Buscador

  1.  Todos
  2.   Noticias / Temas

Paso 1 de 3

texto

Resultados para

94 search results for Maternidad

Oculares

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Oculares Educación al paciente Explore Oftalmología Cirugía Lasik Lente Fáquico Rayos solares, contaminación, polvo, actividades al aire libre, aumento de temperaturas, prolongadas exposiciones al sol y ambientes modificados por el aire acondicionado, son sólo algunos factores que acrecientan los trastornos oculares. Es por lo anterior, que resulta necesario hacerse revisiones a la vista de manera regular con un especialista. Además de reducir la exposición al sol y evitar toda clase de agentes irritantes. Clínica Santa María cuenta con un completo equipo médico que entrega un completo servicio para sus pacientes, solucionando inquietudes de la mejor manera posible. El uso de lentes ópticos va quedando en el pasado gracias a una moderna técnica que soluciona los problemas de miopía, hipermetropía y astigmatismo de forma definitiva, eliminando los anteojos en la gran mayoría de los casos. Mediante una cirugía que utiliza tecnología láser, se puede modificar la curvatura de la córnea en una simple y rápida intervención, anulando el tipo de defecto óptico que la persona padece. Requisitos La solución definitiva del problema visual tiene relación con varios factores: El primer requisito para operar es que el paciente haya desarrollado toda la miopía, astigmatismo o hipermetropía que genéticamente tenía predispuesto, es decir, tiene que estar sin modificación de su receta de lentes por al menos un año y medio, lo que ocurre alrededor de los 21 años. Otro factor que influye en la eliminación del defecto óptico son ciertas características anatómicas que debe tener la córnea, que se evalúan con exámenes preoperatorios. También influye la edad (se debe ser igual o mayor de 21 años). No estar embarazada. No padecer enfermedades activas como queratitis por herpes, catarata en evolución u otra enfermedad ocular que contraindique la cirugía, como la diabetes descompensada, la conjuntivitis, entre otras. Esta técnica tiene buenos resultados postoperatorios cuando se realiza en miopías de hasta 7 dioptrías, en hipermetropías de hasta 4 y en astigmatismos de hasta 5. De ahí para arriba no se recomienda como principio la ejecución de la operación. Para estos casos, se recomienda el implante de un lente intraocular fáquico, que consiste en el implante de un lente especial dentro del ojo. Tratamiento Para solucionar los problemas derivados de la miopía, hipermetropía y astigmatismo hay dos técnicas distintas: las de superficie y el Lasik: La primera consiste en aplicar directamente sobre la superficie de la córnea el rayo láser y corregir el defecto. Es utilizada por un 20 a 30% de los pacientes y está reservada en general para córneas de un espesor relativamente delgado. El postoperatorio es doloroso y la recuperación de la visión demora entre 4 a 6 semanas. La cirugía Lasik consiste en un corte en la córnea, donde se saca un flap -lamela o lonja de ésta-, de modo que se abre y en el interior se aplica el rayo láser. Luego, se vuelve a colocar el flap en el lugar en donde estaba y con eso se corrige el defecto. La cirugía Lasik es preferida por un 70 a 80% de los pacientes. Tiene la ventaja de ser indolora y de rápida recuperación visual, ya que al día siguiente la persona tiene una visión compatible con el trabajo. Es una intervención ambulatoria que dura entre 5 y 10 minutos y se hace con anestesia local. Normalmente se opera un ojo primero y 48 horas después el otro. Postoperatorio Después de la intervención el paciente debe descansar, evitar el contacto del agua con el ojo por 7 días, no frotarse ni tocarse la zona por 1 semana y usar gotas antibióticas y antiinflamatorias por el mismo tiempo. Luego de esa recuperación os únicos anteojos que usará serán los de sol. Alrededor de un 2% de los operados pueden quedar con algún grado de miopía, hipermetropía o astigmatismo, aun habiéndose operado, aunque en general es menor al que tenían antes de la intervención. Cuando eso ocurre, después de 3 meses de la cirugía se repiten los análisis y si salen bien, se puede re operar para eliminar lo que haya quedado después de la primera cirugía. El lente de contacto implantable (ICL) o lente fáquico está hecho de un material inerte y flexible que se coloca dentro del globo ocular sin tener que retirar el cristalino o lente natural del ojo, lo que permite preservar el enfoque que naturalmente se tiene. Se utiliza en personas que quieren abandonar los lentes de contacto o tradicionales, teniendo excelentes resultados. El implante de este lente se usa en personas con miopía mayor de siete dioptrías, hipermetropía mayor de 5 dioptrías o en quienes no se puede realizar una ablación corneal con láser, ya sea porque la córnea es muy delgada o porque no siéndolo, presenta anomalías en su forma. ¿En qué consiste la técnica? Ésta consiste en realizar un corte en la córnea a través del cual se introduce en el interior del ojo un lente que se acomoda entre el iris y el cristalino. El lente queda fijo a una estructura que se llama surco ciliar, sin entrar en contacto con el cristalino ni con el iris, pero a escasos micrones de ambos. Una vez dentro del ojo, el lente se desdobla tomando su posición en la cámara posterior, justo detrás del iris. A diferencia del lente de contacto, éste ha sido diseñado para permanecer indefinidamente dentro del ojo sin recibir ninguna mantención. Sin embargo, si se produjeran cambios en la visión del paciente se puede retirar y cambiar por otro fácilmente. Procedimiento Antes de realizar la cirugía, es necesario que el paciente se someta a un completo examen de sus ojos para descartar alguna enfermedad o condición que impida realizar el procedimiento o empeore el pronóstico. Una vez efectuado el diagnóstico, se realiza la intervención con anestesia tópica y de forma ambulatoria. No hay molestias ni dolor y tiene una duración aproximada de 15 minutos en cada ojo. Al paciente, recostado en una camilla, se le cubre la cara con sábanas estériles. Un pequeño aparato sostendrá los párpados para mantener los ojos permanentemente abiertos durante la cirugía. Lo único que verá la persona será la luz brillante del microscopio frente a su ojo. Resulta completamente normal que el ojo presente alguna ligera molestia el mismo día de la cirugía, como si tuviera una pestaña o arenilla por lo que se recomienda no apretar el ojo durante unos 5 días. El resultado de la cirugía depende principalmente de la visión con anteojos o lentes de contacto que se tenga antes de la intervención. En general, puede esperarse que después de la operación la visión sea similar e inclusive mejor, la que se alcanza a los 7 días posteriores al procedimiento. Los riesgos principales incluyen un aumento transitorio de la presión ocular, formación de opacidades en el cristalino (1% a 5 años) o infecciones (menos de 1 por mil), desprendimiento de retina (2-3% a 5 años). Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María Rayos, solares, contaminación, polvo, trastornos, oculares, exposicion, sol, oculista, ojos, vista, contaminacion, aumento, oculista, ocular, oftalmólogo, oftalmologo, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente El sol, la contaminación y el polvo son algunos factores que acrecientan los trastornos oculares, por lo que es necesario revisarse de manera regular.

Oculares

Urológicas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Urológicas Educación al paciente Explore Enfermedades urológicas Cálculos renales Disfunción eréctil La Urología es la especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan al aparato urinario de ambos sexos y al aparato reproductor masculino. La misión de esta unidad es realizar una buena función preventiva, con un manejo integral del paciente y un diagnóstico temprano de patologías, para evitar la aparición de enfermedades graves. Para ello, Clínica santa María cuenta con un completo equipo médico que pone al servicio de sus pacientes y que pueden solucionar sus inquietudes de la mejor manera posible. Esta enfermedad afecta a más del 10% de la población y es más frecuente en hombres que en mujeres, principalmente en el adulto joven. Así mismo, las personas con hábitos sedentarios o con gran exposición al calor son más propensas a padecerla. La molesta presencia de cálculos o “piedras” en el interior de los riñones o de las vías urinarias, se debe a una concentración de sustancias que comúnmente viajan en la orina, pero que por alguna razón se condensan y solidifican en fragmentos de mayor o menor tamaño. Causas Las causas de esta enfermedad pueden ser: Factores genéticos como malformaciones en los riñones. Desórdenes alimenticios como el exceso de sal en las comidas, escasa ingesta de líquido y una vida sedentaria. Síntomas Dependiente de su tamaño y composición, los cálculos pueden causar diferentes síntomas: El más común de todos es el cólico renal. Produce un intenso dolor en la zona lumbar que se irradia hasta el abdomen y no se alivia. Muchas veces va acompañado de náuseas, vómitos y sudoración. Infecciones urinarias y hematuria (sangre en la orina). Diagnóstico La forma más certera de diagnóstico para esta enfermedad es mediante algunos exámenes como radiografías, urografías o contraste y ecografías. Éstos permiten determinar el tamaño de las piedras. Posteriormente se analiza su composición y las posibles enfermedades asociadas a su aparición. Aun cuando la composición de estos cálculos es variada, los más comunes son los derivados del calcio (oxalato cálcico, fosfato cálcico) y los de ácido úrico. Sin embargo, todos son potencialmente dañinos y requieren de atención médica. Lo principal para realizar el diagnóstico, es conocer los antecedentes médicos y sexuales del paciente. También se realiza un examen físico dirigido, evaluaciones psicosociales y pruebas de laboratorio e imágenes, de acuerdo a lo que requiera cada persona. Tratamiento Habitualmente, el tratamiento consiste en utilizar una adecuada hidratación, dieta blanda, reposo, calmantes para el dolor y algunos relajantes para ayudar a la eliminación espontánea de la o las piedras, mientras su tamaño lo permita. Si éstas son muy grandes (mayores a 5 mm), es necesario fragmentarlas mediante el uso de ultrasonido. Clínica Santa María posee el equipo más moderno que existe en el país para dar solución a este problema, a través del cual se consiguen altas tasas de fragmentación, con mínimas complicaciones y escasa necesidad de procedimientos adicionales. Sólo en situaciones excepcionales se requieren procedimientos más invasivos como endoscopias o laparoscopias. Prevención Una adecuada ingesta de líquido y una nutrición apropiada acompañada de ejercicios periódicos, disminuyen la posibilidad de formar estas concreciones. Sin embargo, existen personas que a pesar de estos cuidados pueden continuar formando estas piedras. Para este grupo de pacientes, es necesario agregar algunos fármacos con los cuales se le “enseña” al riñón a no producirlas más, deteniendo así esta enfermedad. Las disfunciones sexuales son un grupo de enfermedades que afectan la vida del hombre. Para ellos es un tema complejo de aceptar, ya que afecta su masculinidad y les hace sentir vergüenza, motivo que muchas veces impide buscar ayuda. Es importante que el paciente consulte con un especialista, ya que estas patologías pueden tratarse y tienen un excelente pronóstico. Una de las disfunciones más comunes, es la eréctil. Definida como la incapacidad de alcanzar o mantener una erección suficiente para tener una relación sexual satisfactoria. Puede ser incapacidad total o parcial, que se presenta en grados variables (de leve a severa) o aparecer sólo en algunas ocasiones (situacional). Ocurre a cualquier edad, pero la incidencia aumenta con los años. Entre los 40 y 70 años, un 52% de los hombres la padece en algún grado. Es importante considerar que esta enfermedad no puede ser considerada como un fenómeno normal del envejecimiento. Consecuencias de la disfunción eréctil Además de causar estrés y afectar seriamente la vida en pareja, está comprobado que quienes padecen de disfunción eréctil, están en riesgo de sufrir en el futuro otras patologías, como por ejemplo, infartos cardíacos. Por ello, deben ser evaluados seriamente por un especialista. Sin embargo, el miedo y la vergüenza son sentimientos que están a menudo presentes al momento de consultar. Estudios muestran que sólo el 66% de quienes presentan este problema, buscan ayuda. Nuestra misión es cambiar esto, entregando un ambiente serio, grato y acogedor para estudiar y manejar a los pacientes, para lo cual existen excelentes y seguras alternativas de tratamiento. Causas y factores de riesgo El origen principal de la disfunción eréctil es de tipo neuro-vascular. En la mayoría de los casos es consecuencia de una mezcla de causas, como factores psicológicos (depresión, ansiedad, estrés, problemas con la pareja, etc.), y enfermedades orgánicas (diabetes, mellitus, hipertensión, colesterol alto, enfermedad vascular periférica o aterosclerosis, obesidad, tabaquismo, hipogonadismo, síndrome metabólico, ciertas enfermedades neurológicas, entre otras. También puede ser consecuencia de algunos medicamente de uso habitual o de cirugías pélvicas. Diagnóstico Lo principal para realizare el diagnóstico, es conocer los antecedentes médicos y sexuales del paciente. También se realiza un examen físico dirigido, a evaluaciones psicosociales y pruebas de laboratorio e imágenes, de acuerdo a lo que requiera cada paciente. Tratamiento Existe una amplia variedad de opciones para enfrentar la disfunción eréctil. El manejo se debe ajustar estrictamente a las necesidades de cada paciente y habitualmente se debe partir de las alternativas más sencillas hasta llegar a la de mayor complejidad. Los tratamientos se pueden clasificar en aquellos de: Primera línea Cambio de hábitos: Dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol, realizar ejercicio periódicamente, mantener una dieta sana. Terapia sexual: Si hay un componente psicológico importante, se debe consultar con un equipo de psicólogos y psiquiatras expertos en la materia. Medicamentos orales: Presentan muy buena respuesta. A pesar de ser seguros, siempre es importante consultar con un especialista antes de usarlos, debido a que tienen algunas contraindicaciones muy precisas. Terapia de reemplazo hormonal: En caso que existe un cuadro de hipogonadismo (bajos niveles de testosterona, que es la hormona masculina, asociado con síntomas de deficiente de ésta) se debe suplementar. Ondas de choque: Es un tratamiento nuevo, no invasivo, dirigido principalmente a los pacientes con disfunción eréctil de tipo vascular. Segunda línea Dispositivo de vacío (Vacuum): Aparatos que generan una erección aplicando vacío al pene. Inyecciones peneanas: Inyecciones de drogas vasoactivas que generan erección y se aplican directamente en el pene. Las primeras veces deben ser supervisadas por un médico y luego, pueden ser autoadministradas. Aunque pareciera ser muy invasivo, es en general muy bien tolerado. Tercera línea (cirugías) Prótesis de pene: Si los tratamientos anteriores no resultan, se puede utilizar la inserción de prótesis en el pene. Se trata de dispositivos de silicona o poliuretano muy sofisticados, de demostrada seguridad y éxito, que ayudan al paciente a obtener erecciones de la duración deseada. Cirugía vascular: En casos muy seleccionados puede ser beneficiosa la realización de cirugías donde se intenta devolver la circulación de sangre al pene cuando ésta ha sido dañada. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María urologia, urologo, aparato, urinario, enfermedad, reproductor, masculino, prevencion, infeccion, urología, urólogo, prevención, urología, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente La misión de Urología es realizar una buena función preventiva, con un manejo integral del paciente y un diagnóstico temprano de patologías.

