Cirugía Bariátrica y Metabólica

Sobre la Unidad

Cirugía Bariátrica y Metabólica de Clínica Santa María es centro de referencia nacional e internacional con esta técnica, que se ha consolidado como un efectivo método quirúrgico para la disminución de peso en pacientes con obesidad y enfermedades asociadas, con un promedio de 700 intervenciones al año, siendo la clínica que más opera en Chile.

La Unidad de Cirugía Bariátrica y Metabólica de Clínica Santa María hoy es referente a nivel nacional con este procedimiento que reduce la capacidad gástrica. Se compone por seis cirujanos con especialización en técnicas avanzadas de cirugía laparoscópica, bariátrica y robótica, todos con formación completa en cirugía y diplomados en Estados Unidos, Brasil y Europa.

Este equipo médico ha efectuado más de 5 mil cirugías. Los resultados están respaldados por una óptima resolución de la obesidad y corrección de las comorbilidades con altos estándares de calidad y seguridad. El índice total de complicaciones mayores y menores es del orden de 1.4%, siendo una de las cifras más bajas de Chile y absolutamente comparable a los mejores centros de cirugía bariátrica del mundo.

Además, es centro de referencia en el manejo de complicaciones críticas, al poseer la mejor infraestructura e instrumental a disposición de los pacientes: UTI, Centro Radiológico Intervencionista, Centro de Cirugía Robótica, además de la vasta experiencia y trayectoria de cirujanos bariátricos.

Obesidad

La obesidad es catalogada como la epidemia del nuevo siglo. En Chile, un 67% de la población tiene problemas de obesidad y sobrepeso, siendo no sólo un problema estético sino también una enfermedad grave que puede derivar en diabetes mellitus, hipertensión, dislipidemia (por elevación del colesterol y triglicéridos), embolia pulmonar, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, infertilidad, quistes ováricos, artritis, mayor probabilidad de cáncer de mama, endometrio y colon, entre otros males.

Se estima que una persona con obesidad mórbida vive 15 años menos que alguien con peso normal. Una pérdida de peso importante puede muchas veces revertir esta condición.

Dentro de las alternativas que existen para combatir la obesidad se encuentran las cirugías bariátricas, las que dependiendo del grado de exceso de peso y de las condiciones en que esté la persona, se elige el tratamiento a su medida.

El Dr. Juan Eduardo Contreras, cirujano digestivo de Clínica Santa María y especialista en Cirugía Bariátrica, indica que estos tratamientos se realizan de manera “Laparoscópica”. Ésta consiste en introducir en el abdomen un fino telescopio conectado a una cámara de televisión, permitiendo obtener imágenes de alta resolución y de hasta 15 veces el tamaño de la imagen real. La ventaja de esta técnica es que es menos invasiva, por lo tanto, hay menos dolor, menor estadía hospitalaria y un rápido retorno a la vida normal.

Estos procedimientos quirúrgicos permiten disminuir la capacidad del estómago y la absorción de los alimentos, produciendo una rápida y sostenida reducción del exceso de peso. Se recomienda estén acompañados por un programa integral que permita cambiar estilos de vida y adquirir nuevos hábitos alimenticios.

Procedimientos

Existen dos procedimientos que se realizan en la Unidad. Se trata de métodos restrictivos, simples o combinados, que disminuyen la capacidad del estómago, produciendo una rápida y permanente sensación de saciedad.

Gastrectomía en manga

Consiste en resecar el 90% del estómago para disminuir su capacidad. Mediante el uso de staplers (corchetes quirúrgicos) se secciona en forma vertical el estómago, transformándolo en un tubo con una capacidad promedio de 100 cc. En la zona extirpada el estómago, se produce una proteína parecida a una hormona, llamada Ghrelina, que estimula el apetito. Por lo tanto, con esta operación se logra restringir la capacidad del estómago además de una disminución en la sensación de apetito.
La gastrectomía vertical está indicada en pacientes con obesidad grado 2 y 3 (IMC 35-40), además de megaobesos con un IMC mayor a 50 como parte de una cirugía en dos etapas.

