Enfermedades Respiratorias y Broncoscopía Intervencional

Enfermedades 

El aparato respiratorio tiene por objeto llevar el aire oxigenado a los alvéolos pulmonares, desde donde difunde a los vasos sanguíneos y al mismo tiempo retira el anhídrido carbónico de la sangre.

El aparato respiratorio está estrechamente relacionado con el circulatorio a través de la circulación pulmonar (arterias, capilares y venas), siendo el encargado de llevar el oxígeno hasta los tejidos. Por último, existe un control neurológico que comanda la respiración a través de una red nerviosa que estimula la musculatura respiratoria.

Las enfermedades respiratorias se originan por alteraciones en cualquiera de los componentes del aparato: Pulmones, tráquea, bronquios, pleura, mediastino, caja torácica y sistema nervioso. Estas patologías pueden ser originadas por infecciones, tumores, inflamaciones crónicas por inhalación de sustancias del medio ambiente, trastornos genéticos, malformaciones congénitas, traumatismos, etc.

Los neumólogos son los especialistas que diagnostican y tratan este tipo de enfermedades. Trabajan en equipo con otros especialistas como el cirujano de Tórax e inmunólogos clínicos. 

Este tipo de enfermedades constituyen el 30% de las consultas generales. El asma bronquial y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son enfermedades crónicas que constituyen un serio problema de salud pública. 

El tabaquismo es una adicción que afecta a más del 40% de la población en Chile, y es el agente causal más importante del daño crónico y de cáncer pulmonar.

Los pulmones son como un gran filtro por donde pasa todo el flujo sanguíneo y, por lo tanto, son el sitio más frecuente de aparición de metástasis de cánceres originados en otros órganos del cuerpo humano.

Apnea obstructiva del sueño

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) se produce cuando la persona realiza pausas frecuentes en la respiración mientras está dormida, a causa de la obstrucción del paso del aire por la faringe. Es decir, el centro respiratorio envía la señal para la contracción de los músculos respiratorios, esta acción se produce, pero no hay entrada de aire a la vía respiratoria por colapso de la faringe.

Síntomas

En el día En la noche 
Somnolencia excesiva Acidez 
Disminución del rendimiento Ronquido 
Dolor de cabeza matutino  Apneas 
Deterioro intelectual  Sueño intranquilo 
Disminución de la memoria  Insomnio 
Disminución de la concentración     Ahogo nocturno 
Síntomas depresivos  Sudoración 
   Despertares
  Disminución de la libido/impotencia 


Causas

  • Obesidad.
  • Forma y el tamaño natural de la faringe.
  • Obstrucción nasal.
  • Alcohol.
  • Sedantes.
  • Factores genéticos.
  • Determinada forma de los huesos faciales.

Diagnóstico

  • Polisomnografía: prueba del sueño.
  • Saturometría nocturna de oxígeno: examen simple que puede dar información útil antes de efectuar una prueba de sueño.

Prevención

Debido a que el SAOS se relaciona con la obesidad, las medidas dirigidas a reducir el exceso de peso pueden ayudar a prevenirlo.

Tratamiento

  • El mejor tratamiento es la presión positiva nasal continua sobre los conductos respiratorios: CPAP nasal. Se trata de un dispositivo que suministra un flujo de aire a través de una mascarilla colocada sobre la nariz, donde la presión de aire mantiene abierta la faringe durante el sueño.
  • En casos muy calificados puede ser beneficiosa la cirugía.

Asma bronquial

Se trata de una enfermedad pulmonar crónica (no se cura, pero se trata), producida por una inflamación bronquial que obstruye la vía aérea de manera total o parcial. También causa hiperreactividad bronquial o respuesta aumentada de la vía aérea frente a diversos estímulos.

En Chile, entre un 5 y un 10% de la población sufre esta enfermedad. asma

Síntomas

  • Tos: en general y más intensa en la noche y en la mañana. Se desencadena con los cambios de temperatura, la risa o al respirar profundo. Habitualmente es con escasa expectoración, de color blanco, densa y difícil de eliminar.
  • Pecho apretado: sensación de opresión que impide la entrada y salida fácil de aire a los pulmones.
  • Falta de aire: sensación de ahogo.
  • Respiración sibilante: la entrada y salida del aire produce un silbido, más frecuentemente percibido al estar en posición acostada.

Causas

  • Genéticas.
  • Ambientales.
  • Aero-alergenos: pastos, malezas, plátano oriental, caspa de animales.
  • Ejercicio físico, como sucede con el asma de ejercicio.
  • Aire frío.
  • Aire acondicionado.
  • Humo de cigarrillo y esmog.
  • Infecciones respiratorias, especialmente las virales.
  • Fármacos (aspirina, beta bloqueadores).
  • Estrés emocional.
  • Ambiente laboral (amasanderías, fábrica de colchones de espuma, entre otros).
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Alimentos y preservantes.