Urológicas

Enfermedades contagiosas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Enfermedades contagiosas Educación al paciente Explore Enfermedades Hepatitis Las enfermedades contagiosas son la principal causa de muerte infantil y también provocan el fallecimiento de muchos adultos en el mundo. En conjunto, cobran más de 15 millones de vidas al año, más del 80% de las cuales se registran en países en desarrollo. Detener las epidemias de enfermedades contagiosas es uno de los objetivos de desarrollo del milenio y para lograr buenos resultados se requieren sistemas de salud sólidos, capaces de asegurar financiamiento y servicios previsibles y sostenibles en todas las intervenciones prioritarias. Hay ciertos tipos de enfermedades que son difíciles de prevenir, ya que se trata de enfermedades que se propagan con bastante facilidad. Se les denomina enfermedades contagiosas y es muy importante conocer sus características y síntomas que se presentan en los pacientes. En nuestro sitio podrás conocer más acerca de estas patologías y reconocerlas a tiempo para consultar a un especialista. Ésta es la más común de las hepatitis que afectan a nuestra población y es una enfermedad que, en la mayoría de los casos, no presenta síntomas. Las buenas condiciones higiénicas se transforman entonces en la manera más eficaz de combatirla. Causas Se trata de un tipo de daño al hígado causado por diversos factores: Pueden ser tóxicos originados por toxinas químicas como el alcohol, drogas recreacionales o medicamentos. Inmunitarios, es decir, ocasionados por el propio sistema inmunológico que ataca al hígado. Infecciones virales, que son la principal causa de daño hepático agudo. Esta infección produce una inflamación del hígado, órgano responsable de funciones vitales para el hombre por lo que es irremplazable. Dentro de éstas, se encuentra la síntesis de proteínas, la descomposición de sustancias tóxicas para el organismo, la elaboración de bilis (líquido digestivo encargado de descomponer las grasas para facilitar la digestión), el almacenamiento de vitaminas y la desintoxicación de la sangre. Es por esto que cualquier enfermedad que lo afecte es potencialmente muy peligrosa. Tipos de hepatitis Existen alrededor de siete tipos específicos de hepatitis virales clasificadas con letras que van desde la A hasta la G. Sin embargo, las variantes más comunes son la A, B y C. Cada una de estas hepatitis es causada por un virus distinto y que su forma de adquisición también es diferente. La A tiene un corto periodo de incubación, alrededor de cuatro semanas y se transmite mediante el consumo de alimentos o líquidos contaminados con deposiciones humanas infectadas con el virus. La hepatitis B es de incubación larga, es decir, pueden pasar hasta seis meses desde que la persona se contagia hasta que comienza la enfermedad. Su transmisión es por vía sanguínea, ya sea por el uso compartido de jeringas o por transmisión sexual, donde hay un intercambio de fluidos. La C también tiene un largo periodo de incubación y su principal forma de contagio también se produce por el uso común de jeringas. Los principales infectados son las personas que se administran drogas intravenosas, ya que los bancos de sangre en nuestro país gozan de total seguridad. Hepatitis A Señales difusas En el caso chileno, la hepatitis A es la más frecuente y esto responde principalmente a dos factores: Es el tipo más fácil de adquirir debido a su forma de contagio basado en la falta de higiene. Nuestro país tiene carácter epidémico, es decir, se producen brotes de la enfermedad cada cierto tiempo. El comportamiento epidemiológico de la hepatitis en Chile no es fácil de controlar. Los casos de personas infectadas por esta enfermedad aumentan y disminuyen cada cierto tiempo, muchas veces independiente de las acciones sanitarias que se hayan tomado. Síntomas Aun cuando la hepatitis A es la más común dentro de los diversos tipos, su detección es difícil debido a que la gran mayoría de los casos son asintomáticos. Una persona puede llegar a la vida adulta sin sospechar que estuvo enferma, cuando en realidad tuvo hepatitis A en algún momento. No obstante, hay un pequeño porcentaje de casos en que sí se presentan síntomas. Éstos son muy parecidos a los de un cuadro viral inespecífico con decaimiento, pérdida del apetito, fiebre, dolor abdominal y fatiga. Además existen otras señales particulares de esta enfermedad: tener la orina más oscura de lo normal, las heces decoloradas (acolia) o que la piel y el blanco de los ojos se tornen amarillos (icteria). Pero los síntomas más comunes a los cuales las personas deben estar atentas son la presencia de fiebre y de icteria. Diagnóstico El diagnóstico de esta enfermedad se hace precisamente a través de la sintomatología, además de verificar, mediante exámenes, el aumento del tamaño del hígado y el alza de transaminasas -enzimas que son liberadas por la inflamación de este órgano-. ¿Cómo se puede prevenir? Existen vacunas para prevenir la hepatitis A que aun cuando no están insertas en los planes nacionales de inmunización, como sí lo está la hepatitis B, son posibles de adquirir en farmacias y vacunatorios. Dos de estas vacunas aseguran inmunidad totales en la mayoría de los casos; la primera protege sólo contra el tipo A y se aplica en dos dosis. La segunda está indicada contra la B y requiere de tres inyecciones. Hay, además, una vacuna combinada para ambos tipos. Otra manera de evitar la hepatitis A es a través de buenas condiciones higiénicas. Esto implica lavarse las manos después de utilizar el baño y antes de manipular alimentos, los que también deben ser lavados. Además, hay que evitar las situaciones de hacinamiento y suciedad, porque contribuyen a la proliferación de la enfermedad. Tratamiento y consecuencias No existe un tratamiento específico para la hepatitis A, aunque sí hay lineamientos que se deben seguir para controlar los síntomas y evitar complicaciones. Se recomienda mantener reposo de duración variable según los síntomas, un régimen alimenticio liviano bajo en grasas y sin alcohol. La hepatitis A es considerada la menos grave dentro de su grupo. La totalidad de las personas que se han contagiado quedan inmunes, aunque existe un mínimo porcentaje, inferior al 1%, que puede morir por una crisis fulminante. A diferencia de otros tipos, la A no se vuelve crónica y tampoco tiene estado de portador. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María enfermedad,enfermedades, contagiosa, contagiosas, dificil, prevenir, propagar, facilidad, patologia, dificil, patología, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Las enfermedades contagiosas son difíciles de prevenir y se propagan con facilidad. Conoce más acerca de estas patologías aquí.

Enfermedades contagiosas

Enfermedades gástricas / estomacales

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Enfermedades gástricas / estomacales Educación al paciente Explore Estomacales Síndrome de intestino irritable Hemorroides Reflujo (RGE) Los desórdenes gastroenterológicos, de estómago, intestino, hígado, son alteraciones de frecuente aparición en el ser humano. Nuestra estrecha relación con el medio ambiente a través de los alimentos hace incrementar su prevalencia en el organismo. Dolor de estómago, acidez, mala digestión, entre otros, son problemas que no debemos pasar por alto, ya que pueden convertirse en enfermedades graves. Éstas muchas veces están provocadas por el estrés, la comida rápida en la jornada laboral, los desórdenes alimenticios, el tabaco o el alcohol. Por esto, en Clínica Santa María contamos con un equipo médico especialista en trastornos gástricos, que enfrentarán de la mejor manera posible las enfermedades de sus pacientes, prestando una atención integral en las distintas áreas que se relacionen con determinada patología. Existen muchos mitos sobre esta enfermedad, por eso es importante aclarar que a diferencia de lo que la gran mayoría piensa se trata de un trastorno funcional del intestino grueso (colon e intestino grueso es lo mismo). Es decir, es un problema de su funcionamiento y no de su forma o estructura. Si uno compara el de una persona que padece este síndrome con una que no, tienen exactamente el mismo aspecto. Además, el colon no se inflama ni se irrita. El término irritable debe entenderse como "enojado" no como inflamado. Causa La causa del colon irritable es aún desconocida. A diferencia de lo que muchos creen, no se debe a problemas psicológicos. El estrés puede generar crisis o aumentar los síntomas, pero no hace aparecer la enfermedad. Lo mismo sucede con el consumo de algunos alimentos y cambios hormonales, que desencadenan la enfermedad pero no la provocan. ¿En qué consiste la enfermedad? El tubo digestivo, del cual es parte el intestino grueso, posee varias capas una de las cuales es de músculos. En un sistema que funciona de forma normal, estos músculos permiten que el intestino tenga contracciones (que se apriete y suelte) que hacen avanzar el contenido hacia el recto, lo que se hace en forma ordenada y se activa cuando se come. Una persona que padece este trastorno posee alteraciones en estos movimientos, es decir, contracciones y/o relajación anormal de los músculos e hipersensibilidad en los nervios intestinales, lo que significa que existe percepción de sensaciones desagradables. Todos los malestares que se puedan tener por el colon irritable se debe a este mal funcionamiento. Síntomas Ésta es una de las enfermedades que más síntomas distintos tiene entre una persona y otra, algunos de ellos pueden ser: Duración mayor a tres semanas, habitualmente meses o años. Si las molestias duran menos de este periodo no se trata de colon irritable. Dolor o disconfort abdominal (malestar, pesadez). Dolor se alivia al obrar. Dolor se alivia al obrar. Deposiciones duras, blandas o líquidas. Sensación de pujo, de urgencia o de evacuación incompleta. Eliminación de mucosidades. Meteorismo o sensación de distensión abdominal (hinchazón). En cada persona esta enfermedad se manifiesta de forma diferente, se pueden padecer todos estos síntomas o sólo uno de ellos. Además, pueden cambiar en el tiempo. Diagnóstico Para diagnosticar este síndrome debe haber presencia de alguno de los síntomas antes descritos y descartar enfermedades orgánicas que puedan dar señales similares. Para ello se debe consultar a un Gastroenterólogo, quien realizará una evaluación diagnóstica que consiste en conocer la historia clínica (cuadro sugerente de los síntomas antes descritos y ausencia de otras enfermedades), exámenes físicos, de laboratorio y en algunas ocasiones de imágenes y endoscopias. En el caso de tratarse de colon irritable, los resultados de todo lo anterior debe resultar normal. Es importante tener claro que, aunque es molesto, es una condición benigna, ya que el colon no se daña y no produce otras enfermedades estomacales o gastrointestinales. No corresponde a intestino irritable: Baja de peso. Dolor o síntomas que despierten a la persona. Inicio de las molestias a edades mayores, ya que empieza en la adolescencia o adultez no después. Presencia de sangre en las deposiciones. Cambios en las características de los síntomas habituales de la persona. Alteraciones en los exámenes. Tratamiento No existe una cura definitiva para esta afección, debido a que es crónica. Sí hay medidas que permiten tratar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen como hacer un cambio en la dieta, disminuir el estrés y en algunos casos, cuando el médico lo determine, tomar medicamentos. La dieta No existe una dieta estándar, ésta debe ser ajustada a cada paciente. Por eso es muy importante que cada persona identifique los alimentos que le provocan molestias. Una vez identificados, hay que tratar de evitarlos. Algunas cosas que pueden empeorar los síntomas son: El café Las grasas Frituras Cremas Alcohol y bebidas gaseosas Alimentos que tienden a aumentar la distensión como la cebolla, repollo, brócoli, coliflor alcachofa. El consumo de fibras (frutas, verduras, cereales) es beneficioso, a no ser que se padezca colon con predominio de diarrea. En esos casos deben restringirse. También es importante consumir mucho líquido y fraccionar las comidas (tres o cuatro al día). Además de cuidar la dieta es necesario controlar el estrés con actividades de relajación, ejercicios regulares y reduciendo los factores que producen tensión. Molestias al ir al baño, dolor al sentarse y sangramiento son los síntomas de las desagradables hemorroides que, además de ser molestas, causan vergüenza. Las hemorroides son dilataciones de las venas ubicadas en el canal anal. Todos las poseemos pero en algunas personas se dilatan y crecen más allá de lo normal causando las molestias antes mencionadas. Tipo Existen dos tipos, las internas y externas. En el caso de estas últimas, es cuando la sangre que está dentro de ellas se coagula y no circula de manera normal, por lo que se produce una trombosis hemorroidal. En este caso se produce mucho dolor y se palpa un aumento de volumen perianal. Las internas en cambio, son las venas que se inflaman dentro del ano y pueden protruir hacia el exterior, causar hemorragia, quemazón, prurito y descarga mucosa. Causas La causa puede ser por factores hereditarios o por hacer mucha fuerza, ya que las hemorroides pueden crecer y salir hacia fuera. Esto es frecuente cuando se padece estreñimiento, en las últimas semanas de embarazo -especialmente en el parto por la fuerza que se realiza al pujar-, por estar mucho tiempo de pie o sentado e incluso cuando se tiene diarrea, ya que se puede producir irritación. Tratamiento Cuando un paciente tiene hemorroides que no dan demasiadas molestias, el tratamiento consiste en hacer que las deposiciones salgan más blandas para que así el paciente haga menos fuerza. En el caso de sangramiento y/o prolapso hemorroidal, si lo anterior no da resultados, se puede ver la posibilidad de una intervención (ligadura elástica o cirugía). Para proceder a este paso es importante investigar al paciente, es decir, verificar que sus síntomas provengan de las hemorroides y no de otra parte (descartar pólipos, cáncer de colon, malformación arteriovenosa o alguna enfermedad inflamatoria del colon y/o recto). Si la persona posee hemorroides mixtas, con importante componente externo que sean grandes y que producen sangramiento, se indica la cirugía tradicional, que es dolorosa y de lenta recuperación (20 a 30 días). Pero cuando son esencialmente internas, se tiende a preferir la cirugía PPH, que es un método moderno que produce pocas molestias, es menos incómodo y de rápida recuperación. Consiste en devolver las hemorroides a su lugar original mediante corchetes que se ubican dentro del canal anal. Recomendaciones generales Tener una dieta rica en fibras, que permita ir fácil al baño. Mantener una buena higiene. Evitar comidas muy condimentadas. Evitar la ingesta de alcohol. Consultar a un especialista en caso de sangrado rectal. El reflujo es la inflamación del esófago (tubo que conduce el alimento desde la garganta hasta el estómago). Se produce por el movimiento del líquido formado por ácidos y otros contenidos del estómago, que retrocede hacia el esófago debido a una falla funcional o anatómica del mecanismo valvular que une el esófago con el estómago. Cuando se mastican los alimentos, éstos pasan deglutidos por el tubo para así llegar al estómago, donde continúa el proceso de digestión. El reflujo se produce cuando la válvula llamada esfínter gastroesofágico no se cierra después de que lo ingerido llegó al estómago, produciéndose el retorno involuntario del contenido gástrico. Síntomas Su manifestación es muy variable; incluso puede no ser percibido por quien lo sufre. Los síntomas pueden ir desde de la acidez, dolor en el pecho, sensación de atoro con los alimentos, quemadura desde el estómago hasta la garganta, eructos frecuentes, tos y regurgitaciones (arcadas) hasta vómitos y miedo a comer. Cuando hay más complicaciones se pueden presentar faringitis frecuentes, asfixia nocturna, dolor torácico y anemia por sangrado crónico. Es importante aclarar que el RGE se puede presentar en grados distintos y que en muchos casos la sintomatología no tiene relación directa con su severidad. Tratamiento Si un individuo tiene sintomatología de RGE debe consultar a un especialista para que realice el diagnóstico e indique tratamiento. Éste se debe acompañar con algunos cambios de la vida cotidiana, como cenar siempre de 60 a 120 minutos antes de acostarse, no comer acostado, levantar la cabecera de la cama, no fumar y mantener un peso adecuado. Cuidar la alimentación también se convierte en un tema preponderante, por lo que se deben evitar ciertos alimentos, como las comidas grasas, el chocolate, la salsa de tomate, el exceso de condimentos, la menta (en pastillas y chicles, por ejemplo), maní, almendras y nueces. También las bebidas alcohólicas, el café y el té. Un reflujo mal cuidado puede traer consecuencias como esofagitis crónica, esófago de Barret (situación que predispone a un mayor riesgo de cáncer de esófago) o úlceras esofágicas, por lo que es importante un diagnóstico y tratamiento precoz. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María enfermedad, enfermedades, gastricas, equipo, medico, especialista, trastorno, enfermedad, paciente, dolor, estomago, acidez, mala digestión, gástricas, médico, estómago, educación, educacion, clínica, clinica, santa, maría, maria Contamos con un equipo médico especialista en trastornos gástricos que enfrentarán de la mejor manera posible las enfermedades de sus pacientes.