Bypass gástrico

Consiste en reducir el estómago utilizando staplers (corchetes quirúrgicos) a una pequeña bolsa (50 cc aprox.), que se une al intestino delgado, con lo cual se produce una disminución de la capacidad del estómago, además de una menor absorción de los alimentos en el intestino delgado. El estómago reducido se une al intestino delgado de tal forma que cuando el paciente come, los alimentos pasan directamente a una parte más distal del intestino, provocando que éstos no se alcancen a absorber. Se indica en pacientes con obesidad, en cuadros metabólicos como la diabetes mellitus tipo 2 y pacientes con reflujo gastroesofágico.

La Cirugía Robótica es una técnica que permite efectuar los mismos procedimientos laparoscópicos antes mencionados con la ventaja de la asistencia robótica. El cirujano obtiene una visión en tercera dimensión en alta definición que permite una mejor visualización del interior del cuerpo y sus estructuras. Los movimientos efectuados por el cirujano son comprobados y controlados más de 10.000 veces por segundo. Esto sumado al rango de movimientos de 360° de los instrumentos, que permiten versatilidad, precisión y mayor exactitud.

Conoce más sobre Cirugía Robótica


¿Qué resultados se obtienen?

Durante los primeros seis meses es posible que pierda entre tres y cuatro kilos mensuales, dependiendo del peso inicial. Posteriormente, la reducción será más lenta hasta estabilizarse.

Las personas que se someten a este tipo de intervenciones, en general, pierden más del 70% de su exceso de peso en el primer año. Esto siempre y cuando el paciente cumpla bien las indicaciones que requiere el seguimiento postoperatorio, en caso contrario sus resultados no serán los ideales. Por lo tanto, recuperar peso después de la cirugía ocurre en un pequeño porcentaje de pacientes, pero sólo en aquellos que no siguen las indicaciones nutricionales y los ejercicios recomendados.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el tipo de cirugía más exitosa?

La más exitosa es aquella que corresponde a cada paciente según el tipo y magnitud de su obesidad, su edad y patologías asociadas o comorbilidades.

¿Cómo saber si se es candidato a cirugía bariátrica?

 Se realiza una evaluación con un equipo multidisciplinario más un completo estudio de exámenes, que determinará si el paciente califica o no para la cirugía. El estudio además permite definir cuál es la cirugía más apropiada para cada paciente.
En términos generales, los pacientes candidatos a cirugía son los obesos mórbidos (IMC > de 40), los pacientes con obesidad grado 2 (IMC de 35 a 40) con patologías asociadas y también algunos casos seleccionados de obesidad grado 1 (IMC 30 a 35) con severas patologías generales y metabólicas.

¿Cómo beneficia un bypass gástrico a un paciente con diabetes?

 La diabetes se corrige principalmente por el rol metabólico del bypass, debido a que los pacientes operados con esta técnica producen en el intestino delgado terminal una gran cantidad de un péptido llamado incretina y que tiene por función estimular al páncreas para producir mayor cantidad y de mejor calidad insulina.

¿Por qué algunos pacientes vuelven a engordar después de la cirugía?

Un porcentaje cercano al 20% de los pacientes después de haber bajado todo su exceso de peso, no acuden a las consultas médicas y con nutricionistas, y vuelven alimentarse con comidas de alto contenido calórico y de fácil digestión, como los dulces. A esto se suma que sólo un pequeño porcentaje de los pacientes cumple con los programas de ejercicios que es el otro pilar importante para un mejor resultado de la cirugía. 

¿Después de la cirugía se puede volver a comer de todo?

Sí, pero en pequeñas cantidades y bien masticado, luego del período de recuperación.

 

Mitos y verdades

1. Verdad: el estómago tiene una capacidad promedio normal de 1.200 cc, tanto en personas con obesidad como en individuos con un peso normal. Lo que difiere en cada persona no es el tamaño, sino que el umbral de la saciedad.

2. Verdad: una vez que el paciente está operado, el estómago no vuelve a crecer. Sólo puede dilatarse un poco dada su elasticidad, pero no vuelve a recuperar su tamaño original.

3. Falso: las personas sometidas a una cirugía bariátrica vuelven a engordar. Esta afirmación es falsa, ya que si el paciente se ciñe a las indicaciones médicas y sigue sus controles no debiera subir de peso. Quienes lo hacen, se debe a los malos hábitos alimentarios e incumplimiento de las recomendaciones entregadas por el equipo multidisciplinario de la Unidad de Cirugía Bariátrica y Metabólica.

