accidentes y calorías innecesarias. Si se va a consumir alcohol, hay que preferir vino tinto, por sus propiedades antioxidantes. En cuanto a las comidas, hay que dar preferencia a las carnes magras blancas (pavo o pollo) en lugar de las rojas (vacuno o cordero). Consumir cinco porciones de frutas y/o verduras variando los colores, ya que contienen fibras dietéticas y antioxidantes, además de vitaminas y minerales. Se debe restringir la ingesta de condimentos o sustancias irritantes como ají, pimienta y vinagre. Menú alternativo Las comidas de fin de año son muy tentadoras y ricas; sin embargo, la mayoría tienen un gran aporte calórico. Para que pueda disfrutar de una gran cena sin preocuparse por los kilos demás, le sugerimos un saludable y apetitoso menú. Una porción de carpaccio de salmón (50 kcal.) Una porción de pavo o pollo a la naranja (150 kcal.) Una porción de puré de manzanas con sucralosa (70 kcal.) Dos porciones de ensalada (120 kcal.) Una porción de ensalada de frutas con yogurt light (120 kcal.) Una copa de vino tinto (130 kcal.) Tabla de calorías de comidas típicas Una porción de pan de pascua: 500 kcal. 120 ml. de cola de mono: 181 kcal. Una copa de ponche a la romana: 100 kcal. 150 grs. de pavo relleno con ciruelas: 240 kcal. Una copa de champagne: 69 kcal. Comúnmente, es durante la primavera y el verano cuando las personas más se preocupan por su peso y estado físico; en el invierno se consumen alimentos más calóricos, por lo que se puede quedar con algunos kilos demás. Para estos casos, la solución es cambiar los hábitos alimentarios y realizar actividad física. Sin embargo, muchos se ven tentados por las “dietas milagrosas” que prometen una rápida pérdida de peso corporal, pero a costa de peligros para la salud. Estos regímenes son en su mayoría desequilibrados, impersonales, sin fundamentos científicos y no sirven para formar buenos hábitos alimentarios, que es lo que se pretende con una dieta. Una nutrición balanceada Una de las cosas más importantes para lograr una dieta exitosa es que la comida sea variada, por lo que hay que incluir todos los grupos de alimentos que se presentan en la pirámide: lácteos bajos en grasa, carnes magras (en especial pescado), cereales integrales (pan centeno, integral o en su reemplazo galletas de salvado), frutas (durante primavera y verano, con especial énfasis en: durazno, damasco, frutilla, pera y jugo de pomelo, ya que tienen un mayor aporte de antioxidantes, grasas saludables (palta, aceite de oliva, aceituna, nueces, almendras, avellanas, maníes en pequeñas cantidades y muchas verduras (las que más protegen la piel son: acelga, espinaca, lechuga, rúcula, zapallo, zanahoria, pimentón). Entonces, para bajar de peso en forma sana se debe seguir un régimen hipocalórico junto con un plan de ejercicios regular mínimo tres veces por semana, lo que se traduce alrededor de un kilo menos cada semana. Este régimen se puede llevar a cabo por tres meses, tras los cuales es necesario evaluar si la persona necesita seguir bajando o se le entrega un plan de mantención, en donde se aumenta paulatinamente el aporte calórico diario en cada control mensual. Plan alimentario básico Desayuno y once:2 rebanadas de pan de molde integral + jamón de pavo o quesillo o mermelada light + té o café con leche descremada. Colación: 1 fruta o 1 yogur light. Almuerzo:100 gr. de carnes blancas + ½ taza de carbohidratos + abundante verdura con 1 cdta. de aceite de oliva + 1 fruta con jalea light. Cena:lo mismo que al almuerzo pero sin carbohidratos. Opción:si desea comer algo dulce, puede preparar un café helado en base a leche descremada, café y helado de vainilla light. Régimen hipocalórico balanceado Bajo en calorías:Debe aportar aproximadamente 40% menos de calorías que las que la persona consume habitualmente, o 1.000 kcal. menos que su requerimiento diario. En general, se prescriben dietas entre 1.000 y 2.000 kcal. diarias, dependiendo esto de la edad, peso, talla, sexo y nivel de actividad. Equilibrado:Debe incluir un 15 a 20% de proteínas, 20 a 25% de lípidos o grasas y 50 a 60% de hidratos de carbono. Aumentado en fibras vegetales:Frutas, verduras, cereales integrales y legumbres. Horarios: cuatro tiempos de comida, con una colación: una fruta o yogur dietético. Aumentado en líquidos:Agua, infusiones, bebidas sin azúcar o el té verde, que es una excelente opción ya que aumenta el metabolismo y tiene un buen aporte de antioxidantes. Se recomienda restringir las carnes rojas y aumentar el consumo de pescado. Dietas milagrosas: Un peligro latente Es común encontrarse en diversas publicaciones con dietas de moda, que ofrecen fáciles y rápidas formas de perder peso. Sin embargo, la gran mayoría son impracticables o incluso peligrosas. A continuación, algunos regímenes que no debe seguir. Una alimentación sana y balanceada no sólo es contar las calorías que se ingieren. Es importante también la composición de los alimentos, su cantidad y los horarios en que se comen. Por eso es importante que los padres eduquen y creen hábitos que acompañarán a sus hijos por el resto de sus vidas. El sobrepeso y la obesidad infantil se han convertido en una de las enfermedades preocupantes de los últimos tiempos abarcando el 20% de esta población y con estimaciones de crecer hasta un 50% para el año 2010. Por esto es importante que los padres tomen conciencia y enseñen a sus hijos a alimentarse adecuadamente, aprovechando que mientras más pequeños, más fácil es manejar y cambiar sus hábitos, y así prevenir posibles enfermedades. ¿Por qué es importante una alimentación adecuada? Una buena alimentación es aquella que satisface los requerimientos calóricos y nutricionales del niño basándose en el esquema de la pirámide alimentaria. Esto quiere decir, que los padres deben proporcionar a sus hijos, en cantidades adecuadas, productos de todos los grupos de alimentos y evitar que hagan dietas muy estrictas o hipocalóricas. Esto porque cada grupo aporta propiedades y nutrientes importantes al organismo del pequeño. Además, es importante comer en pequeñas cantidades varias veces al día. Es fundamental no saltarse ningún tiempo de comida, ya que ese ayuno hará que aumente la ingesta en el siguiente tiempo. Además, el organismo no distingue calorías, sino volúmenes de alimento. Es decir, si un niño come cosas muy calóricas en reducidas cantidades, como por ejemplo una hamburguesa de comida rápida, volverá a sentir hambre y a comer a lo largo del día aumentando aún más su total de calorías. Por otro lado, el organismo tiende a asimilar más y a formar más grasas si se come un gran volumen una vez durante la jornada, que si el mismo volumen se ingiere fraccionado en varios tiempos de comida. Además, este tipo de hábitos ayuda a mantener las glicemias (azúcares) estables, disminuyendo riesgos vasculares. Grupos de alimentos y sus beneficios Los alimentos que ingerimos día a día se clasifican en diferentes grupos: Lácteos Carnes Frutas y verduras Pan y cereales Grasas Azúcares Condimentos como la sal En el primero de ellos se encuentran la leche, el yogurt y el quesillo que aportan calcio y buenas proteínas, fundamentales para formar, mantener y reparar los tejidos y huesos del cuerpo y para que estos funcionen correctamente. La importancia del calcio de la leche es fundamental en los niños y por tanto, es muy importante su consumo durante los primeros años, ojalá en tres porciones diarias. En el siguiente segmento se ubican las carnes rojas, blancas y los pescados. Éstas son de gran importancia por su aporte de proteínas, hierro y zinc que ayudan a prevenir enfermedades como la anemia. El pescado, por su parte, aporta grasas de buena calidad y previene las enfermedades del corazón. Estas grasas tienen especial importancia en el desarrollo de la retina y el cerebro en el feto y también un efecto beneficioso en el lactante menor de dos años, donde un consumo adecuado se relaciona con una mejoría en la agudeza visual. Por ello, la embarazada y la madre que amamanta deben consumir pescado al menos dos veces por semana. Las frutas y verduras suelen ser rechazadas por los pequeños quienes no saben que son fundamentales para mantenerse sanos, por lo que es aconsejable que los padres las presenten de manera entretenida como por ejemplo en cremas, en sopas o ensaladas coloridas. Este grupo aporta vitaminas, antioxidantes y fibras, necesarios para prevenir la obesidad, las enfermedades coronarias, cáncer y deben consumirse por lo menos cinco porciones al día. El pan y los cereales son importantes pero deben consumirse en menores cantidades, además, deben evitarse aquellos con mucha azúcar. Es recomendable cambiar el pan blanco por el integral y priorizar cereales como la avena. El arroz y los fideos también pertenecen a este grupo. Un tema complicado siempre son las grasas y el azúcar. En el primer caso hay que distinguir las buenas de las malas. Las buenas proporcionan energía y el buen funcionamiento del organismo, pero igual se deben administrar en pequeñas cantidades ya que aportan muchas calorías. El azúcar en cambio no aporta absolutamente ningún nutriente al organismo, por lo que es conveniente evitarla. Finalmente, condimentos como la sal también deben ser ingeridos de forma moderada, ya que retiene líquidos y aumenta la presión. Lo mismo con alimentos enlatados y embutidos. Prefiera dar sabor a las comidas a través de condimentos aromáticos. ¿Cómo ayudar a los hijos a alimentarse correctamente? Para que nuestros pequeños adquieran hábitos y logren una buena alimentación y nutrición, debe existir primero un compromiso familiar. Los niños no entienden nada de grasas saturadas, colesterol o hipoglicemia, todo esto parte por casa, porque la mamá compre y cocine más sano, evite que el niño pase hambre, estimule su actividad física y lo mantenga alejado de las tentaciones. Añade además que un buen ejercicio para lograr esto es que los hijos acompañen a sus padres al supermercado. Así se les podrá ir indicando qué alimentos son de premio para el fin de semana y por qué hay algunos más importantes que otros. Otro factor de ayuda es que a partir de los dos años, los niños se sienten en la mesa con los adultos, de manera que éstos sean un ejemplo y los pequeños aprendan de sus hábitos y a “comer como grandes”. En el caso de que usted tenga que trabajar y deje a sus hijos a cargo de otra persona, evite que tenga a mano cosas que no puede comer, deje una minuta con opciones de alimentos permitidos en caso de que el niño tenga hambre y déjele también un listado con labores para cumplir, ya que el ocio y el aburrimiento hace que coman sin tener hambre. Los alimentos que ingerimos día a día se clasifican en diferentes grupos: Lácteos En el primero de ellos se encuentran la leche, el yogurt y el quesillo que aportan calcio y buenas proteínas, fundamentales para formar, mantener y reparar los tejidos y huesos del cuerpo y para que estos funcionen correctamente. La importancia del calcio de la leche es fundamental en los niños y por tanto, es muy importante su consumo durante los primeros años, ojalá en tres porciones diarias. Carnes En el siguiente segmento se ubican las carnes rojas, blancas y los pescados. Éstas son de gran importancia por su aporte de proteínas, hierro y zinc que ayudan a prevenir enfermedades como la anemia. El pescado, por su parte, aporta grasas de buena calidad y previene las enfermedades del corazón. Estas grasas tienen especial importancia en el desarrollo de la retina y el cerebro en el feto y también un efecto beneficioso en el lactante menor de dos años, donde un consumo adecuado se relaciona con una mejoría en la agudeza visual. Por ello, la embarazada y la madre que amamanta deben consumir pescado al menos dos veces por semana. Frutas y verduras Las frutas y verduras suelen ser rechazadas por los pequeños quienes no saben que son fundamentales para mantenerse sanos, por lo que es aconsejable que los padres las presenten de manera entretenida como por ejemplo en cremas, en sopas o ensaladas coloridas. Este grupo aporta vitaminas, antioxidantes y fibras, necesarios para prevenir la obesidad, las enfermedades coronarias, cáncer y deben consumirse por lo menos cinco porciones al día. Pan y cereales El pan y los cereales son importantes pero deben consumirse en menores cantidades, además, deben evitarse aquellos con mucha azúcar. Es recomendable cambiar el pan blanco por el integral y priorizar cereales como la avena. El arroz y los fideos también pertenecen a este grupo. Grasas y azúcares Un tema complicado siempre son las grasas y el azúcar. En el primer caso hay que distinguir las buenas de las malas. Las buenas proporcionan energía y el buen funcionamiento del organismo, pero igual se deben administrar en pequeñas cantidades ya que aportan muchas calorías. El azúcar en cambio no aporta absolutamente ningún nutriente al organismo, por lo que es conveniente evitarla. Condimentos como la sal Finalmente, condimentos como la sal también deben ser ingeridos de forma moderada, ya que retiene líquidos y aumenta la presión. Lo mismo con alimentos enlatados y embutidos. Prefiera dar sabor a las comidas a través de condimentos aromáticos. Propiedades de los alimentos Comer es una de las acciones más básicas del ser humano; sin embargo, muchas veces no sabemos realmente qué estamos consumiendo, si son beneficiosos para la salud o bien de qué forma podemos aprovecharlos mejor. A continuación, entregamos información sobre las propiedades y beneficios de algunos alimentos que ingerimos comúnmente. Brócoli Es una verdura proveniente de la familia de las brasicáceas, antes llamadas crucíferas. Se puede consumir cocido, al vapor, salteado u horneado. Rico en antioxidantes como vitamina C y betacaroteno. Protege contra el cáncer de mama. Reduce las inflamaciones de los procesos alérgicos. Es una excelente fuente de cromo, que ayuda a regular los niveles de insulina y glucosa. Es rico en fibra soluble, lo que contribuye a disminuir el colesterol. Mejora la coagulación sanguínea gracias a la vitamina K. Tiene propiedades laxantes. Es un protector cardíaco. Actúa como antianémico. Pescados grasos Dentro de este grupo se cuentan el atún, arenque, salmón, la trucha de río y las anchoas. Pueden ser preparados al horno, al vapor, a la plancha, a la parrilla o crudo como aperitivo. Favorece la maduración del sistema nervioso, la retina y los pulmones en fetos y niños, por lo que se recomienda para mujeres que estén amamantando o embarazadas. Aumenta la fluidez de la sangre. Mejora la distensión arterial. Disminuye las arritmias. Es un antiinflamatorio natural. Es muy recomendable para niños con déficit atencional, ya que mejora el nivel de concentración, aprendizaje y memoria. Yogurt Producto lácteo obtenido de la fermentación bacteriana de la leche, puede ser consumido solo, con frutas, con cereales, como aliño para ensaladas o para preparar postres. Fuente de calcio, fósforo y vitaminas B1 y B2. Mejora la función del colon. Aumenta las defensas naturales del organismo. Previene infecciones urinarias y cistitis. Reduce la presión arterial. Previene la aparición de ciertos tumores cancerígenos. Protege la mucosa estomacal. Contribuye a reducir la úlcera péptica. Favorece la digestión de la lactosa. Ayuda con la reducción del colesterol “malo” o LDL. Té verde Esta infusión se ha hecho muy popular en Occidente en los últimos años; sin embargo, se consume en Oriente desde hace unos cinco mil años. Puede ser ingerido frío o caliente. Es una excelente fuente de antioxidantes, pero sin el aporte calórico ni de alcohol que presenta el vino. Protector cardiovascular: evita la oxidación a nivel arterial y previene la arteriosclerosis. Contribuye a reducir el colesterol “malo” o LDL. Aumenta el HDL o colesterol “protector”. Ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre luego de las comidas. Es un estimulante y energizante ideal para consumir previo al ejercicio. Aumenta el gasto calórico en un cuatro por ciento. Tiene efectos diuréticos y astringentes. Contribuye a bajar la presión arterial. Tiene un alto nivel de flúor, por lo que ayuda a combatir las caries. Regula la función inmunológica, aumentando las defensas. Ajo Bulbo de la familia de las cebollas, su uso data de las antiguas culturas de Asia y Egipto. En la actualidad, se utiliza en la cocina y también como componente en recetas farmacéuticas. Tiene un efecto cardioprotector, ya que previene la formación de placa o induce regresión de las ya formadas. Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos. Es un antitumorígeno. Ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Estimula el sistema inmunológico. Incrementa la actividad de enzimas destoxificantes. Tiene propiedades bactericidas y antisépticas. El colesterol es un componente esencial para nuestro organismo; es una sustancia grasa que forma parte de las membranas celulares, de algunas hormonas, de la vitamina D y de ciertos jugos digestivos como las sales biliares. A pesar del rol fundamental que juega en nuestro cuerpo, cuando se encuentra en exceso puede traer consecuencias perjudiciales para la salud. Cuando a una persona le sube mucho el colesterol, implica que éste se va depositando en las paredes de las arterias formando placas de colesterol o ateromas, las cuales pueden mantenerse adheridas a las arterias o también se pueden desprender y bloquear completamente el paso de la sangre (accidentes de placa), causando accidentes coronarios o vasculares. Este tipo de patologías cardiovasculares son la principal causa de muerte en Chile. HDL y LDL Existen cuatro subtipos de colesterol que se miden individualmente con un perfil lipídico. Dentro de esta clasificación, los tipos más conocidos son el “colesterol bueno” o HDL y el “malo” o LDL. El LDL (Lipoproteína de Baja Densidad) transporta el colesterol por todo el organismo, depositándolo en las arterias. Los niveles aceptados han ido cambiando con el tiempo y hoy, el objetivo es que sean menores o iguales a 100 mg/dl. en pacientes que no han tenido ningún evento coronario o cardiovascular. Pero con las personas que sí han sufrido este tipo de accidentes, las exigencias son aún mayores: sus niveles no deben superar los 70 mg/dl. Por otra parte, el HDL (Lipoproteína de Alta Densidad) contribuye a disminuir la formación de placas de ateroma, motivo por el cual se le denomina “colesterol bueno”. No existen metas acerca del valor ideal de concentración de esta sustancia en el cuerpo, aunque es evidente que a un mayor valor de éste hay una mayor protección contra los eventos vasculares. Cuesta mucho regular el HDL, porque depende de los hábitos de cada persona y un porcentaje importante de los pacientes tienen un factor hereditario que los condiciona a tener valores bajos de HDL. En este contexto, es recomendable hacer ejercicio y comer de manera saludable y en casos familiares o hereditarios se indica la asociación de fármacos. Existen otros dos valores que aparecen en un perfil lipídico: el colesterol total, que es una medida aproximada de todo el colesterol circulante en el organismo; y los triglicéridos, que se forman de los ácidos grasos y del metabolismo de los azúcares refinados o hidratos de carbono. Los triglicéridos elevados también aumentan el riesgo de formar placas de ateroma. Los niveles recomendables para estos índices son de 200mg/dl en el colesterol total y 150 mg/dl. para los triglicéridos. Síntomas y prevención Lamentablemente, no hay síntomas que evidencien precozmente alteraciones en el colesterol y que permitan corregirlo antes de que se produzcan placas de ateroma. La aparición de síntomas secundarios se da cuando el nivel ya es muy excesivo o bien existe un accidente de la placa de ateroma, con la obstrucción secundaria del vaso sanguíneo afectado y se manifiesta en forma de accidentes vasculares o coronarios, como infartos cerebrales, de extremidades o síndromes coronarios agudos o infartos al miocardio. Es por esto que la prevención es el mejor camino para evitar consecuencias mayores. Se sugiere que a los 20 años las personas se sometan a un primer perfil lipídico, más aún si existe historia familiar. Hay un grupo que tiene mayor riesgo, como los fumadores, diabéticos, hipertensos y los pacientes que tienen algún grado de obesidad. Mantener una alimentación saludable es otra forma de disminuir las posibilidades de sufrir un accidente cardiovascular. El 70% del colesterol que hay en nuestro organismo proviene de la comida que ingerimos. Por esta razón, se debe moderar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, como carnes rojas, yema de huevo, quesos amarillos, chocolate y productos lácteos no descremados. Los alimentos ricos en grasas poliinsaturadas, como los pescados, almendras, nueces, maní, palta, aceites de oliva, el aceite de maravilla y la soya tienden a bajar el colesterol total y a aumentar el HDL (colesterol bueno). Asimismo, se ha comprobado el efecto benéfico antioxidante del vino tinto, sugiriéndose en pacientes que no tienen contraindicado por otra causa el alcohol, la ingesta de una copa de vino tinto diaria. Esto aumenta el HDL entre un cinco y un 10%, además de evitar la formación de ateromas y trombos (coágulos) al interior de los vasos sanguíneos. Las verduras y frutas constituyen una fuente primordial de vitaminas, sales minerales, fibra y antioxidantes. La deficiencia mantenida en el consumo de estos nutrientes tiene relación directa con la aparición y desarrollo de algunas enfermedades. Un plan de alimentación equilibrado que incorpore vegetales y frutas, además de lácteos, carnes y cereales, permite a los niños un buen crecimiento y desarrollo. Además, les ayuda a prevenir enfermedades en la edad adulta y estados carenciales a lo largo de sus vidas. Por ello, es importante acostumbrarlos desde pequeños a sabores diferentes y variados que les permitan disfrutar de una dieta rica, variada y saludable. Variedad es mejor que cantidad Es tarea de los padres y madres inculcar buenos hábitos alimentarios y transformar las comidas en un momento placentero. Para que el menú semanal de los niños sea balanceado debe incluir todos los grupos de alimentos: lácteos, carnes, vegetales, cereales, frutas, grasas y azúcares. Un plan adecuado de nutrición para los niños debe incluir de tres a cuatro porciones diarias de lácteos, una a dos de carnes (idealmente blancas), ya que es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, muy necesarias para el crecimiento y la renovación celular. Tres frutas, más dos platos de verduras crudas o cocidas. Los lácteos son fundamentales en la etapa de crecimiento y, dependiendo del peso de los niños, pueden ser descremados o semidescremados, no hay necesidad de que los niños consuman lácteos enteros puesto que la grasa también se proporciona con otros alimentos. Las grasas y azúcares, por su parte, tienen que ingerirse con moderación y en el caso de las primeras, ser de buena calidad, como aceites, paltas o frutos secos. Los preescolares y niños en edad escolar tienden a ser bastante mañosos, especialmente con alimentos nutritivos como las verduras. Aunque las preferencias por ciertas comidas deben ser respetadas y tomadas en cuenta, no hay que dejar que sea el niño quien decida lo que va a comer. Si la gama de alimentos que se incluyen en los menús familiares es amplia, es más fácil que el niño acepte un mayor número de alimentos. Por el contrario, si los hábitos familiares se alejan de las recomendaciones en calidad y cantidad, resultará difícil para el niño entender que debe comer de todo. Consejos prácticos La mayoría de los niños y adolescentes no comen las raciones de vegetales recomendados. Los siguientes consejos le pueden ayudar a aumentar el consumo de estos alimentos en todas las comidas. Presente los platos de forma divertida, con diseños e ingredientes coloridos, que los hagan más apetitosos. Procure que sus hijos comiencen el día con frutas. Un vaso de jugo de frutas, rebanadas de plátano, ciruelas o frutillas darán un energético y delicioso comienzo a la jornada y le ofrecerán una cantidad alta de fibra, vitaminas y minerales. Las frutas se pueden llevar con facilidad a todos los lugares y entregan una rápida carga de energía. Ponga en la mochila de su hijo una manzana, naranja, pera o una bolsa de frutos secos o deshidratados. ¿Su hijo siempre anda apurado? Ponga las frutas y vegetales a su alcance y asegúrese que estén visibles cuando el niño abra el refrigerador. Así es más probable que se los coma. Utilice verduras congeladas o en conserva cuando sea imposible conseguir productos frescos para que así no pasen días sin comer verduras variadas. Utilice puré de verduras para espesar sopas y añadir sabor. Prepare postres dulces con vegetales (tarta de zanahoria, bocaditos dulces de camote) o con frutas (tartaleta de piña, pastel de manzana, yogur de kiwi, frutilla, etc.). Recuerde emplear el azúcar con moderación, también estos postres pueden preparase con edulcorantes aptos para la cocción. Corte los alimentos en formas curiosas, los hace más apetecibles. Se pueden elaborar sándwiches vegetales con lechuga, tomate, zanahoria rallada, quesillo, jamón, atún, colocados en canapés cortados en forma de triángulo o círculo. Llamará más la atención que el típico sándwich cuadrado. Ideas En la preparación de originales recetas para fomentar el consumo de verduras entre los más pequeños no hay más límite que la propia imaginación y una pizca de buen gusto. Flanes de verduras Los flanes o budines que combinan carnes, pescados y huevo con verduras, son una manera divertida y original para que los más pequeños vayan probando distintos sabores. Estos platos pueden servirse fríos o calientes y permiten incluir cualquier tipo de verdura, cereales, legumbres y carnes. Divertidas brochetas vegetales Es una manera entretenida y saludable de cocinar y consumir vegetales, ya que los más pequeños pueden participar en su elaboración. Existen infinitas presentaciones de pinchos, por ejemplo: brochetas de pollo, pavo, ternera o pescado con champiñones, pimientos verde y rojo, zanahorias, zapallitos, berenjenas, etc. Pizzas caseras con vegetales El contenido de energía y nutrientes de las pizzas varía según sus ingredientes. Son un plato fácil de preparar, de gran aceptación y muy nutritiva si se preparan con jamón serrano o de pavo, atún, tomate triturado, cebolla, pimiento, champiñones, alcachofas, berenjenas. Así, una porción de pizza resulta muy completa. Lasañas y canelones "vegetarianos" Son platos jugosos, sabrosos y en general muy aceptados por el público infantil. Algunas sugerencias: lasaña rellena de pollo, champiñones y espárragos, de carne y espinaca, canelones de carne y alcachofas. Tortillas con verduras Platos tan comunes como las tortillas pueden ser un recurso fácil para incluir distintas verduras. Alternativas: tortilla de espárragos, camarones, espinacas, queso, cebolla, champiñones o papas. ¿Sabías que el desayuno debería contener entre el 25 y 30% del total de calorías que ingerimos a lo largo del día? Los alimentos que comemos en las primeras horas de la mañana son de vital importancia, ya que luego de 8 o 10 horas de ayuno nuestro cuerpo necesita de energía y nutrientes para realizar bien las actividades diarias. De esta manera, saltárselo puede significar fatigas, cansancio y problemas de atención durante la jornada. Además, ayuda de manera significativa al equilibrio nutricional en la alimentación, ya que mejora la distribución energética (al comer más en la mañana se tiene energía para gastar y se come menos en la tarde) y contribuye a evitar malas elecciones alimenticias disminuyendo el consumo de golosinas. ¿Cómo hacerlo correctamente? Un buen desayuno no es aquel que se toma apurado en la mañana antes de salir de la casa. Debe destinársele un tiempo especial, por lo menos 15 minutos. Es preferible que el día anterior se acuesten 15 minutos antes y se levanten más temprano, antes que omitirlo o consumirlo a la rápida. Esta primera alimentación del día debe convertirse para cada integrante de la familia en una hora sagrada. Considerarla, al igual que la cena, como una instancia para compartir en familia. Muchas veces esto no es posible por las diferencias de horarios de cada persona. En esos casos, la especialista propone preparar una mesa bonita, entretenida y con alimentos agradables de manera que sentarse a desayunar sea tan importante y deseado como un almuerzo. Hay tres cosas fundamentales que no pueden faltar para alimentarse bien durante el desayuno: calcio, fibras y vitaminas. El calcio se obtiene de una porción de leche o yogurt, ojalá bajo en grasas. Las fibras, de los cereales y una porción de pan. Y las vitaminas están en las frutas o jugos naturales. Así, un desayuno recomendable podría ser: Un té o café con leche, de preferencia descremada. Una porción de pan integral o marraqueta con palta, quesillo, mermeladas sin azúcar o jamón de pavo. Una porción de fruta o un jugo. El kiwi y la naranja tienen mucha vitamina C. Es importante favorecer los productos dietéticos o bajos en grasas y evitar las grasas saturadas. Por eso se recomiendan las leches descremadas, (incluso para los niños con tendencia al sobrepeso a partir de los tres años), el yogurt light y los cereales bajos en azúcares como la avena. Recomendaciones especiales Un buen desayuno es importante para todas las personas. Sin embargo, dependiendo de la edad y condición es recomendable que pongan atención en el consumo de ciertos alimentos. Los niños: Para ellos es fundamental una alimentación completa y abundante, ya que está comprobado que existe una importante relación entre el desayuno y la rendición escolar. Un alumno que no desayuna tiene menos energía y pone menos atención, tendrá más dificultades de entendimiento y estará más propenso a tener una fatiga producto del gasto energético en las clases y en los recreos. La leche es, además, un alimento importante para el crecimiento adecuado de sus huesos. Las mujeres: Hasta los 25 años es muy importante el consumo de leche, ya que durante toda esa etapa están formando las reservas de calcio, por eso lo ideal es consumir tres porciones diarias. Pueden ser dos en el desayuno, como un vaso de leche y un pedazo de quesillo, y otra de leche en la tarde. Las mujeres embarazadas: Deben aumentar esa dosis y consumir cuatro porciones de lácteos al día. Los deportistas: Es bueno el consumo de muchos carbohidratos, sobre todo si tienen una competencia. Por eso se recomienda el pan, los cereales y también fruta. Beneficios de un buen desayuno Mayor probabilidad de que los niños tengan una alimentación correcta y una mejor nutrición. Mejora comportamiento y desempeño mental. Fomenta el aprendizaje, la atención y las habilidades escolares. Favorece el incremento de peso y talla en los niños. Desarrolla buenos hábitos alimenticios que perduran a lo largo de toda la vida. Corte los alimentos en formas curiosas, los hace más apetecibles. Se pueden elaborar sándwiches vegetales con lechuga, tomate, zanahoria rallada, quesillo, jamón, atún, colocados en canapés cortados en forma de triángulo o círculo. Llamará más la atención que el típico sándwich cuadrado. Esprúe celíaco (intolerancia al gluten) ¿Imaginas lo difícil que es vivir sin poder comer pan, pasteles ni muchos de los postres que conocemos? Ésta es la realidad de quienes padecen la enfermedad celíaca, un mal que se caracteriza por la intolerancia al gluten, sustancia que se encuentra en el trigo y otros granos. La incapacidad para digerir y procesar esta sustancia puede llevar a la inflamación de los intestinos, deficiencias vitamínicas debido a la poca absorción de nutrientes y anomalías intestinales. El gluten se encuentra en muchos alimentos, en especial en los procesados y horneados como panes, pasteles, postres que usan espesantes, bebidas alcohólicas (excepto el vino), cereales y pastas. Esta condición hereditaria se caracteriza porque el revestimiento del intestino delgado resulta dañado en respuesta a la ingestión de gluten y otras proteínas que se encuentran en el trigo, la cebada, el centeno y sus derivados. Los intestinos contienen proyecciones (llamadas vellosidades) que normalmente absorben los nutrientes, pero en las personas con esta enfermedad estas vellosidades se aplanan y se altera su capacidad para absorber los nutrientes en forma apropiada. Como resultado, varios sistemas de otros órganos también terminan afectados. Esta dolencia se puede presentar en cualquier momento de la vida, desde la infancia hasta la vejez. Causas Se desconoce la causa exacta de este mal. Antes se consideraba como una enfermedad extraña, pero según investigaciones recientes una de cada 120 personas en el mundo la padece y solo una pequeña fracción de ellas ha sido diagnosticada. Se produce en personas que poseen una susceptibilidad determinada genéticamente, asociada a la interacción con el ambiente, en este caso la ingestión de gluten. Existen numerosas dolencias y condiciones asociadas con la enfermedad celíaca, entre las cuales se pueden mencionar: anemia, intolerancia a la lactosa, dermatitis herpetiforme, trastornos cutáneos, diabetes tipo I, síndrome de down, infertilidad inexplicable, osteoporosis, ciertos tipos de cáncer intestinal, entre otros. Síntomas El espectro de síntomas es muy amplio y va desde personas asintomáticas hasta pacientes con desnutrición grave. Entre estos extremos existen un sinnúmero de manifestaciones, incluso hasta hace un tiempo la enfermedad se diagnosticaba en niños con diarrea crónica, retardo del crecimiento o desnutrición. En la actualidad, el diagnóstico se hace cada vez más en adultos con diversidad de síntomas. Las dolencias asociadas a esta enfermedad varían de una persona a otra y pueden ser o no intestinales. Esta es la razón por la cual el diagnóstico con frecuencia se retrasa. Por ejemplo, una persona puede presentar diarrea, otra estreñimiento y una tercera no presentar irregularidad alguna en las deposiciones. Los síntomas gastrointestinales más conocidos son el dolor abdominal, la diarrea, intolerancia a la lactosa, náuseas, vómitos, pérdida de peso, distensión abdominal, gases y estreñimiento. Los síntomas no gastrointestinales más recurrentes son la anemia, osteoporosis, formación de hematomas, retraso en el crecimiento de los niños, hipoglucemia, desnutrición, úlceras bucales, trastornos cutáneos, deficiencia de minerales o vitaminas, depresión y fatiga. Diagnóstico En la actualidad se dispone de exámenes de sangre que son muy sensibles y específicos para el diagnóstico de esta enfermedad. Por ser tan sencillos y poco molestos, son de gran utilidad cuando existe la sospecha clínica de esta afección, para así tratarla sin tardanza. El diagnóstico definitivo se basa en la biopsia de intestino delgado, que se practica mediante una endoscopía digestiva alta habitual. Este examen es de uso rutinario y muy poco molesto con los avances que se tienen hoy en día. Tratamiento El tratamiento para la enfermedad celíaca es la dieta libre de gluten de por vida. Esta es la única manera de permitir la recuperación de las vellosidades intestinales. Los alimentos, bebidas y medicamentos que contienen trigo, centeno, cebada y posiblemente avena, se deben eliminar por completo de la alimentación. La persona que siga una dieta estricta puede llevar una vida larga y saludable, a menos que se haya presentado un daño permanente antes del diagnóstico. Debido a que la causa exacta se desconoce, no hay forma de evitar el desarrollo de esta afección. Sin embargo, el conocimiento de algunos factores de riesgo, como es el caso de un familiar que sufra este trastorno, puede aumentar las probabilidades de obtener un diagnóstico y tratamiento temprano. Complicaciones Dependiendo del grado del daño intestinal antes del diagnóstico, el mejoramiento en los síntomas puede variar en duración una vez que comienza el tratamiento. La dieta libre de gluten se debe seguir cuidadosa y continuamente. Cuando esta enfermedad se deja sin tratamiento puede causar complicaciones como infertilidad, aborto, osteoporosis, fracturas, ciertos tipos de cáncer intestinal u otros trastornos autoinmunes. Exámenes para un buen diagnóstico En la actualidad se dispone de exámenes de sangre que son muy sensibles y específicos para el diagnóstico de esta enfermedad. Por ser tan sencillos y poco molestos, son de gran utilidad cuando existe la sospecha clínica de esta afección, para así tratarla sin tardanza. El diagnóstico definitivo se basa en la biopsia de intestino delgado, que se practica mediante una endoscopía digestiva alta habitual. Este examen es de uso rutinario y muy poco molesto con los avances que se tienen hoy en día. Desde pequeños nos acostumbramos a escuchar de la importancia de la leche y el calcio para el fortalecimiento de huesos y dientes. Sin embargo, una parte creciente de la población tiene restringido el consumo de productos lácteos, pues sufren de intolerancia a la lactosa, un mal que cada vez padecen más chilenos y que incluso está apareciendo a edades más tempranas. Aunque los adultos son más propensos a sufrirla, en los niños se ve un ascenso propio de los países desarrollados. La intolerancia a la lactosa es la incapacidad del organismo para digerir este carbohidrato de la leche. Esto se produce por la insuficiencia de lactasa, enzima responsable de la degradación de la lactosa. Síntomas Los síntomas son variables, pueden ir desde dolores por distensión abdominal hasta diarrea. También puede provocar náuseas y flatulencia. Tratamiento Quienes sufren de esta patología deben evitar los productos lácteos, como el queso, mantequilla, yogurt, postres, helados que incluyan leche, entre otros. También quedan excluidos todos los alimentos y bebidas que en su preparación llevan leche, como el puré e incluso algunos medicamentos. Los productos sin lactosa que el mercado ha lanzado son buenas alternativas para suplir los nutrientes y las propiedades de este alimento. Diagnóstico Para su diagnóstico existen variados exámenes, el más avanzado es el Test de Hidrógeno Expirado, que mide el aumento de hidrógeno en la respiración que se produciría tras la ingesta de lactosa que no puede ser degradada