Enfermedades gástricas / estomacales

Prevención de accidentes

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Prevención de accidentes Educación al paciente Explore Prevención de accidentes Traumatismo encéfalo craneano La araña de rincón Seguridad en el auto El paciente y la anestesia Los accidentes ocurren de un minuto a otro y muchas veces acarrean graves consecuencias en nuestras vidas o las de quienes más queremos. Por esta razón, resulta fundamental prevenir e informarnos sobre cómo podemos evitar un accidente. Muchas veces basta con tomar simples precauciones como usar cinturón de seguridad, fumigar la casa contra de arañas, entre otros. Infórmate aquí y cuida tu vida. El Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC) es una lesión grave. Se trata de un fuerte impacto que recibe el cerebro al chocar contra las paredes o huesos del cráneo, lo que puede tener diversas consecuencias según la intensidad del golpe. Producto del traumatismo se genera una inflamación que hace aumentar la presión dentro del cráneo y como el cerebro no puede expandirse, dado que está encerrado en una verdadera bóveda ósea, aparecen síntomas que son graves como el compromiso de conciencia y una hemorragia intracraneana, que pueden tener secuelas invalidantes e incluso llevar a la muerte. Síntomas Un TEC abierto implica la ruptura de la duramadre (capa que cubre al cerebro). Es cuando se presenta una fractura expuesta. En cambio, en el cerrado no hay fractura de cráneo ni rotura de su envoltura. Si la persona pierde la conciencia o al despertar está confusa, no se ubica bien, no reconoce a los familiares, hace o dice cosas extrañas, tiene vómitos o moviliza menos las extremidades del cuerpo, son muestras claras de que estamos frente a un TEC y se necesita evaluación médica. En el caso de los niños, ellos lloran hasta cuando quieren la "papa". Si después de haber soportado un golpe fuerte no llora de inmediato, se muestra aletargado, actúa de manera incongruente o está mareado, debe ser derivado de inmediato a un Servicio de Urgencia con una estricta vigilancia de la respiración. Tratamiento No hay que mover a la persona que ha sufrido un TEC hasta que sea evaluada por un médico. Si hay pérdida de conciencia es necesario llevarla inmediatamente a un Servicio de Urgencia, ya que hay hemorragias que se producen entre la duramadre y el cerebro, que se van complicando a medida que pasa el tiempo, por el aumento en la presión de la sangre. El traslado debe ser con cuidado, evitando movimientos en el paciente y tratando de inmovilizar la cabeza. El médico hará un examen neurológico clínico, que evalúa a través de una revisión física el funcionamiento de las distintas áreas del cerebro (área sensitiva, respuestas motoras y reflejas). Si el especialista considera que se necesita una mayor evaluación, se le practicará un scanner de cerebro con una ventana ósea, para poder determinar en qué estado están los huesos del cerebro. Si el resultado es negativo, el paciente puede irse a su casa, pero deberá seguir ciertas indicaciones generales como reposo relativo y analgésicos para el dolor de cabeza. Alrededor de nueve de cada diez casas en Chile tienen entre sus habitantes una araña de rincón. Por eso es importante tomar algunas precauciones y realizar un aseo conciente y profundo. ¿Cómo reconocer a una araña de rincón? Esta araña es de tamaño más bien pequeño, su cuerpo mide alrededor de un centímetro de longitud y es de color café pardo. A diferencia de la mayoría de las que entran en nuestras casas, ésta no tiene las patitas atigradas ni demasiado largas y sus movimientos y traslados son con bastante rapidez. Sin embargo, aún con esta descripción es difícil distinguirla de otras arañas, por lo que es recomendable observar fotos del arácnido para reconocerla mejor. A diferencia de lo que muchos suelen creer, esta araña no se encuentra sólo en zonas rurales, sino que es sumamente frecuente en viviendas urbanas y habita incluso en departamentos de altos edificios. Por eso, una información de gran utilidad para evitar encontrarse con ella es saber en qué lugares se esconde. El polvo y la oscuridad son sus guaridas favoritas. Se oculta principalmente detrás de los cuadros, en muros divisorios y entretechos, en rincones oscuros, en los closet y sectores donde se junta mucho polvo. Es de hábitos nocturnos por lo que al ser sorprendida por la luz busca refugio rápidamente. La temida picadura Muchas veces nos descubrimos picaduras en el cuerpo sin habernos dado cuenta que algo nos picó, como ocurre con los zancudos, pulgas u otros insectos que nos dejan una roncha rojiza y molestosa por la picazón. La araña de rincón en cambio se caracteriza por una mordedura que produce una brusca sensación punzante en la piel y un profundo dolor desde el momento exacto de la picadura y que es seguida de una hinchazón de la zona afectada. La piel que rodea la mordedura se transforma en una placa roja con un centro de color violáceo y generalmente aparece en el centro una ampolla con contenido hemorrágico. Estos síntomas son generalmente intensos, por lo que las personas afectadas se dan cuenta de la mordedura. En la mayoría de los casos la picadura se produce en forma de accidente, ya que esta araña no es espontáneamente agresiva y ataca sólo en defensa propia cuando es molestada o presionada, como ocurre habitualmente en los interruptores de luz, a los pies de las camas o dentro de alguna prenda de vestir. El envenenamiento de la mordedura puede seguir dos cursos de evolución. El primero corresponde al desarrollo de un problema cutáneo producto del veneno en los pequeños vasos de la piel, en donde lo más grave es llegar a la necrosis o destrucción de un segmento de nuestra piel. Y el segundo es un compromiso sistémico manifestado por una falla renal producto de la destrucción (hemólisis) de una gran cantidad de glóbulos rojos, lo que genera fiebre, sangre en la orina y en los casos más graves la muerte del afectado. Tratamiento Lo más importante es la consulta precoz al médico para poder utilizar las herramientas terapéuticas antes de que el daño se produzca o avance demasiado. Por lo demás, el antídoto que existe en el mercado sólo es efectivo antes de seis horas luego de ocurrida la picadura. Frente a la sospecha de mordedura es ideal tratar de capturar al arácnido y llevarlo al Servicio de Urgencia para que lo identifiquen y determinen exámenes y tratamiento que deberá recibir el paciente, el cual deberá observarse por un mínimo de 72 horas y en algunos casos podría requerir quedar hospitalizado. Recomendaciones La mejor forma de evitar una mordedura es la prevención, por esto: Mantenga su casa limpia, especialmente detrás de cuadros y muebles. Agite bien las sábanas de la cama. Haga ruido antes de entrar a una pieza oscura para que la araña se espante. Sacuda su ropa, zapatos y toallas antes de usar. Muchos padres cometen algunos errores cuando viajan con sus niños en automóvil. Es frecuente ver a un adulto sentado con un pequeño en el mismo asiento o compartiendo el cinturón de seguridad. En caso de que ocurriera un choque, el niño podría sufrir graves lesiones. Con el impacto puede golpearse contra el cuerpo del adulto, lo que causaría daño a nivel torácico. Si bien nunca se puede garantizar que un menor saldrá ileso de un accidente automovilístico, existen algunas formas para reducir los riesgos a los que se enfrentan los pequeños. Una silla para cada etapa A la hora de iniciar un viaje en auto con un niño, lo primero que hay que tener en cuenta es su edad y peso. No es recomendable que menores de 12 años usen el asiento del copiloto. Después de esa edad, ya tienen el tamaño suficiente para que la correa de seguridad les ajuste de forma correcta. En el caso de los recién nacidos, es recomendable usar una silla especial con arnés de cinco puntas. Hasta el año, los niños deben ir sentados en ellas, bien sujetos al asiento y mirando hacia atrás. Esto permite que, ante una eventual colisión, el respaldo absorba parte del impacto. Una vez que el pequeño cumple su primer año de edad, puede ir mirando hacia adelante, pero siempre debe utilizar una silla especial cuyas características están determinadas por su peso. A esta edad los niños ya tienen completo control de su cuello y cabeza, por lo que no necesitan la contención del asiento. Después de los cuatro años pueden sentarse en el asiento del auto, pero con un alzador. La función de este dispositivo es asegurar que el cinturón de seguridad cruce al niño como debe ser: por el hombro y las caderas. Previniendo los daños Todas estas lesiones pueden prevenirse mediante el uso de un equipamiento de seguridad apropiado. Un niño que viaja sin el equipamiento de seguridad adecuado y se enfrenta a un accidente puede terminar con diversos tipos de lesiones. Si no va correctamente asegurado, el pequeño puede salir expelido del vehículo, pegándose en la cabeza. Esto puede causarle un TEC o la muerte. Si el menor permanece en el auto, pero el cinturón de seguridad no se ajusta de manera correcta, puede golpearse contra el tablero o los vidrios. Otros daños que puede recibir el niño son a nivel de columna, sobre todo en la zona cervical. Estadísticas Según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), en Chile más de 150 niños menores de 12 años mueren anualmente en accidentes de tránsito y alrededor de 7.200 resultan lesionados de diversa consideración. El uso correcto de las sillas de seguridad, acordes al peso y edad del niño y una instalación adecuada, reduce las lesiones graves y muertes en un 70%. La anestesia es un conjunto de técnicas que permiten la realización de un acto quirúrgico, obstétrico o médico (endoscopía, radiología) suprimiendo o atenuando la sensación dolorosa. Es considerada una especialidad de apoyo y, a diferencia de otras, no juega un rol sanador, sino que busca evitar el sufrimiento de los enfermos. Desde el año 2001 que Clínica Santa María cuenta con el Servicio de Anestesia, que se preocupa de velar por el cuidado integral del paciente. Antiguamente el especialista centraba su función en lo que ocurría durante el acto quirúrgico; hoy se enfrentan a una realidad distinta. Los pacientes quieren estar informados de lo que ocurre, por lo que el pre y postoperatorio han cobrado mayor importancia. Por otra parte, se está administrando anestesia a procedimientos que se realizan fuera del pabellón, como endoscopías y resonancias. Por último, se trabaja en el manejo del dolor en pacientes crónicos, como es el caso del cáncer. Riesgos Hace 50 años la mortalidad por anestesia era de 6,4 personas por cada 10 mil y en el 2002 esa cifra bajó a 0,1. Si bien los números han mejorado, los peligros siguen existiendo. Lo que más influye en estas cifras es el historial médico del enfermo. Por ejemplo, una persona hipertensa, fumadora y de edad avanzada tendrá mayores riesgos que alguien sano. Es necesario que los pacientes se involucren con la seguridad y que aprenda a dar toda la información que se le pide. Otro tema fundamental es la alimentación. El ayuno es muy importante, ya que el paciente al estar en un estado de sueño farmacológico, el cuerpo pierde control muscular y la comida podría ascender a las vías áreas. A lo que sí hay que perderle temor es a la alergia. Este es uno de los grandes mitos en torno a este tema. Hay personas que tienen miedo de hacer una reacción de este tipo, pero esa posibilidad es muy baja. En nuestro país no existe un test cutáneo que permita determinar si se es sensible a la anestesia. Últimos avances Las grandes mejoras, desde que se inventó el éter en 1840 hasta los medicamentos de la actualidad, son la disminución de los efectos colaterales en los pacientes. La persona que lleva más de dos horas en cirugía y que completará seis en pabellón, no tardará más de 15 minutos en despertar completamente. Tipos de anestesia Anestesia general: Es un estado farmacológico donde el paciente se encuentra inconsciente, con amnesia (no recordará nada de lo que ocurra durante la intervención), con relajación muscular y con analgesia (control del dolor). Anestesia regional: Se bloquea una parte del cuerpo. El paciente se mantiene despierto, consciente, pero en la zona donde se aplica la anestesia no sentirá dolor y tendrá relajación muscular. Posibles complicaciones Con anestesia general: Náuseas y vómitos, pero respetando el ayuno es muy improbable; dolor faríngeo producto de la intubación. Con anestesia regional: Se puede presentar dolor de cabeza, parálisis transitoria de la función de la vejiga, molestias en el sitio de punción en la espalda. ¿Qué hacer los días previos a la cirugía? No tome aspirina durante los 10 días previos, porque produce un mayor sangramiento durante la intervención. Informar si presenta infección respiratoria (tos, gripe, fiebre) o modificación de algún tratamiento con medicamento (hipertensión, anticoagulante, etc). Llevar todos sus exámenes a la clínica. Respetar el ayuno indicado por su médico tratante. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María accidentes, accidente, consecuencia, prevenir, prevencion, informar, informacion, cinturon, seguridad, fumigar, fumigacion, prevención, información, cinturón, fumigación, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Los accidentes ocurren de un minuto a otro y muchas veces acarrean consecuencias en nuestras vidas. Infórmate aquí y cuida tu vida.

Prevención de accidentes

Tercera edad

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Tercera edad Educación al paciente Explore Geriatría / Tercera edad Salud y bienestar Sexualidad Alimentación La Geriatría es una rama de la medicina que tiene que ver con la salud del Adulto Mayor y con todas las patologías propias del envejecimiento; ésta busca mantener y conservar la autonomía en las personas de la tercera edad y atacar aquellas enfermedades que les quitan independencia. El adulto mayor está expuesto a una serie de enfermedades propias de esta etapa de la vida, que no son transmisibles (hipertensión, diabetes, colesterol elevado, sedentarismo, etc.) y que van de la mano de la obesidad, que pueden provocar, por ejemplo: artrosis. La tarea fundamental del área de Geriatría en Clínica Santa María es mantener la funcionalidad del paciente y así generar las conductas, hábitos y estilos de vida donde el ejercicio y la buena nutrición son pilares para que el adulto siga funcionando física, mental y socialmente. ¿Qué es la tercera edad? La tercera edad es una etapa evolutiva del ser humano que tiene varias dimensiones. Es un fenómeno biológico porque afecta la salud física y mental, tiene una parte sociológica y económica porque se ha alargado las posibilidades de vida y se debe mantener a esas personas. Y es también un fenómeno psicológico, ya que se producen cambios en el funcionamiento cognitivo y emocional. Preparémonos para envejecer Cuidar la alimentación, no abusar del tabaco ni el alcohol. Esto contribuirá a una buena salud. Asistir a controles médicos y seguir los tratamientos. Realizar algún tipo de actividad física. Estimular las funciones intelectuales, mantener la lectura y la escritura, hacer ejercicios para la memoria. Prevenir accidentes en el hogar y de tránsito. Dar y recibir afecto, mantener redes sociales. Reforzar el autoestima para prevenir la depresión. Estimular la autonomía y tratar de ser autovalentes. Solicitar ayuda en caso de maltrato familiar o institucional. Ahorrar desde la juventud, prever la jubilación. Promover el desarrollo espiritual. A medida que vamos envejeciendo, nuestro organismo comienza a experimentar cambios físicos y psicológicos que dificultan nuestro diario vivir. Para combatir esto, es imprescindible incluir la actividad física en la rutina diaria. El concepto de adulto mayor encierra las ideas de sabiduría, experiencia y respeto, pero muchas veces, representa una imagen de soledad, incapacidad, o estorbo producto del deterioro anímico, físico y/o mental de la persona. La ancianidad conlleva tres tipos de cambios importantes: Fisiológicos: problemas digestivos, nutricionales y de memoria; deterioro de la musculatura y pérdida de elasticidad en las articulaciones, lo que conlleva dificultades de movilidad y trastornos de estabilidad y coordinación que se traduce en caídas frecuentes. Psicológicos: ansiedad, depresión, irritabilidad, trastornos del sueño, soledad, dependencia e inseguridad. Sociológicos: retiro laboral, pérdida de los amigos y desvalorización social, son algunas de las cosas que les provoca la sensación de que sobran en la sociedad. Pese a los cambios propios de esta etapa, el envejecimiento es un proceso normal cuya calidad dependerá, en gran medida, de la manera en que se enfrente. Para una ancianidad llevadera se deben considerar dos puntos importantes: Controlar y educar los factores de riesgo: en la medida que no evitemos el tabaquismo, el estrés, el sedentarismo o descuidemos la nutrición, haremos más difícil el tramo final de nuestra vida. Realizar actividad física constante: mantener un buen estado físico es la mejor forma de prevenir y adaptarse a cualquiera de los cambios mencionados. Ayuda a mantener la musculatura firme, a prevenir la pérdida de calcio, a aumentar la capacidad respiratoria y cardiovascular y mejorar la autoestima. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Pese a los cambios propios de esta etapa, el envejecimiento es un proceso normal cuya calidad dependerá, en gran medida, de la manera en que se enfrente. Para una ancianidad llevadera se deben considerar dos puntos importantes: Controlar y educar los factores de riesgo: en la medida que no evitemos el tabaquismo, el estrés, el sedentarismo o descuidemos la nutrición, haremos más difícil el tramo final de nuestra vida. Realizar actividad física constante: mantener un buen estado físico es la mejor forma de prevenir y adaptarse a cualquiera de los cambios mencionados. Ayuda a mantener la musculatura firme, a prevenir la pérdida de calcio, a aumentar la capacidad respiratoria y cardiovascular y mejorar la autoestima. Se recomiendan los ejercicios acuáticos o simplemente salir a caminar diariamente a paso rápido unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse el tiempo para ejercitarse, de lo contrario, serán finalmente las enfermedades quienes malgasten nuestro tiempo. Dos viejitos caminando tomados de la mano, un beso entre dos personas de cabezas blancas o un tierno abrazo bajo las sábanas de un matrimonio de más de 60 años, son imágenes que no nos dejan indiferentes: a algunos les genera ternura, pero a muchos confusión o rechazo. Estos sentimientos por lo general son infundados, ya que pese a lo que la mayoría de la gente piensa en la tercera edad sí hay sexualidad. Hay ignorancia en la sociedad y en los profesionales de la salud respecto de la sexualidad en el adulto mayor. Existe un cierto mito que dice que es improcedente e injustamente al hombre se le dice viejo verde y a la mujer viuda alegre. Hay muchos prejuicios en este tema: que los mayores son asexuados, que no tiene interés en vivenciarlo, que sus manifestaciones sexuales equivalen a desviaciones o perversiones, sexualidad es igual a juventud y belleza, etc. Esto se remata con que en el ámbito de la salud no se le pregunta al paciente mayor sobre el estado de su sexualidad, ya sea por ignorancia, falsos supuestos o miedo a ser ridiculizado. Es importante recalcar que las consultas geriátricas de media hora son cortas, hay que darle tiempo al paciente para hablar y entrar en confianza. El rol del profesional es quitar el tabú que pesa sobre el tema y validar a la persona como un ser sexuado. En un estudio sobre sexualidad en el adulto mayor realizado en Estados Unidos, en que se consultó a 1.300 personas sobre 60 años, el 48% dijo ser sexualmente activo. De este porcentaje un 70% reportó estar satisfecho con su vida sexual, incluso más que a los 40 años, y aproximadamente un 79% de los hombres y un 66% de las mujeres afirmaron que la actividad sexual es un componente de su relación de pareja. Síntomas La vejez trae consigo una serie de cambios físicos que van en desmedro de la sexualidad. En ambos sexos hay una disminución de los niveles hormonales: en el hombre baja la producción de espermatozoides, disminuye el tamaño de los testículos y produce menos líquido seminal, la respuesta a la excitación es más lenta, la erección es menos firme, hay una ausencia de eliminación de líquido pre eyaculatorio, los orgasmos duran menos y aumenta el tiempo de latencia (en volver al estado previo a la estimulación). En tanto en la mujer, la respuesta también es más lenta, hay menos lubricación, hay dolor en la relación (dispauremia), disminuye el número de orgasmos y también tarda en volver más a la fase pre estimulación. Causas Además de lo anteriormente descrito, hay una serie de condiciones de salud que afectan negativamente la sexualidad del adulto mayor: hipertensión, diabetes, infarto vascular cerebral, hipertrofia prostática, artrosis y artritis, enfermedades neurológicas, intervenciones quirúrgicas (mastectomía), histerectomía, prostatectomía radical, entre otros. El estrés, depresión y uso de fármacos también son factores que influyen. La mayoría de estas enfermedades tiene un origen multifactorial, donde algunas causas influyen más que otras, pero todas son tratables. Tratamiento Para que nuestros mayores tengan una vida feliz y tranquila hay que dignificarlos ante todo, respetarlos, acudir a su sabiduría y experiencia. Es importante no relegarlos a un rincón de la casa, ya que el aislamiento, la negación de la sexualidad como manifestación afectiva que se mantiene a lo largo de toda la vida, la imposibilidad de encontrarse con otro y manifestar sus sentimientos, hacen que la calidad de vida del adulto mayor no sea lo que puede llegar a ser. Para que puedan expresar su sexualidad deben privilegiarse todas las formas de expresión sexual, basadas en sentimientos de amor compartido y no en un resultado mecánico de la erección y coito. Este abordaje se llama rehabilitación sexual y hay especialistas que ven este tema. Hay que promover el envejecimiento activo, es decir, morirse joven pero lo más tarde posible, crear las condiciones para que nuestros abuelos tengan una buena calidad de vida, espacio para tener momentos gratos y también intimidad. Vivir una sexualidad posible y placentera, tener momentos de intimidad donde poner a jugar todos los sentidos y posibilidades de placer, colabora a hacer de la tercera edad una época plena de la vida. Consejos Eliminar hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, etc.). Evitar el aislamiento, pasividad y consumo excesivo de televisión. Tener actividad física. Participar de actividades sociales y recreativas para la tercera edad (municipalidades, juntas de vecino, etc.). Consumir alimentos de acuerdo a una dieta equilibrada. En el caso de padecer algún problema de salud asistir a un profesional y consultar sobre los tratamientos útiles para cada caso. Eliminar hábitos estresantes y participar de actividades al aire libre. Recuerde consultar con su Geriatra las dudas que tenga en el tema sexual, él podrá orientarlo o derivarlo a un especialista Algunos libros útiles: Matrimonio Adulto. Autor, Judith Viorst. La Sexualidad en el Adulto Mayor. Autor, Dr. Andrés Flores Colombino. El Amor en los Tiempos de Cólera. Autor, Gabriel García Márquez. Alimentación en la Tercera Edad Al llegar a la tercera edad el organismo experimenta una serie de cambios, los cuales sumados a la disminución de actividad física y otras enfermedades propias de la edad, influyen y alteran los hábitos alimenticios. Las demandas energéticas para realizar funciones básicas como respirar, bombear el corazón, etc. comienzan a disminuir un 5% cada década. De esta manera, si las personas mantienen los mismos hábitos alimenticios a los 40, 50 y 60 años la tendencia será a subir de peso, por lo que se debe tomar conciencia de esto y preocuparse de la dieta con anterioridad. A esto se suma la disminución de la masa muscular y el aumento de la cantidad de grasa, además de sufrir alteraciones en su distribución concentrándose principalmente en la zona abdominal. ¿Cómo y qué comer? Conforme va avanzando la edad comienzan a aparecer una serie de otros trastornos que también alteran la nutrición de las personas. Entre ellos destaca la pérdida de dentadura. Como tienen menos piezas dentales o ya utilizan prótesis dentarias no pueden comer cosas de consistencia muy dura, por lo que se recomienda prepararles alimentos blandos o triturados en forma de puré o papillas. Las sopas son también una muy buena opción. Por otro lado, se recomienda evitar las frituras en la preparación de las comidas, sobre todo porque los adultos mayores suelen tener un colesterol alto. Es preferible, hornear, hervir o cocinar a la plancha los alimentos. Los sentidos como la vista, el oído y el olfato también sufren ciertos cambios, pero el gusto es el más perjudicado producto de una atrofia en las papilas gustativas. Es necesario una buena presentación de los alimentos y el uso de especies y saborizantes para realzar el sabor de las comidas. Disminuyen también las secreciones gástricas, la saliva, todo lo referente a los conductos internos del tubo digestivo, lo que hace importante evitar los alimentos irritantes y comer, en porciones pequeñas, tres a cuatro veces al día, para evitar la aparición de gastritis. Si bien todas estas alteraciones metabólicas son propias de la vejez, hay que tener en consideración que cada persona y cada caso es único y debe ser tratado con la ayuda de médicos y profesionales de la nutrición. En vista de que con la edad disminuye la movilidad intestinal, es importante añadir fibras en la dieta, como productos integrales y cereales. Se recomienda también el consumo frecuente de frutas y hortalizas que sean coléricas, es decir, que ayuden a eliminar la sal y favorezcan la producción de bilis, como es el caso de la alcachofa, el rabanito, la endibia, la berenjena, el níspero, la frutilla y el plátano. Las carnes rojas se recomiendan una a dos veces por semana, ya que aportan proteínas. Las frutas debieran ser tres porciones diarias, el pan sólo al desayuno y la once, de preferencia disminuir lo más posible el consumo de sal y azúcar. La deshidratación es un mal frecuente a esta edad, por lo que hay que preocuparse de tomar mucho líquido. Producto de la disminución del calcio se producen varios problemas óseos, por lo que se requiere un consumo constante de lácteos (yogurt, leche, queso, quesillo, entre otros). Factores de riesgo El estado de ánimo influye directamente en la alimentación y en esta etapa de la vida la depresión, la soledad y el aislamiento social pueden llevar a los abuelos a no comer y a desnutrirse. Por otro lado, quienes sufren enfermedades como el Alzehimer, Parkinson y demencia senil también influyen en la nutrición, ya que muchas veces no se acuerdan que ya comieron y lo hacen dos veces, o simplemente no son capaces de alimentarse por sí solos. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María geriatria, mantener, funcionalidad, adulto, mayor, estilo, vida, fisica, mental, social, nutricion, deporte, hipertensión, diabetes, colesterol elevado, sedentarismo, geriatría, física, nutrición, hipertension, educación, educacion, paciente, clínica, clinica, santa, maría, maria Geriatría busca mantener la funcionalidad del Adulto Mayor y así generar el estilo de vida donde siga funcionando física, mental y socialmente.