4. Verdad: se baja de peso hasta el año después de realizada la intervención. Después de este período de tiempo, el paciente puede seguir bajando pero dependerá sólo de él y no de la cirugía.

5. Verdad: entre el 20 y el 30% de los pacientes bariátricos hacen cálculos biliares.

Después de la cirugía

No existe ningún tratamiento quirúrgico para la obesidad que esté completo si no está asociado a un ordenado control nutricional, psicológico y a un plan de ejercicio continuo y permanente. 


Dieta

Las modificaciones efectuadas al tracto gastrointestinal requieren cambios permanentes en los hábitos alimentarios. Las instrucciones dietéticas posquirúrgicas varían según cada paciente.

Algunas de las recomendaciones generales son:

  • Cuando empieces a consumir sólidos es esencial que mastiques muy bien.
  • No bebas líquidos junto con la comida. Te harán sentirse saciado antes de haber consumido suficientes alimentos.
  • Evita comer postres y otros alimentos dulces cuando el azúcar aparezca como uno de los tres primeros ingredientes.
  • Evita las bebidas gaseosas, suplementos nutritivos de alto contenido calórico, batidos de leche, comidas altas en grasas y alimentos de alto contenido de fibras.
  • Evita las bebidas alcohólicas.
  • Limita el consumo de refrigerios entre comidas.

Además, se aconseja:

  • Comer fraccionado varias veces al día.
  • Parar de comer tan pronto te sientas satisfecho.
  • Comer muy despacio, con una duración de al menos 20 minutos por cada comida.
  • Incluir alimentos proteicos en cada comida.


Ejercicio

Realizar actividad física es esencial después de la cirugía. Generalmente un mes después de la intervención se comienza un proceso de rehabilitación con kinesiólogo.

Algunos de los beneficios que se obtienen con el ejercicio son:

  • Aumenta el gasto energético total.
  • Ocasiona una pérdida de tejidos grasos (habitualmente un 75% de grasa).
  • Proporciona sensación de bienestar.
  • Reporta efectos psicológicos positivos.
  • Reduce el colesterol.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina y su control metabólico.
  • Ayuda a reducir la hipertensión arterial.
  • Previene de enfermedades cardiacas.


Regreso al trabajo

La capacidad para reanudar la actividad laboral después del procedimiento quirúrgico depende de las condiciones físicas, del tipo de trabajo y de la cirugía a la que se fue sometido.

Muchas personas retornan a sus actividades entre cuatro a seis semanas después del procedimiento.


Control del embarazo

Se aconseja no embarazarse durante el primer año después de la cirugía, debido a los cambios anatómicos y fisiológicos que se producen durante el embarazo y la potencial posibilidad de lesión fetal.


Seguimiento a largo plazo


Inicialmente, los pacientes deben realizarse pruebas de seguimiento cada tres o seis meses. Luego, los chequeos pueden ser cada uno o dos años. Además, se deben realizar exámenes periódicos de anemia, vitamina B12, folato y hierro.


Grupos de apoyo

El uso extendido de grupos de apoyo proporciona a los pacientes una excelente oportunidad de compartir con otras personas sus diversos problemas personales y profesionales. Por ejemplo, la mayoría de ellos aprende que esta cirugía no resuelve inmediatamente los problemas emocionales existentes ni sana los años de lesiones que la obesidad mórbida pueda haber infligido a su bienestar emocional. 

Nuestros pacientes

bariatricA

Ingrid Estrada

"Toda mi familia se involucró en este cambio de vida"

Los abuelos, madre y tíos de Ingrid Estrada tienen diabetes en algún grado. Pese a este antecedente familiar, pasó mucho tiempo sin atender los evidentes síntomas de esta enfermedad, hasta que aumentó casi 40 kilos en un par de años. Fue gracias a una cirugía bariátrica que volvió a su peso normal y recuperó su calidad de vida.

Ver más


Noticias

Ubicación

Clínica Santa María:
Av. Bellavista 0415, 8° piso, Providencia.

Centro Médico La Dehesa:
Av. La Dehesa 1445, 3° piso, Lo Barnechea.

Teléfono
+56 2 2913 0000
Correo
cirugiaobesidad@clinicasantamaria.cl