por falta de lactasa. También se puede constatar con un estudio del pH y de cuerpos reductores en las deposiciones. Sin embargo, muchas veces lo único que permite el diagnóstico es la prueba y contraprueba con leche con y sin lactosa. Como país en desarrollo, es muy probable que aumente la incidencia de intolerancia a la lactosa, por lo que se hace necesario que ingrese a Chile la enzima lactasa en formato comercial. Al ingerirla se podrá dejar de restringir los alimentos lácteos, lo que permitirá tener una mejor calidad de vida. No obstante, en la actualidad existen numerosos productos sin lactosa disponibles en el mercado. El azúcar es una de las sustancias más utilizadas para endulzar alimentos y bebidas. Sin embargo, hay personas que no pueden consumir este hidrato de carbono, debido a que tienen intolerancia a la glucosa o deben controlar su peso. Para ellos, los sustitutos del azúcar son una solución eficiente y segura para endulzar sus comidas. Gracias a los edulcorantes artificiales, es posible reducir 80 calorías en una taza de café y 192 en una bebida. Desde la sacarina hasta la sucralosa, la principal característica de estos productos es endulzar sin aportar calorías. A nivel del organismo, estas sustancias no son percibidas como calóricas, por lo que no provocan un aumento en la masa corporal. A continuación, le informamos sobre las principales características de cada producto. Sacarina Es el producto más antiguo del mercado, el cual ha sido utilizado desde principios del siglo XX. Su fabricación se realiza a partir de una sustancia derivada del carbón mineral. Sus propiedades le permiten endulzar hasta 200 veces más que el azúcar, pero puede dejar un gusto amargo, sobre todo si se usa en grandes concentraciones. Por otra parte, la sacarina es una sustancia termosensible. Es decir, pierde sus propiedades cuando es sometida a mucho calor, por lo que no se aconseja su uso en la preparación de alimentos horneados. Aspartame Este endulzante se usa en alimentos y bebidas en más de 100 países alrededor de todo el mundo, y es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar. Debido a su proceso de producción, el aspartame no puede ser consumido por personas que padecen fenilcetonuria. Esta condición consiste en una intolerancia a un aminoácido llamado fenilalanina, que está contenido en el aspartame. Al igual que la sacarina, reacciona ante el calor. Por esta razón, los alimentos preparados con aspartame pueden perder dulzor al ser sometidos a altas temperaturas. Sucralosa Es el más natural de los edulcorantes, porque se obtiene de la sacarosa, una molécula del azúcar. Esta condición hace que la sucralosa no tenga contraindicaciones y pueda ser consumida por todas las personas. Este producto es muy estable, por lo que resiste muy bien las temperaturas extremas, siendo ideal para preparaciones horneadas. El poder endulzante de la sucralosa llega a ser 600 veces al del azúcar. La obesidad es una enfermedad crónica que puede traer consecuencias importantes en la salud. Se relaciona con intolerancia a la glucosa, diabetes, enfermedades cardiovasculares, síndrome de ovario poliquístico, cáncer, hipertensión, entre otras patologías. Por lo mismo, Clínica Santa María ha desarrollado un Programa de Obesidad que acoge a todas aquellas personas con sobrepeso que presenten un índice de masa corporal (IMC) por sobre los 25. Este programa está diseñado para niños, adolescentes y adultos. También se pueden unir a este plan mujeres durante su embarazo y en su periodo de post parto y es de gran importancia para pacientes diabéticos. El objetivo más importante de nuestros programas es educar y cambiar hábitos de alimentación. Es fundamental este punto debido a que es necesario aprender a comer sano tanto en calidad como cantidad. Además, está demostrado que el ejercicio físico es fundamental para mantener el peso adecuado. Efectividad El plan dura cuatro meses y la efectividad es cercana a un 90%. El porcentaje que falla depende mayoritariamente de circunstancias agregadas, como problemas secundarios del paciente para asistir a los controles, a la gimnasia o no seguir las indicaciones de los profesionales. Los problemas que se pueden presentar, en general, no tienen relación con el desarrollo del programa. En algunas ocasiones los pacientes presentan enfermedades comunes de cualquier persona como puede ser un resfrío o una fractura, lo que puede llegar a atrasar el término del plan. Además, se han visto casos de pacientes que no se saben adecuar al tiempo que requiere el programa para cambiar los hábitos. Procedimiento Para ingresar al programa se debe consultar a un Endocrinólogo de Clínica Santa María. Una vez comenzado, la primera sesión es con un Kinesiólogo, quien crea un plan de gimnasia personalizada. La actividad física se hará en 36 sesiones de 45 minutos cada una, tres veces a la semana en el gimnasio de Clínica Santa María. Para atender las necesidades específicas de cada paciente, contamos con profesores de educación física altamente preparados. También se hace un control con un nutricionista que evalúa a cada paciente y mide los niveles de agua, grasa y musculatura en el cuerpo. Luego le entrega una pauta de alimentación y lo examina cada 15 días. En esta misma etapa, se cita a sesiones grupales con otras personas que compartan el mismo problema de obesidad. Pero eso no es todo, pues el apoyo psicológico es fundamental dentro del programa. La gran mayoría los pacientes come por ansiedad, es por ello que es vital que aprendan a manejar y controlar sus emociones y a entender el motivo de éstas. Todo lo anterior se combina con el uso de medicamentos de acuerdo a las necesidades de cada paciente. Para mayor información sobre el Programa de Obesidad para Adultos contactarse con programaobesidad@clinicasantamaria.cl Dr. Ricardo Silva Extractado del libro El Niño Enfermo y sus Cuidados La obesidad se define como el aumento de peso que se relaciona con un incremento de la grasa corporal. Esta subida debe relacionarse con la edad en el caso de niños menores de dos años y con la talla en los mayores de esa edad. Se considera una enfermedad crónica y no transmisible. Es un problema que está adquiriendo características de epidemia, sobre todo en las sociedades en desarrollo. Se asocia a cambios en el estilo de vida (dieta rica en alimentos de alto contenido calórico y disminución de la actividad física) y siempre implica un balance energético positivo. Estudios publicados demuestran hasta un 40% de sobrepeso u obesidad en niños en edad escolar. En ellos hay mayor riesgo de persistencia de la enfermedad hasta la edad adulta, especialmente en aquellos en que la obesidad es más severa, cuando alguno de los padres es obeso o cuando la edad en que el niño tiene sobrepeso es mayor. Es así como un 69% de los pequeños con obesidad entre seis y nueve años también lo serán en la adultez, cifra que aumenta a un 83% en casos de niños con obesidad entre los 10 y 14 años. Dada la precocidad en el inicio de esta enfermedad, se ha observado que a lo menos uno de los siguientes factores de riesgo cardiovascular: presión alta, colesterol elevado o resistencia a la insulina, se pueden encontrar hasta en el 50% de los pequeños obesos entre los cinco y 10 años de edad. Causas La gran mayoría de los niños son obesos porque comen más de lo que necesitan para la actividad física que realizan. Es lo que se conoce como obesidad nutricional simple. Solo el 1% tendría alguna causa específica como desorden genético, trastornos hormonales (hipotiroidismo, aumento de los niveles de cortisol) o uso de medicamentos. Diagnóstico El diagnóstico se hace pesando y midiendo al paciente y luego comparando los valores obtenidos con tablas según edad y sexo. Se debe hacer un interrogatorio cuidadoso de hábitos alimentarios, actividad física, tiempo de evolución de la enfermedad y los problemas que está provocando. Además, es necesario hacer un examen físico completo buscando presión arterial elevada, estrías, acantosis nigricans (coloración oscura de la piel, fundamentalmente en el cuello, axilas y parte interna de los muslos) y eventuales hallazgos que orienten a un problema genético u hormonal como causa. Una vez establecido el diagnóstico y dependiendo de la severidad de la obesidad, se tomarán exámenes para estudiar el funcionamiento de la glándula tiroides, evaluar los niveles de glicemia, de la hormona que los regula (insulina) basales y/o después de carga de glucosa y niveles de grasas en la sangre (colesterol, tipo de éste y triglicéridos). Tratamiento Éste se encamina a lograr un cambio en el estilo de vida del paciente, con lo cual se pretende lograr una mejoría en la relación peso-talla. Se sabe que la disminución entre un 5 y un 15% de la relación peso-estatura ya aporta beneficios a la persona. Para conseguir este objetivo hay que disminuir la ingesta y aumentar la actividad física, y para lograrlo se requiere el compromiso de la familia y de los encargados de la alimentación del niño, que muchas veces es alguien externo (la nana). También se dan indicaciones generales como por ejemplo: Mantener horarios de alimentación. Usar siempre el comedor o comedor de diario para comer. No llevar comida a las habitaciones. No comer acostado ni viendo televisión. Crear un ambiente grato a la hora de alimentarse. No dar dinero a los niños para que lleven al colegio, para así evitar que compren golosinas. Mandar siempre colaciones saludables, principalmente fruta en vez de alimentos procesados. Si se encuentra alguna alteración hormonal es necesario, aparte de los cambios en el estilo de vida, agregar un tratamiento para la enfermedad específica (hormonas tiroideas en el hipotiroidismo y, eventualmente, medicamentos para tratar niveles altos de insulina). No se utilizan inhibidores del apetito en Pediatría. Si no hay una adecuada respuesta a las indicaciones de alimentación básica inicial y a las medidas generales, los padres del niño deben ser asesorados por un equipo multidisciplinario compuesto por: Una nutricionista, quien mediante un interrogatorio dirigido va a determinar los errores en los horarios y en el tipo de alimentación que el niño recibe. Un psicólogo, que ayudará en el manejo de la ansiedad, autoestima y para reforzar el cambio de conducta. Idealmente un profesional en educación física o similar que controle y ayude de manera individualizada a cada paciente. Pronóstico Dependerá de lo comprometido que esté el niño y sobre todo del compromiso de los adultos responsables de cumplir las indicaciones dadas por el equipo médico. También es importante la mantención de las indicaciones en el tiempo, ya que debe mantenerse el cambio de conducta para evitar recaídas, que en esta condición son frecuentes. Al llegar a la tercera edad el organismo experimenta una serie de cambios, los cuales sumados a la disminución de actividad física y otras enfermedades propias de la edad, influyen y alteran los hábitos alimenticios. Las demandas energéticas para realizar funciones básicas como respirar, bombear el corazón, etc. comienzan a disminuir un 5% cada década. De esta manera, si las personas mantienen los mismos hábitos alimenticios a los 40, 50 y 60 años la tendencia será a subir de peso, por lo que se debe tomar conciencia de esto y preocuparse de la dieta con anterioridad. A esto se suma la disminución de la masa muscular y el aumento de la cantidad de grasa, además de sufrir alteraciones en su distribución concentrándose principalmente en la zona abdominal. ¿Cómo y qué comer? Conforme va avanzando la edad comienzan a aparecer una serie de otros trastornos que también alteran la nutrición de las personas. Entre ellos destaca la pérdida de dentadura. Como tienen menos piezas dentales o ya utilizan prótesis dentarias no pueden comer cosas de consistencia muy dura, por lo que se recomienda prepararles alimentos blandos o triturados en forma de puré o papillas. Las sopas son también una muy buena opción. Por otro lado, se recomienda evitar las frituras en la preparación de las comidas, sobre todo porque los adultos mayores suelen tener un colesterol alto. Es preferible, hornear, hervir o cocinar a la plancha los alimentos. Los sentidos como la vista, el oído y el olfato también sufren ciertos cambios, pero el gusto es el más perjudicado producto de una atrofia en las papilas gustativas. Es necesario una buena presentación de los alimentos y el uso de especies y saborizantes para realzar el sabor de las comidas. Disminuyen también las secreciones gástricas, la saliva, todo lo referente a los conductos internos del tubo digestivo, lo que hace importante evitar los alimentos irritantes y comer, en porciones pequeñas, tres a cuatro veces al día, para evitar la aparición de gastritis. Si bien todas estas alteraciones metabólicas son propias de la vejez, hay que tener en consideración que cada persona y cada caso es único y debe ser tratado con la ayuda de médicos y profesionales de la nutrición. En vista de que con la edad disminuye la movilidad intestinal, es importante añadir fibras en la dieta, como productos integrales y cereales. Se recomienda también el consumo frecuente de frutas y hortalizas que sean coléricas, es decir, que ayuden a eliminar la sal y favorezcan la producción de bilis, como es el caso de la alcachofa, el rabanito, la endibia, la berenjena, el níspero, la frutilla y el plátano. Las carnes rojas se recomiendan una a dos veces por semana, ya que aportan proteínas. Las frutas debieran ser tres porciones diarias, el pan sólo al desayuno y la once, de preferencia disminuir lo más posible el consumo de sal y azúcar. La deshidratación es un mal frecuente a esta edad, por lo que hay que preocuparse de tomar mucho líquido. Producto de la disminución del calcio se producen varios problemas óseos, por lo que se requiere un consumo constante de lácteos (yogurt, leche, queso, quesillo, entre otros). Factores de riesgo El estado de ánimo influye directamente en la alimentación y en esta etapa de la vida la depresión, la soledad y el aislamiento social pueden llevar a los abuelos a no comer y a desnutrirse. Por otro lado, quienes sufren enfermedades como el Alzehimer, Parkinson y demencia senil también influyen en la nutrición, ya que muchas veces no se acuerdan que ya comieron y lo hacen dos veces, o simplemente no son capaces de alimentarse por sí solos. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María nutricion, nutricionista, salud, estado, fisico, plenitud, buen, humor, diario, desarrollo, personal, profesional, afectivo, desorden, alimenticio, alimentacion, adecuada, sana, saludable, nutrición, físico, alimentación, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Los desórdenes alimenticios son tratables y en Clínica Santa María contamos con un equipo de profesionales multidisciplinarios para ello. Infórmate.

Alimenticias

Pediátricas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Pediátricas Educación al paciente Explore Pediatría Accidentes en niños Alergias alimentarias Asma bronquial Diarrea aguda Dolor abdominal recurrente Hipertrofia adenoamigdaliana Infección urinaria infantil Laringitis aguda Meningitis viral Neumonía y bronconeumonía Odontopediatría Síndrome bronquial obstructivo Síndrome hemolítico urémico Testículo agudo Uso de inhaladores Varicela La Pediatría es la especialidad médica que estudia al niño y sus enfermedades. En nuestro sitio usted podrá encontrar información interesante sobre cómo cuidar a su hijo, aprender sobre las cosas que puede o no debe hacer para prevenir algunas enfermedades y accidentes, o bien informarse sobre algunos de los síntomas que su niño puede presentar, cuándo son importantes y qué hacer ante ellos. Clínica Santa María cuenta con un completo equipo pediátrico para solucionar las consultas de los padres, ayudar en la prevención de enfermedades y tratar al niño enfermo. Los accidentes constituyen la primera causa de muerte en menores de un año La Organización Mundial de la Salud (OMS), definió accidente como un acontecimiento no premeditado, que produce daño o lesión reconocible o visible, corporal o mental. Los accidentes no son eventos fortuitos e imposibles de predecir, por lo que siguiendo conductas apropiadas es posible evitarlos. Es imprescindible que incorporemos a nuestra vida cotidiana el concepto de prevención de accidentes. Las lesiones no son fenómenos al azar, sino que ocurren patrones predecibles basados en la edad, el sexo, la hora del día, estación del año, entre otros. El niño por definición es un ser curioso; a su crecimiento y desarrollo lo acompaña la necesidad de conocer, explorar, tocar y probar. Por lo tanto, necesita crecer en un entorno seguro, sano, amoroso y debe ser protegido de los potenciales riesgos que lo rodean. Los productos de limpieza, detergentes, volátiles como la parafina, bencina y alcohol, son de mucho riesgo para el núcleo familiar, ya que pueden producir quemaduras con secuelas físicas y sicológicas de por vida, si es que no se llega a la muerte. Por lo tanto, estos productos debieran ser almacenados en lugares seguros y fuera del hogar. El uso de armas de fuego por parte de los padres o familiares para prácticas deportivas o de protección, constituyen un riesgo inminente. Se debe mantener el arma descargada y guardar las balas en un lugar diferente y bajo llave. La electricidad es un factor de mortalidad, ya que a pesar de existir una normativa para instalaciones permanentes y provisorias, aún persiste el uso de cables con corriente viva y material dañado. Los animales domésticos, como los perros son otra causa frecuente de lesión física y psicológica, debido a que no cuentan con una adecuada seguridad. Accidentes según etapa de desarrollo y edad En el niño más pequeño, las lesiones más frecuentes dentro del hogar son las caídas, quemaduras en la boca y en las manos por cable eléctrico, amputación de un dedo, ahogamiento por inmersión o asfixia. A medida que avanza en su edad, alcanza la bipedestación y la capacidad de marcha, entonces el riesgo de sufrir otras lesiones y traumas aumentan producto de la ingestión de cuerpos extraños (monedas, juguetes pequeños), caídas de diversa índole, quemaduras por agua caliente o esofágicas por cáusticos, mordeduras de perro en la región craneofacial, entre otras. En la edad escolar, caracterizada por la actividad social grupal, aumenta la posibilidad de lesión por deportes o caídas con borde filoso en región genital o anal. En la etapa de la pubertad y adolescencia aumentan las heridas por armas de fuego, se incrementan los accidentes viales en bicicleta, patines y patinetas. Los deportes son también factores de riesgo, ya que se practican con contacto directo como fútbol y rugby, dándose múltiples lesiones como fracturas expuestas, traumatismo craneoencefálico y perforación de víscera hueca (Ej. intestino). Recomendaciones frente a un accidente La primera recomendación frente a una emergencia, es mantener la calma. Mantenga cerca del teléfono los números de su médico, ambulancia, carabineros y bomberos. En su botiquín debe haber siempre