Tercera edad

Metabólicas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Metabólicas Educación al paciente Explore Enfermedades metabólicas Hipertiroidismo e hipotiroidismo Diabetes tipo II en menores Las enfermedades metabólicas son un conjunto de enfermedades hereditarias que implican alteraciones del metabolismo. Se presentan en cualquier etapa de la vida, pero más frecuentemente en la infancia. En algunos casos son niños sanos al nacer y con los años desarrollan estas enfermedades. En Clínica Santa María contamos con investigaciones avanzadas en este tipo de enfermedades y sus tratamientos, para apoyar de la mejor manera a nuestros pacientes y sus familias. Para poder comprender las enfermedades tiroideas, es importante destacar que esta glándula, ubicada en la parte anterior del cuello bajo la Manzana de Adán, es la encargada de secretar importantes hormonas (T3 y T4) esenciales para el crecimiento y desarrollo, la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y la tasa metabólica del cuerpo. La producción de estas hormonas es controlada, a su vez, por otra hormona denominada TSH, la cual es segregada por la glándula hipófisis en la base del cerebro. Cuando la glándula tiroides se altera y comienza a producir en exceso, o por el contrario, deja de producir la cantidad necesaria de estas hormonas, se desarrollan una serie de síntomas y problemas en el organismo que dan origen al hipertiroidismo e hipotiroidismo, según sea la cantidad de producción hormonal. Estas enfermedades son un 80% más frecuentes en las mujeres que en los hombres, ya que ellas tienen una mayor predisposición genética. Ambas enfermedades se producen por un factor inmunológico, donde los anticuerpos del organismo comienzan a influir en el órgano haciéndolo trabajar de una manera inadecuada. En general, se debe tener una predisposición genética, un historial de antecesores que haya sufrido la enfermedad. Hipertiroidismo El hipertiroidismo, tal como lo dice la palabra, se produce por un exceso en la producción de hormonas tiroideas. Esta alteración produce en los pacientes ciertos síntomas como: Una baja importante en el peso, aún con una ingesta de comida normal. Sudoración e intolerancia al calor. Falta de fuerza, cansancio y debilidad. Diarrea o deposiciones más frecuentes de lo habitual. Pérdida del cabello. En el caso de las mujeres, alteraciones en la menstruación. A esto agrega que los ojos se suelen tornar más brillantes y grandes, por lo que muchas veces se puede diagnosticar la enfermedad a raíz de la mirada. El tratamiento para esta enfermedad consiste en lograr que se liberen menos hormonas tiroideas, lo cual se consigue a través de tres posibilidades: fármacos, yodo radioactivo y cirugía. Ninguno de estos tratamientos es 100% efectivo y va a depender de cada paciente el que se deba utilizar, aunque generalmente la cirugía se deja como última alternativa. Los medicamentos utilizados consisten en fármacos antitiroideos que bloquean la producción de hormonas tiroideas y se deben utilizar por tiempo prolongado. El yodo radioactivo, por su parte, destruye el tejido tiroideo, quedando habitualmente en estado hipotiroideo. Finalmente, la cirugía implica la extirpación total o parcial de la tiroides. Hipotiroidismo Bastante más frecuente es la deficiencia en la producción de hormonas tiroideas, la cual afecta aproximadamente a un 5% de la población y es denominada hipotiroidismo. Este trastorno hace que el paciente ande más decaído, con sueño y cansado, que tenga la piel más reseca, pérdida del cabello, intolerancia al frío, estreñimiento, somnolencia y reflejos más lentos. Además de hinchazón, edemas, aumento en los niveles de colesterol y de peso. En el fondo, se anda más lento y deprimido porque las hormonas tiroideas son como las “pilas” del organismo. El tratamiento para esta enfermedad es bastante más sencillo que en el caso del hipertiroidismo, ya que sólo se requiere administrarle al afectado la dosis de hormonas que le falta. La levotiroxina (Eutirox®, T4 Bagó®) es el medicamento más común y se debe administrar diariamente, de por vida. La dosis varía según cada paciente. Es importante recalcar que las mujeres embarazadas que sufren de este mal no deben dejar de tomar el medicamento, ya que las guaguas no tienen tiroides propia hasta el cuarto mes de gestación, por lo que hasta ese entonces dependen de la glándula de su madre y si elimina la ingesta del medicamento la guagua puede verse afectada. Tiroides y gordura La desinformación de la población respecto de estas enfermedades ha generado ciertos mitos respecto de ellas, como la probabilidad de cáncer a la tiroides y problemas de obesidad. Si bien es cierto que el hipertiroidismo produce una baja de peso, no es verdad que el hipotiroidismo genere una gordura excesiva. Lo máximo que se puede subir por esta enfermedad son dos a tres kilos, producto de la retención de líquidos y no por problemas de aumento de la grasa. Por otro lado, la aparición de nódulos benignos o cancerosos en la glándula tiroides tampoco tiene relación con estos trastornos. Pacientes en la mira El hipertiroidismo y el hipotiroidismo no encierran peligros graves en la medida que sean tratados adecuadamente. Tampoco se pueden prevenir, lo que sí se puede hacer es pesquisarlas de manera temprana a través de exámenes de sangre, de manera que la sintomatología sea menor y con menos molestias. Las enfermedades tiroideas son genéticas y se transmiten generacionalmente. Por tanto, todas las personas que tienen antecedentes familiares deben chequearse periódicamente. Así mismo, las mujeres que han tenidos hijos y sufren de depresión post parto deben chequearse también, ya que muchas de estas depresiones se deben a problemas en la tiroides. Los pacientes con antecedentes de radioterapia externa, al igual que aquellos en tratamiento crónico con algunos medicamentos como amiodarona, carbonato de litio, etc. deben estar atentos y controlarse periódicamente. Asimismo los niños con síndrome de Down o de Turner. Conocida como “la diabetes del adulto”, lo cierto es que cada vez son más los niños y adolescentes diagnosticados con esta enfermedad. A pesar de que en su aparición influyen factores genéticos, que no se pueden modificar, sí se puede prevenir luchando contra la obesidad, principal causante de esta patología. Recientemente ha sido declarada como la nueva “epidemia” del siglo XXI. Y esto no es para menos, ya que es la única enfermedad que se produce sin contagio que ha sido catalogada como tal por las Naciones Unidas. ¿Por qué se produce? Hace unos 10 años que la diabetes Tipo 2 comenzó a afectar a niños y adolescentes. Esto se debe principalmente al aumento de niños obesos o con sobrepeso en Chile, que en muchos casos presentan algún problema metabólico. Son precisamente estos trastornos los que, de no ser tratados a tiempo, pueden derivar en una diabetes 2. Primero se produce una resistencia a la insulina, etapa en que esta hormona no funciona adecuadamente, impidiendo el ingreso correcto de la glucosa a las células. En esta fase la glicemia (nivel de azúcar en la sangre) aún puede estar dentro de los rangos normales, por lo que es más difícil de pesquisar. El diagnóstico es posible mediante la determinación de los niveles de insulina, colesterol y triglicéridos. Una segunda etapa es la pre diabetes, en la cual la glicemia sí está alterada. Los niveles se encuentran entre 100 y 126 mg/dl en ayunas y de 140 a 200 mg/dl después de comer. Hasta esta fase la enfermedad es aún reversible. Tratamiento El tratamiento más efectivo para estos casos es un cambio real del estilo de vida del paciente y su entorno, lo que se basa en tres pilares: La dieta: La alimentación debe incluir mucha fibra (frutas, verduras y legumbres) y cantidades normales o reducidas de hidratos de carbono, como las papas, masas y dulces en general. Ejercicio: La actividad física estimula la acción de la insulina, mejora la respuesta del cuerpo y contribuye a bajar de peso. Medicamentos: En una primera etapa, las dos medidas antes mencionadas suelen ser suficientes, sin embargo, si no se logra controlar la enfermedad con este cambio en el estilo de vida se pueden recetar medicamentos como la metformina, fármaco que sensibiliza los tejidos a la acción de la insulina. Pronóstico Una vez que el organismo ya no es capaz de regular el proceso por el cual la glucosa se introduce en las células, ésta queda circulando en el cuerpo, produciéndose entonces una hiperglicemia (altos niveles de azúcar, por sobre los 200 mg/dl), signo inequívoco de la presencia de la diabetes Tipo dos. Esta condición ya no es reversible, aunque sí existe un tratamiento que, de realizarse adecuadamente, no implica un deterioro en la salud ni en la calidad de vida. Una persona puede vivir muchos años con esta condición y es por lo general en esta etapa, cuando ya no se puede revertir el proceso. Por esto es tan importante que se pesquise a los niños y adolescentes apenas presenten factores de riesgo. La consulta con un Endocrinólogo en caso de que el menor esté con sobrepeso, a cualquier edad, incluso a los meses de vida, es la mejor forma de atacar y prevenir a tiempo la enfermedad. ¿Qué pueden hacer los padres para evitar que sus hijos tengan diabetes tipo dos? La mejor recomendación es que los menores lleven un estilo de vida saludable en todos los sentidos. Una alimentación sana, baja en grasas, normal en carbohidratos y alta en fibras; fomentar el deporte, que contribuye a bajar los kilos extra y a mejorar la acción de la insulina y, lo más importante, mantener al niño en el peso adecuado para su talla. Factores de riesgo Sobrepeso u obesidad en niños y adolescentes. Antecedentes familiares con diabetes, ya sea tipo uno, tipo dos o gestacional. Sedentarismo y problemas cardiovasculares. Cifras de la enfermedad Según datos de la Junaeb, casi el 20% de los niños que cursan 1º básico son obesos. De los menores que consultan por obesidad en Clínica Santa María, el 43% presenta algún grado de trastorno metabólico. Uno de cada tres menores con pre diabetes va a derivar en diabetes Tipo dos en algún minuto de su vida. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María enfermedad, enfermedades, metabolicas, hereditarias, heredar, alteracion, metabolismo, informacion, clinica, santa, maria, investigacion, avanzada, tratamiento, pacientes, paciente, familia, metabólicas, alteración, información, clínica, maría, investigación, educación, educacion Las enfermedades metabólicas son un conjunto de enfermedades hereditarias que implican alteraciones del metabolismo. Infórmate más aquí.

