Cirugía Robótica

Sobre el Centro

Líderes en Cirugía Robótica, Clínica Santa María cuenta con especialistas capacitados y vasta experiencia en esta revolucionaria tecnología, destacándose la cirugía urológica, digestiva, torácica y ginecológica, especialidades quirúrgicas en que se ha tenido excelentes resultados.

Se ha consolidado como el principal Centro de Cirugía Robótica en Chile, con la mayor cantidad de cirugías realizadas en Chile. Así desde el año 2010, la institución ofrece a sus pacientes una alternativa quirúrgica mínimamente invasiva con más y mejores beneficios:

  • Recuperación más rápida.
  • Menor dolor postoperatorio.
  • Menor tiempo de hospitalización.
  • Menor impacto estético.
  • Menor sangrado.

Sin embargo, cabe destacar que la Cirugía Robótica puede presentar los mismos riesgos que la cirugía tradicional y laparoscópica.

¿Qué es?

La Cirugía Robótica es un procedimiento que permite al cirujano intervenir quirúrgicamente a un paciente a través de los movimientos del Robot llamado da Vinci Si.

si 3 components no people

¿Cómo lo hace?

El especialista se encuentra en una consola que está ubicada distante del paciente y que envía la información al Robot, el que finalmente ejecuta de manera precisa las órdenes enviadas por el cirujano.

Beneficios para el paciente

Operarse con el robot tiene múltiples beneficios y ventajas para el paciente: 
Recuperación más rápida.
Reduce el dolor post operatorio.
El tiempo de hospitalización disminuye. 
Hay un menor impacto estético. 
Menor sangrado. 

Procedimientos

Cirugía Urológica

Cáncer de próstata

Este cáncer es muy común en hombres mayores de 50 años. Afecta a la próstata, glándula sexual masculina ubicada debajo de la vejiga y sobre el recto, cuya función es producir parte del semen.

La cirugía robótica constituye en la actualidad el tratamiento de elección en Estados Unidos para tratar esta enfermedad. En Chile Clínica Santa María cuenta con la mayor experiencia en Chile, permitiendo, en casos seleccionados, la erradicación del cáncer minimizando el riesgo de secuelas (incontinencia urinaria o disfunción efectiva).

Actualmente, el Robot da Vinci SI es una extraordinaria herramienta para que los médicos de Clínica Santa María operen este tipo de enfermedades.

Adenoma de próstata

 

Se trata de un crecimiento de la próstata que afecta a todos los hombres después de los 50 años. Es una patología benigna que requiere de tratamiento médico y, en algunas ocasiones, quirúrgico.

Cuando la próstata es muy grande y no es apta para una cirugía con láser o endoscópica, se deben resolver con una intervención abierta o tradicional. En estos casos, la robótica es una buena alternativa, ya que es menos invasiva y tiene una recuperación más rápida.

Cáncer renal

Afecta a hombres a partir de los 50 años y en mujeres después de los 60. Hace un tiempo, la cirugía tradicional fue remplazada por la laparoscápica y hoy, se dispone de la alternativa robótica que realiza los mismos procedimientos, pero con mayor precisión.

La nefrectomía radical (extirpación del riñón) no siempre es necesaria y con la introducción de la cirugía robótica se pueden realizar extirpaciones parciales del riñón con más precisión, manteniendo su función y evitando las complicaciones de la cirugía radical y la pérdida de este órgano. 

Nefrectomía radical y parcial

Éste es el tratamiento indicado en la mayoría de los casos de tumores renales y consiste en extirpar parte del riñón o bien el órgano por completo. Con la llegada del Robot da Vinci Si a Clínica Santa María esta opción de cirugía ofrece mejores resultados a los pacientes, con una cirugía mínimamente invasiva que permite una mejor recuperación. Actualmente, el Robot da Vinci es la mejor herramienta para que los médicos de Clínica Santa María operen este tipo de enfermedades. 

Pieloplastía y estenosis de uréter

 

Se trata de malformaciones del sistema urinario, que pueden ser congénitas o adquiridas por diferentes causas, por ejemplo, por cirugías previas. Este problema requiere de corrección quirúrgica: Intervención tradicional -por años la única alternativa- y para algunos casos laparoscópica. Hoy, con la cirugía robótica, las limitaciones han disminuido y es posible realizar operaciones con mayor precisión y mejor recuperación.

Linfadenectomía para cáncer de testículo

 

Extirpar los ganglios después de un cáncer de testículo es necesario ante la presencia de tumores agresivos. En los centros de avanzada, habitualmente este tratamiento se hace con cirugía laparoscópica. En la actualidad, este tipo de intervención se puede realizar con el robot Da Vinci Si que permite óptimos resultados y pronta reincorporación de la persona a sus actividades habituales, ya que el procedimiento se efectúa a través de mínimas incisiones.