apósitos estériles, algún tipo de antiséptico como povidona yodada, una venda y curitas. Prevención de quemaduras No permitir que los menores permanezcan en la cocina mientras se prepara la comida. La mayor cantidad de accidentes por quemaduras es causada por líquidos calientes. Vigile a sus niños antes de manejar líquidos caliente, nunca los tome en su falda cuando esté tomando té, café u otro líquido caliente. Cuidado con el agua caliente de la llave del baño o de la cocina. Usar los quemadores traseros de la cocina, colocar ollas y sartenes con los mangos hacia atrás. Proteger las estufas con una reja y no instalar sobre ellas utensilios con agua. No dejar la plancha encendida; además de quemarse, el niño puede tropezar con el cordón y caer. No usar manteles largos a la hora de las comidas, el pequeño puede tirar de él y verter sobre sí mismo alimentos o líquidos calientes. No poner platos ni tazas en el borde de la mesa. No servir los alimentos ni los líquidos a temperaturas superiores a lo que usted puede consumir. Los enchufes que no están en uso, debe protegerlos con cubre enchufe. Los cables de televisores, radios, refrigeradores y lavadoras deben estar en buen estado, sin parches y lejos del alcance de los menores. El mantenimiento de los equipos eléctricos, a parafina y gas es una buena costumbre antes del inicio de la temporada de invierno. Es más seguro tener el calefont en el exterior de la casa. En caso de estar adentro, debe tener buena ventilación. ¿Qué hacer en caso de una quemadura? Sacar la ropa y lavar con abundante agua fría para disminuir el calor. Calmar el dolor con el analgésico prescrito por el Pediatra del niño y que usted use habitualmente. No coloque nada sobre la quemadura (ungüento u otros productos), con ello solo contribuirá a que exista una mayor probabilidad de infección y que el niño sufra mayor dolor al proceder a la limpieza de la zona quemada. Cubra la zona quemada con una toalla o paño limpio y lleve de inmediato a un Servicio de Urgencia. Prevención de asfixia por inmersión Las clases de natación son importantes para los pequeños, pero nunca asuma que su hijo es un nadador profesional. Siempre debe haber un adulto responsable, que sepa nadar, vigilándolos mientras juegan cerca del agua. Si tiene piscina, manténgala cercada y la puerta de acceso con llave. Los niños pequeños siempre deben estar con chaleco salvavidas. Si comieron, esperar dos horas antes de entrar al agua. Enseñe a los niños a no hacer bromas pesadas en el agua. Los bebés pueden ahogarse en menos de tres centímetros de altura del nivel de agua, solo basta que caigan de cara, ya que son incapaces de levantarse. Nunca deje solos a sus niños pequeños en la tina del baño, aunque sea por pocos segundos. Si suena el teléfono o timbre, saque al niño de la tina antes de contestar. Nunca deje a un niño en la tina al cuidado de otro niño. Si están los niños en el agua, deben ser siempre vigilados por un adulto. Vacíe todos los contenedores de agua luego de su uso. No guarde recipientes como tarros o baldes con líquidos en su interior. Mantenga la puerta del baño permanentemente cerrada. Recuerde siempre que los niños se ahogan en silencio. Prevención de intoxicaciones Los frascos o cajas con remedios suelen ser atractivos para los niños pequeños. Mantenga todas las drogas y medicamentos bajo llave y en sus envases originales. En casas que no sean la suya, tenga cuidado, especialmente si allí solo viven adultos, ya que pueden haber remedios al alcance de los niños. No guarde líquidos (parafina, aguarrás, detergentes, venenos, cloro, etc.) en recipientes no apropiados y sin rotular. Siempre deben estar señalizados y protegidos y nunca deben estar cerca de los alimentos. No consuma alimentos de origen desconocido, siempre revise la fecha de vencimiento y en los enlatados, la lata debe estar en perfecto estado. Si almacena alimentos, mantener en lugar seco y protegido de animales (ratones). ¿Qué hacer si su hijo ingiere sustancias potencialmente peligrosas? Tenga siempre a mano el número de teléfono de un centro de información toxicológica. Llévelo de inmediato a un Servicio de Urgencia donde se evaluará la gravedad de la exposición al tóxico. No olvide llevar la sustancia que el niño haya ingerido. Electrocución Una persona puede electrocutarse fácilmente, ya que las tensiones que alimentan los aparatos electrodomésticos (220 voltios) son peligrosas. En caso de aplicarse por accidente a una persona, puede producir desde el conocido “calambrazo” hasta la muerte por paro cardíaco. El peligro que entraña un contacto eléctrico se hace mucho mayor cuando la persona está en un ambiente mojado o descalza sobre el suelo. Es por ello que es recomendable secar los baños, lavaderos, cocina y cualquier lugar después de trapear o regar. El contacto accidental de una persona con un objeto que esté en tensión se da de dos formas distintas: Cuando se tocan directamente elementos eléctricos que estén con tensión, ya sea por existir cables pelados, con aislante defectuoso o insuficiente. Por conectar aparatos con cables desprovistos de la clavija correspondiente. También al cambiar fusibles o tratar de desmontar o repara un aparato sin haberlo desconectado, si se introducen objetos como tijeras o alambre en los agujeros de los enchufes o por manejar equipos que carecen de tapas protectoras y, por consiguiente, tienen partes eléctricas accesibles. Por último, se toca la parte exterior metálica de algún electrodoméstico (refrigerador, lavaplatos, televisor, tostador, etc.) que se ha puesto en contacto con la corriente eléctrica como consecuencia de una deficiencia en los aislamientos interiores. Prevención de la electrocución Ocultar los enchufes visibles detrás de los muebles o con tapa blanca de plástico. No poner “cucos” porque llaman la atención. Lo más adecuado es una diferencia (toma) a tierra que puede ser instalado por cualquier electricista en la red de la casa. Evita la electrocución en el momento que alguien coloque un dedo en el enchufe. No dejar alargadores enchufados, que eventualmente un pequeño puede echarse a la boca. Preferir enchufes protegidos, que no permitan introducir objetos en los agujeros. Prohibir el uso de artefactos eléctricos en el baño (radio, televisor, calentadores). No utilizar frazadas o calienta cama eléctricos, el niño puede recibir una descarga si se hace pipí. Mantener cables y aparatos en buen estado. Si a un niño le da la corriente no hay que separarlo del artefacto, porque junto con él, se electrocutará quien trata de salvarlo. En vez de eso, interrumpir de inmediato los circuitos eléctricos. Si se ignora dónde está, hay que desprenderlo dándole un golpe con un objeto de madera seca, goma o cartón. Prevención de aspiración y sofocación Un recién nacido no debe dormir en la cama de sus padres. El agujero de los chupetes de las mamaderas debe ser tal, que al invertirlas el líquido caiga gota a gota y no en chorro. Los menores de cuatro años tienen que comer acompañados. No permita que sus niños ingieran dulces estando acostados. No les permita jugar mientras coman. No es aconsejable darles maní (o similares). Mantenga pilas, alfileres, botones, baterías fuera de su alcance. Los juguetes deben ser de un tamaño mayor que su boca y no tener piezas pequeñas que puedan ser desprendidas y tragadas. Prohíba a sus niños jugar con bolsas plásticas. ¿Qué hacer si se atora? Si es pequeño, hay que colgarlo de los pies y golpearle fuertemente su espalda. Nunca introducir la mano en la boca para intentar extraer el cuerpo extraño, a menos que éste se vea, ya que puede empeorar la situación. Si es más grande, pida a su Pediatra que le enseñe la Maniobra de Heimlich, un procedimiento que ayuda a salvar la vida en estos casos. Enséñela a sus hijos y nana. Maniobra de Heimlich: consiste en dar compresiones bruscas de la parte baja del tórax para movilizar el cuerpo extraño hacia fuera. En niños mayores aplicar 6 a 10 compresiones abdominales en la zona que está por sobre el ombligo, ya sea con el niño acostado de espalda o con el operador abrazándolo desde atrás. En lactantes menores de 1año no se recomienda esta maniobra por riesgo de ruptura de vísceras abdominales (hígado, bazo), en cambio se recomienda mantenerlos con la cabeza más baja que el tronco y practicar cuatro golpes en la espalda -entre las escápulas (paletas)-, luego cuatro compresiones toráxicas con los dedos sobre el esternón. Prevención de caídas Coloque seguros en las ventanas y rejas de protección en escaleras, balcones y terrazas para prevenir caídas de preescolares. Nunca deje solo al niño en un mudador o en una cama, ni siquiera por un minuto. Las caídas de altura son las más peligrosas en los niños pequeños, porque se asocian frecuentemente a fracturas de cráneo. Prevención de heridas No permita que los niños corran o jueguen con objetos de vidrio y/o cortopunzantes, ni tampoco en lugares con pasto en jardines de edificio a menos que tenga la seguridad de que no haya un artefacto cortante en el terreno. Guarde las tijeras, cuchillos y otros objetos cortantes fuera del alcance de los niños. Si su hijo usa anteojos, asegúrese de que sean irrompibles o de material no astillable. Mantenga las herramientas y utensilios de jardinería lejos del alcance de los niños. Dra. María Angélica Marinovic, inmunóloga. Las alergias alimentarias son un conjunto de manifestaciones clínicas asociadas a la ingesta de un alimento, aunque sea en pequeñas cantidades. El paciente puede presentar una reacción alérgica caracterizada por picazón, ronchas, congestión nasal, sensación de pecho apretado, dificultad para respirar, dolor abdominal, vómitos, diarreas, etc. Esta reacción se debe a que el sistema inmune reacciona en forma exagerada a un alimento inocuo, produciéndose un anticuerpo de tipo inmunoglobulina E, el cual se desarrolla en cualquier momento aun cuando se haya comido sin problemas varias veces en el pasado. Este tipo de alergia aparece con mayor frecuencia en personas con antecedentes familiares. En los niños la frecuencia es de un 6% y en adultos hasta un 3%. Es importante mencionar que la alergia alimentaria debe diferenciarse de la intolerancia a los alimentos. Esta última es una respuesta física anormal a un alimento o aditivo alimentario y no se debe a una respuesta del sistema inmune. Un ejemplo de ello son las personas con intolerancia a la lactosa de la leche, la cual es causada por la ausencia o disminución de una enzima que descompone el azúcar de la leche (lactosa). ¿Qué alimentos pueden causar alergia? En niños, los alimentos que causan la mayoría de las reacciones alérgicas son: Leche Huevos Maní Trigo Soya Frutos secos En adultos son: Maní Frutos secos Pescados Mariscos Frutas Vegetales Formas de presentación La alergia alimentaria se puede presentar desde el periodo de recién nacido en adelante. En los lactantes, la causa más frecuente es la proteína de la leche de vaca, la que incluso pasa a la leche materna si la madre consume cualquier producto lácteo proveniente de la vaca. Las manifestaciones clínicas de este tipo de alergia pueden ser: Urticaria (ronchas) Angioedema (hinchazón de tejidos blandos como párpados, labios, etc.) Obstrucción bronquial Reacción alérgica severa (anafilaxia) En general, las alergias alimentarias pueden presentarse como urticaria, que son las manchas rojas solevantadas en la piel que producen mucha picazón y que aparecen y desaparecen rápidamente. A veces estas ronchas se agrupan y forman grandes placas rojas como también distensión de los tejidos, lo que causa dolor. La urticaria puede ser la única manifestación o también puede asociarse a otros síntomas. Síntomas gastrointestinales Vómitos Diarrea Dolor abdominal Deposiciones con sangre Flatulencia Irritación roja alrededor de la boca y garganta Picazón en los labios y paladar al comer el alimento causal Dermatitis atópica o eccema Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, caracterizada por la presencia de manchas rojas con escamas que puede afectar los pliegues, produce mucha picazón por lo que la persona que la padece tiende a rascarse, lo que a su vez puede infectar las lesiones. Una de las causas más frecuentes de la dermatitis atópica en niños pequeños se debe a la ingesta de alimentos, siendo ésta la primera manifestación de alergia. Asma Se manifiesta como tos, silbido del pecho y dificultad para respirar. Reacciones alérgicas graves En algunos casos, consumir un alimento al cual se es alérgico provoca una reacción severa generalizada llamada anafilaxia, que en ocasiones puede ser mortal. Las primeras señales de esta grave forma de presentación son sensación de calor, rubor, hormigueo en la boca, urticaria y picazón. También puede haber mareos, falta de aire, estornudos, dolor abdominal, vómitos, diarrea, baja de presión e incluso, pérdida de conciencia y shock. Si no se trata en forma urgente puede causar la muerte. ¿Cómo se hace el diagnóstico de alergia alimentaria? Es fundamental hacer una buena historia clínica, conocer los antecedentes familiares del paciente y la existencia de otras alergias. También se ve la asociación entre la ingesta de un determinado alimento y la manifestación de alergia entre unos pocos minutos hasta dos horas después. En el examen físico se debe evaluar el estado nutricional y buscar signos de dermatitis atópica, urticaria, obstrucción bronquial, entre otras manifestaciones. Es fundamental realizar una encuesta alimentaria donde se anote todo lo que el paciente consuma diariamente por una semana y correlacionar con los síntomas, para así determinar la frecuencia de consumo de ciertos alimentos y aditivos. Dentro de los exámenes de laboratorio es muy importante el test cutáneo, el cual debe ser adecuadamente interpretado por el médico, ya que no todo resultado positivo significa que el paciente tenga una alergia. También está el test de parche, en el cual se coloca una muestra de alimentos sospechosos en la espalda del paciente y se lee a las 48 y 72 horas. En aquellos casos en los cuales no se puede realizar un test cutáneo, se solicita una inmunoglobulina E específica de cada alimento sospechoso. El diagnóstico se confirma con un test de provocación oral, en el cual se da el alimento en forma gradual y se observa si hay reacción alérgica. Esto debe hacerse en un medio hospitalario y bajo supervisión médica por el riesgo potencial de reacción alérgica severa. ¿A quién se debe consultar en caso de sospecha de alergia alimentaria? Si sospecha de que su hijo padece de alergia a algún alimento, debe consultar a su Pediatra quien lo derivará, para ser estudiado, al inmunólogo, gastroenterólogo y al nutriólogo, ya que ésta es una enfermedad que requiere un manejo multidisciplinario. Tratamiento Primeramente, se debe eliminar el alimento causal de la dieta. Es importante la educación de los padres y del paciente para que sepan reconocer los alimentos peligrosos. Para ello, deben leer todas las etiquetas de los productos alimenticios antes de consumirlos, saber que muchas de las proteínas alimenticias pueden tener más de un nombre, por ejemplo, en el caso de alergia a la proteína de leche de vaca se debe evitar todo lo que contenga caseína, caseinatos, caseína de cuajo, lacto albúmina, fosfato de lacto albúmina, acto globulina, lactulosa. Si es alérgico al maní debe evitar los frutos secos, aceite de maní, mantequilla de maní, etc. Si come fuera de la casa, deberá preguntar por los ingredientes utilizados. No basta con “sacar” el ingrediente del plato que le van a servir, ya que solo con ingerir una ínfima cantidad puede desencadenarse la reacción. En algunos casos basta con inhalar el alérgeno para que se produzca la reacción alérgica, la que puede ser grave y rápida. El paciente o sus padres deben estar siempre preparados para tratar una reacción alérgica severa, por lo que se aconseja llevar consigo adrenalina y un antihistamínico y saber administrarlas en las dosis y vía indicada por su médico. Dra. María Angélica Pérez, broncopulmonar infantil El asma bronquial es la causa más común de enfermedad crónica en la edad pediátrica y una de las primeras causas de consulta en los Servicios de Urgencia. Si no es bien tratada, provoca ausentismo escolar, una importante limitación de la actividad del niño y retraso en su desarrollo integral. Es una causa significativa de hospitalización en infantes y de ausentismo laboral en los padres. Descripción de la enfermedad El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios que aparece como consecuencia de una reacción exagerada ante factores ambientales. Existe evidencia que permite afirmar que está determinada genéticamente. Su forma de transmisión sería poligénica (varios genes en varios cromosomas), es decir, con genes que determinarían tener o no tener asma, que modularían el grado de severidad del asma, que se relacionan con la respuesta al tratamiento, entre otros. Esto explicaría que hijos de padres con asma puedan tener la enfermedad o no y que entre los que sí la tienen, ésta puede variar en cuanto a la severidad y forma de presentación. ¿Cómo detectarla? El paciente asmático nace con una sensibilidad especial en los bronquios y a veces también en la nariz, la que se hace manifiesta cuando a través del aire llegan a los bronquios sustancias irritantes (humo de cigarrillo, polvos, pelusas, pólenes, etc.) o agentes infecciosos (virus y/o bacterias). Éstos provocan una reacción exagerada de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio, la que se denomina hiperarreactividad (la reacción de los bronquios se manifiesta por edema –hinchazón- y secreciones -flemas-, lo que provoca obstrucción bronquial). La expresión del asma bronquial es la interacción de factores genéticos y ambientales y puede tener diferentes formas de presentación: Síndrome bronquial obstructivo recurrente del lactante o persistente. Asma clásica con crisis de tos y sibilancias (silbido del pecho). Asma de ejercicio y asma nocturna. Tos crónica. Factores de riesgo Pueden dividirse en dos grandes grupos: Factores de riesgo ajenos al niño Exposición a infección viral: virus respiratorio sincicial (VRS), parainfluenza, influenza, adenovirus (ADV). Nivel socioeconómico o cultural bajo. Hacinamiento, asistencia a sala cuna. Contaminación en la casa (humo de cigarrillos, uso de parafina, carbón o leña). Contaminación atmosférica. Lactancia materna insuficiente. Temperatura ambiental baja. Factores de riesgo propios del niño Sexo masculino. Características de la vía aérea (calibre más pequeño). Hiperreactividad bronquial. Respuesta inmune alterada. Ser prematuro. Antecedentes personales de alergia. Antecedentes familiares de asma bronquial en padres y hermanos. Factores críticos en el desarrollo de asma Predisposición genética Atopia es la tendencia a desarrollar enfermedades alérgicas como asma, dermatitis alérgica, rinitis alérgica y alergia a los alimentos. Los niños atópicos tienen mucho más riesgo de desarrollar asma. Es clara la predisposición hereditaria del asma y la atopia. Ambiente intrauterino Cuando la mujer embarazada fuma, el niño