Convenio escolar

"Nunca imaginé las consecuencias de este accidente"

 

Josefa, de tres años, estaba jugando con un globo LED cuando éste explotó en su rostro, dañándole gravemente el ojo izquierdo. “Mi hija ha sido sometida a cinco operaciones y el Convenio Escolar ha sido de gran ayuda”, asegura Natalia Lobos, mamá de la menor.

convenio escolar Como Josefa entraría pronto al jardín infantil, sus padres contrataron el Convenio Escolar para contar con todos elementos necesarios antes de iniciar esta nueva etapa. Pocos meses después, y en medio de una celebración familiar, la pequeña jugaba con un globo que se reventó sorpresivamente en sus manos. “Comenzó a gritar y llorar muy fuerte, pero pensé que era una reacción propia del susto y no porque un objeto se había alojado en su ojo”, recuerda Natalia.

El globo con el que jugaba Josefa tenía una luz LED en su interior, por lo que el estallido provocó que el acrílico, pilas y luces que había dentro salieran proyectadas a gran velocidad hacia su cara. En cosa de minutos se le hinchó notoriamente el ojo izquierdo, impidiéndole abrirlo, por lo que Natalia y su marido decidieron trasladarla de inmediato a la Urgencia Escolar Exclusiva de Clínica Santa María.

Tras la evaluación médica y diversos exámenes radiológicos se pudo constatar el lugar exacto donde estaba alojada una de las pilas, además de restos de acrílico y plástico. El Dr. Alex Jones, oftalmólogo de la Institución, explica que el aire comprimido que tenía el globo al momento de reventarse expulsó con tanta fuerza los objetos que éstos actuaron como balines. “Josefa tuvo suerte, ya que la pila golpeó el ojo pero dio en la órbita -en la parte superior-, y no dentro de éste donde las consecuencias podrían haber sido irreparables”, agrega.

No obstante, el desplazamiento y el calor del proyectil dañaron la conjuntiva, córnea y algunos músculos del ojo, por lo que Josefa ha requerido varias intervenciones. “Nunca imaginé las consecuencias de este accidente. Desde ese día, mi hija ha sido sometida a cinco operaciones y el Convenio Escolar ha sido de gran ayuda para ella y nuestra familia”, asegura Natalia.

A cinco meses de este incidente, Josefa realiza su vida de manera normal y se encuentra en un proceso de larga recuperación, a la espera de un trasplante de córnea. Posteriormente, será necesario instalar un lente intraocular que le permita recuperar la visión parcial del ojo accidentado.

El Convenio Escolar de Clínica Santa María cubre los gastos derivados de accidentes traumáticos, considerando la primera consulta y todas las atenciones necesarias (ambulatorias, urgencia y hospitalización) con un tope de $22 millones. Cuenta con el respaldo y garantía de un equipo de profesionales altamente calificados, avanzada tecnología, una Urgencia Escolar Exclusiva, rescate aéreo en helicóptero en caso de riesgo vital, además de cobertura internacional en caso de sufrir un accidente fuera del país.

 

Los globos LED son considerados potencialmente peligrosos para la población. Por esta razón, su comercialización está prohibida por un decreto del año 1999 del Ministerio de Salud, que impide la inyección de gases u otros elementos que puedan constituir un riesgo para la salud en globos de adorno o entretención.