Biopsia renal

Este procedimiento diagnóstico se efectúa en forma externa y guiada por ecografía en casos de daño o insuficiencia renal. En algunos pacientes, se debe recurrir a cirugía abierta o laparoscópica cuando se necesita ser guiado a zonas más precisas, se requiere un control de sangramiento o al existir problemas vasculares específicos. Actualmente, se puede realizar con el Robot, con las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva.

 

Biopsia ganglionar y linfadenectomías

 

Como complemento de la cirugía, en muchas oportunidades, se requiere hacer una resección de los ganglios linfáticos o biopsia cuando hay cánceres. Con el Robot se puede acceder a lugares que antes era imposible llegar, se logra mayor exactitud, disminuye el daño colateral y hay menor lesión de las estructuras vecinas por la precisión milimétrica del instrumental robótico.

 
Cirugía General, Digestiva y Colorrectal

 

Cirugía esofágica

Mediante esta técnica se extrae el esófago de forma parcial o total por cáncer u otras enfermedades. En esta cirugía de alta complejidad, el Robot permite mayor precisión, menos dolor postoperatorio y una recuperación más rápida.

Bypass gástrico

 En pacientes cuya obetecnolosidad sea muy importante, con reflujo severo, diabéticos y sobre todo en los que han sido operados previamente de banda gástrica o manga, sin buenos resultados o que han vuelto a engordar, la cirugía bariátrica por robot es insuperable. Se trata de una intervención que además produce menor dolor, sangrado y tiempo de recuperación.

Consiste en la confección de un pequeño reservorio gástrico y su conexión con la porción más próxima del intestino delgado. Una de las diferencias con la cirugía bariátrica tradicional es la no utilización de stapler (corchetes). Este procedimiento usa suturas manuales mediante el manejo de brazos robóticos a través de una consola, lo que aumenta la precisión y evita el poco predecible comportamiento de los corchetes sobre el tejido ya operado o inflamado. Al lograr conexiones quirúrgicas más pequeñas, éstas son más durables en el tiempo, lo que permite que el efecto restrictivo del bypass gástrico sea más prolongado.

Al quedar el estómago más pequeño, la cantidad de comida que es capaz de recibir es menor, lo que produce saciedad de forma rápida. Además, la conexión hacia el intestino delgado disminuye la absorción de calorías, atenúa la diabetes y mejora el reflujo gastroesofágico.

Cirugía metabólica

Con frecuencia los pacientes obesos sufren de enfermedades metabólicas, en especial la diabetes, produciendo secuelas en diferentes órganos, afectando su estilo de vida y disminuyendo su expectativa de vida, por lo que la cirugía metabólica (bypass gástrico) tiene como fin mejorar el metabolismo a través de diferentes mecanismos: disminución de peso e ingesta de calorías, además de estímulos hormonales, produciendo  entre otras cosas, una mejora de la función pancreática, observándose excelentes resultados en el control glucémico, lo que se traduce en suspensión o disminución de los medicamentos (orales o insulina) previamente tomados, con una tasa de éxito cercana al 80% que se mantiene por más de 10 años. Dicha intervención se puede realizar con cirugía robótica de manera segura y efectiva, obteniendo las ventajas de este instrumento como menor dolor, sangrado y tiempo de recuperación. 

Cirugía de reflujo gastroesofágico y hernia hiatal

 La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una condición frecuentemente observada, que se debe a una disfunción del mecanismo antirreflujo entre el estómago y el esófago a menudo asociado a hernia hiatal, produciendo que el contenido gástrico (ácido, alimentos y álcalis) refluya o retroceda queme la mucosa del esófago inferior. Esto genera inflamación e irritación, causando síntomas como acidez (ardor entre las costillas o el cuello), vómito, dificultad para tragar y tos crónica, además de aumentar el riesgo de complicaciones como estenosis, sangrado o cáncer de esófago.

Por esto, la enfermedad por reflujo gastroesofágico se trata con 3 pasos graduales: Cambios de estilo de vida, terapia farmacológica e intervención quirúrgica. La indicación de cirugía se da por lo general en pacientes que no responden adecuadamente a los cambios de estilo de vida y fármacos o que continuamente requieren de medicaciones para controlar sus síntomas. La cirugía por robot es muy eficaz para el tratamiento del reflujo gastroesofágico y hernia hiatal.