tiene más posibilidades de tener síndrome bronquial obstructivo, menor desarrollo pulmonar, parto prematuro, enfermedad pulmonar crónica del prematuro, entre otras complicaciones. Exposición a alergenos (sustancia capaz de inducir alergia) Alergenos alimentarios Durante el primer o segundo año de vida el desarrollo de alergia está asociado con la sensibilidad a los alimentos. La lactancia materna exclusiva por un mínimo de cuatro meses después del nacimiento, retarda la introducción de alimentos y disminuye significativamente el riesgo de alergia y asma infantil. Alergenos inhalados La sensibilización con aeroalergenos inhalados al interior de la casa (polvo, pelos y caspa de animales domésticos, cucarachas, hongos, entre otros). En menor medida también influye la sensibilización de aeroalergenos exteriores (pastos, malezas, pólenes, etc). El riesgo de desarrollar asma es mayor en niños que tienen altos niveles de alérgenos en sus casas, como partículas de polvo durante el primer año de vida. Además, el mayor nivel de exposición desarrolla síntomas más precozmente y más severos. En áreas donde la concentración de partículas de polvo es baja, el asma tiende a correlacionarse con alergias a gatos. Debido a que los alergenos de este animal son partículas muy pequeñas, rápidamente llegan a ser transportadas por el aire y ampliamente distribuidas en el hogar y en la comunidad. En algunas casas juega un rol importante el alérgeno de las cucarachas. Polución/ adyuvantes El humo de cigarrillo en el ambiente es importante en el desarrollo de asma infantil y en el empeoramiento del asma en pequeños y adultos. Mientras más precoz y prolongada sea la exposición al tabaco, mayor es el riesgo de desarrollar asma. Infección Las infecciones por virus pueden jugar un rol importante en el desarrollo de asma. La crisis de asma después de un virus respiratorio sincicial (VRS) parece promover el desarrollo de alergias y asma. Los niños altamente susceptibles (ambos padres alérgicos, con infecciones virales como VRS y virus parainfluenzae 3) se asocian con el desarrollo de alergias y primera crisis de asma. Síntomas Los síntomas más característicos son: tos, sibilancias (silbido al pecho), disnea (falta de aire), dolor al pecho, angustia y dificultad respiratoria en mayor o menor grado. Puede haber aumento de la frecuencia respiratoria, retracción de partes blandas (hundimiento de la piel entre las costillas) y cianosis (color morado de piel y mucosas). Mediante un examen, el médico podrá constatar la presencia de mayor sonoridad a la percusión del tórax, espiración prolongada, sibilancias y disminución de la entrada de aire a los pulmones Diagnóstico Se basa en la historia y en un examen físico. Los pacientes con asma presentan un espectro clínico que varía en grado de severidad a lo largo del tiempo o de una persona a otra. No hay un examen de laboratorio único ni tampoco un conjunto de exámenes que definan por sí mismos el diagnóstico. Cada paciente se estudia individualmente con los exámenes que proceda de acuerdo a la edad: radiografía de tórax, recuento de eosinófilos (se trata de un tipo especial de glóbulos blancos en sangre, secreción nasal y bronquial) e IgE (inmunoglobulina E). Estos dos últimos, pueden estar elevados en el asma, test cutáneo y pruebas de función pulmonar denominada espirometría, test de ejercicio, test de metacolina. El asma infantil se presenta típicamente en crisis y con reagudizaciones (los bronquios se contraen y se estrechan). Para establecer el diagnóstico del asma y su severidad, la historia clínica es lo más importante. Es decir, los antecedentes familiares de asma, rinitis, alergia (atopia), entre otros, tanto en padres como hermanos. También hay que tener en consideración: Antecedentes personales (SBO recurrente, edad de comienzo de los síntomas respiratorios, alergias, rinitis, etc.). Características de los episodios de asma. Identificación de los agentes desencadenantes de efecto mantenido (polvo de habitación, caspa de animales, virus, medicamentos, etc.) y de los de efecto transitorio (ejercicio, humo de tabaco, emociones, contaminación ambiental, cambios climáticos, etc). Agravantes como rinitis alérgica, sinusitis, infecciones, etc. El número de episodios de sibilancias (episodios de asma) y su severidad (consultas al Servicio de Urgencia, hospitalizaciones). Clasificación según gravedad Clasificar la gravedad del asma permite definir el tipo de tratamiento que el paciente necesita. Leve o episódica infrecuente: presenta menos de un episodio mensual de tos o sibilancias, cinco o menos sucesos en un año, con rápida respuesta a broncodilatadores, periodos ínter episodios asintomáticos y función pulmonar normal. Moderada o episódica frecuente: tiene episodios mensuales y seis o más sucesos en un año. Las crisis pueden ser intensas y prolongadas, presentar tos y sibilancias entre las crisis, especialmente con el ejercicio. La espirometría puede mostrar obstrucción de la pequeña vía aérea. Severa o persistente: se observan sibilancias a diario, crisis frecuentes y a veces severas que requieren hospitalización. La espirometría muestra alteración de la ventilación de tipo obstructivo que no mejora completamente con el broncodilatador. Asma inducida por el ejercicio (AIE) El ejercicio es uno de los estímulos capaces de desencadenar una crisis de asma. El AIE es un fenómeno característico del asma bronquial. Es uno de los eventos clínicos que más altera la calidad de vida de un niño asmático. Se relaciona estrechamente con la severidad de la afección y, si bien es poco frecuente en el asma leve, es casi constante en el asma moderada y está siempre presente en el asma severa. Deporte y asma ¿Puede hacer deporte un niño con asma? Sí. Puede practicar el deporte que desee e incluso realizar deporte de competición. El menor debe elegir el que más le guste y tener en cuenta que los principales generadores de asma son los deportes de actividad sostenida (atletismo de carreras, cross, fútbol, basquetbol, etc.) y en menor grado los secuenciales (natación, tenis, judo, etc.). Se desaconseja el buceo con bombas de aire. Cuando un pequeño está en crisis no debe realizar actividad deportiva hasta su recuperación. Tratamiento para mantener Objetivos Controlar los síntomas. Prevenir las crisis. Evitar consultas de urgencia. Mantener la función pulmonar normal. Reducir al mínimo el uso de broncodilatadores de acción corta. Mejorar la calidad de vida y que lleve una infancia normal que incluya deportes. El manejo del niño asmático es un proceso dinámico, multidisciplinario e involucra a todo el medio que lo rodea, es decir, a su grupo familiar, colegio, instituciones juveniles y otros, los cuales deben actuar con metas e intereses comunes. Se debe: Informar a la comunidad y en especial a los menores asmáticos, que es posible resolver su problema a través del automanejo debidamente informando de su enfermedad. Estimular una vida normal. Desarrollar la conciencia ecológica de los pequeños, del grupo familiar y de los educadores en relación al tabaquismo y a la contaminación del ambiente fuera y dentro de la casa. Pronóstico Los estudios epidemiológicos de la evolución natural en niños muestran que la mayoría tiende a mejorar después de la pubertad. Alrededor de un 60 a 70% de los pacientes con asma en su forma leve deja de tener síntomas después de los 14 años. A mayor grado de severidad, es mayor la posibilidad de continuar con síntomas en la edad adulta, en especial si se agregan factores de riesgo como tabaquismo, alergenos e irritantes ocupacionales. Tratamientos Farmacológico El tratamiento del paciente asmático es individual. Hay muchos factores individuales involucrados, especialmente en la respuesta a la terapia. El procedimiento debe ser flexible en el tiempo, considerando la evolución de los síntomas y la función pulmonar. Existen los medicamentos aliviadores o sintomáticos que se utilizan en las crisis de asma (broncodilatadores) y los medicamentos antiinflamatorios o preventivos, usados como mantención (esteroidales y no esteroidales). Estos deben administrase regularmente con el objeto de controlar la inflamación de los bronquios, que es la base de la enfermedad. Fármacos aliviadores Broncodilatadores: Revierten la contracción del músculo liso bronquial de las vías aéreas, disminuyendo la permeabilidad vascular, aumentando la eliminación y reduciendo la producción de mucus. Los broncodilatadores de acción corta como el salbutamol, fenoterol y terbutalina producen bronco-dilatación rápida y previenen la bronco-constricción inducida por el ejercicio. La duración de su acción es de cuatro a seis hrs., con un máximo efecto entre una a dos hrs. y un comienzo de acción de entre tres y 10 minutos. Estos medicamentos usados por vía inhalatoria son de elección para el manejo de los síntomas obstructivos en los pacientes asmáticos. Entre sus efectos adversos pueden producir taquicardia, temblor y baja de potasio en la sangre. Anticolinérgicos: El Bromuro de ipatropio es broncodilatador y actúa mediante una inhibición del tono bronquial. Su efecto se suma al de los broncodilatadores de acción corta. Teofilinas: Su mecanismo de acción aún no está aclarado. Tiene un efecto broncodilatador de menor potencia que los broncodilatadores mencionados anteriormente. Fármacos preventivos Se utilizan en forma permanente para prevenir las exacerbaciones y controlar el proceso inflamatorio crónico. Corticoides inhalados: Son los medicamentos más efectivos para el tratamiento del asma, tanto aguda como crónica, por su gran potencia antiinflamatoria (por ejemplo, fluticasona). Disminuyen la hiper-reactividad bronquial, mejoran la función pulmonar, reducen los síntomas y exacerbaciones y optimizan la calidad de vida. Deben usarse por tiempo prolongado. Entre sus efectos adversos están la infección por cándida (hongos) en boca y faringe, disfonía y efectos sistémicos con dosis altas. Estas consecuencias dependen de la dosis administrada. Broncodilatadores de acción prolongada (Salbutamol y Fenoterol): Su acción se prolonga por más de 12 horas. Agregados a corticoides inhalados permiten un mejor control del asma, especialmente en pacientes con síntomas nocturnos. Antileucotrienos (Montelukast): Se ha demostrado cierta mejoría de la función pulmonar, reducción de síntomas y disminución en la dosis de esteroides inhalados. Su eficacia es inferior a la de los esteroides inhalados a dosis bajas. Tratamiento no farmacológico Educación Informar adecuadamente sobre el problema del niño. Aprender a reconocer los síntomas, signos de la enfermedad y sobre todo de las crisis para actuar a tiempo. Modificar pautas culturales, por ejemplo, el temor injustificado al uso de corticoides, broncodilatadores e inhaladores. Esto lleva al equivocado concepto de rechazo por parte de la familia a estos medicamentos, los que usados correctamente no provocan trastornos. Evitar el tabaquismo y mascotas dentro del hogar. Modificar las características del hogar evitando los probables factores desencadenantes (uso de aerosoles, la humedad de las paredes, el polvo ambiental, etc.). En caso de uso de medicación preventiva, es necesario el entrenamiento familiar para su correcto uso. Medidas control ambiental Estas precauciones están orientadas a disminuir la acción de determinados alergenos que habitualmente actúan como desencadenantes de las crisis. Los más comunes dentro del hogar son los ácaros, pelos y caspa de animales domésticos, cucarachas, hongos, entre otros. Las medidas a adoptar son: Limpieza del piso con aspiradora y/o trapo húmedo (el niño debe permanecer fuera de la habitación cuando se realiza la limpieza). Lavado frecuente de frazadas, cortinas y muñecos de peluche (lo ideal es evitar este tipo de juguetes). Cubrir colchones y almohadas con fundas impermeables de tela, como se hace en los aviones. Ventilar adecuadamente las habitaciones, sobre todo donde el menor duerme o pasa gran parte de su tiempo. Impedir la humedad en las paredes para que no aparezcan hongos. Tratamiento adecuado para evitar la presencia de cucarachas (siempre en ausencia del niño). Evitar alfombras. Mantener fuera del hogar a las mascotas (perros, gatos, etc.). No fumar dentro de la casa. Fomentar el uso de calefacción no contaminante y no usar leña, carbón o parafina. Prescindir de los desinfectantes ambientales, pinturas o productos de limpieza mientras el pequeño esté presente y sin adecuada ventilación del lugar. En época de polinización mantener las ventanas cerradas durante la tarde. En caso de alguna alergia a alimentos controlar que no esté al alcance del infante. Los cuadros diarreicos son predominantemente infecciosos y constituyen una causa importante de consultas al pediatra. Agentes infecciosos Rotavirus Éste es el agente más frecuente. Aunque se da más en niños pequeños, es capaz de infectar a un adulto. Es muy contagioso, se trasmite por el mecanismo ano-mano-boca y a través de objetos inanimados como juguetes. Se caracteriza por un cuadro diarreico de inicio brusco, puede darse solo con fiebre o también con vómitos y diarrea. En ocasiones, estos tres síntomas se inician simultáneamente y muchas veces obligan a la hospitalización del paciente para hidratarlo por vía endovenosa. El niño con rotavirus se siente muy molesto y en el lactante se traduce en decaimiento e irritabilidad frente a los estímulos. Es frecuente verlo en sus primeros días de evolución tirado sobre la cama y muy irritable al estimularlo. Este virus tiene una evolución progresivamente más grave durante los primeros día, luego el niño comienza a disminuir las deposiciones y a mejorar su ánimo. No existe un tratamiento específico, solo hay que tratar de mantener la hidratación en espera de la evolución natural de la infección. En ocasiones, suele complicarse con la intolerancia a la lactosa de la leche, lo que obliga a cambiarla por una fórmula sin lactosa. Salmonella y Shigella Estas enfermedades también tienen importancia, aunque son menos frecuentes. La shigella puede ocasionar diarrea líquida verdosa, pero también deposiciones con sangre derivada, no de una toxina sino de la invasión que producen a nivel del intestino grueso o colon. Los parásitos pueden producir diarrea pero está es generalmente de más larga duración y de menor incidencia. Otros virus Existen otros virus que pueden ocasionar diarrea (calicivirus, norovirus, adenovirus, enterovirus, etc.) y bacterias como la familia escherichia coli. De ellas se describen las enteropatógenas serotipo clásico, las entero-invasoras, entero-adherentes, entero-toxigénicas y las entero-homorrágicas a las cuales pertenece la peligrosa cepa EC O157:H7 adquirida por trasmisión desde un adulto o a través de la carne de vacuno molida y no bien cocida. Esta infección produce deposiciones diarreicas con sangre y puede complicarse con un síndrome hemolítico urémico (SHU), que se caracteriza por anemia hemolítica e insuficiencia renal, ambas debido a unas toxinas que produce la bacteria. Evolución de la enfermedad La evolución de la diarrea aguda en el niño es autolimitada, es decir, puede curarse sola si no se complica con deshidratación o persistencia de las deposiciones líquidas. En nuestro país es muy raro que la diarrea sea causa de muerte, y en los casos que lo ha sido se ha debido al retraso en la consulta médica de un niño con deshidratación, la cual es difícil de reconocer. Los signos más frecuentes de deshidratación son decaimiento, ojos hundidos y disminución acentuada del flujo urinario, ya que el riñón está ahorrando agua. Posteriormente aparece el denominado signo del pliegue, que traduce la disminución del turgor y elasticidad de la piel por carencia de agua. Las causas más frecuentes de hospitalización son la deshidratación y el gran número de vómitos que impide una adecuada hidratación por la boca (hiperemesis). Es por ello que se debe consultar al Pediatra cada vez que el niño, especialmente si es menor de dos años, presente diarrea, esté decaído, tiene deposiciones con sangre o si se sospecha de deshidratación. Tratamiento En el tratamiento de la diarrea lo primero que hay que hacer es establecer si está acompañada de deshidratación o hiperémesis. Si es así, se debe recurrir al tratamiento con líquidos endovenosos y, según la gravedad, a la hospitalización. Existen medicamentos para disminuir los vómitos, pero éstos deben ser siempre indicados por un médico quien previamente evalúa si son parte del cuadro diarreico. Además de las medidas anteriores, el tratamiento siempre debe ir acompañado de dieta e hidratación. En lactantes menores de dos años la alimentación láctea puede conservarse íntegramente si el niño está con leche materna exclusiva. De no ser así, los volúmenes o concentración de las comidas deben estar de acuerdo a la tolerancia del paciente. De acuerdo a ello, eventualmente se pueden administrar alimentos no lácteos. En los mayores de dos años puede evitarse totalmente la leche y reemplazarla por infusiones, además de la alimentación no láctea de acuerdo a los regímenes que se detallan a continuación: Régimen Régimen sin residuo lactante Mamadera: Si está con pecho exclusivo mantenerlo de igual forma. Si no lo está, dar leche usual según tolerancia (menor volumen o diluida). Almuerzo y comida: Arroz o fideos cocidos, pollo sin cuero o posta cocida y molida, zanahoria cocida como única verdura, sal y un poco de aceite crudo. Postre: manzana rallada, plátano maduro molido sin fibra ni semilla o gelatina no roja (puede teñir las deposiciones y parecer sangre). Otros alimentos permitidos: sémola, pescado sin grasa cocido, quesillo y yogurt. Alimentos prohibidos: Verduras (excepto zanahoria), leguminosas secas, pan blanco e integral, frutas (excepto manzana y plátano), carne, pescado frito, queso, leche distinta de la indicada, huevo, mantequilla, mermelada, condimentos, bebidas gaseosas y jugos de fruta. Dar de beber líquidos entre las mamaderas y comidas: (Elegir 1, 2 o 3) Sueros preparados como ReHsal 60: diluir un sobre en 250 cc. de agua hervida fría 2. Pedyalite líquido. 3. Infusiones de canela, manzanilla o agua de arroz, agua mineral sin gas, todas ellas con una cucharadita de azúcar por cada taza. Administrar según tolerancia usando cucharita, bombilla, pajita, taza o mamadera: En general las soluciones con mayor cantidad de sodio son menos toleradas por los pacientes. Régimen sin residuo preescolar y escolar Desayuno y once: Té puro con azúcar y galletas de soda o agua con quesillo o dulce de membrillo. Almuerzo y comida: Arroz o fideos con pollo sin cuero o carne de vacuno sin grasa o pescado cocido a la plancha. Sal y aceite crudo en pequeña cantidad. Postre: manzana rallada, plátano molido sin fibra o gelatina no roja. Otros alimentos permitidos: sémola, yogurt, maicena, chuño. Alimentos prohibidos: Verduras, frutas (excepto manzana y plátano), mermeladas, frutas en conserva, frutas confitadas, alimentos fibrosos, fiambres, mariscos, todo tipo de queso mantecoso, bebidas gaseosas o de fantasía, helados, productos de pastelería, chocolate, café, té hervido y todos los alimentos que no están nombrados en la lista de alimentos permitidos. Dar de beber líquidos entre las mamaderas y comidas: (Elegir 1, 2 o 3) Sueros preparados como ReHsal 60: diluir un sobre en 250 cc de agua hervida fría 2. Pedyalite líquido. 