Noticias | Pediatría / Salud y bienestar / Pediatría / La Clínica

Neurología infantil

Nuevo Programa de acompañamiento para pacientes pediátricos con Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Publicado el 15/09/2020

Clínica Santa María puso en marcha un Programa enfocado en los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), que responde integralmente a sus necesidades, a través de un abordaje multidisciplinario de una condición en creciente aumento.

El TEA se caracteriza por la presencia de alteraciones del comportamiento que se inician en la niñez e incluye dificultades para interactuar y comunicarse con otros, además de la presencia de conductas repetitivas.

Es recomendable que el niño(a) sea diagnosticado precozmente por un especialista en este trastorno, ya que mientras antes comience su terapia, mayores serán sus avances en el aprendizaje de habilidades que le permitan comunicarse, socializar y ser más flexibles.

El recién inaugurado Programa de acompañamiento para pacientes pediátricos con Trastorno del Espectro Autista (TEA) de Clínica Santa María, acoge al niño(a) y a su familia con una oferta que incluye todos los profesionales y recursos necesarios para el diagnóstico precoz de esta condición y el tratamiento integral de ella. Lo conforman neurólogos infantiles especialistas en TEA y un equipo multidisciplinario de excelencia, integrado por enfermeras, terapeutas ocupacionales, fonoaudiólogos, educadora diferencial, neuropsicólogos y psicopedagogos entrenados en el manejo de este cuadro.

Este programa de vanguardia incorpora técnicas de tecnología terapéutica que buscan dar fluidez al trabajo con los menores. Ofrece todo lo que un niño con TEA necesita en un mismo lugar, incluyendo los exámenes solicitados con personal entrenado en el manejo de niños con TEA durante estos procedimientos y terapia ocupacional en el centro de neurorehabilitación infantil, que cuenta con el material terapéutico necesario y se aloja en un espacio físico especialmente preparado.

“Queremos facilitar el camino que los padres y sus hijos inician cuando hacemos el diagnóstico de TEA. Por esto, coordinamos el recorrido por las prestaciones que se requieren e incorporamos material vanguardista e innovador, con el fin de disminuir las dificultades y potenciar las habilidades de los menores. Los acogemos, acompañamos y guiamos de la mejor forma posible, a través de soluciones integrales”, comenta la Dra. Carolina Yáñez, neuróloga infantil y coordinadora del Programa.

¿Cuándo los padres deben sospechar que su hijo(a) podría tener un TEA?

Cuando el niño(a):

  • No responde a su nombre.
  • No juega “está-no está”.
  • No apunta con el dedo.
  • No comprende las palabras “no”, “dame”, “toma”.
  • No hace contacto visual con facilidad.
  • Se demora en hablar.
  • No parece tener ganas de interactuar con otras personas.
  • Se interesa por un juego peculiar y repetitivo, por ejemplo, elementos que giran.
  • Hace “pataletas” por causas inusuales como: cambios de posición de sus juguetes o alteraciones en su rutina.
  • Se asusta con ciertos ruidos.
  • Es muy selectivo a la hora de comer.
  • Se molesta al tener contacto con ciertas texturas como arena, tempera, plasticina o etiquetas de la ropa.
  • Presenta movimientos inusuales y repetitivos cuando está emocionado. Estos pueden ser saltos, giros, aleteos, entre otros.
  • Tiene un hermano autista.
  • Fue prematuro.

Si sospecha que su hijo puede tener Trastorno del Espectro Autista, le recomendamos solicitar una evaluación con un neurólogo(a) infantil a través de nuestra página web, Call Center o escribiendo al correo yzaid@clinicasantamaria.cl.