Metabólicas

Enfermedades musculares / óseas / articulares

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Enfermedades musculares / óseas / articulares Educación al paciente Explore Enfermedades musculares, óseas y articulares Dolor lumbar Osteoporosis Artritis y tendinitis Artrosis en dedo pulgar Patologías como la osteoporosis, artritis, problemas lumbares y otras, son más comunes de lo que pensamos y merecen un espacio donde se describan sus síntomas, las pruebas diagnósticas más habituales y las opciones de tratamiento más actuales y eficaces para cada paciente. Un número importante de enfermedades óseas son asintomáticas y muchas veces el diagnóstico se hace a partir de un estudio realizado por otras razones. Cuando presentan síntomas suelen manifestarse por dolor, fracturas o deformaciones. En cambio, las enfermedades musculares pueden causar debilidad, dolor e inclusive parálisis. La espalda es uno de los sitios de apoyo fundamental del cuerpo, en el que se localizan gran cantidad de estructuras musculares, nerviosas y óseas. Muchas dolencias se concentran en esta zona, generando un intenso malestar. Si se lleva la mano a la espalda cuando se agacha a recoger algo, cuando toma a su hijo en brazos o cuando está por mucho rato de pie en la fila del supermercado, lo más probable es que sufra de dolor lumbar crónico, una dolencia cada vez más común en estos días. Este padecimiento es la principal causa de ausentismo laboral y uno de los principales motivos de consulta en los servicios de Traumatología y Cirugía Ortopédica, puesto que puede aparecer tanto en trabajadores manuales como en amas de casa o estudiantes. Síntomas El dolor lumbar se conoce como aquel malestar que se localiza en la parte baja de la espalda o cintura. Normalmente aparece a partir de los cuarenta años, aunque puede surgir en cualquier etapa de la vida. El principal síntoma, como dice su nombre, es un dolor persistente en la zona lumbar baja, identificada como la parte posterior de la cintura, que se desencadena cuando se permanece de pie y mejora notablemente estando acostado en la cama. Este malestar también puede percibirse en la zona inguinal incluso en los genitales, la parte de atrás del glúteo, en la cara posterior y lateral del muslo y, menos frecuentemente, en la pantorrilla y talón. Tipos de dolor Existen diferentes tipos, según intensidad, duración y causa del dolor. Agudo, que es aquel dolor que se presenta en forma fuerte. Crónico, que es el que se arrastra por semanas y que puede ser reincidente en el transcurso de los años. Puro, que no presenta ningún tipo de irradiación. Atípico, que no sigue los patrones más característicos y que por lo tanto puede deberse a malestares por tumores o dolores con gran componente psicosomático. Esclerotógeno o facetario, que es el que se presenta por patología de las articulaciones posteriores de la columna, generalmente degenerativa y que en general se irradia a la región glútea o raíz del muslo. Lumbociático, que se irradia a extremidades inferiores y se debe a compresión de raíces nerviosas, muchas veces producido por hernias discales", detalla el especialista. ¿Los más expuestos? Todas las personas han presentado alguna vez en su vida algún episodio de dolor lumbar, lo que está relacionado con el hecho de caminar con la columna perpendicular al suelo. La enfermedad degenerativa discal es parte del envejecimiento normal del organismo, y a veces ésta puede ser el origen del dolor. Sin embargo, investigaciones realizadas en Estados Unidos demuestran que hasta un 60% de los lumbagos se producen sin causa demostrable, que es una patología prioritaria del mundo occidental y que se presenta en mayor medida en personas que habitan en las ciudades, lo que le confiere un componente psicosomático muy importante. Si bien hay estudios que demuestran que se presenta con más frecuencia en pacientes que se desempeñan en actividades laborales de mucho esfuerzo, se ha demostrado que el disco intervertebral soporta 300 veces más carga al estar sentada la persona que al estar de pie, lo cual concuerda con el hecho de que se trata de una patología muy presente en quienes realizan trabajo de escritorio. También está demostrado que la enfermedad degenerativa discal una de las causas principales del dolor lumbar, es cuatro veces más frecuente en pacientes fumadores y menos frecuente en deportistas. Pero es nuestra carga genética la que comanda el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales. Diagnóstico En general si partimos de la base que todos en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido de un lumbago, se debería consultar cuando se presenta cualquier síntoma doloroso que se prolongue por más de tres o cuatro días y no ceda con analgésicos comunes, que lo despierta en la noche, se trata de un dolor intratable o que se irradia a las extremidades inferiores. Tratamiento Éste se relaciona con la causa que produce el dolor, y por lo tanto puede ir desde un analgésico común a un tratamiento quirúrgico, según cada caso. En la mayoría de los pacientes se recomienda hacer reposo en cama por 48 horas. Prevención Si pensamos que lo que rige el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales es nuestra carga genética, entonces habría pocas formas de prevenirlo. Sin embargo, hay estudios de poblaciones similares de pacientes, unos con antecedente de dolor lumbar y otros sin historia de este malestar, y la diferencia entre ambos grupos es la condición física. Es decir, el buen estado muscular de la región lumbar, abdominal y pélvica. Por lo tanto, si mantenemos un peso adecuado, realizamos ejercicio, no fumamos, hacemos los esfuerzos en forma adecuada y estamos sanos del punto de vista psicosomático, tendríamos menos posibilidades de sufrir este mal. En Chile, esta enfermedad afecta a una de cada tres mujeres y a lo menos a uno de cada ocho hombres, lo que la convierte en el desorden metabólico más habitual. Esta patología se produce por una alteración en la arquitectura del hueso, que lo vuelve más frágil y lo hace más propenso a las fracturas. Afecta principalmente a las mujeres sobre 45-50 años y la curva de descenso más importante son los primeros cinco años del cese de la menstruación. Causas Una de las causas que influye en forma importante en el desarrollo de esta condición, es la disminución de los estrógenos que ayudan a asimilar y absorber el calcio. Síntomas En la mayoría de los casos, la osteoporosis no presenta síntomas hasta que se encuentra en un estado avanzado. Por esta razón, la mejor defensa contra ella es la prevención a través de los hábitos alimenticios y controles médicos frecuentes. Factores de riesgo Existen características que hacen que algunas personas sean más propensas a desarrollar osteoporosis: Sexo femenino. Raza blanca. Antecedentes familiares. Enfermedades crónicas como enfermedad celíaca, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, hipertiroidismo, diabetes insulino dependiente, embarazos múltiples, hiperparatiroidismo, ingesta de alcohol y drogas, corticoides y antiepilépticos son predisponentes para osteoporosis. Diagnóstico La desintometría ósea es un examen indoloro, no invasivo y económico, que permite determinar el estado de los huesos. Los resultados de una densitometría orientan al doctor respecto al tratamiento adecuado para cada paciente. Este examen puede hacerse una vez al año o cada dos, dependiendo de la edad de la persona y el nivel de descalcificación de los huesos. Es recomendable realizar la primera densitometría ósea en mujeres que se encuentran cerca de la menopausia o tienen alrededor de 50 años. En los hombres, se recomienda efectuar este chequeo a los 60 años. ¿Los más expuestos? Todas las personas han presentado alguna vez en su vida algún episodio de dolor lumbar, lo que está relacionado con el hecho de caminar con la columna perpendicular al suelo. La enfermedad degenerativa discal es parte del envejecimiento normal del organismo, y a veces ésta puede ser el origen del dolor. Sin embargo, investigaciones realizadas en Estados Unidos demuestran que hasta un 60% de los lumbagos se producen sin causa demostrable, que es una patología prioritaria del mundo occidental y que se presenta en mayor medida en personas que habitan en las ciudades, lo que le confiere un componente psicosomático muy importante. Si bien hay estudios que demuestran que se presenta con más frecuencia en pacientes que se desempeñan en actividades laborales de mucho esfuerzo, se ha demostrado que el disco intervertebral soporta 300 veces más carga al estar sentada la persona que al estar de pie, lo cual concuerda con el hecho de que se trata de una patología muy presente en quienes realizan trabajo de escritorio. También está demostrado que la enfermedad degenerativa discal una de las causas principales del dolor lumbar, es cuatro veces más frecuente en pacientes fumadores y menos frecuente en deportistas. Pero es nuestra carga genética la que comanda el envejecimiento de nuestros discos intervertebrales. Tratamiento En caso de que la enfermedad sea descubierta durante sus primeras etapas, puede tratarse con calcio y vitamina D. Si se descubre en un estado más avanzado, se debe agregar un fijador de calcio como los bifosfonatos. La mejor defensa contra ella es la prevención a través de los hábitos alimenticios y controles médicos frecuentes. Prevención A lo largo de toda la vida, una persona puede tomar ciertas medidas con respecto a sus hábitos que reducirán considerablemente la probabilidad de padecer osteoporosis. Mantener una muy buena alimentación, ya que el máximo de masa ósea se obtiene en la adolescencia (12-14 años) y la consolidación del hueso ocurre hasta los 30 años. Una dieta en base a lácteos como yogurt y quesillo, verduras y proteínas, además de realizar ejercicio físico constante es fundamental. Consecuencias Entre las consecuencias más complicadas de la osteoporosis están las caídas, fracturas de cadera y columna, aplastamiento de vértebras, dolores y las secuelas que estas situaciones conllevan, como cirugías y hospitalizaciones. Dentro de las patologías que afectan las extremidades superiores podemos encontrar estas dos enfermedades que, de ser pesquisadas a tiempo, pueden ser superadas. Las manos son una parte fundamental de nuestro cuerpo. La mayoría de las acciones que realizamos a diario necesitan de su uso. Es por esto que cualquier mal que padezcan debe ser controlado a tiempo. De esta forma, siguiendo algunos consejos de prevención es posible mantener estas patologías a raya. Tendinitis La tendinitis o tenosinovitis consiste en una inflamación de la membrana sinovial, revestimiento que protege y envuelve los tendones. Existen tres tipos dependiendo de su causa: Por sobre uso, es decir, una utilización constante y repetitiva de una misma actividad. De origen traumático, provocada por un golpe brusco en una actividad deportiva o en un accidente. La tendinitis DeQuervain, que afecta el primer compartimiento extensor del dedo pulgar y que se produce por el uso de ciertos tendones que habitualmente no trabajamos. Es una enfermedad típica de las madres que al tomar a sus hijos lo hacen únicamente con las manos, abusando de la flexibilidad de su dedo pulgar en vez de utilizar los brazos como apoyo. Por otra parte, hay actividades que pueden propender a algún grado de inflamación más frecuente. Las personas que digitan durante varias horas, aquellos que mantienen una postura por mucho tiempo o quienes realizan actividad laboral pesada con las manos pueden desarrollar una tenosinovitis, ya sea en las muñecas o en los dedos. Diagnóstico El diagnóstico de la tendinitis se basa en un examen físico en el cual se identifican correctamente los síntomas que describe el paciente. Además, existen una serie de pruebas de imagen, como la radiografía, fundamental para descartar una tendinitis de origen traumático; la ecotomografía, que permite visualizar en vivo el movimiento de los tendones, la cantidad de líquido y el tejido sinovial; el escáner, necesario para ver con mayor precisión la parte ósea y, por último, la resonancia nuclear magnética, que muestra los tendones, ligamentos y el cartílago articular. Tratamiento El tratamiento de la tendinitis comienza con una inmovilización parcial de la zona afectada por un periodo aproximado de tres semanas, permitiendo ciertos rangos de movilidad para evitar una atrofia. También se utilizan antiinflamatorios locales junto con kinesioterapia y, en algunos casos, se recurre a la infiltración con corticoides locales. En aquellos pacientes que presenten una tendinitis crónica, hay que hacer un tratamiento quirúrgico en el cual se limpia o libera al tendón del tejido sinovial. El tratamiento se realiza mediante medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y la fuerza de las articulaciones. En casos más extremos se realizan procedimientos quirúrgicos específicos, como el reemplazo de la articulación dañada por una artificial o la restauración de la misma. Artritis La artritis es un proceso inflamatorio que genéricamente afecta a todas las articulaciones del cuerpo, específicamente a los cartílagos ubicados entre los huesos. Sin embargo, son dos los tipos más comunes que afectan las extremidades superiores: la osteoartritis, que produce un desgaste en los cartílagos de las articulaciones de los dedos y la artritis reumatoide, enfermedad crónica en la cual el sistema inmunológico ataca las propias articulaciones de la muñeca y de la mano (también de otros lugares del cuerpo). Diagnóstico La osteoartritis puede ser causada por factores genéticos, obesidad, lesiones de las articulaciones o debilidad muscular. Algunos casos son asintomáticos, mientras que los otros pueden presentar movimiento limitado, inflamación de la zona, dolor y crepitación (crujido) de la articulación cuando se mueve. Los exámenes físicos pueden percibir estos síntomas, pero también se utilizan radiografías para mayor seguridad. Tratamiento La artritis reumatoide puede comenzar como una tendinitis, que se mantiene en el tiempo y muestra hinchazón. Al realizar una biopsia muchas veces se descubre que la tenosinovitis no era tal, sino una artritis reumatoide en su primera etapa de desarrollo. Para tratar esta enfermedad se comienza con un tratamiento médico manejado por Reumatólogos, en base a drogas que disminuyen el tejido sinovial y la respuesta inmunológica. Cuando se llega a una etapa en que no hay resultados concretos se hace una sinovectomía, en la cual se retira la membrana que ha carcomido los tendones y articulaciones. En ocasiones, además es necesario reparar estos ligamentos. Este tipo de artrosis es un problema que aqueja al adulto mayor y que se caracteriza por causar dolor, inmovilidad y deformaciones, lo cual produce una limitación en la capacidad de hacer cosas y, por ende, un deterioro en la calidad de vida de las personas. Síntomas La artrosis de la base del dedo pulgar es crónica, permanente y progresiva, es decir, aumenta con el paso del tiempo. Sus distintos grados van desde un dolor leve hasta alcanzar la invalidez y rigidez permanente del dedo en una posición determinada. Su principal problema es que produce dolor al momento de hacer cosas habituales como tomar cosas, abrir perillas o hacer pinzas con los dedos. Es un dolor que se percibe cuando las cosas requieren precisión o pinza fina, como tomar un lápiz, un pincel o coser con una aguja. Aunque es un malestar bastante limitante no todas las personas lo perciben como un problema, ya sea porque su umbral de dolor es más alto o porque se acostumbran a sentir la molestia. Sin embargo, la enfermedad continúa su curso, por lo que es necesario consultar un médico lo antes posible y no hacerlo cuando el motivo sea una deformidad importante que impida el uso de la mano. Si el pulgar pierde su movilidad y su capacidad para usarlo contra los otros dedos, pierdes la función de la mano completa pues no puedes tomar ni agarrar nada. Como todas las artrosis, es una enfermedad más frecuente en las mujeres, ya que poseen una serie de hormonas que facilitan la degradación de los cartílagos. Causas Se produce por el envejecimiento natural del cartílago ubicado en esta zona, el cual se va desgastando a lo largo de los años. Está determinado principalmente por la carga genética de las personas. Hay quienes tienen un cartílago que va a deteriorarse antes y otros a quienes les va a durar hasta los 90 años. También influye la función de palanca que realiza el dedo pulgar, ya que es una articulación que hace mucha fuerza, lo que produce desgaste del cartílago. La enfermedad no tiene relación con el tipo de actividad laboral que se realice y no necesariamente se da en ambas manos. Tratamiento Existen dos formas de tratar este mal: La médica, que consiste en tratar los dolores con antinflamatorios, férulas inmovilizadoras y kinesioterapia. Si lo anterior falla, se realiza un tratamiento quirúrgico que consiste en la corrección del problema a través de una sencilla intervención en el pulgar. La recuperación consiste en inmovilizar la mano por tres semanas para que ésta cicatrice y luego se hacen terapias de rehabilitación. Alrededor de las seis semanas el paciente recupera el 70% de sus actividades y con el tiempo llega a obtener la función completa de su mano. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María sintomas, enfermedades, oseas, asintomaticas, diagnostico, estudio, dolor, fracturas, deformaciones, musculares, muscular, debilidad, dolor, paralisis, patologias, osteoporosis, artritis, problemas, lumbares, síntomas, óseas, asintomáticas, diagnóstico, parálisis, patologías, educación, educacion, paciente, clínica, clinica, santa, maría, maria Patologías como la osteoporosis, artritis, problemas lumbares son más comunes de lo que pensamos y merecen un espacio para que te informes.