Factores de riesgo

Hay factores que pueden aumentar la posibilidad de sufrir asma bronquial en una persona genéticamente predispuesta, como los siguientes:

  • Tabaquismo de los padres.
  • Historia familiar de asma.
  • Infecciones respiratorias frecuentes en la infancia.
  • Bajo peso al nacer.
  • Vivir en una ciudad con alta contaminación ambiental.
  • Obesidad.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a través de exámenes como:

  • Espirometría: se le pide al paciente que elimine con fuerza el aire de los pulmones hacia un aparato (espirómetro) después de una inspiración máxima, a fin de hacer mediciones de la capacidad de sus pulmones y comprobar si hay obstrucción de los bronquios.
  • Flujometría: mediante un sencillo dispositivo se puede medir el peak del flujo espiratorio (PEF). Éste es un buen método para conocer el estado de la función respiratoria del paciente.
  • Test de provocación con metacolina: si la espirometría es normal y el médico no logra una interpretación convincente de los síntomas (más intensos en la noche), puede solicitar este examen. Consiste en administrarle al paciente nebulizaciones con dosis crecientes de metacolina. Una prueba positiva contribuye al diagnóstico de asma.

Tratamiento

Existen medicamentos de rescate y de mantenimiento. Los primeros, alivian al paciente rápidamente de una crisis, y los segundos, evitan que tenga un cuadro crítico, desinflamando sus bronquios.

La vía inhalatoria es la más frecuentemente usada por su rapidez de acción, porque hace su efecto directamente en el bronquio y requiere ínfimas dosis en comparación con el tratamiento por vía oral.

Con la orientación del médico el paciente podrá comprender y llevar a cabo los siguientes aspectos del tratamiento:

  • Uso de un flujómetro: controlar el estado de la función respiratoria mediante este aparato, permite ver cuán eficiente es el sistema respiratorio para expulsar el aire desde los pulmones.
  • Medidas de control ambiental: si el asma se agrava por el contacto con aero-alergenos, como polvo de habitación, caspa de animales, emanaciones, humo de cigarrillo, etc., se deben adoptar medidas para evitar estos contactos, con lo cual aliviará la enfermedad y se necesitará menos medicamentos.
  • Uso adecuado de medicamentos: respetar las dosis, horarios de ingesta y permanencia de los tratamientos es esencial para mantener controlado esta enfermedad.
  • Información: aprender los aspectos del asma bronquial y establecer con el médico un plan de tratamiento para cuando la enfermedad esté estable y un plan de emergencia frente a una crisis.

Cáncer de pulmón

cancer_pulmon

Este cáncer se origina dentro del pulmón, tráquea, bronquios o tejido pulmonar (alvéolos). El origen bronquial es el más frecuente.

El más letal

En este tipo de cáncer la sobrevida a cinco años no sobrepasa el 15%. Esto se debe a que el diagnóstico es tardío, ya que los pacientes consultan cuando la enfermedad está en fase avanzada. Esto es así debido a que los síntomas se dan tardíamente y porque muchos de ellos son inespecíficos, como la tos, expectoración, etc.

Tipos de cáncer

Existen dos variedades:

  • Variedad No Células Pequeñas: incluye adenocarcinoma, escamoso y células grandes.
  • Variedad Células Pequeñas: esta variedad tiene peor sobrevida que la primera, ya que genera metástasis precozmente.

Causas

Cigarrillo
Su consumo es la causa de aproximadamente el 90% de los casos. El 30% de los grandes fumadores corren el riesgo de desarrollar este mal, comparado con solo el 1% de los no fumadores.

Factores ambientales

  • Fumadores pasivos (personas expuestas al humo de cigarrillo en el ambiente).
  • Exposición laboral al asbesto o radón.
  • Exposición al esmog.

Factores genéticos 

También influyen en la susceptibilidad para los efectos del tabaco y, en consecuencia, en el riesgo a desarrollar cáncer de pulmón.

Tratamientos

Según la variedad de cáncer y su grado de extensión el tratamiento puede ser con:

Cirugía

Es el tratamiento de elección en la variedad No Células Pequeñas, cuando es posible la extirpación completa del tumor y la enfermedad no se ha extendido (esto ocurre en la minoría de los casos).

Existe un grupo con cierto grado de extensión local, en que es posible combinar cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Radioterapia y quimioterapia

Se puede utilizar radioterapia y/o quimioterapia para reducir el tamaño de un tumor antes de una intervención quirúrgica o como tratamiento paliativo en los estadios avanzados de la enfermedad.

En la variedad de Células Pequeñas solo cabe tratamiento con quimioterapia y radioterapia.

