¡Cuidemos nuestros ojos!

by José Ignacio Hurtado | Dec 04, 2018
En estos meses el sol está más cerca de la tierra, por ello, la radiación ultravioleta aumenta de forma considerable, afectando a los ojos con irritaciones, inflamaciones en la córnea, visión borrosa y, en casos más graves, con la pérdida temporal de la visión e incluso la ceguera.

Durante la temporada estival aumentan en un 25% los problemas oculares, y de la misma manera que se insiste en la protección de la piel frente a las radiaciones solares, hay que adoptar precauciones especiales con los ojos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de tres millones de personas cada año quedan ciegas por un exceso de radiación solar. Por esto, es muy importante cuidar de nuestros ojos y así evitar daños irreparables durante estos meses.
 
Recomendaciones
 
- Limitar la exposición directa al sol: Las horas más peligrosas son entre las
  11:00 y las 17:00 horas.
 
- Uso de anteojos de sol adecuados: Deben tener filtros que bloqueen los rayos
  UV y la luz visible.
 
- Uso de anteojos de natación: Las piscinas son un foco importante de
  irritaciones e infecciones. No se trata solo del exceso de cloro, también afecta
  a los ojos la mezcla con distintos contaminantes de los mismos bañistas,
  como el sudor y los productos cosméticos. Estos anteojos garantizan el
  aislamiento de las infecciones de las piscinas y de la sal de mar.
 
- Lágrimas artificiales: El aire de los acondicionadores es muy seco, lo que
  produce sequedad en los ojos, ocasionando ardor, sensibilidad a la luz o
  visión borrosa. Si se tiene la sensación de sequedad ocular estas gotas
  pueden ser útiles, ya que refrescan y calman las molestias.

Con la colaboración de: Dr. Rodrigo García, oftalmólogo de Clínica Santa María.