Noticias |

En el Mes de la Mujer

Conoce la endometriosis

Publicado el 07/03/2016

Si bien sentir molestias durante el período menstrual es natural y esperable, hay mujeres que sufren dolores invalidantes que alteran seriamente su calidad de vida. En algunos de estos casos, podría tratarse de endometriosis, enfermedad que afecta a un 10% de las mujeres en edad fértil.

La endometriosis es una enfermedad inflamatoria que se produce cuando el tejido que normalmente está dentro del útero, denominado endometrio, se implanta fuera de éste. Al igual que el tejido endometrial intrauterino, el endometrio extrauterino responde a las hormonas, se descama y sangra todos los meses durante la menstruación, inflamándose y generando cicatrices internas, que produce adherencias y distorsión anatómica. No se sabe qué origina la enfermedad, pero se estima que aproximadamente un 10% de las mujeres en edad fértil tiene algún grado de endometriosis.

“Esta enfermedad puede ser muy agresiva e infiltrar la vejiga, el uréter, el intestino y diferentes órganos. El principal síntoma es el dolor menstrual, pero también puede producir problemas para defecar, molestia durante el acto sexual e infertilidad”, explica el Dr. Demetrio Larraín, ginecólogo de Clínica Santa María.

El especialista señala que las mujeres que tienen esta enfermedad no presentan molestias menstruales consideradas normales, sino que dolores tan intensos que les impiden, por ejemplo,  ir a trabajar y realizar sus actividades diarias, y que no ceden ante los analgésicos. Debido a que es difícil saber en qué punto el dolor es patológico –entre otras cosas, porque el entorno desestima muchas veces la gravedad de las molestias y las considera “naturales”– muchas mujeres se demoran en consultar. Sin embargo, existen tratamientos que pueden disminuir de forma importante los síntomas, con un enorme impacto en la calidad de vida de las pacientes.

“Una mujer que falta al trabajo todos los meses, que tiene que ir a urgencias porque no tolera su período y que lloran de dolor, tiene que acudir a un especialista. La intensidad de ese malestar puede tener su origen en esta enfermedad y se puede tratar”, asegura el Dr. Larraín.

Tratamiento

La enfermedad se trata en primera instancia con antinflamatorios y terapia hormonal (anticonceptivos), suprimiendo la regla mediante su consumo continuo. Sin embargo,  las pacientes en donde la infiltración es más grave y que presentan dolores crónicos, dificultades con su vida sexual o problemas intestinales (como sangrado rectal) son candidatas a cirugía laparoscópica. En este procedimiento, un equipo multidisciplinario de cirujanos retira los implantes endometriósicos, limpiando la pelvis y los órganos afectados, eliminando así gran parte de los síntomas de esta dolorosa patología.

“Las pacientes que se operan pasan de sufrir dolores invalidantes a controlar las molestias menstruales con un par de analgésicos cada ocho horas, como la gran mayoría de las mujeres. El cambio es tremendamente significativo para ellas, ya que muchas veces incluso llegaban al servicio de urgencias debido a los cólicos”, asegura el ginecólogo.

El Dr. Larraín advierte que este procedimiento, que se realiza por laparoscopía con un corto tiempo de hospitalización, no está indicado en todas las mujeres, ya que en algunos casos puede dañar los ovarios y con ello impactar en la fertilidad. Es por eso que la cirugía se reserva a pacientes que sufren de dolores que afectan de sobremanera su calidad de vida.

Infertilidad

Debido a que no siempre produce los síntomas antes descritos, hay mujeres que no experimentan dolor pese a tener endometriosis. Sin embargo, sí pueden ver afectada su fertilidad, debido a la distorsión anatómica e inflamación que la enfermedad genera en ovarios, útero y trompas de falopio.

“Muchas pacientes, durante su estudio de infertilidad, descubren que tienen esta enfermedad. Lo que hacemos en estos casos es ayudarlas a embarazarse con diversos tratamientos y una vez que son madres las operamos si existe dolor asociado”, explica el especialista.

Con la colaboración de: Dr. Demetrio Larraín, ginecólogo de la Unidad de Endometriosis de Clínica Santa María.