3. Infusiones de canela, manzanilla o agua de arroz, agua mineral sin gas, todas ellas con una cucharadita de azúcar por cada taza. Administrar según tolerancia usando cucharita, bombilla, pajita, taza o mamadera: En general las soluciones con mayor cantidad de sodio son menos toleradas por los pacientes. Normalizar dieta en diarrea Una vez lograda las deposiciones normales, se puede volver a la cantidad de leche habitual aumentando volumen o concentración de a poco en dos a tres días. Las verduras se deben reintroducir paulatinamente: papa el primer día, zapallo el segundo y las verduras verdes al tercero. Introducir la fruta habitual también de a poco, en varios días. Exámenes No son indispensables y su solicitud depende del criterio del médico. Habitualmente el especialista solicita exámenes de deposiciones como Test para Rotavirus, coprocultivo (cultivo de deposiciones para buscar a una eventual bacteria) y leucocitos fecales, que si están en forma abundante, predominando los polimorfonucleares y a veces acompañado de glóbulos rojos, sugieren infección bacteriana invasora. Cabe recordar que la negatividad de éstos no excluye la existencia de virus o bacterias como causa de la diarrea. Medicamentos En general, son muy pocas las diarreas que requieren de medicamentos. Se justifica el uso de antibióticos en las infecciones por shigella, cólera y escherichia coli enteroinvasora y en casos graves. Toda indicación de medicamentos debe ser dada por el Pediatra. No se recomienda el uso de antibióticos si se sospecha de una diarrea por escherichia coli enterohemorrágica y Salmonela, tampoco en infecciones por rotavirus. Tratamiento preventivo Existe una vacuna para prevenir la diarrea grave por rotavirus (Rotarix) que está disponible en el Vacunatorio de Clínica Santa María. Se coloca en dos dosis, la primera a las seis semanas de vida y la segunda a las cuatro. La indicación del laboratorio excluye la colocación pasado los seis meses. También existe una para el cólera, cuya eficacia es aún dudosa. En general, lo principal es el aseo riguroso en el manejo de los alimentos, incluyendo el lavado de manos. También es importante conocer ciertas costumbres culinarias como por ejemplo, saber que la salmonela viene dentro del huevo y para evitar su infección éstos deben conservarse a temperatura de refrigerador y no deben consumirse huevos crudos (huevo a la ostra, malta con huevo, merengue, mayonesas caseras, etc.). Además, con el uso de los huevos pueden contaminarse utensilios de cocina en los cuales posteriormente se maneja otro alimento y se produce la infección de un ser humano. La Escherichia coli enterohemorrágica puede venir en hamburguesas mal cocidas y también en vegetales (manzanas u hortalizas) contaminadas con deposiciones de vacunos que son su reservorio natural. Si un integrante de la familia está con diarrea, deben extremarse las medidas del lavado de manos toda vez que se toca al enfermo o se utilizan utensilios que éste tocó, ya que el rotavirus y la salmonela pueden durar mucho tiempo en objetos y producir la difusión de la infección. También debe considerarse la adecuada eliminación de los pañales con deposiciones diarreicas del menor. Dra. Rossana Faúndez, gastroenteróloga infantil El dolor abdominal recurrente (DAR), también llamado crónico, es una entidad válida y de presentación frecuente, sobre todo en edad escolar y adolescentes. La mayoría de las veces es de causa funcional más que orgánica, es decir, ambiental o psicológica y casi siempre sin patología orgánica demostrable que explique los síntomas. Es una causa frecuente de consulta en Pediatría General y Gastroenterología Pediátrica, está presente en un alto porcentaje de la población escolar sobre los nueve años y es más frecuente en mujeres que en hombres. Definición Se trata de un dolor abdominal que dura al menos 12 semanas no consecutivas, que interfiere la actividad normal durante un periodo de seis meses y puede tener o no relación con eventos fisiológicos (comer, defecar etc.). El DAR funcional puede dividirse en tres formas de presentación: Síndrome dispéptico: Caracterizado por dolor con dispepsia (malestar epigástrico o supra umbilical, náuseas, vómitos, saciedad precoz). Síndrome de intestino irritable (SII): Dolor con alteración de consistencia de las deposiciones o de la frecuencia de los movimientos intestinales (diarrea, constipación, alternancia de diarrea y constipación). Síndrome periódico o DAR funcional clásico: Dolor episódico paroxístico de ubicación periumbilical. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos no existe una enfermedad orgánica que explique los síntomas, siempre hay que tener en claro que el rótulo de “funcional” es descartando lo orgánico. Por lo tanto, es muy importante que frente a esta sospecha se consulte al Pediatra, quien evaluará la posibilidad de solicitar exámenes o enviarlo directamente a un Gastroenterólogo Infantil. La patología a descartar es variada, por lo que se necesitarán exámenes. Por esto es muy importante que se conozcan los siguientes síntomas de alarma, que los médicos denominan “banderas rojas”, que hacen sospechar fuertemente una causa orgánica en el DAR y que frente a ellas es fundamental que se acuda al Pediatra o Gastroenterólogo Infantil. Banderas rojas Edad de presentación menor de cuatro años. Dolor localizado, excéntrico (alejado del ombligo), irradiado (dorso, hombro). Pérdida de peso, pobre crecimiento, retraso de pubertad. Patrón intestinal alterado persistente (diarrea, constipación), sangrado intestinal, hemorragia intestinal oculta. Síntomas extra-intestinales: Fiebre, artralgia (dolor articular), disuria (dolor al orinar), ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas). Vitoria de viaje al exterior o vacaciones recientes (riesgo de exposición a agua o leche contaminada). Historia familiar de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn), enfermedad ulcerosa del estómago, migraña. Déficit inmunológico congénito, adquirido, postrasplante. Uso de medicamentos antiinflamatorios no esferoidales (AINE: ibuprofeno, diclofenaco sódico, naproxeno, etc), ácido acetil salicílico (AAS o aspirina). Laboratorio básico anormal: Anemia, velocidad de sedimentación elevada (VHS), parásitos en las deposiciones. Estudio de laboratorio Los médicos reservan las pruebas de laboratorio para aquellos que cumplen con los “síntomas de alarma” o para los pequeños con síntomas específicos que sugieren enfermedad orgánica. Si por la clínica (historia clínica y examen físico normal) cumple con criterios de DAR funcional o clásico o Síndrome de intestino irritable, el Pediatra y Gastroenterólogo Infantil puede iniciar una terapia empírica más que embarcarse en una evaluación extensa. En caso de la necesidad de realizar un estudio, se solicitarán los siguientes exámenes: sangre, orina, deposiciones, imágenes y eventualmente endoscopías. Se sugiere consultar directamente al Gastroenterólogo Infantil si hay: Presencia de síntomas de alarma o “banderas rojas”. Sospecha de acusa orgánica gastrointestinal. Fracaso de terapia empírica instaurada al inicio (después de uno o dos meses). Síntomas inexplicados por más de tres meses. Si hay fracaso de la terapia supresora de ácido en DAR, evidencias de laboratorio de enfermedad (anemia por déficit de hierro, VHS elevada, serología para EII), fracaso de terapia antiespasmódica para DAR, se requerirá colonoscopía. Tratamiento en el DAR funcional El tratamiento debe centrarse en la liberación del dolor y más dirigido en recupera la actividad total y normal del niño. Esto debe ser entendido y tratado de inicio por los padres. Es recomendable no hospitalizar al pequeño de manera innecesaria, porque refuerza el comportamiento ambiental al dolor y perpetúa el trastorno. Si cumple cabalmente criterios de funcional, el médico puede iniciar tratamiento empírico según patrón clínico predominante (dieta, medicamentos etc.). Tratamiento de las co-morbilidades psicológicas, tales como ansiedad y depresión, e identificar los gatillantes ambientales de dolor y considerar las “fobias escolares”. La intervención psicológica tienen un rol muy importante. Las metas de la terapia psicológica son modificar pensamientos, opiniones y respuestas conductuales para síntomas y efectos de la enfermedad. También se cuenta con herramientas como terapias de relajación, de reforzamiento, hipnosis y terapia familiar. Pronóstico Los padres deben saber que el DAR funcional parece ser una condición crónica que acompaña a lo largo de la vida y se inicia en la niñez. Dos tercios de estos pacientes continúan con quejas en la adultez referidas al abdomen (colon irritable, dispepsia no ulcerosa, etc.) y también quejas extra- intestinales como jaquecas. Con alta frecuencia los padres necesitan encontrar la causa, tanto como la “cura” para el dolor de sus hijos, y esta necesidad de encontrar “una causa más que una razón” hace difícil que acepten a los factores psicológicos, en particular los desórdenes relacionados al estrés (escolar, familiar, fobias escolares, niños víctimas, niños abusados o maltratados) como causa del dolor. Es así como el 50% de los niños sigue con dolor después de tres años de seguimiento y la aceptación del modelo bio-sico-social (vale decir aceptar que la acusa es funcional, ambiental o sicológica) por parte de los padres se asocia fuertemente a recuperación. Dr. Santiago Ibacache, otorrinolaringología En la práctica clínica se habla de hipertrofia adenoidea o amigdalar cuando se observa un agrandamiento de dichos tejidos debido al aumento en el número total de células que forman los adenoides o las amígdalas. Causas Este crecimiento se debe a la proliferación de las células por las que están constituidas, que corresponden a una parte de los glóbulos blancos y que puede ser por estimulación de cuadros infecciosos tal como los virus. Formas de presentación Este crecimiento patológico se puede traducir en obstrucción de la vía aérea que se manifestará como ronquido al dormir, respiración ruidosa, pausas en la respiración (apneas) o respiración bucal. También puede ser por obstrucción de la deglución que se manifiesta en atoro frecuente, dificultad para tragar alimentos más gruesos y náuseas fáciles. Además, se puede producir alteración de la resonancia de la voz y dificultad de pronunciación de algunas letras. Ocasionalmente, el tejido adenoideo puede comprometer la función de la Trompa de Eustaquio (comunicación de oído con nasofaringe) y provocar infecciones a repetición u otitis secretora. Esta patología queda en evidencia durante el examen físico directo al observar boca, garganta y ayuda también una radiografía de cavum nasofaríngeo o visualización con fibroscopía. Tratamiento Lo primero es realizar una evaluación con el Pediatra, quien lo derivará a Otorrinolaringología, si es necesario. Allí se decidirá si es recomendable solo controlar o además definir manejo quirúrgico. Este último consiste en retirar quirúrgicamente amígdalas y/o adenoides agregando revisión de oídos si es necesario. Esta cirugía requiere de anestesia general, normalmente con estada en la clínica por 8 horas y luego una semana de observación en la casa. Pronóstico Después de siete días de postoperatorio, el paciente será dado de alta y normalmente es una solución definitiva. Dra. Marta Azocar P. Nefróloga Infantil La infección del tracto urinario (ITU), o infección urinaria, es la invasión y colonización de las vías urinarias (desde el riñón hasta la uretra) por microorganismos. En la mayoría de los casos, los gérmenes llegan por vía ascendente, es decir, desde la zona perianal (región del esfínter anal y genitales) a la uretra, luego a la vejiga donde se multiplican y producen cistitis, lo que también es conocido como infecciones de las vías bajas. Si el germen sigue ascendiendo a través de los uréteres, llega a uno o ambos riñones causando pielonefritis (infecciones de las vías altas). El germen más común es la Escherichia Coli (90% de los casos), pero también otras bacterias pueden producir infección urinaria como la Klebsiella, Proteus, Enterococo, Enterobacter, Pseudomona, etc. Cabe mencionar que las infecciones urinarias son más frecuentes en mujeres que en varones. Formas de presentación Dependiendo de la edad, son los síntomas que se pueden presentar: En lactantes con ITU puede manifestarse solo con fiebre, dolor lumbar, decaimiento, vómitos, diarrea y disminución del apetito. En niños mayores, los síntomas pueden ser más floridos: disuria (dolor al orinar) asociada o no a fiebre, dolor lumbar, decaimiento, urgencia miccional (inminente necesidad de orinar), poliarkuria (micción frecuente), mojar la cama en el día y a veces en la noche. ¿A quién consultar y en qué consistirá el tratamiento? Se debe consultar a un pediatra quien, ante la sospecha de ITU, solicitará los exámenes correspondientes. Diagnóstico Para su diagnóstico se requiere de exámenes de orina completa, que se puede obtener dentro del mismo día. Éste, orienta a la presencia de una infección urinaria, pero el diagnóstico definitivo lo da el recuento de colonias que hace el urocultivo, cuyo resultado demora 48 horas. La recolección de orina debe hacerse cumpliendo rigurosas normas de higiene. Tratamiento Requiere tratamiento antibiótico específico y seguimiento para evaluar al niño en cuanto a si requiere mayores estudios de laboratorio y/o imágenes como ecografía abdominal y uretrocistografía retrograda. Éstas, que son de rutina en menores de cuatro años, tiene el objetivo de estudiar la vía urinaria con el fin de determinar si existe alguna malformación uretral (devolución anormal de orina desde la vejiga al uréter), entre otros. Para un mejor tratamiento, son importantes algunas medidas generales como ingesta adecuada de líquidos, reposo si el médico lo estima conveniente y manejo de la fiebre. Pronóstico Tiene tendencia a repetirse la enfermedad, pero en general el pronóstico es bueno si se cumple adecuadamente el tratamiento y las indicaciones del médico tratante. También dependerá si existe o no alguna alteración de la vía urinaria asociada. Dr. Carlos Ubilla, broncopulmonar infantil La laringitis aguda es una enfermedad infecciosa que produce una inflamación de la laringe y la tráquea, y puede causar distintos grados de obstrucción de la vía aérea superior. La causa es una infección viral, siendo el más frecuente el virus parainfluenza. Afecta preferentemente a niños entre seis meses y tres años de edad, y es más frecuente en los meses fríos, aunque pueden ocurrir casos en cualquier época del año. Síntomas La laringitis aguda habitualmente comienza con los síntomas de un resfrío: Secreción nasal acuosa Tos ronca (de perro) A veces fiebre Luego aparecen los síntomas dados por la inflamación de la laringe: Voz y llanto ronco Tos crupal o de perro También pueden aparecer síntomas debidos a distintos grados de obstrucción de la vía aérea superior, como estridor laríngeo (ruido al inspirar) y dificultad respiratoria. Si la obstrucción de la vía aérea se hace crítica, produce una insuficiente entrada de aire a los pulmones y, por lo tanto, falta de oxigenación de la sangre. Por lo anterior, se considera que la laringitis es una enfermedad potencialmente grave, sin embargo, la evolución puede ser rápida, hacia la mejoría o empeoramiento. Existe otra forma clínica de presentación de la laringitis: la espasmódica (Croup). Se caracteriza por tener un comienzo brusco, la mayoría de las veces empieza en la noche, habitualmente sin fiebre y sin los síntomas de una infección viral. Se produce por el edema o hinchazón de la mucosa que recubre la laringe y, por lo general, es de causa alérgica. Clasificación Esta enfermedad se clasifica en cuatro grados de severidad lo que es útil para decidir el tratamiento. Grado I: Hay disfonía (tos, voz y llanto ronco) y estridor inspiratorio. Grado II: Se agrega dificultad respiratoria, hay mayor esfuerzo para hacer entrar el aire lo que se manifiesta por retracción intercostal (se hunde la piel entre las costillas en la inspiración). Grado III: Mayor dificultad respiratoria y algunos signos de falta de oxigenación en la sangre, como inquietud, sudoración y palidez. Grado IV: Cianosis (coloración azul en labios, uñas y piel) y compromiso variable del estado de conciencia. La mayoría de los niños presenta los síntomas del Grado I o II. Sin embargo, unos pocos empeoran y a veces rápidamente. Diagnóstico El diagnóstico y el grado de severidad se establecen por la historia y el examen físico, sin necesidad de exámenes. Es importante diferenciar la laringitis de la aspiración de un cuerpo extraño en la vía aérea. Este es un cuadro de dificultad respiratoria de aparición brusca en que pude existir historia de atragantamiento súbito. Tratamiento El tratamiento va a depender del grado de obstrucción. En el grado I, se debe consultar al pediatra y es muy importante la observación cuidadosa y permanente del niño. Éste debe permanecer en su casa en un ambiente tranquilo y se pueden administrar analgésicos o medicamentos para la fiebre. Si la enfermedad empeora, se debe consultar rápidamente al especialista o trasladar al niño a un Servicio de Urgencia. En el grado II, el tratamiento se debe realizar en un Servicio de Urgencia. El médico puede dar corticoide oral o inyectable, que tiene un efecto anti-inflamatorio, con lo que desinflama la mucosa de la laringe y disminuye así la obstrucción –tarda algunas horas en hacer efecto-. También se realizan nebulizaciones con adrenalina, lo que produce una contracción de los vasos sanguíneos de la mucosa de la laringe con lo que disminuye la hinchazón. El efecto de la adrenalina es rápido pero puede haber un rebote, es decir, al pasar el efecto -que es de algunas horas- puede reaparecer la obstrucción. En el grado III, el niño debe hospitalizarse en una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico. Si no hay mejoría rápida con las medidas anteriores, es necesario realizar una intubación endotraqueal. Ésta consiste en poner un tubo por la boca que pasa luego por la zona estrechada de la laringe, para que así pueda llegar aire y oxígeno a los pulmones. El tubo se mantiene hasta que ceda la inflamación grave. El grado IV se considera como emergencia vital y el niño debe ser rápidamente intubado y trasladado a Una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico. Pronóstico En general, la enfermedad se resuelve favorablemente después de algunos días. En algunos niños este cuadro se puede repetir, disminuyendo su frecuencia a medida que crece. Dra. Cecilia González, infectóloga pediatra Meningitis significa inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meninges). La meningitis viral (MV) es la meningitis más frecuente en la infancia y, tanto la evolución como su pronóstico -salvo casos excepcionales- son favorables. Causas