¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

by José Ignacio Hurtado | Mar 26, 2019

Es una enfermedad común en hombres de más 50 años de edad, y se debe a los cambios en la mecánica de orinar que ocurren en relación al crecimiento sostenido e inevitable que la glándula prostática experimenta con los años.

Dada su ubicación anatómica, este aumento de tamaño genera una obstrucción mecánica al flujo de salida de la orina.

Síntomas

  • Disminución en la potencia del chorro urinario
  • Aumento de la frecuencia miccional

Este mal funcionamiento del sistema condiciona al mediano o largo plazo complicaciones relevantes: facilitación de infecciones urinarias, sangramientos, formación de cálculos intravesicales y en casos extremos daño de la función de los riñones.

Tratamientos

  • Inicialmente a base de medicamentos
  • Si el problema persiste de debe considerar la cirugía resección transuretral de la próstata, o bien intervención con tecnología de láser verde.

Láser verde

La cirugía con tecnología de láser verde es una alternativa a la tradicional resección transuretral de la próstata (RTU) para el manejo de la hiperplasia benigna de la próstata (HBP).

Este procedimiento usa la energía de un láser que permite la vaporización del tejido prostático redundante, logrando una adecuada desobstrucción del canal de vaciamiento de la orina.

Candidatos

Esta intervención está principalmente enfocada en hombres con sintomatología urinaria obstructiva importante, que no responden al tratamiento con medicamentos y que se presentan como buenos candidatos para una cirugía endoscópica.

Beneficios

  • Menor riesgo de sangramiento post operatorio
  • Pacientes con tratamientos antiagregantes o anticoagulantes (por patología vascular o cardíaca) pueden resolver su problema con períodos cortos de suspensión de sus terapias
  • Disminución de los tiempos de hospitalización y de recuperación (estadías intrahospitalarias de uno a dos días y reincorporación laboral en plazos de 15 a 21 días)

Los especialistas de Clínica Santa María recomiendan un chequeo prostático anual a todos los hombres a partir de los 50 años.

Con la colaboración de: Dr. José Miguel Cabello, Urólogo de Clínica Santa María.