Diagnóstico

El diagnóstico precoz es el mejor tratamiento. Para ello, se recomienda Tomografía Axial Computarizada de Tórax (scanner baja dosis) a todos los mayores de 50 años, fumadores de más de 15 cigarrillos diarios por al menos 20 años. Esto permite detectar pequeños nódulos susceptibles a tratamientos curativos.

En personas más jóvenes no vale la pena pesquisas masivas, ya que los casos detectados serían ínfimos.

Enfermedades pulmonares intersticiales

epi

Las enfermedades pulmonares intersticiales (EPI) se producen por la lesión del intersticio del pulmón, es decir, del revestimiento de los alvéolos (sacos aéreos), lo que conduce a una inflamación y fibrosis del tejido intersticial.

Síntomas

El síntoma principal es la falta de aire (disnea) progresiva, lo que ocurre inicialmente frente a grandes esfuerzos, hasta llegar al reposo en las fases finales de la enfermedad. La tos es otro de los síntomas.

Diversas enfermedades

En esta categoría se incluyen más de 200 enfermedades distintas. Las EPI más frecuentes son:

  • Sarcoidosis.
  • Fibrosis pulmonar idiopática.
  • Enfermedades causadas por toxicidad farmacológica.
  • Enfermedades profesionales.
  • Enfermedades reumatológicas.

Causas

En el 65% de los casos de EPI la causa es aún desconocida.

Factores externos

En el 35% de las EPI se identifican factores externos como causantes de la enfermedad, especialmente materiales orgánicos o inorgánicos y reacción a fármacos e infecciones.

Diagnóstico

Lo primero es la sospecha por disnea sin una causa aparente. El examen físico en algunos pacientes permite escuchar ruidos respiratorios similares a "crujidos".

La radiografía y la Tomografía Axial Computarizada de Tórax (scanner) permiten corroborar el diagnóstico. Pasada esta etapa es necesario evaluar el compromiso de la función respiratoria, lo que permite cuantificar el daño. Para ello, se pueden efectuar numerosas pruebas:

  • Espirometría.
  • Medición de volúmenes y capacidades.
  • Difusión pulmonar con monóxido de carbono.
  • Test de caminata de seis minutos.
  • Gases arteriales.

Para aclarar el tipo de EPI que se padece, existen varios procedimientos:

  • Lavado broncoalveolar.
  • Biopsia pulmonar transbronquial.
  • Biopsia pulmonar por videotoracoscopia o por toracotomía.

Tratamiento

El tratamiento va a depender del tipo de EPI que se padezca.

  • En algunos casos se utilizan corticoides para suprimir la inflamación presente en algunos casos. También se pueden usar otras drogas inmunosupresoras como azatioprina, ciclofosfamida y potentes antioxidantes como la acetilcisteína.
  • Oxígeno: es indicado en las fases finales de la enfermedad para mejorar la oxigenación de los tejidos.
  • Trasplante pulmonar: puede devolver la esperanza a pacientes seleccionados con EPI severas. Por el momento, para la mayoría de las EPI no existe cura.

Prevención

Las medidas de control sobre el medio ambiente y el lugar de trabajo pueden ser efectivas para limitar la exposición a sustancias nocivas y podrían ayudar a prevenir las EPI causadas por factores externos. Una mayor conciencia de la potencial influencia de determinados fármacos en la aparición de EPI podría mejorar su prevención. 

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

EPOC afecta a los bronquios y pulmones. Se caracteriza por una limitación del flujo del aire que no es completamente reversible, además de ser progresiva en el tiempo.

Causas

El factor de riesgo más importante para el desarrollo de la EPOC es el humo del tabaco (fumar cigarrillos, pipa o puros).

Magnitud del problema

  • Se estima que en Santiago de Chile, la prevalencia de EPOC en personas mayores de 40 años es del 13%.
  • EPOC es la única causa de muerte que incrementa su prevalencia y a nivel mundial pasará desde el sexto al tercer lugar en el año 2020.

Síntomas

  • Tos.
  • Expectoración diaria.
  • Disnea o ahogo con los esfuerzos.

Diagnóstico

  • El diagnóstico de la EPOC debe ser confirmado con una espirometría.
  • La radiografía de tórax permite excluir otros diagnósticos.

Tratamiento

  • La suspensión del hábito tabáquico es la primera medida del tratamiento. Esto permite modificar la evolución de la enfermedad. Clínica Santa María cuenta con un Programa Antitabaco integrado por un equipo multidisciplinario que ayudan en este propósito.
  • Broncodilatadores inhalatorios.
  • La rehabilitación respiratoria.
  • En casos avanzados de EPOC, la oxigenoterapia domiciliaria permite mejorar la sobrevida.

Influenza

La gripe o influenza es bastante común en época invernal, ya que se estima que entre un 5% y un 20% de la población puede contagiarse con este virus. Es producida por el virus de la Influenza –A, AH1N1 o B– el cual se propaga a través de las gotitas de saliva que quedan suspendidas en el aire cuando una persona enferma tose o estornuda. Aparece de forma repentina y tiene la posibilidad de generar complicaciones (neumonía, obstrucción bronquial, deshidratación).