Más del 90% de estas meningitis están causadas por virus pertenecientes al grupo Enterovirus. Los más comunes entran por la boca, se multiplican en el cuerpo y son excretados por las deposiciones. Las manos sin lavar pueden llevar el virus y trasmitirlo a otra persona (esto se llama trasmisión fecal-oral). Síntomas La mayoría de las personas expuestas a estos virus no experimentan síntomas o presentan algunos leves como cuadros febriles sin meningitis. Generalmente, el comienzo es repentino con fiebre, malestar general, vómitos, dolor de cabeza y de cuello. En niños más pequeños el dolor se manifiesta con irritabilidad. Dependiendo del virus, puede aparecer una erupción en la piel. Ciertos virus también pueden causar síntomas gastrointestinales (diarrea, vómito) y respiratorios (resfrío común y dolor de garganta). ¿A quién consultar y en qué consistirá el tratamiento? Debe consultar a su Pediatra, quien puede realizar pruebas de laboratorio para cerciorarse que no se trata de una enfermedad grave. Un niño con meningitis viral requiere reposo, tomar abundante líquido y analgésicos. En la actualidad, solo disponemos de tratamiento para la meningitis por herpes simples. La mayoría de los pacientes se recuperan dentro de siete días y, generalmente, sin secuelas. Si un niño presenta cefalea muy intensa o vómitos frecuentes, es necesario hospitalizar para administrar líquido y/o analgésicos intravenosos. Diagnóstico Para realizar el diagnóstico de MV se requiere examinar el líquido cefalorraquídeo, que baña las meninges. Para ello, es necesario hacer una punción lumbar al niño en un espacio situado entre dos vértebras en la parte baja de la columna vertebral (columna lumbar). El análisis del líquido confirmará o desacatará la existencia de una meningitis. Pronóstico En general, la meningitis viral (con excepción de la herpética) tiene una buena evolución y curación sin secuelas. Dra. María Carolina Cruz y Dr. Jaime Lozano, broncopulmonar Infantil Neumonía Es la inflamación e infección del tejido pulmonar y de las vías aéreas bajas (bronquiolos finos) causada por diferentes gérmenes, siendo los más frecuentes virus y bacterias, más raro hongos o parásitos. Existen otras causas de neumonías: Aspirativas (alimentos o cuerpo extraño) Secundarias a enfermedades inmunológicas. Bronconeumonía, si se comprometen varios lugares del sistema respiratorio. La neumonía es la segunda causa de hospitalización en la población infantil de Chile (luego de las enfermedades perinatales), la primera causa de muerte en el menor de un año (1.4 por 1.000 recién nacidos vivos) y es responsable del 50% de las hospitalizaciones en los dos primeros años de vida. En los niños menores de dos años, la causa más frecuente son los virus, especialmente el VRS (virus respiratorio sincicial), mientras que en el recién nacido y en el niño mayor, la principal causa de infección pulmonar son las bacterias. Factores de riesgo Factores considerados de riesgo para el desarrollo de una neumonía son: Edad: Menor de un año (especialmente el menor de tres meses), ya que tienen un sistema inmunológico aún inmaduro. Asistencia a sala cuna: Mayor riesgo de contagio de infecciones desde otros niños asistentes. Tabaco intrafamiliar: Madre fumadora aumenta dos veces riesgo de desarrollar neumonía y obstrucción en el niño. Enfermedades preexistentes: Enfermedad congénita del corazón, enfermedad pulmonar crónica, daño neurológico, malformación pulmonar. Inmunodeficiencia (bajas defensas). Desnutrición. Hospitalización previa por otras causas. Neumonía y bronconeumonía viral Los virus respiratorios son la principal causa de infecciones respiratorias agudas. Se transmiten por el contacto directo entre un niño enfermo y otro sano. El contagio se produce por inhalación de los aerosoles de las secreciones infectadas que el enfermo expulsa por la tos o por el estornudo y también por el contacto de las manos contaminadas con las secreciones, de la boca, nariz y/o conjuntiva ocular de un niño enfermo. Los virus entran a las células del epitelio respiratorio de las vías aéreas superiores, se multiplican en su interior y producen inflamación (rinitis, faringitis, amigdalitis, otitis). En la mayoría de los casos la evolución de estas enfermedades es benigna y con una rápida recuperación. En otros casos, cuando hay factores de riesgo, los virus son capaces de descender desde las vías aéreas superiores a las inferiores inflamándolas (traqueitis, bronquitis, bronquiolitis, bronquitis obstructiva) y pueden extenderse hasta los alvéolos produciendo una neumonía viral. La neumonía viral puede ser causada por uno de los siguientes virus respiratorios: Virus respiratorio sincicial (VRS). Influenza Parainfluenza Adenovirus Metapneumovirus Puede en algunos casos haber una infección agregada de otro virus o bacterias, lo que se denomina infección mixta. El VRS es el principal agente causal de neumonía en el niño menor de tres años. Produce epidemias todos los años, habitualmente desde fines del otoño hasta principios de la primavera. La fuente de contagio son los niños mayores y adultos en los que la infección por este virus suele causar una inflamación de las vías aéreas superiores (resfrío, faringitis). En promedio entre un 1 a 2% de los menores tiene infección grave que requiere hospitalización. Cuadro clínico viral Las manifestaciones clínicas de la neumonía varían de acuerdo con la edad del niño y la existencia o ausencia de enfermedades subyacentes. También es relevante el tipo de virus. En general, al inicio de la enfermedad, los síntomas no difieren mucho de los de un resfrío común (ruido nasal por secreciones, estornudo, intranquilidad). Sin embargo, después de algunos días se presenta la tos, que puede ser productiva (con flemas) o no productiva y además cada día más frecuente; se agrega taquipnea (respiración rápida), dificultad respiratoria, manifestada por retracción (hundimiento de las costillas) y quejido al respirar. También puede haber fiebre de intensidad variable, irritabilidad, decaimiento, rechazo alimentario y vómitos, (desencadenados por la tos) con visualización de flemas. El niño siente, a veces, dolor abdominal. En el recién nacido y lactante pequeño, la tos puede ser un signo poco frecuente y cuando se presenta, ser de poca intensidad. En este grupo de niños, el quejido al respirar, la retracción u otros signos más útiles como el rechazo alimentario o el aumento del compromiso del estado general, deben alertar a los padres para consultar a su Pediatra oportunamente. Las pausas durante la respiración o la cianosis (coloración violácea) alrededor de la boca, son signos de gravedad y deben motivar inmediatamente el traslado del niño al Servicio de Urgencia más cercano. Neumonía y bronconeumonía bacteriana Las infecciones respiratorias en el niño mayor de cinco años son principalmente causadas por bacterias. Existen muchas de ellas capaces de causar neumonía. La neumonía bacteriana puede desarrollarse por sí sola o después de una infección viral de las vías respiratorias altas, como por ejemplo influenza. Las principales bacterias causantes de neumonía son: el streptococcus pneumoniae (Neumococo), micoplasma pneumoniae, haemophylus influenzae y menos frecuentemente clamydia, staphylococcus, peneumocytis carinii, este último en inmunodeprimidos (pacientes con defensas bajas) y enfermos de SIDA. Síntomas y signos Tos Fiebre Cuadro de resfrío unos días previos que empeora progresivamente. La fiebre puede estar ausente en niños pequeños, en inmunosuprimidos de dificultad o en aquellos que cursan infección por micoplasma. Decaimiento Inapetencia o rechazo alimentario. Los signos de dificultad respiratoria son variables según la gravedad: respiración rápida, hundimiento de costillas al respirar, movimiento de las fosas nasales, quejido y ruidos en el pecho al respirar. También la neumonía se puede presentar como un cuadro febril, sin otro síntoma, o bien como dolor en el tórax o en el abdomen. Diagnóstico El diagnóstico se hace principalmente con un examen clínico, es decir, por la historia y el examen físico. El médico ante la sospecha puede solicitar radiografía de tórax, lo que permite confirmar o descartar la sospecha de neumonía y orientar hacia la causa: virus o bacteria. Técnicas rápidas de estudio: Inmunofluorescencia y test pack. El aspirado de las secreciones nasofaríngeas permite obtener la muestra para la identificación de virus respiratorios y para la bacteria productora de la tos. Cultivo viral y bacteriano: Con las nuevas técnicas de cultivo celular se puede tener resultados en dos días. Análisis de sangre: Hemograma y proteína C reactiva (orientan a causa bacteriana o viral de la neumonía) y cultivo de sangre (hemocultivo) para aislar e identificar una bacteria. Tratamiento ambulatorio (en su domicilio) La mayoría de las neumonías en niños causadas por virus o por bacterias no complicadas no requieren hospitalización. Usualmente responden al tratamiento habitual y se resuelven sin problemas. Recomendación a los padres: Aseo nasal frecuente con agua o solución fisiológica (para mantener la vía aérea alta despejada). Alimentación fraccionada, en pequeñas cantidades, liviana y con líquido abundante sin forzar, manteniendo principalmente la hidratación. Evitar el exceso de abrigo usando ropa cómoda y holgada. En relación al baño de aseo corporal, éste se recomienda realizar según necesidad (excesiva sudoración del niño) o como medida de control de fiebre alta. Debe ser con agua tibia, en ambiente temperado y de corta duración. Control de fiebre mediante el uso de antipiréticos (paracetamol) o antiinflamatorios (ibuprofeno o diclofenaco). Las dosis e intervalos de administración dependen de la edad y peso del niño y deben ser indicadas por el médico. Medicamentos antitusivos no son recomendables, ya que la tos es un importante mecanismo de defensa que permite la expulsión de secreciones y por lo tanto la limpieza de las vías aéreas por lo cual no es conveniente inhibirla, a menos que el médico considere apropiado hacerlo. Broncodilatadores: Los medicamentos para uso en aerosol (inhaladores), podrían ser de utilidad en las neumonías virales y algunas bacterianas con obstrucción bronquial y síntomas de asma bronquial. Antibióticos: No actúan contra los virus, por lo tanto no modifican la evolución ni disminuyen el riesgo de complicaciones, por lo que no están indicados. Se deben utilizar cuando el cuadro clínico, la radiología y los exámenes de sangre sugieren una infección bacteriana. Kinesioterapia respiratoria: Es útil para facilitar la eliminación de las secreciones desde las vías aéreas especialmente en los lactantes. En ellos la infección produce una respuesta inflamatoria bronquial con gran hipersecreción. Tratamiento hospitalizado Se debe hospitalizar en caso de neumonía grave, es decir, con insuficiencia respiratoria y que necesita oxígeno. Se sospecha frente a los siguientes signos: Dificultad respiratoria (respiración rápida, hundimiento de la piel entre las costillas, quejido al respirar). Cianosis (coloración violácea de la piel) es un signo de insuficiencia respiratoria grave. El tratamiento incluye: Uso de medicamentos endovenosos en aquellos niños con mala tolerancia oral. Alimentación fraccionada en pequeñas cantidades, por vía oral cuando esto sea posible o bien, a través, de una sonda naso-gástrica (alimentación enteral a goteo continuo). Administración de suero por la vía endovenosa para asegurar un buen estado de hidratación del niño. Aseo nasal y drenaje de las secreciones mediante la kinesiterapia respiratoria. Oxigenoterapia: el oxígeno se usa en la concentración necesaria y en forma continua, hasta que se revierte la situación que generó la insuficiencia respiratoria. La ventilación mecánica está indicada para los casos más severos en los cuales no se ha logrado corregir la insuficiencia respiratoria con naricera o mascarilla. Existen dos modalidades de ventilación mecánica, la invasiva y la no invasiva. En ambas se emplea un ventilador mecánico que se conecta al niño a través de un tubo endotraqueal en el primer caso y de una mascarilla completamente sellada a la cara del niño en el segundo caso. Antibióticos: indicados frente a la sospecha o confirmación de una infección bacteriana. No tienen indicación en una neumonía viral. Broncodilatadores: se usan en el niño con una crisis de asma asociada a la neumonía viral o bacteriana. Prevención Vacunación: Existe vacuna para algunos de los gérmenes que producen neumonía o que facilitan su aparición secundariamente a la infección por este agente. Virus: Vacuna antigripal o contra la influenza (actualmente se indica en campañas sólo a población de riesgo). Bacterias: En caso de haemophilus influenzae y tos convulsiva (forman parte del Programa Nacional de Inmunizaciones) y el neumococo (Prevenar, Pneumo23, no forman parte del programa nacional). Fomentar la lactancia materna por lo menos los primeros seis meses de vida y alimentación adecuada. Evitar contacto con pacientes enfermos y sus objetos. Dra. M. Alejandra Aljaro Es muy importante saber que a un niño sano le corresponde tener una boca sana. Dientes y encías saludables se logran mediante la higiene y el control periódico con el odontopediatra. La pregunta más frecuente es: ¿Cuándo debo llevar a mi hijo por primera vez al dentista? Lo ideal es hacerlo cuando aparece su primer diente de leche y si éste no erupciona, al año de vida es el momento de consultar. A esta edad es muy importante la higiene de las encías y dientes. Se debe realizar con gasa, algodón o un cepillo pequeño SIN PASTA, además de eliminar la mamadera nocturna si es que no existen problemas de peso. Los controles sanos deben mantenerse cada seis meses para ver la evolución en la erupción de los dientes temporales (de leche) y proceder al retiro del chupete a los dos años y medio o antes, si es que está provocando alguna deformación en el hueso maxilar. Los dientes y las muelitas de leche terminan de aparecer aproximadamente a los tres años, momento adecuado para comenzar a fluorar con barnices o gel utilizados por el dentista. Posteriormente, a los cuatro o cinco años pueden sellarse las muelas de leche con una resina blanca que impide la formación de placa bacteriana en los surcos de estas piezas dentarias y hace más fácil su higienización. Esto es de gran ayuda en la mantención de la dentición temporal para guardar el espacio a la definitiva. ¿Cuándo aparecen los dientes definitivos? A los seis años aparece el primer diente definitivo y pocas mamás se dan cuenta, pues es nada menos que una muelita llamada primer molar de los seis años, la que erupciona detrás de todos los dientes de leche sin cambiar ninguno. En esta etapa el dentista debe fluorar y sellar dichas muelas, pues son para toda la vida y tendrán un papel muy importante en la oclusión (mordida) dentaria del niño y del adulto posterior. El cambio continua con los incisivos inferiores y superiores (paletas). A veces pueden aparecer detrás de los temporales sin haberse eliminado estos últimos, aquí es importante mantener el contacto del niño con el odontopediatra para comprobar si se requiere la extracción de sus primeros dientecitos. Cada seis meses se seguirá la evolución del recambio dentario y se observarán tres cosas importantes: Calidad de los dientes definitivos, pues a veces pueden venir con problemas de calcificación. Cantidad de dientes definitivos. Debemos verificar si existen supernumerarios (si hay más dientes que lo normal) o agenecias dentarias (cuando hay menos). Oclusión dentaria o mordida, para determinar si existe la necesidad de tratamiento ortodóncico (frenillos). ¿Cómo mantener la higiene dental en los niños? El cepillado es fundamental en la salud bucal. Hasta los seis o siete años es muy importante que el papá, mamá o algún adulto ayuden al niño en su lavado nocturno. Éste debe realizarse por lo menos tres veces al día: en la mañana después del desayuno, al mediodía después del almuerzo y en la noche después de la comida. Este último es el más importante, pues al dormir bajan nuestros niveles de saliva y las bacterias actúan más libremente. Estos microorganismos consumen los restos de alimentos y producen un ácido que destruye el esmalte protector del diente, provocando caries. El niño que al cumplir seis años es capaz de escribir su nombre, ya tiene cierta motricidad fina que le permitirá tomar el cepillo por si solo y utilizarlo correctamente. Esto no quiere decir que los papás no estén atentos, pues existen edades en mujeres y hombres que el cepillado se hace muy poco frecuente y es ahí donde se debe reforzar el hábito. A los 12 años la dentición definitiva debiera estar completa. Según nuestra experiencia, ésta se está completando cada vez más tempranamente. Es por ello que hay que estar atentos, ya que la gran mayoría de los padres no notan el cambio de dientes y piensan que las piezas dentarias aún son temporales siendo que ya son las definitivas. Técnica de cepillado El cepillado debe realizarse de lo "rojo" a lo "blanco" -de la encía al diente-, suavemente y por unos tres o cuatro minutos. Debe ser ordenado, partiendo de un lado y terminado en el otro, por delante y por detrás de las piezas dentarias, cepillando primero los dientes superiores y luego los inferiores. Finalmente, hay que cepillar bien la caras oclusales de las muelas (con las que se muerde) y la lengua, que es una de las mayores causas de mal aliento (halitosis) cuando acumula restos de alimentos. El cepillo dental debe ser suave y de tamaño adecuado a la edad del niño. El uso de la seda dental es obligatorio en las noches a partir de los 12 años, pero se puede comenzar con su uso a una edad temprana si lo indica el odontopediatra. Traumatismos Son muy frecuentes las consultas por traumatismos dentarios. En estos casos lo más importante es llegar rápidamente a un centro especializado, pues el tratamiento es generalmente complejo. Las causas de traumatismos dentarios en niños son muy variadas, pero en su mayoría están relacionadas con caídas en bicicleta y juegos bruscos en el colegio. En estos casos el odontopediatra tomará radiografías y decidirá el tratamiento más adecuado para la lesión. Es importante que los papás sepan que el pronóstico en este tipo de lesiones es incierto, depende de la gravedad del traumatismo y la reacción del organismo del niño para mantener sus piezas dentarias vitales. Los traumatismos más serios son aquellos que comprometen los dientes definitivos y estos pueden ser salvados sólo si se sabe actuar después de un golpe en la boca. ¿Qué hacer si se quiebra un diente? Recoger el pedazo de diente, ya que existe la posibilidad de ser pegado y acudir inmediatamente al dentista. ¿Qué hacer si se cae un diente? Recoger el diente. Tomarlo por la corona. Lavarlo bajo el chorro de agua (poner el tapón del lavatorio para no perderlo). Reubicar el diente en su posición en la boca. Buscar inmediatamente atención profesional especializada en un plazo máximo de 2 horas. ¿Qué hacer si no es posible reubicar el diente en su lugar? Recoger el