Enfermedades musculares / óseas / articulares

Alteraciones ginecológicas y mujer

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Alteraciones ginecológicas y mujer Educación al paciente Explore Enfermedades ginecológicas Cáncer cervicouterino Depresión post parto Diabetes gestacional Chequeos ginecológicos Infecciones urinarias Infertilidad en la mujer Menopausia Síndrome de ovario poliquístico El aparato genital femenino está conformado por un grupo de órganos cuya función más importante es la fecundación; además controla los cambios necesarios para lograr el embarazo, el parto, la lactancia y todas las intervenciones ligadas a la vida sexual de la mujer. Reúne órganos externos e internos como la vulva y la vagina, el útero, las trompas, los ovarios y las mamas. Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente, respetando los plazos de exámenes y tratamientos. La detección precoz de este tipo de enfermedades, es esencial para prevenir el cáncer u otras dolencias graves. En Chile, alrededor de 800 mujeres mueren cada año por cáncer al cuello del útero. La detección precoz de la enfermedad es lo único que permite revertirla, por lo que es de vital importancia realizarse los exámenes y controles pertinentes. El cáncer cervicouterino es el resultado de una infección viral persistente asociada al virus papiloma humano (HPV). Este virus tiene muchos sub tipos, de los cuales los más frecuentes y que se asocian a este cáncer son el HPV-16 y HPV-18. Causas Este es un virus de transmisión sexual pero no necesariamente coital. Basta con el contacto genital para que la mujer pueda adquirir la infección. Se estima que alrededor de la mitad de las mujeres de nuestra población ha tenido o tendrá el virus papiloma en algún momento de sus vidas. Sin embargo, de todas las que se infectan, la gran mayoría lo hace de forma transitoria, ya que los mecanismos de defensa de su cuerpo se encargan de eliminarlo. Aunque sean un porcentaje muy menor, las que realmente importan son las mujeres que poseen una infección persistente, es decir, que son incapaces de eliminar el virus. Ellas son las que finalmente pueden desarrollar lesiones pre cancerosas en el cuello del útero y finalmente un cáncer invasor. Síntomas El cáncer cervicouterino en sus etapas iniciales es asintomático. Tratamiento Cuando el ginecólogo nota que el resultado del papanicolau está alterado, deriva a la paciente a un médico ginecólogo-oncólogo, quien a través de una colposcopia (mirar el cuello del útero con lentes de aumento) y la eventual toma de una biopsia, diagnosticará si se trata de una enfermedad pre invasora o invasora. En la etapa de pre cáncer o neoplasia intrapitelial (desarrollo de un tejido anormal en la superficie del cuello uterino) los tratamientos son bastante conservadores y no afectan la fertilidad de la mujer ni generan gran impacto en su calidad de vida. Habitualmente son tratamientos cuyo objetivo es destruir la zona del cuello del útero afectada por la enfermedad. Esto se logra a través de criocirugía (destrucción por congelamiento), láser o la resección (extirpación) de parte del cuello del útero. En caso de que la paciente posea un cáncer invasor o ramificado a otros órganos, los tratamientos son diferentes y hay menos posibilidades de recuperación. Se requiere de procedimientos radicales, grandes cirugías oncológicas con extirpación completa del útero, radioterapia y quimioterapia. Prevención Existen dos formas de prevenir la infección por VPH (Virus Papiloma Humano). La primera es que la mujer sea responsable en su sexualidad. La abstinencia sexual y la pareja única y estable evitan el contagio. Cualquier grado de infidelidad conyugal por parte de alguno de los miembros de la pareja expone a la mujer a contraer el virus, ya que el hombre puede adquirirlo de otra mujer y contagiarlo. Esta infección no es prevenible con preservativos. En segundo lugar, está disponible una vacuna, sin embargo, sirve únicamente para las mujeres que no han iniciado su vida sexual y nunca han estado expuestas a contagio. Su mayor recomendación hoy en día, es a las mujeres en edad puberal. La vacuna no sirve para todos los tipos de virus papiloma, sino sólo para los más frecuentes. Por lo tanto aún vacunada, la mujer no queda exenta de contraer el virus. El papanicolau es la forma de prevención secundaria más importante. Todas las mujeres entre los 25 y 64 años debieran hacerse al menos uno de estos exámenes cada tres años, ya que esta enfermedad es asintomática y sólo se llega a ella a través de estos controles de rutina. El 15% de la población femenina que ha sido madre ha desarrollado una depresión post parto. La gravedad de esta patología no radica sólo en el sufrimiento de la mujer, sino en la incidencia que tiene para el desarrollo cognitivo y emocional de la guagua. Si bien este cuadro depresivo tiene prácticamente las mismas características y síntomas que una depresión común, corresponde a un periodo de la vida de la mujer muy particular. Los cuadros depresivos en general abarcan aproximadamente a un 8% de la población y son hasta tres veces más frecuentes en las mujeres. El que ellas sean más propensas y de depresiones más prolongadas, tiene que ver con los cambios hormonales a los que está sometido su organismo durante todo el ciclo reproductivo, es decir, desde el momento de la pubertad hasta la menopausia. Así, las bajas de ánimo en las mujeres tienden a aparecer durante el periodo premenstrual, aumentando un poco durante el embarazo y bastante más en el post parto. ¿Qué mujeres desarrollan este tipo de depresión? Si bien todas las mujeres comparten la posibilidad de desarrollar una depresión post parto, las posibilidades aumentan según ciertas condiciones. Existe un 20% más de probabilidades en aquellas que han tenido cuadros depresivos previos, un 30% en las que su ánimo decae durante los meses de gestación, ya sea por situaciones emocionales como conflictos de pareja o por situaciones aflictivas en general, y hasta un 50% en las que han sufrido depresión post parto en embarazos anteriores. Incidencias en la guagua Desde el punto de vista evolutivo uno de los elementos que más ha contribuido al desarrollo emocional, social y cerebral del ser humano ha sido la posibilidad de establecer un vínculo prolongado e intenso con su madre. Uno de los problemas más complejos de esta depresión, sobre todo si es prolongada, es el impacto en la relación madre–hijo. El vínculo emocional entre ellos puede resultar profundamente dañado, lo que puede tener consecuencias en el desarrollo neurocognitivo y emocional del pequeño. ¿Cómo identificar el problema? Los síntomas son básicamente los mismos que una depresión común: decaimiento del ánimo por un tiempo prolongado, tristeza, abatimiento, desgano, apatía, desinterés, ansiedad, irritabilidad e incapacidad para experimentar placer por cosas simples y cotidianas. En la depresión post parto se suma la sensación de incapacidad o de rechazo para cuidar del hijo, un agudo sentimiento de culpa asociado a esta dificultad, además de insomnio y una profunda angustia con opresión torácica y abdominal, a veces acompañada de gran inquietud. También pueden presentarse molestias digestivas, dolores musculares, pérdida de atención y memoria e ideas pesimistas o incluso de muerte. Como en todas las depresiones, hay distintos niveles de intensidad: Hay situaciones que son suaves y que se denominan disforia: son estados leves que duran pocas semanas, cuya sintomatología son el decaimiento y una cierta tendencia a la tristeza y al llanto. Sin embargo, son percibidos por la mujer como una situación emocional natural luego de la experiencia del parto. Las situaciones más graves revelan actitudes melancólicas con ideas y actos suicidas. Algo menos frecuente, pero que también puede llegar a ocurrir, es que la mujer sufra una psicosis post parto con alucinaciones y delirios persecutorios, de culpa, de ataque e ideas homicidas respecto a la guagua. Tratamiento Cuando la depresión es leve, las prácticas terapéuticas son más bien simples. Resulta útil el desarrollo de actividad física como hacer gimnasia y caminatas, pero al mismo tiempo es importante tener una mayor cantidad de horas de reposo. Otra forma de combatir el problema es a través de fármacos, pero siempre bajo la supervisión de un especialista. El tratamiento farmacológico en general va acompañado de psicoterapia. El cambio en el estilo de vida de nuestra sociedad ha llevado a que más mujeres presenten sobrepeso cuando están esperando guagua. Esto, junto con otros factores, ha derivado en que aproximadamente el 10% de las chilenas embarazadas sufran de diabetes gestacional. Durante el embarazo, muchas mamás dan rienda suelta a sus antojos. Pero ojo, porque los chocolates, pasteles, dulces, entre otros, además de sumarle unos kilitos extra, pueden hacer que se desarrolle una diabetes gestacional. Esta condición se define como la intolerancia a los hidratos de carbono que se desencadena durante el embarazo. Se trata de un grado leve de diabetes del adulto, que generalmente aparece en el segundo trimestre de gestación, es decir, entre las 24 y 28 semanas. Causas Son varias las causas que inciden en su desarrollo: Durante este periodo, el cuerpo femenino produce hormonas que aumentan la resistencia al trabajo de la insulina. Antecedentes familiares de diabetes, el sobrepeso u obesidad son otros factores de riesgo. Por último, la raza latina también es un factor de riesgo, lo que hace que las chilenas sean más propensas a tener diabetes gestacional. Síntomas Hay mujeres que son asintomáticas, por lo que pueden pasar todo el embarazo sin ser diagnosticadas. Por ello, el Ministerio de Salud establece como norma general, que a todas las embarazadas del país se les realice un examen de tolerancia a la glucosa, entre las 24 y 28 semanas de gestación. Este test consiste en medir el nivel de azúcar en la sangre (glicemia) dos horas después de sobrecargar el organismo con 75 gramos de glucosa. Si el resultado es sobre 140 mg/dl, estamos en presencia de diabetes gestacional. Riesgos Este tipo de diabetes no trae consecuencias graves para la madre o para la guagua, ya que se produce en la segunda mitad del embarazo. Sin embargo, si no se controla adecuadamente, aumentan las posibilidades de que la paciente desarrolle una diabetes 15 o 20 años después. En el caso de que la madre no presente esta enfermedad a lo largo de su vida, es poco probable que se gatille en el hijo. Son muchas las enfermedades que se pueden curar si son pesquisadas precozmente. Por ello, es de vital importancia realizar los chequeos médicos correspondientes, según edad y factores de riesgo de la mujer. La primera visita al Ginecólogo puede causar ansiedad y pudor. Sin embargo, hay que tener claro que cuando una mujer decide iniciar su vida sexual debe acudir a un especialista, para evitar posibles problemas en el sistema reproductor. A continuación, le entregamos una guía con los exámenes ginecológicos de rutina necesarios para toda mujer: Control ginecológico: Toda mujer en edad fértil o con alteraciones menstruales debe realizarse un control ginecológico al año. Esto debe persistir después de la menopausia, pues la patología oncológica más grave se da en esta etapa. En este control se deben evaluar factores de riesgo, la historia menstrual de la paciente, su vida sexual en términos de edad de inicio y cantidad de parejas. Mamografía: Sirve para prevenir el cáncer de mamas y debe realizarse anualmente a partir de los 35 años. Una mujer con antecedentes familiares de cáncer mamario debe someterse a un control más riguroso, que implica una revisión precoz. Ecografía transvaginal: Este examen se hace con el objeto de evaluar específicamente los genitales intraabdominales. No es de rutina, su periodicidad va a depender de los síntomas o hallazgos. Papanicolau: Está orientado a detectar de manera precoz lesiones precancerosas en el cuello del útero. Se recomienda realizarse este examen cada tres años. Cuando existen factores de riesgo asociados, es aconsejable realizar el control anualmente. Densitometría ósea: Es recomendable para evaluar el estado de los huesos de aquellas mujeres que están en su menopausia. Si los resultados son normales, se recomienda repetirlo cada dos o tres años. En esta etapa, también es necesario realizarse exámenes generales destinados a la pesquisa de alteraciones del colesterol. Controles de embarazo: Durante esta etapa, se sugiere vigilar que el embarazo siga su curso normal, con el fin de que complicaciones como el parto prematuro, el síndrome hipertensivo del embarazo, el retardo del crecimiento intrauterino y las infecciones puedan ser detectadas oportunamente. Se calcula que el 20% de las mujeres sufrirá al menos un episodio de infección urinaria en su vida. Lo más importante para tratarlas, es la consulta con un especialista ante la primera molestia. La anatomía femenina hace que las mujeres sean mucho más propensas a contraer estas infecciones que los hombres, ya que la uretra (conducto por el que sale la orina) está a pocos centímetros del ano, facilitándose el paso de bacterias hacia el aparato urinario. Desde ahí pueden llegar a la vejiga y contaminarla, lo que deriva en infecciones o cistitis. De no ser tratada, puede producirse una pielonefritis, enfermedad renal menos frecuente que en casos graves puede convertirse en una septicemia, que implica riesgo vital. Existen periodos específicos en la vida, en los que las mujeres sufrirán de infecciones: Infancia: tiene directa relación con los hábitos higiénicos. Inicio de la vida sexual activa: se produce por colonización o adquisición de gérmenes durante la relación sexual. Menopausia: determinado por cambios hormonales, que implican modificaciones en el pH de la zona genital. Tercera edad: se acentúan los cambios hormonales y se suman patologías propias de la edad como la incontinencia y el prolapso. Síntomas Dolor, especialmente en la zona baja del abdomen. Polaquiuria (orinar seguido y en poca cantidad). Incapacidad de aguantar el deseo de ir al baño. Sensación de no haber vaciado la vejiga. Ardor al orinar. En algunos casos puede haber sangramiento. Cuando los riñones están comprometidos, se produce dolor en la espalda y fiebre. Tratamiento Ante cualquiera de los síntomas antes mencionados, se debe consultar con un Urólogo, quien realizará un análisis y cultivo de orina para determinar la presencia y tipo de bacteria. La duración del tratamiento dependerá del tipo de infección y de la importancia de la misma: si es una cistitis, se puede tratar con antibióticos orales durante dos o tres días, aunque la desaparición de los síntomas puede tardar varios más. Consejos para reducir el riesgo de una infección No retrasar la micción cuando tenga ganas de orinar. Orinar tranquilo y sin apuro hasta vaciar completamente la vejiga. Beber abundante líquido diariamente. Orinar antes y después de tener relaciones. Mantener un pH estable en la piel, evitar el cambio continuo de jabones y geles de baño. Realizar el aseo genital en forma adecuada. Hacer las necesidades todos los días, preferentemente en la mañana antes de la ducha. La mayoría de las mujeres sueñan con ser madres algún día. Lo que muchas no saben es que su gran anhelo puede verse interrumpido por varias causas, entre las que se cuentan los trastornos alimenticios. La anorexia y la obesidad están estrechamente relacionadas con la infertilidad en la mujer, ya que son dos hechos que alteran la ovulación. Hay múltiples circunstancias físicas, emocionales y ambientales que pueden alterar la ciclicidad ovárica, la ovulación y la capacidad fértil de la mujer. Por ejemplo, el estrés laboral, emocional y físico, irse de viaje o dar exámenes académicos pueden traer consecuencias al momento de querer tener hijos. Anorexia La anorexia afecta aproximadamente al 1 o 2% de la población, incluyendo a adolescentes y mujeres adultas. Este mal conlleva una pérdida significativa de masa corporal, muscular y tejido graso. Es un trastorno de origen psiquiátrico, complejo, multifactorial y que requiere un manejo multidisciplinario. Pero, ¿cómo puede esto afectar la capacidad de tener hijos? En la fertilidad femenina, la pérdida de peso de cualquier naturaleza se ve asociada con la liberación inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, que disminuye la estimulación sobre el ovario para la producción de estradiol y progesterona. La falta de ovulación tiene una serie de consecuencias biológicas, que se traducen en dificultad para lograr un embarazo. Obesidad Por su parte, la obesidad también se relaciona directamente con la disminución en la capacidad reproductiva, ya que al igual que en el caso de anorexia, se produce una secreción inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, lo que causa serias dificultades para quedar embarazada. ¿Qué se debe hacer? Lo primero es la evaluación metabólica, nutricional, hormonal y conductual. El enfoque terapéutico se basa en bajar de peso y normalizar los distintos trastornos metabólicos, junto con un apoyo sicológico permanente. Además, la recuperación de la ovulación y de la fertilidad pasa por el uso de diferentes fármacos orales e inyectables destinados a estimular o reforzar los mecanismos endógenos que desencadenan estos procesos. Menopausia es la expresión que se utiliza para designar la fecha de la última menstruación en la vida de la mujer (entre los 45 y 52 años). Ésta se produce a raíz del envejecimiento del ovario, el cual progresivamente pierde la capacidad de producir hormonas (estrógeno y progesterona) y la de ovulación, eliminando la posibilidad de embarazo y reduciendo la frecuencia de las menstruaciones hasta que finalmente se detienen. Así, la menopausia se define como la ausencia de sangrado por un periodo superior a un año. Al principio, las reglas comienzan a ser muy irregulares y cada vez más espaciadas, siendo normal que lleguen cada dos o tres meses, lo cual puede durar un par de años antes de que llegue la menopausia. Los cambios que conducen al cese de la función menstrual y al reajuste metabólico duran alrededor de cinco a siete años. A ese periodo se le denomina climaterio y es la etapa en que ocurre toda la sintomatología. Síntomas Los síntomas que acompañan a este proceso son bastante variados. Hay mujeres que los pueden sentir antes, como otras pueden tener sus primeros síntomas tres años después de ocurrida la menopausia, o bien no tener síntomas de ningún tipo, excepto la ausencia de sangrado. Bochornos o sofocos Corresponden a un repentino aumento en la temperatura corporal. Producen una molesta sensación de calor y transpiración desde la base de los hombros hasta el cuero cabelludo pasando por el rostro y pueden ocurrir de una o dos veces al día hasta seis o más veces. Cuando suceden durante la noche, el sueño tiende a volverse superficial e intermitente, generando alteraciones del genio y estado de ánimo en la mujer. Estos sofocos duran, en promedio, entre dos a tres años y a un grupo menor de mujeres puede durarle hasta cinco. Jaquecas Dolores articulares y sequedad vaginal. Esta última puede causar molestias y dolores al momento de tener relaciones sexuales, lo cual puede influir negativamente en la relación de pareja, por lo que es recomendable incluir a los maridos en el tratamiento para que puedan comprender el proceso por el cual se está pasando. Tratamiento Consiste básicamente en la ingesta de hormonas, las cuales pueden ser orales en forma de comprimidos o como parches o cremas gel a través de la piel. El otorgar o no tratamiento durante el periodo del climaterio depende fundamentalmente de la calidad de vida de la mujer. Los riesgos que conlleva el tratamiento son principalmente la posibilidad de una trombosis (coágulo en alguna vena) o infarto al corazón y el aumento de riesgo de un cáncer de mama. Por esto es importante determinar quiénes pueden recibir tratamiento de hormonas y quiénes no. Para pasar por esta etapa de una manera más llevadera, lo que la mujer debiera hacer, a partir de los 40 años, es replantearse sus hábitos de vida. Comer menos y más sano, acompañar la dieta con ejercicios, como caminatas forzadas de 40 minutos, no fumar e injerir lo justo y necesario de alcohol. Si se logran esos hábitos y se llega saludable a este periodo de la vida, puede que la sintomatología sea menor y no sea necesario requerir de tratamientos hormonales. Para que el organismo de la mujer funcione adecuadamente en términos de ovulación, embarazo o menstruación periódica regular, es fundamental que una serie de componentes, tanto del sistema reproductor como del eje endocrino, trabajen de manera armónica. Si esto no ocurre comienzan a producirse algunos trastornos, entre ellos, el síndrome de ovario poliquístico. Esta enfermedad corresponde a un trastorno en la interrelación hormonal de la mujer producto de una alteración funcional en el ovario, en que el problema radica en un ovario, cuya producción de hormonas está alterada y pierde la capacidad de ovular. Es un trastorno bastante frecuente que afecta principalmente a mujeres jóvenes, sin embargo, no existen estadísticas, ya que muchas mujeres lo padecen sin notarlo o no lo descubren hasta que presentan problemas de fertilidad. Síntomas La mujer de ovario poliquístico es aquella que vive frecuentemente con atrasos en su regla o, en su forma más severa, padece ausencia de menstruación. Esto también produce que la paciente no logre embarazarse tempranamente, por lo que la infertilidad es otro de los motivos recurrentes de consulta. Otros índices para su identificación son la tendencia al cutis graso, el acné, subir considerablemente de peso, tener vellos en forma exagerada o en zonas poco frecuentes o la aparición de pequeños quistes en el ovario, identificables ecográficamente. Todo esto relacionado también a un problema de prolactina que produce secreción de los pezones. Causa La causa del trastorno es desconocida y por lo tanto no existe manera de prevenirla o atacarla directamente, sólo puede diagnosticarse a través de los antes síntomas mencionados, ecografías o exámenes de sangre, para así determinar un tratamiento apropiado para la paciente. Tratamiento Como no se conoce el origen de la enfermedad, no existe un medicamento que ataque el problema del mal funcionamiento del ovario. Por lo tanto, lo que el médico hace es tratar los trastornos que este mal funcionamiento produce. El tratamiento más común es la receta de pastillas anticonceptivas, las cuales neutralizan y bloquean el ovario y, en general, en la medida que el problema se trate hay muy buena respuesta en términos de la evolución de los trastornos. Sin embargo, ese no es el motivo primordial por el que se debe acudir al médico. El síndrome de ovario poliquístico es una enfermedad que avanza progresivamente y va agravándose si no es detenida a tiempo. Eventualmente puede elevar la insulina, lo cual hace que la mujer suba de peso, y mientras mayor sobrepeso, más alteraciones de insulina desarrolla, formando un círculo vicioso que podría conducirla a padecer una diabetes. Por esto es fundamental que la mujer esté atenta y si percibe alguno de los síntomas en forma exagerada o anormal, consulte a un Ginecólogo o Endocrinólogo, ambos especialistas en el tema, en último caso para descartar la enfermedad. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María aparato, genital, femenino, organo, fecundacion, embarazo, parto, lactancia, vida, sexual, mujer, vulva, vagina, utero, trompas, ovarios y mamas, enfermedades, ginecológico, control, medico, examenes, tratamientos, detección, precoz, prevenir, prevencion, cancer, órgano, fecundación, útero, ginecologico, médico, exámenes, deteccion, prevención, cáncer, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente. Hazlo en Clínica Santa María.

