Noticias |

Síndrome de Asperger

Cómo entender a estos pequeños genios

Publicado el 22/04/2014

Forma parte de los trastornos generalizados del desarrollo y/o del espectro autista, afectando principalmente el área social. Se caracteriza por manifestar rasgos marcados de timidez, dificultad para relacionarse con los pares, pero a su vez, las personas con este síndrome suelen ser muy inteligentes.

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico que se caracteriza principalmente por presentar dificultad en las habilidades sociales. Se presenta más en niños (entre tres y siete pequeños por cada mil lo tienen) y suele diagnosticarse entre los cinco y 15 años. Su causa es desconocida, aunque puede haber un componente genético que afecte.

Características: 

• Problemas para sociabilizar con el resto.
• No existe conciencia de los sentimientos del resto.
• Hay dificultad para tener relaciones de amistad con los pares.
• Trastornos del sueño.
• Posee un concepto literal del lenguaje, sin haber retraso de éste.
• Dificultad de tener una conversación normal.
• El tono de voz suele ser monótono.
• Hay intereses absorbentes por algún tema específico (patrones estereotipados y rutinas específicas no funcionales obsesivas).
• Los movimientos son poco coordinados y hay problemas de motricidad.
• Hipersensibilidad a ruidos, olores y texturas.
• No son empáticos.
• Les cuesta realizar deportes y trabajos en equipo (prefieren jugar solos).
• Se relacionan mejor con los adultos.
• No tienen tolerancia a la frustración.
• Tienen reacciones intensas de felicidad, enojo o tristeza.
• No les gusta ir al colegio.
• Tienen un pensamiento lógico, concreto e hiperrealista.
• Muchas veces hablan en un tono alto y especial, como si fuese extranjero.

Diagnóstico 

“Darse cuenta de que un niño tiene este síndrome, suele ser tardío. Generalmente, se identifican los primeros rasgos cuando el menor entra al colegio. Una vez detectado por los profesionales de la educación o por los padres, el pequeño debe ser evaluado por un psiquiatra infantil, quien diagnóstica la presencia o no de este trastorno a través de la evaluación clínica, la historia personal y familiar”, explica el Dr. Daniel Correa, neuropsiquiatra infantil de Clínica Santa María.

¿Cómo enfrentar esta situación? 

A penas es diagnosticado el síndrome, es necesario que el menor tenga un manejo multidisciplinario. Además, es de gran importancia la educación a la familia, quien es un pilar fundamental en el desarrollo del menor.

La persona con Asperger necesita ser comprendido, que respeten sus espacios, no sean víctimas de bullying, les den tiempo para expresarse y para adaptarse a los cambios; que confíen en sus capacidades, entregándoles rutinas claras y establecidas.


Con la colaboración de: Dr. Daniel Correa, neuropsiquiatra infantil de Clínica Santa María