diente. Tomarlo por la corona. Buscar inmediatamente atención profesional especializada en un plazo máximo de 2 horas. Dra. Carmen Odino, broncopulmonar infantil El síndrome bronquial obstructivo (SBO) o bronquitis obstructiva, es una enfermedad que afecta a los bronquios. Se caracteriza por la inflamación y estrechamiento de la pared bronquial e hipersecreción de mucus (flemas) que se acumula en el interior (lumen), lo cual lleva a la obstrucción de los bronquios dificultando el paso del aire. Afecta más frecuentemente a los niños menores de 3 años y es más frecuente durante los meses fríos. Causas El SBO puede desarrollarse por varias causas: La infección viral es la causa más frecuente. Destaca el Virus Respiratorio Sincicial (VRS), que es el que desencadena la mayoría de las epidemias anuales que van desde el final del otoño a comienzos de la primavera. El VRS produce una bronquitis obstructiva leve en la mayoría de los casos, unos pocos (2 a 5%) se hospitalizan y algunos lactantes con factores de riesgo (prematuros, cardiópatas, etc.) desarrollan una insuficiencia respiratoria severa que requiere ingreso a una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico y ventilación mecánica. Otros virus que pueden desencadenar un SBO son: virus Influenza, parainfluenza, adenovirus y metapneurovirus. Infecciones bacterianas: Son menos frecuentes como causa de SBO en relación a las virales. Destaca el mycoplasma pneumoniae. Alergias. Contaminación: Humo de tabaco, productos de la contaminación intradomiciliaria, contaminación atmosférica, humedad, etc. Síntomas y signos Sibilancias: Es el silbido que se produce en los bronquios al pasar el aire por los conductos bronquiales que están estrechados. Se puede auscultar en la inspiración como en la expiración. En casos más graves pueden ser audibles durante la respiración del niño sin necesidad de auscultarlo. Tos: Expulsión sonora y súbita de aire procedente de los pulmones. La tos es un respuesta protectora básica que sirve para limpiar los pulmones, bronquios o tráquea de irritantes y secreciones, o para prevenir aspiraciones de material extraño hacia los pulmones. Es un reflejo normal del organismo. Dificultad para respirar: Respiración rápida, sensación de ahogo, retracción (hundimiento entre las costillas), quejido. Secreciones bronquiales (flemas, expectoración) que son frecuentes, provienen de las glándulas mucosas que se encuentran a lo largo de la mucosa bronquial, son muy espesas y difíciles de eliminar en forma espontánea. Fiebre: Ocasionalmente. Complicaciones respirato Sobre infección por bacterias. Bronconeumonía o neumonía por extensión del proceso inflamatorio hacia los alvéolos. Insuficiencia respiratoria. Tratamiento Medidas de soporte general: Aseo nasal frecuente, alimentación fraccionada, dormir semi sentado, evitar exceso de ropa y, si el niño lo requiere, analgésicos y antipiréticos. Tratamiento farmacológico Broncodilatadores: Su efecto es de relajar la pared de los bronquios para dilatarlos (abrirlos). Se utilizan con una aerocámara. La respuesta es variable entre un niño y otro. Si a pesar de su uso el pequeño empeora (dificultad respiratoria), debe ser reevaluado. Corticoide oral: Son útiles para desinflamar los bronquios durante la crisis obstructiva. Corticoide inhalado (antinflamatorio): Se usan en forma permanente durante los días sin síntomas como medida de control y prevención en niños con SBO a repetición con sospecha de asma bronquial. En estos casos se sugiere una evaluación por un médico especialista en enfermedades respiratorias para estudio y evaluar opciones de tratamiento. Kinesiterapia respiratoria: Es útil para ayudar a expulsar las secreciones que están obstruyendo los bronquios, especialmente en niños que tienen una tos ineficiente, como son los niños pequeños. El SBO es una enfermedad que tiene tratamiento y sus síntomas se pueden controlar. Siga las indicaciones de su médico. Vuelva a consultar si su hijo persiste con fiebre más de 48 horas, si empeora o hay mayor decaimiento y rechazo alimentario, presenta dificultad respiratoria con aumento de la frecuencia respiratoria, retracción, silbido al respirar, quejido y/o aleteo nasal. Prevención Para disminuir la posibilidad de que se desarrolle este mal en su hijo es útil: Mantener un ambiente limpio, libre de contaminación (humo de tabaco, esmog o contaminación domiciliaria). Evitar la exposición al frío. Evitar el hacinamiento (contacto con enfermos). Evitar aglomeraciones. Fomentar la lactancia materna. Ingresar a la sala cuna a la mayor edad del niño posible. Dr. Pedro Zambrano O. Libro El Niño Enfermo y sus Cuidados El síndrome hemolítico urémico es una patología que afecta principalmente a niños menores de cuatro años. En Chile tiene una incidencia de 3*100.000 niños y se presenta con mayor frecuencia en el verano. Se adquiere por ingerir alimentos contaminados con bacterias que producen anemia por destrucción de góbulos rojos, disminución del número de plaquetas y destrucción de pequeñas estructuras funcionales y vasos en el riñón, lo que provoca insuficiencia renal aguda. Causas En el 90% de los casos se desarrolla luego de una infección por bacterias, siendo la principal la llamada Escherichia Coli Enterohemorrágica que está presente en alimentos contaminados (carne y/o productos lácteos). Muchas de estas bacterias normalmente se encuentran en el intestino de animales, producen una toxina que provoca los síntomas de la enfermedad y para desencadenar el cuadro clínico se necesitan unas pocas de ellas. Otro tipo es el SHU, que también puede presentarse por la ingesta de medicamentos, algún tipo de cáncer o ser heredado por un gen dominante o recesivo. Cabe señalar que estas causas son menos frecuentes. Cuadro clínico Está precedido por síntomas que duran entre uno y 15 días, siendo los más comunes: Dolor abdominal. Diarrea con mucosidad o sangre. Vómitos. En niños, hay decaimiento, se ponen irritables, hay palidez generalizada y disminución de la cantidad de orina. Esto último produce acumulación de líquidos en los tejidos, lo que se manifiesta como hinchazón de párpados, y/o tumefacción de manos y pies (edema), alza de peso y puede haber hipertensión arterial. En algunos casos pueden aparecer hematomas en piel o mucosas. El diagnóstico se basa en una adecuada historia clínica y en un examen físico completo. Los exámenes de laboratorio que ayudan al diagnóstico incluyen: Hemograma para objetivar el recuento y forma de las células sanguíneas en sangre y otros destinados a evaluar la función renal y niveles de electrolitos. Análisis de orina para detectar la presencia de sangre o proteínas. Ecotomografía renal y vesical, que evalúa el tamaño y forma de los riñones, además permite observar la cantidad de flujo sanguíneo que llega al riñón. Coprocultivo, examen que se utiliza para detectar la Escherichia Coli Enterohemorágica que origina el síndrome. Se solicitarán otros exámenes dependiendo de la sintomatología del paciente, por ejemplo, electroencefalograma, TAC cerebral, etc. Tratamiento Si un niño presenta alguno de los síntomas antes mencionados, es importante que los padres concurran rápidamente a un Servicio de Urgencia. No existe un tratamiento específico que detenga el avance de la enfermedad. Dependiendo de la gravedad del paciente y de la severidad de los síntomas deberá ser monitorizado en una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico (UPCP), además de realizar un manejo de los líquidos, lo que puede incluir: Aporte de suero, alimentación por sonda o endovenosa si hay trastornos severos del aparato digestivo. Terapia de reemplazo renal como diálisis peritoneal, hemodiálisis o hemodiafiltración, métodos que ayudan a eliminar el exceso de líquidos y sustancias tóxicas del organismo. Transfusiones de productos sanguíneos en caso de anemia severa o disminución importante del número de plaquetas. Medicamentos varios que incluyen fármacos para bajar la presión arterial, anticonvulsivantes en caso de crisis convulsivas, antipiréticos si hay fiebre, etc. Complicaciones Además del cuadro clínico antes mencionado, el paciente puede presentar manifestaciones neurológicas como convulsiones, también hay personas que presentan complicaciones digestivas, enterocolitis severa o perforación intestinal que requieran exploración quirúrgica. Pronóstico Gracias al diagnóstico y tratamiento oportuno, la mortalidad ha disminuido considerablemente en los últimos años, actualmente no supera el 5%. Aproximadamente el 85% de los pacientes se recuperan completamente de la enfermedad, un pequeño porcentaje de ellos puede evolucionar con algún grado de daño de la función renal. Las personas que hayan padecido la enfermedad deberán controlarse durante toda su vida, ya que algunas de ellas pueden presentar deterioro de la función renal varios años después del diagnóstico. Prevención en el manejo de alimentos Evitar los alimentos contaminados como carne cruda o insuficientemente cocida (especialmente hamburguesas). Debe haber cocción completa. Manipular y lavar adecuadamente los alimentos. La buena manipulación significa respetar la cadena de frío tanto de las carnes como de los lácteos. Separar los alimentos según tipo. No mezclar ni manipular al mismo tiempo la carne cruda con los alimentos que se consumirán sin cocer (verduras, queso, pan). Lavar bien los alimentos por separado, evitar mezclar carnes con verduras. Recordar que hay que terminar las compras del supermercado con los alimentos que requieren congelamiento y/o refrigeración. Si alguno de ellos se descongela en el trayecto a la casa, no volver a congelarlo, debe guardarse en el refrigerador y consumirlo lo antes posible. Los alimentos deben descongelarse en los estantes inferiores del refrigerador, en el microondas o bajo el chorro de agua. Conservar la cadena de frío de los alimentos al momento de limpiar el congelador. Es necesario lavar las manos y los cuchillos antes y después de manipular la carne. La carne debe ser guardada en bolsas cerradas, separada de otros alimentos. No colocarla en los estantes superiores del refrigerador, ya que el jugo podría derramarse sobre otros alimentos. Además, se debe manipula y cortar sobre una tabla exclusiva. Las verduras y otros alimentos deben ser cortados en una tabla de picar diferente. El cuchillo de la carne no deberá usarse para las legumbres, quesos u otros alimentos. Lavar bien las manos antes y después de ir al baño. Es importante que los lugares donde se faenan los animales cuenten con los permisos de funcionamiento correspondientes. Comprar las carnes en lugares que brinden seguridad en su manipulación. La bacteria se inactiva a 70º C. Las carnes deben estar bien cocidas antes de su consumo, especialmente las hamburguesas, ya que en su preparación las bacterias que están en la superficie pasan al interior, lo que dificulta su adecuada cocción. La hamburguesa puede parecer bien cocida por fuera y estar cruda por dentro, por ello para asegurarse de que tiene una buena cocción debe liberar un suero amarillo. La leche y los jugos deben consumirse pasteurizados. Los alimentos de mayor riesgo son las carnes jugosas de color rosado o rojo en su centro, los que hayan perdido la cadena de frío y los preparados fuera de casa. Frente a un niño que presenta dolor testicular, el examen físico deben ir dirigidos a diferenciar entre las tres causas más importantes de testículo agudo: Torsión testicular, torsión de Hidátide de Morgagni y epididimitis. El diagnóstico diferencial debe ser acucioso pues el tratamiento es diferente para cada caso, siendo la primera, una urgencia quirúrgica. Causas La torsión testicular es una de las causas de dolor y ocurre cuando uno de los testículos gira, tuerce el cordón espermático y corta la circulación de la sangre al testículo. Puede suceder en cualquier edad, pero es más frecuente en los escolares: Puede ocurrir después de actividad física rigurosa o después de una lesión. No obstante muchas veces no hay una causa en particular y puede ocurrir mientras el niño este dormido. Síntomas Algunos de los síntomas de la torsión testicular son: Dolor fuerte y repentino en un testículo, que puede extenderse a la parte baja del vientre. Hinchazón en la parte de arriba del escroto. Náuseas, vómitos y fiebre. Tratamiento y pronóstico La torsión testicular es una emergencia, ya que es necesario hacer una operación para lograr que la sangre vuelva a circular hasta el testículo, antes de 6 horas de ocurrido el episodio. Si la operación no se lleva a cabo dentro de ese periodo, el testículo puede dañarse de una forma permanente y tal vez sea necesario extirparlo. Torsión de la Hidátide de Morgagni Otro problema muchas veces similar a la torsión testicular es la torsión de la hidátide de Morgagni, un apéndice del tamaño de una lenteja ubicado en el polo superior del testículo. Da dolor e inflamación del testículo por lo general en niños en edad escolar. Tratamiento El tratamiento es quirúrgico y consiste en extraer esta hidátide inflamada y torcida. Epididimitis La epididimitis es la inflamación de una estructura testicular denominada epidídimo. Puede deberse a una infección por bacterias, como por ejemplo, Clamidia, que se trasmite mediante el contacto sexual. También puede deberse a la irritación causada por una infección de la vejiga o por una lesión. La epididimitos causa dolor e hinchazón en el escroto, que va apareciendo poco a poco, a lo largo de varias horas o de varios días. La hinchazón y el dolor pueden ser muy intensos. El escroto se palpa caliente, sensible al tacto y es posible que el niño tenga fiebre. Tratamiento La epididimitis por bacterias generalmente se trata con antibióticos. Dra. M. Angélica Pérez, broncopulmonar La forma más segura y eficaz de administrar medicamentos en el asma, es la vía inhalatoria. En lactantes, como norma deben usarse cámaras espaciadoras con mascarilla. Inhalador convencional acoplado a cámara espaciadora Técnica para cámara con mascarilla (menores de 4 años): Abrir el inhalador, agitarlo suavemente y conectarlo a la cámara. Colocar al niño sentado o de pie. Colocar la mascarilla sobre nariz y boca del niño. Apretar el pulsador una vez con la cámara horizontal. Pulsar el inhalador una vez (1 puff). Mantener la cámara ligeramente inclinada hacia arriba y seguir en esta posición hasta que el niño haya respirado 10 veces (15 segundos). Apartar la mascarilla de la cara del niño. Esperar tres minutos antes de hacer un segundo puff. Lavarle la cara después de utilizar la cámara. Retirar el inhalador de la cámara y colocar la tapa de la boquilla en el inhalador. Errores frecuentes en el uso Los errores más frecuentes en el uso del inhalador son: No agitar el inhalador antes de ser usado. Pulsar directamente en la boca y después inspirar. Dejar de inspirar una vez pulsado el inhalador. Hacer las 2 pulsaciones (2 puffs) seguidas. Mantenimiento Es necesario tapar el cartucho y guardar en un lugar seco y mantener el inhalador limpio (especialmente en la zona de la boquilla). Es necesario lavar la aerocámara una vez por semana con agua y jabón y dejar que escurra el agua boca abajo, sin secar con paño. Sistema de polvo seco Desenroscar y quitar la tapa del inhalador, sostener el inhalador en posición vertical, con la rosca giratoria en la parte inferior. Girar la rosca hacia la derecha hasta el topo y luego a la izquierda hasta oír un clic. Espirar con el inhalador alejado de la boca. Colocar la boquilla en los labios y aspirar lo más fuerte y rápido posible. Apartar el inhalador de la boca y aguantar el aire en los pulmones el máximo tiempo posible hasta 10 segundos. Si requiere nueva dosis, repetir el procedimiento desde el punto 2. Dra. Juanita Zamorano Libro El Niño Enfermo y sus Cuidados La varicela es una infección viral muy común en los niños, que se da sólo una vez en la vida. Síntomas Decaimiento. Fiebre baja. Lesiones en la piel y mucosas que se inician en el cuello, de ahí se extienden al tronco y extremidades, primero con manchitas y granitos y rápidamente pasan a vesículas y costras que pueden picar mucho. ¿Cómo se contagia? El contagio es de una persona enferma a una que no ha tenido esta infección. Puede ser a través del aire o por contacto directo con las lesiones de piel. Es contagiosa desde dos días antes que aparezcan las lesiones hasta que todas las lesiones estén con costra (alrededor de seis a nueve días). Durante ese periodo es recomendable que el niño no asista al jardín o colegio. Es una enfermedad muy contagiosa y demora 14 días (máximo 21 días) en aparecer los síntomas desde que se tuvo el contacto con el virus (caso que lo contagió). ¿Cómo se cuida a un niño con varicela? Esta peste es generalmente una enfermedad leve y sin complicaciones, por lo que requiere tratamiento solo de los síntomas. En caso de varicela grave se debe hospitalizar al paciente y administrar una droga llamada Aciclovir. Ésta también es conveniente administrarla si hay un segundo caso en el núcleo familiar. Además se recomienda: Reposo: En casa, no necesariamente en cama. Alimentación: Abundante líquido, no obligar a comer si hay lesiones en la boca, dar comida blandas o líquidas y no ácidas. Manejo de la fiebre: Se recomienda el uso de Paracetamol. No debe usarse Aspirina por el riesgo de enfermedad hepática (Síndrome de Reye), tampoco es recomendable el uso de Ibuprofeno. Manejo de las lesiones: No debe aplicarse crema ni talco sobre las lesiones, porque aumenta el riesgo de infección. Mantener uñas cortas y limpias. Manejo de la picazón: El Pediatra recomendará un antihistamínico, el cual puede producir sueño. ¿Cuáles son las complicaciones de esta enfermedad? La infección bacteriana a la piel es la complicación más frecuente. Se caracteriza por coloración rojiza alrededor de las lesiones, dolor o secreción purulenta y puede haber fiebre. Otras complicaciones más bien raras son la neumonía y la encefalitis. ¿Se puede prevenir la varicela? SÍ. Existe una vacuna disponible en Chile que se recomienda aplicar al año de edad y repetir a los cuatro años. Si un niño que no haya padecido la enfermedad, no esté vacunado y sea mayor a de año llega a tener contacto con uno enfermo con varicela, puede vacunarse contra esta enfermedad dentro de los tres días siguientes al contacto, lo que podrá ser beneficioso para evitar o atenuar la enfermedad. ¿Cuándo volver a consultar? Hay que consultar si el niño tiene fiebre mayor a 38.5°C por más de tres días, presenta vómitos, marcha inestable, lesiones de piel muy rojas y dolorosas que sean diferentes a los demás o frente a cualquier síntoma que alarme a los padres. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María pediatria, pediatra, nino, enfermedad, enfermedades, informacion, cuidado, hijo, accidentes, sintomas, equipo, pediatrico, consultas, padres, prevencion, pediatría, niño, niña, información, síntomas, pediátrico, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Desde Pediatría te damos los mejores consejos sobre cuidados, síntomas y prevenciones médicas para tus niños. Infórmate con Clínica Santa María.

Pediátricas