Alteraciones ginecológicas y mujer

Coronarias

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Coronarias Educación al paciente Explore Enfermedades coronarias Infarto al miocardio Marcapasos Terapia anticoagulante oral Hipertensión El corazón es el órgano principal del aparato circulatorio; está situado en la cavidad torácica y funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Las enfermedades cardiacas afectan a todo tipo de personas y son una causa importante de discapacidad. Existen muchas formas de enfermedades cardiacas, las más comunes se producen por el estrechamiento o bloqueo de las arterias coronarias. Algunas cardiopatías se desarrollan por un estilo de vida poco conveniente. La obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo son factores de riesgo para desarrollarlas, pero otras son hereditarias y quien las tiene debe llevar una vida sana. Clínica Santa María cuenta con la Unidad de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, un servicio de alta complejidad, compuesto por un equipo especializado de cardiólogos, cirujanos cardiovasculares y vasculares, anestesistas y cirujanos vasculares periféricos. El infarto al miocardio es un evento cardiovascular que se manifiesta tras la obstrucción u oclusión de un vaso sanguíneo en el corazón. Como consecuencia de lo anterior, se produce una interrupción del flujo sanguíneo y la posterior muerte y pérdida de un segmento del músculo cardíaco. Actualmente el infarto de miocardio constituye la principal causa de muerte en nuestro país. Si bien es una patología que afecta preferentemente al sexo masculino, también las mujeres en periodo postmenopáusico pueden ser afectadas. ¿Cuáles son los síntomas del infarto? El síntoma más importante es el dolor. Este es de carácter opresivo (“aplastante”), que compromete la cara anterior del tórax. En ocasiones, el dolor se irradia al brazo izquierdo, cuello y mandíbula, así como también hacia el abdomen superior y dorso. Otros síntomas incluyen: Dificultad respiratoria Sudor frio Náuseas, vómitos Mareos Sensación inminente de muerte ¿Quiénes están más propensos a sufrir un infarto miocardio? El infarto al miocardio se produce por una obstrucción del flujo sanguíneo en las arterias coronarias, debido a la formación de un coágulo, en relación a una placa de aterosclerosis. Esta última consiste en la acumulación de colesterol en las paredes de las arterias. Los pacientes con mayor riesgo de padecer este fenómeno son: Ser fumador Sexo masculino Diabetes Mellitus Hipertensión arterial Obesidad Trastornos del colesterol Sedentarismo Antecedentes de familiares cercanos que padecen de enfermedad coronaria, en especial, de aparición temprana. ¿Cómo se realiza el diagnóstico del infarto? El diagnóstico del infarto al miocardio no siempre es sencillo, dado que existen otras condiciones que se manifiestan con dolor torácico, y a su vez, las características de éste pueden ser variadas de paciente en paciente. La sospecha clínica se da en individuos portadores de factores de riesgo señalados anteriormente que acuden por cuadro de dolor torácico sugerente. Cabe señalar, que existe una diferencia entre el infarto y la angina. En este último, la duración de los síntomas es menor y se alivia con el reposo o con los medicamentos. En la evaluación se realizará un electrocardiograma de reposo que demuestra hallazgos sugerentes, sin embargo, especialmente en los infartos de pequeño tamaño, también puede resultar normal. En el Servicio de Urgencia, el médico puede complementarse con enzimas cardíacas que consisten en marcadores que se liberan al torrente sanguíneo cuando existe un daño del corazón. ¿Cuál es el tratamiento del infarto? En el manejo del infarto está incluido en un reconocimiento precoz, realizar electrocardiograma y dar las primeras atenciones. Esto incluye indicar aspirina y algunos fármacos anticoagulantes cuyo rol son de evitar la expansión del coágulo que obstruye el flujo de las arterias coronarias. En ciertos casos, especialmente en casos de infartos de significante tamaño, se hará necesario administrar medicamentos intravenosos que disuelven el coágulo o realizar una coronario grafía, para evaluar cómo están las arterias coronarias del corazón, para posteriormente recanalizar la arteria obstruida mediante una angioplastia, (dilatación de la arteria coronaria). ¿Cuáles son las complicaciones de un infarto? Las complicaciones del infarto se clasifican según el momento de la evolución del infarto en que se presentan. Precoces Arritmias complejas Caída de la presión sanguínea Acumulación líquido en los pulmones (edema pulmonar) Coágulos en las venas profundas de las piernas (trombosis venosa profunda) Rotura de la pared cardíaca donde se produjo el bloqueo de la irrigación sanguínea Tardías Rotura o aneurisma de la pared cardíaca comprometida que se vuelve fina y débil Mayor riesgo de sufrir otro infarto en el futuro Bombeo ineficaz del corazón (insuficiencia cardíaca) que determina fatigabilidad, sensación de falta de aire con el ejercicio (disnea) y acumulación de líquido en las extremidades inferiores (edema). Depresión, falta de ánimo, disminución de la libido. ¿Cómo puedo prevenir el infarto y las enfermedades cardiovasculares? Además una dieta baja en grasas saturadas y el aumento de la ingesta de una dieta mediterránea que incluya verduras de color (por ejemplo el tomate y el pimiento) pueden reducir el riesgo. Aquellos pacientes portadores de dos o más factores de riesgo cardiovascular se benefician de la administración de una dosis baja de aspirina (81 a 100 mg) en forma diaria. ¿Cuándo es necesario consultar? Toda persona adulta con síntomas de dolor en el pecho que se acompañe de los síntomas anteriormente descritos, en especial, si es portador de factores de riesgo cardiovascular como hipertensión, tabaquismo, diabetes, debe consultar a un Servicio de Urgencia. En forma natural nacemos con un marcapasos propio. Los impulsos eléctricos generados por el músculo cardiaco (el miocardio) estimulan el latido (contracción) del corazón. Esta señal eléctrica se origina en el nódulo sinusal o sinoauricular (SA), ubicado en la parte superior de la cavidad superior derecha del corazón (la aurícula derecha). Al nódulo SA también se le denomina “marcapasos natural” del corazón. Éste envía impulsos eléctricos con una frecuencia específica pero, aun así, la frecuencia del corazón podría variar según las exigencias físicas, el nivel de estrés o debido a factores hormonales. Cuando este marcapasos natural emite un impulso eléctrico, estimula la contracción de las cavidades superiores del corazón (las aurículas). Luego, la señal pasa por el nódulo auriculoventricular (el nódulo AV detiene la señal un breve instante y la envía por las fibras musculares de las cavidades inferiores -los ventrículos- estimulando su contracción). ¿Cuándo se indica poner un marcapasos cardíaco implantable? Hay muchas razones por las que una persona recibe el consejo médico de operarse para colocarse un marcapasos, fundamentalmente tienen que ver con la frecuencia cardíaca. Hay varias causas por las que la frecuencia cardiaca puede bajar. Las dos más comunes son: Enfermedad del propio marcapasos del corazón (nódulo sinusal). Esto significa que a veces el nódulo SA no funciona bien, ocasionando latidos demasiado rápidos, demasiado lentos o irregulares. Enfermedad del propio circuito eléctrico del corazón o sistema éxito-conductor (fibras nerviosas – cortocircuito). Puede suceder que en otros casos las vías de conducción eléctrica del corazón se encuentren bloqueadas, lo cual también puede ocasionar un ritmo cardiaco irregular. ¿Cuáles son los problemas habituales por trastorno del ritmo cardiaco o falla en la trasmisión del impulso eléctrico del corazón? Hay situaciones en que el cuerpo podría no estar recibiendo suficiente sangre, ya sea porque el corazón no puede bombear una cantidad adecuada con cada latido, debido a los efectos de la arritmia sobre la frecuencia del corazón o porque se interrumpe el paso del estímulo eléctrico por las fibras encargadas de esta acción. Los efectos sobre el cuerpo suelen ser los mismos si el latido del corazón es demasiado rápido, demasiado lento o irregular. Algunos de los síntomas de las arritmias incluyen, pero no se limitan, a los siguientes: Debilidad Fatiga Palpitaciones Presión baja de la sangre Mareos Desmayos, caídas (Síncope) ¿Qué es un marcapasos implantable? El marcapasos es un pequeño dispositivo alimentado por una batería, que permite al corazón latir con un ritmo constante. Los marcapasos pueden ayudar a regular el ritmo del corazón en casos de frecuencia cardíaca lenta, rápida o irregular, o de bloqueo en el sistema de conducción eléctrica del corazón. También puede estimular las cavidades superiores del corazón (las aurículas), las inferiores (los ventrículos) o ambas. ¿Cómo es un marcapasos? Se trata de un dispositivo cuyo tamaño, actualmente, es como el de una cajita de fósforos, muy liviano, y el metal con que está fabricado es compatible con el organismo. Algunas partes que lo conforman son: Un generador de impulsos que incluye la batería (pila) y varios circuitos electrónicos. Alambres o cables electrodos que se fijan a la pared interna del corazón. Según las necesidades del paciente, el marcapasos puede tener uno o dos electrodos. El circuito electrónico y la batería están sellados herméticamente dentro de un encapsulado metálico que se aloja en un bolsillo bajo la piel. ¿Se requiere cirugía para su colocación? El implante de un marcapasos es habitualmente un procedimiento de bajo riesgo. Normalmente es una cirugía programada con anticipación, existiendo tiempo para planificar las cosas, excepto en casos de emergencia (son poco habituales). Habitualmente se hace en una sala de operaciones o Laboratorio de Electrofisiología y el procedimiento completo no dura más de una hora. A veces puede resultar más largo, debido a condiciones especiales que presente el paciente que no siempre son posible prever en el pre-operatorio. La mayoría de las intervenciones de este tipo se realizan bajo anestesia local, lo que permite que el paciente permanezca despierto durante el procedimiento. En casos muy especiales, previo acuerdo con el médico, el paciente puede solicitar una ligera sedación. Durante la operación se requiere de equipo de radiología para posicionar los cables dentro del corazón. ¿En qué parte del cuerpo se implanta? ¿Una vez puesto, se nota? El marcapasos habitualmente se implanta bajo la clavícula izquierda. Para efectuar esto, el médico hace una pequeña incisión en la piel y, hoy en día, por las suturas que se ponen no se requiere retirar los puntos. La calidad de la piel y las características de cicatrización son individuales para cada persona, por lo que no siempre es posible definir quién tendrá mayor o menor capacidad para dejar cicatrices notorias. Una vez implantado el marcapasos, el generador de impulsos “lee estas señales” y la batería envía impulsos eléctricos al corazón para estimularlo rítmicamente. La mayoría de los marcapasos pueden detectar el ritmo cardiaco y apagarse cuando la frecuencia de los latidos es superior a un nivel determinado -lo que ha sido programado el día de la operación o en consultas posteriores- y se vuelven a encender cuando el latido es demasiado lento. Estos tipos de aparatos se denominan marcapasos a demanda. ¿Es necesario hacerle algún control posterior al marcapasos? Tras el implante de un marcapasos es necesario realizar periódicamente algunos chequeos médicos. Se revisan mediante un dispositivo que se denomina "programador”, el cual lo maneja el médico o técnico de marcapasos. El control se efectúa en la consulta y consiste en medir con un instrumento los datos de su programación y condiciones de funcionamiento. En la actualidad, se pueden realizar controles vía telefónica (monitoreo transtelefónico), sin embargo, no todos los centros asistenciales cuentan con ese medio. El control del marcapasos no reemplaza la visita al médico para chequeos periódicos. ¿Cuánto tiempo dura un marcapasos? La batería del marcapasos tiene una duración variable, dependiendo del uso que requiera cada paciente. En promedio puede ser de ocho a 10 años, encontrándose casos de hasta casi 12 sin requerir recambio del generador o pila. La batería no se agota de un momento a otro y el control periódico permite tener información y programarse con la debida anticipación para su recambio. La intervención para retirar el marcapasos agotado y cambiarlo por uno nuevo, al igual que la primera vez, se requiere ir a pabellón y usar anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los cables electrodos, salvo que en los controles se haya encontrado una anomalía. Consejos para la vida diaria Después del implante de un marcapasos no es necesario tener cuidados en la vida diaria. Se puede ejercitar o efectuar actividades, salvo que por existencia de alguna enfermedad o limitación se haya indicado lo contrario. ¿Afectan los dispositivos electrónicos el funcionamiento del marcapasos? Según lo que recomienda la Asociación Americana del Corazón (AHA), los pacientes portadores de marcapasos deberían estar conscientes de los elementos que hay a su alrededor que podrían interferir o bloquear el funcionamiento del dispositivo implantado. Lo importante es que estén en buen estado de funcionamiento y mantención, sin fugas eléctricas. Los aparatos que a continuación se señalan en la lista NO afectan NI dañan a los marcapasos, por lo que la mayoría de las personas pueden tener contacto con ellos sin temor: Radios de banda civil Taladradoras eléctricas Equipos de seguridad aeroportuaria Frazadas y afeitadoras eléctricas Radios de aficionados Almohadillas eléctricas Detectores de metales Hornos de microondas Controles remotos de televisión Transmisores de televisión Aparatos de rayos X Equipos de ultrasonido o ecografías Los aparatos a continuación señalados, SI afectan a los marcapasos: Grupos electrógenos Equipos para soldar Algunos aparatos utilizados por los dentistas Máquinas de resonancia magnética - litotriptores Equipos de radioterapia para el tratamiento del cáncer Equipos pesados o motores con imanes potentes Cada vez que sea necesario someterse a alguno de estos procedimientos, se debe consultar con un cardiólogo o cardiocirujano. ¿Se puede usar teléfonos celulares al tener un marcapasos implantado? Para mayor seguridad, mantener el teléfono celular a por lo menos 15 a 20 cm. de distancia del marcapasos. Cuando se utilice, sostener del lado opuesto al lugar donde se realizó el implante. ¿Se puede viajar en avión sin problemas? En los aeropuertos al pasar a través del detector de metales, sonará la alarma pero no se dañará el marcapasos. Llevar siempre consigo la tarjeta de identificación de marcapasos, la cual es entregada la compañía proveedora. Se aconseja mostrarla en ese caso y cada vez que sea necesario. ¿Qué son los anticoagulantes orales y cómo actúan? Los anticoagulantes orales son fármacos que hacen que la sangre tarde más tiempo en coagular al impedir que una de las vitaminas, concretamente la K, pueda ser utilizada por el hígado para formar alguno de los factores de la coagulación. Por esta razón, a los anticoagulantes orales se les llama también antivitaminas K. Hay varios tipos y se diferencian en el nombre y en el tiempo que prolongan su efecto en el organismo. Los más conocidos en Chile son el Neosintrón y la