Convenio Escolar

“Un juego inofensivo puede convertirse en un accidente ”

 

Amparo, de seis años, fue a la plaza con su gemela y algunos amigos. "Estaban en un palafito de madera y cayó desde un metro y medio de altura. Afortunadamente, no perdió el conocimiento, pero el golpe fue muy fuerte y se quejaba de mucho dolor en el brazo", cuenta Verónica Guerra, mamá de las niñas.

Verónica no estaba al momento del accidente, por lo que coordinó el traslado de la pequeña con Rodrigo, su marido. “Le dije que la llevara a una clínica cercana, pero él insistió en que fuéramos a Clínica Santa María. En ese momento recordé que teníamos el Convenio Escolar y quedamos de encontrarnos en la Urgencia. Yo llegué primero y di aviso del accidente, por lo que la atendieron de inmediato. Todos fueron muy ágiles”, recuerda.

Amparo fue evaluada por un pediatra, le administraron analgésicos para calmar el dolor y le hicieron radiografías para determinar la gravedad de la lesión. El Dr. Marcial Ibarra, traumatólogo de Clínica Santa María, confirmó que tenía una fractura importante en el antebrazo y requería cirugía.

“Fue todo muy rápido y expedito, le aliviaron las molestias y a las pocas horas fue operada. El equipo médico mostró mucha preocupación por mi hija y eso se valora mucho”, explica.

Verónica contrató el Convenio hace cuatro años, ya que Rodrigo -su hijo de 13 años- tenía accidentes deportivos de manera frecuente. “Siempre sufría lesiones en los dedos de las manos y los pies, jugando básquetbol o fútbol, por lo que era bien recurrente vernos en la Urgencia. En una de esas ocasiones, un doctor nos recomendó el Convenio Escolar e inscribimos a nuestros cuatro hijos. Fue la mejor decisión”, explica.

Lo que se constató al día siguiente cuando volvieron a la Urgencia Escolar. Esta vez, Rodrigo sufrió una caída en motocicleta y se fracturó dos costillas. Al igual que Amparo, recibió atención integral desde la primera atención hasta su recuperación.

“Un juego inofensivo puede convertirse en un accidente, por eso es fundamental tener protección. Nunca piensas en una situación como ésta y, en menos de 48 horas, dos de nuestros hijos fueron a la Urgencia. Contar con el Convenio Escolar es un gran respaldo, no sólo desde el punto de vista económico, sino porque también nos da tranquilidad”, finaliza Verónica.




 















Dr. eDUARDO dIAZ

Dr. Eduardo Díaz
Médico coordinador Convenio Escolar de Clínica Santa María.





Si bien no existen estadísticas oficiales sobre el número de accidentes provocados en juegos infantiles, constituyen una de las atenciones más frecuentes en los servicios de urgencia. Las consultas, en general, son por lesiones de menor magnitud, otras requieren cirugía como en el caso de Amparo Pavez, y algunas pueden llegar a ser de gravedad, poniendo en riesgo vital al menor afectado.

“Las lesiones en las extremidades son las más comunes, como esguinces de tobillo, fracturas en codo y antebrazo. También pueden producirse lesiones en la columna cervical y traumatismos encéfalo-craneanos, con graves secuelas, sobre todo en menores de cinco años”, explica el Dr. Eduardo Díaz.

El Convenio Escolar de Clínica Santa María otorga atención integral a sus afiliados en caso de accidentes de origen traumático, las 24 horas del día, los 365 días del año. Para ello, cuenta con el respaldo y garantía de un equipo de profesionales altamente calificados, la más avanzada tecnología y una Urgencia Escolar Exclusiva

Su cobertura es de un 100% en atenciones de urgencia, ambulatorias y hospitalizaciones, con tope de hasta $22.000.000 por accidente y abarca desde la primera atención hasta la completa recuperación del paciente, considerando los controles en los distintos Servicios de la Clínica. Además, el Convenio Escolar dispone de un Sistema de Rescate Aéreo, servicio que permite dar soporte prehospitalario a todas las personas accidentadas o con riesgo vital que se encuentren en zonas distantes a la Clínica. Este beneficio es completamente gratuito para sus afiliados.