Síntomas

  • Fiebre que puede superar los 39°C.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos seca e irritativa.
  • Dolor muscular.
  • Cansancio que impide realizar actividades.
  • Dolor de garganta.
  • Disminución del apetito.

Las epidemias por influenza ocurren generalmente durante el invierno, causando un importante número de enfermos y mortalidad. Todos los grupos de edad son susceptibles de contagiarse, pero es en los niños pequeños, ancianos y pacientes con enfermedades crónicas, donde las complicaciones son más frecuentes. 

Su curso está condicionado por la edad, la inmunización, las características del virus, el consumo de tabaco y la presencia de otras enfermedades. Es altamente contagiosa y tiene un periodo de incubación de entre 18 y 36 horas, aunque pueden transcurrir hasta cinco días sin que se manifiesten los síntomas.

Cuidados y tratamiento

Si una persona presenta un cuadro de influenza, lo esencial es que mantenga reposo en cama y una abundante ingesta de líquido. Los síntomas como inflamación, dolor y fiebre pueden ser tratados con diversos medicamentos y antibióticos en caso de sobreinfección bacteriana. Es importante no automedicarse. Si crees que tú o tu hijo podrían tener influenza, acude a un especialista para que realice el diagnóstico e indique un tratamiento adecuado.

Prevención

Los grupos de mayor riesgo se deben vacunar contra la influenza.

Neumonía

La neumonía es una inflamación total o parcial del pulmón causada por una infección viral, bacteriana o por hongos.

Son más comunes las inflamaciones por bacterias siendo la más frecuente el Streptococcus Pneumoniae o Neumococo, seguida por “microorganismos atípicos” como Mycoplasma, Clamydia, Legionella. En ocasiones, los virus, como los de la gripe y la varicela pueden causar neumonías. 

Sin embargo, alrededor del 40 al 50% de las neumonías tienen causas desconocidas.

Síntomas 

  • Fiebre, escalofríos y sudoración.
  • Tos con expectoración mucosa, amarillenta y purulenta (según el microorganismo causante).
  • Dolor torácico que aumenta al respirar y toser.
  • Dolor de cabeza. 
  • Dolores musculares y articulares.
  • Falta de apetito, debilidad y malestar general.
  • En casos más graves se puede presenta disnea (dificultad para respirar).

Puede aparecer un cuadro de confusión agudo, sobre todo en personas mayores. Es frecuente la presencia de herpes labial en la neumonía neumocócica.

Tratamiento

El tratamiento consiste en la administración de antibióticos. El tipo, dosis y vía de administración dependerá del microorganismo causante y de la gravedad de la enfermedad.

En los casos graves, que requieren hospitalización (aproximadamente el 30% de las neumonías), los antibióticos se administran por vía endovenosa al inicio del tratamiento. Sin embargo, éstos no son eficaces en las neumonías virales (ej. gripe). 

La utilización inapropiada de estos medicamentos es una importante causa de resistencia de las bacterias a los antibióticos que previamente las destruían.

Vacuna Antineumocócica

Esta vacuna protege contra la neumonía neumocócica, que es bacteriana. Se indica a las personas con alto riesgo de contraer la enfermedad.

Esta vacuna previene con eficacia las enfermedades causadas por el Streptococcus Pneumoniae en los niños mayores de dos años y adultos en riesgo.

Disquinecia ciliar

Es una enfermedad que se caracteriza por una alteración de la movilidad normal de los cilios, estructuras presentes en la nariz y cavidades perinasales, células del oído medio y bronquios. Provoca que los cilios estén completamente inmóviles o se muevan en forma anormal.

Síntomas 

A nivel de cavidades perinasales y oídos

  • Sinusitis a repetición
  • Otitis a repetición
  • Sordera

A nivel bronquial

  • Distress respiratorio
  • Tos crónica
  • Bronquitis obstructiva a repetición
  • Bronquiectasias
  • Daño pulmonar crónico

Diagnóstico

Actualmente, para detectar esta enfermedad se realiza una microscopía electrónica que evalúa la estructura de los cilios. Sin embargo, hay otros procedimientos más detallados que complementan este primer examen, como la videomicroscopía, que muestra su funcionalidad, movilidad y frecuencia de batido. Clínica Santa María es el único centro a nivel nacional que cuenta con esta tecnología.

Videomicroscopía

Consiste en la toma de una muestra nasal, que se realiza de forma ambulatoria. Para ello, es necesario que el paciente no haya presentado ningún cuadro respiratorio durante cuatro semanas previas al examen. Este procedimiento puede ser realizado en pacientes de cualquier edad y solo toma algunos minutos.