Warfarina o Coumadín. Medicamentos que interactúan con los anticoagulantes orales: Muchos medicamentos potencian o disminuyen el efecto anticoagulante. Por ello, se debe evitar tomar ácido acetilsalicílico (Aspirina®, Ecotrin), así como cualquiera de sus derivados, y antiinflamatorios, debido a que potencian el efecto anticoagulante y podrían presentar mayor riesgo de hemorragias. Numerosos fármacos interaccionan alterando su absorción (colestiramina) o su metabolismo hepático: Retardan el metabolismo: Amiodarona, fenilbutazona, metronidazol, cotrimoxazol, cimetidina, omeprazol. Aceleran el metabolismo: Fenobarbital, carbamazepina, rifampicina, griseofulvina. Otros medicamentos interactúan potenciando su efecto anticoagulante: AINEs (antiplaquetarios); antibióticos amplio espectro (reducen la producción de vitamina K por las bacterias intestinales); tiroxina (aumenta el catabolismo de los factores de coagulación). Las enfermedades también pueden modificar la anticoaugulación Las enfermedades pancreáticas, hepáticas y los síndromes de mala absorción intestinal en general. Alimentos que alteran la acción de los anticoagulantes orales Se deben evitar alimentos con alto contenido de vitamina K que pudieran potenciar la acción anticoagulante: vegetales verdes en general, legumbres y arvejas. También la mayonesa, bruselas, repollo, pepino, endivia, cebollín, lechuga, perejil, espinaca, berros. ¿Causan complicaciones los anticoagulantes orales? La mayor complicación de los anticoagulantes orales es la hemorragia. Al hacer que la sangre tarde más tiempo en coagular con el fin de evitar la trombosis o la embolia, se corre el riesgo de que se produzcan hemorragias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los anticoagulantes orales por sí mismos no hacen sangrar, sino que tiene que existir además un factor desencadenante, por ejemplo una úlcera de estómago, una subida brusca de la tensión arterial, un esfuerzo muy importante no controlado, etc. A este respecto es muy importante el control periódico y la educación, tanto del paciente anticoagulado como de sus familiares, así como la colaboración con el médico del centro de salud. ¿Cuándo consultar al médico? Si alguna vez sangra sin motivo y le llama la atención o si le salen hematomas (moraduras o cardenales) sin sufrir golpes, si las deposiciones son negras, pastosas y malolientes debe acudir con urgencia al control. Si es un día no laborable, debe acudir a un Servicio de Urgencia. ¿Cómo se pueden evitar las hemorragias? Cumpliendo las reglas de oro del anticoagulado: El tratamiento con anticoagulantes orales debe ser controlado siempre por un médico especialista en el tema, realizando previamente un análisis de la coagulación de la sangre. El paciente nunca debe cambiar la dosis por su cuenta, a no ser que esté especialmente entrenado para ello. El paciente no debe tomar ningún medicamento nuevo sin antes consultarlo, a ser posible, con su médico, sobre todo si se duda de que pueda afectar al anticoagulante. Todos los cambios en el tratamiento habitual del paciente deben notificarse cuando se acuda al control. El fármaco anticoagulante debe tomarse siempre a la misma hora. La presión arterial diastólica, la que se conoce como mínima, no debe sobrepasar la cifra de 90 mm. Hg. Están totalmente prohibidas las inyecciones intramusculares, ya que pueden provocar un gran hematoma que no se ve al principio y causar una cojera. En caso de diarrea, debe hacer dieta y consultar al médico. En caso de dolor, no debe tomar nunca aspirinas ni antiinflamatorios sin prescripción médica. ¿Cómo sabe cada paciente la cantidad de anticoagulante que tiene que tomar? Cuando el médico especialista instaura un tratamiento con anticoagulantes orales comienza con una dosis aproximada, calculada según la constitución física y la edad del paciente. A los pocos días se efectúa un análisis de sangre para saber el tiempo que tarda en coagular y, según el resultado, se ajusta la dosis. Esta prueba debe expresarse siempre en INR. En esto, como en todo, deben seguirse siempre las instrucciones del médico: Los anticoagulantes orales deben ser administrados siempre a la misma hora, de forma que se transforme en una costumbre y sea difícil el olvido. Cuando sea necesario, partir el comprimido en porciones para tomar la cantidad indicada. Deben tirarse aquellas partes que se hayan roto mal o se hayan deshecho: los anticoagulantes orales no son medicamentos caros y es mejor tirar el trozo que se haya roto mal que no tomar la dosis prescrita. Si un día olvida tomar una dosis, no puede añadirla al día siguiente. Su dosis ha de ser ajustada individualmente tras la realización de un análisis que mide el tiempo que tarda la sangre en coagular (INR). La adecuada consideración de los factores individuales que influencian el equilibrio riesgo/beneficio de la terapia, hará que el médico optimice su indicación de tratamiento anticoagulante. De esta forma aprovechará al máximo sus beneficios y reducirá sus riesgos al mínimo tolerable. Preguntas frecuentes sobre la hipertensión arterial (HTA) ¿Para medir la presión arterial, el paciente debe guardar reposo previo? Sí, porque el reposo previo es parte de las condiciones establecidas en los protocolos internacionales, que definieron los valores normales por la American Heart Association, la British Hypertension Society y la American Society of Hypertension. ¿Todos los pacientes hipertensos deben dejar de comer sal? Sí, ya que el 50% de los pacientes responden bien a esta medida, salvo que el médico dispusiera de los medios para diagnosticar que el enfermo no es sensible a la sal. ¿El tratar la hipertensión arterial reduce realmente el riesgo de accidentes cardiovasculares (ACV)? Sí, debido a que un metaanálisis de 13 estudios observacionales demostró que la reducción de la PA en 5 a 6 mm. Hg se acompañó de una reducción en la incidencia de alrededor del 40% de estos accidentes. Sin embargo, en estos estudios no fue posible separar los accidentes vasculares encefálicos (AVE), hemorrágicos de los isquémicos. Hay estudios epidemiológicos que plantean que dicho efecto beneficioso se debió en gran medida a la disminución de los AVE hemorrágicos. Algunos pacientes catalogados como hipertensos dicen que tienen la presión arterial (PA) normal en su casa ¿Esto puede ser real? Sí, ya que la presión arterial varía unas 114.000 veces en el día y dentro de esa variabilidad está generalmente más baja cuando el paciente no se encuentra expuesto a estrés. ¿Es necesario tratar la hipertensión arterial durante toda la vida? La hipertensión arterial primaria o esencial está condicionada por alteraciones permanentes, por lo que dura toda la vida, aún con cifras de presión arterial normales. Como el tratamiento a largo plazo ha mostrado disminuir la incidencia de enfermedades cardiovasculares, es necesario tratar a los pacientes en forma permanente. ¿Se incrementa en el hipertenso el riesgo de cardiopatía isquémica? Sí, la hipertensión arterial de acuerdo al estudio Framingham, siempre es un factor de riesgo para la enfermedad coronaria. Sin embargo, no depende solamente de las cifras de la presión arterial, también de la asociación con otros factores de riesgo como obesidad, tabaquismo y alteraciones metabólicas que frecuentemente la acompañan. ¿Existe la hipertensión arterial nerviosa? No existe una hipertensión arterial exclusivamente nerviosa, pero el estrés crónico se ha sugerido como factor desencadenante. Existe un aumento de la prevalencia de hipertensión arterial en personas que están más expuestas al estrés. Los factores ambientales y el tipo de personalidad también pueden aumentar las cifras tensionales, tanto en hipertensos como en personas con presión arterial normal. ¿Es mejor tomar la presión arterial sentado o acostado? Las normas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para definir hipertensión arterial, indican que se debe tomar con el paciente sentado. La sistematización del método permite que las cifras obtenidas sean comparables con los estándares internacionales. ¿En qué brazo se debe tomar la presión arterial (PA)? En los dos. Si la presión arterial es mayor en uno de los brazos, se debe tomar en ése. ¿Qué esfigmomanómetro conviene usar? Existen varios tipos de manómetros. El de mercurio constituye "la regla de oro" para la medida de la presión arterial, todos los otros deberán ser validados comparándolos a él. ¿Deben someterse a mantenimiento los esfigmomanómetros? Sí, cada seis meses los de mercurio. ¿Un hipertenso cada cuánto debe controlarse la presión arterial? Idealmente una a dos veces por semana, con autoregistro y respetando las indicaciones entregadas. ¿Es frecuente que los pacientes no cumplan con la medicación? Los hipertensos han sido clasificados en cumplidores totales (60%), cumplidores parciales (30%) y no cumplidores (10%). Existe además el agravante de que los cumplidores totales durante el primer año abandonan la medicación al fin del mismo en un 30%. En un paciente controlado ¿Se puede suspender el tratamiento antihipertensivo? No, ya que seguramente volverá a sus cifras anteriores. Estudios han comprobado que en algunas circunstancias la suspensión de la medicación en pacientes controlados puede hacer que se mantenga con la presión arterial normal por un periodo variable de tiempo, pero posteriormente retomará sus cifras iniciales. ¿Pueden hacer ejercicios los hipertensos? De no estar contraindicados por patología asociada (enfermedad coronaria sintomática, insuficiencia cardiaca avanzada), el ejercicio isotónico (correr, nadar, gimnasia aeróbica) es beneficioso para el sistema cardiovascular y en el tratamiento de la hipertensión arterial, no solo por su efecto en reducir el peso, también porque disminuye y mejora las cifras de la presión arterial. Este efecto es favorable incluso en personas mayores. ¿Hay más mujeres hipertensas que hombres? La prevalencia de hipertensión arterial es mayor en hombres antes de los 35 años, pero a los 65 años hay un mayor número de mujeres hipertensas que hombres. ¿Cuántos hipertensos saben que los son? Aproximadamente el 50%. ¿Existe relación entre la educación, situación laboral de los pacientes y el grado de control de la presión arterial? En estudios realizados se encontró una presión sistólica más alta en hombres y mujeres por cada 10 menos de educación. El nivel de educación es uno de los marcadores del estado socio económico y está relacionado en forma inversa con la prevalencia e incidencia de HTA, sus complicaciones y evolución (Estudio Sudamericano de 10 países). ¿Qué relación existe entre obesidad e hipertensión arterial? Diversos estudios han demostrado una relación directa entre la hipertensión arterial y la obesidad viscero abdominal, diagnosticada por el índice cintura-cadera aumentado. Sin embargo, no existe correlación con la obesidad generalizada. ¿Todos los hipertensos deben ser estudiados con monitoreo ambulatorio de presión arterial? Es recomendable, pero existe una limitante de costo. ¿Habitualmente, la presión arterial baja en horas del sueño? Sí, es normal que disminuya en un porcentaje mayor o igual a un 10% durante las horas de reposo. ¿Qué efecto tiene el frío sobre la presión arterial? El frío aumenta las cifras de la presión arterial por vasoconstricción. Este fenómeno es transitorio y explica por qué la hipertensión arterial no es más frecuente en los países fríos. Por lo expuesto, se debe aconsejar que los pacientes no se expongan a temperaturas bajas. ¿Puede tomar alcohol un hipertenso? Se recomienda para las mujeres un trago y dos los hombres, mayor cantidad trae problemas. En contraste a su efecto vasodilatador inmediato, el consumo crónico, aún en pequeñas cantidades, aumenta la presión arterial. ¿Qué sucede con la presión arterial en un paciente con una fractura? Depende del tipo de fractura. El paciente puede estar desde colapsado a elevar sus cifras de presión arterial por el dolor o el estrés. ¿Qué porcentaje de hipertensos tienen la presión arterial controlada? En Chile solo entre un 8 y 30%. ¿Es normal que suba la presión arterial cuando se realiza ejercicio? Durante el ejercicio es normal y necesario que esto ocurra. El aumento desproporcionado de la presión arterial o el retardo en normalizar sus valores, constituye un factor de riesgo para eventos cardiovasculares. ¿La exposición al sol perjudica al hipertenso? No existen estudios que describan esta relación. La lógica indica que el sol fuerte puede provocar vasodilatación con hipotensión (caída de la presión arterial). Los riesgos son los mismos que para el resto de la población. ¿Los hipertensos pueden bañarse en la playa? Si el paciente tiene la presión arterial controlada y con una temperatura del agua agradable y no extrema, el baño en la playa es beneficioso por ser un ejercicio aeróbico. Cuando un paciente hipertenso refiere presión arterial domiciliaria normal ¿Se suspende el tratamiento? No, porque la suspensión del tratamiento determinará un seguro ascenso de la presión arterial. ¿Existe tendencia a la hipertensión arterial en los hijos de los hipertensos? La hipertensión arterial en el 50% de los casos tiene un componente hereditario, por lo que los hijos tienen el doble de riesgo de desarrollar el factor de riesgo. Si ambos padres son hipertensos hay un 52% de riesgo. ¿Cuál es el recurso más efectivo para tratar la hipertensión arterial? La educación del paciente para que: Cumpla con el régimen de alimentación. Tome la medicación en forma adecuada y tenga adherencia al tratamiento farmacológico. Tenga adherencia a los controles médicos. Aumente la actividad física. Tenga moderación en el consumo de bebidas alcohólicas. Desarrolle técnicas para su autocuidado. ¿Hasta qué valor se considera normal la presión arterial? Se considera una presión arterial normal hasta 120/80 mm. Hg. ¿Las personas hipertensas pueden tomar café? Deben consumirlo con moderación. Las personas que no toman café habitualmente, el tomar dos tazas aumenta la presión arterial en alrededor de 5 mm. Hg. En los bebedores habituales no se produce este ascenso por tolerancia. ¿Cuál es el costo-beneficio de tratar a una persona hipertensa? El tratamiento de la hipertensión arterial está entre las medidas mayor costo-beneficio para disminuir las complicaciones cardiovasculares, prolongar la vida y mejorar la calidad de la misma. ¿Deben tratarse todas las personas hipertensas? Sí, porque el tratamiento de la hipertensión arterial disminuye los eventos cardiovasculares. ¿La raza tiene alguna influencia en la hipertensión arterial? Los estudios epidemiológicos han mostrado una mayor prevalencia de hipertensión arterial en la raza negra, así como de la morbi-mortalidad. ¿Sirve controlarse la presión arterial en la farmacia? No, porque no sabemos si la persona que la toma tiene entrenamiento y si el manómetro está adecuadamente calibrado. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María corazon, organo, aparato, circulatorio, cavidad, toracica, bomba, sangre, cuerpo, enfermedades, cardiacas, causa, discapacidad, estrechamiento, bloqueo, arterias, coronarias, cardiopatias, obesidad, sedentarismo, tabaquismo, hereditarias,vida, sana, corazón, órgano, torácica, cardíacas, cardiopatía, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Las enfermedades cardiacas afectan a todo tipo de personas y son una causa importante de discapacidad. Infórmate sobre sus factores de riesgo.

Coronarias