Resección pancreática parcial

Éste es el tratamiento indicado para pacientes que tienen tumores en el cuerpo y cola del páncreas, en general, benignos o malignos muy pequeños. El Robot ofrece una recuperación tan buena como con laparascopía pero con menos dolor. 

Esplenectomía del bazo

Mediante esta operación quirúrgica se extrae el bazo debido a ciertas enfermedades hematológicas. El Robot aumenta la visión y permite precisión en los movimientos, lo que se traduce en que sea una cirugía más expedita al igual que la recuperación que puede ser de uno o dos días. 

Gastrectomías por cáncer

Consiste en sacar el estómago y todos los ganglios como parte del tratamiento del cáncer gástrico inicial o medianamente avanzado. Entre los beneficios destaca la visión tridimensional del Robot que permite sacar todos los ganglios y disminuye la posibilidad de que queden algunos con tumor. Además la recuperación es más rápida y con menos dolor. 

Colicistectomía (puerto único)

Esta cirugía consiste en la extirpación de la vesícula a través de una mínima incisión en el ombligo. La gran precisión robótica con la técnica de puerto único (single-site), permite que, en vez de realizar cuatro incisiones como en la cirugía laparoscópica tradicional, se pueda operar a través de un solo orificio, sin dejar cicatriz. 

Acalasia

Acalasia significa "falta de relajación" y se refiere a un trastorno del músculo al final del esófago que no se abre normalmente durante la deglución. Durante la acalasia, el músculo liso que es el responsable de la deglución pierde su tono muscular normal y el esfínter esofágico inferior no se relaja correctamente, produciendo dificultad para el paso de alimentos al estómago y daño esofágico.

El tratamiento quirúrgico robótico muestra excelentes resultados para el alivio de los síntomas, el cual consiste en dividir los músculos del esófago y el estómago (miotomia), con posterior elaboración de fundoplicatura para prevenir el reflujo gastroesofágico. 

Colectomía

Se refiere a la extirpación de parte o de todo el colon debido a alguna enfermedad como cáncer de colon, enfermedad diverticular o algunas enfermedades inflamatorias como el mal de Crohn o la colitis ulcerosa.

Esta cirugía se puede realizar en forma abierta, laparoscópica o robótica. La ventaja de la cirugía robótica radica esencialmente en la excelente visión estable en 3D, la precisión de la disección y las ventajas de la mínima invasión que permiten una recuperación más rápida y menos dolorosa. 

Resección de recto 

Esta cirugía consiste en la extirpación del recto generalmente debido a un cáncer de recto, pero también se puede realizar en el contexto de procesos infecciosos, inflamatorios o tumorales que infiltran el recto.

En estos casos, en los que se debe trabajar en un espacio reducido como es la pelvis, el robot permite probablemente expresar sus mayores ventajas, tanto por la excelente visión, como por el acceso a lugares que requieren mayor precisión en la disección.  

Cirugía del prolapso rectal

Esta cirugía consiste en fijar de alguna manera el recto que tiende al prolapso por vía anal.

El recto se fija a algunas estructuras de la pelvis, generalmente con alguna malla protésica, de tal forma de mantener el recto en su lugar natural e impedir el prolapso. Requiere de una muy buena visión y la realización de suturas intracorpóreas, lo que claramente se realiza de manera más fácil, precisa y delicada gracias a la tecnología del robot.  

Hernias de pared abdominal

Consisten en defectos en la pared abdominal que pueden ser congénitos o adquiridos, siendo éstos últimos frecuentemente observados después de cirugías abdominales, por donde protruye (sobresale) el contenido abdominal. Ello genera malestar en esta zona y un riesgo de desarrollar complicaciones, siendo la más grave la obstrucción intestinal. Por esto, se hace necesaria su reparación quirúrgica, la cual consiste en devolver el contenido a la cavidad abdominal y realizar su cierre primario del defecto sin tensión, y utilizando mallas. En la actualidad, esto se puede lograr con técnica robótica con menor dolor postoperatorio, rápida recuperación y buenos resultados estéticos.


Hernias inguinales

 

La hernia inguinal es una afección frecuente que consiste en la salida del contenido intra-abdominal por un defecto en el piso del túnel inguinal y se debe a un problema en la gestación (éste se diagnostica en la infancia) o a una rotura o debilitamiento del piso inguinal -por levantar un objeto muy pesado o en el embarazo-, produciendo como síntoma más frecuente dolor y aumento de volumen en la zona. El único tratamiento para su corrección es el quirúrgico, siendo posible su realización con cirugía robótica.

Las hernias inguinales complejas son un desafío quirúrgico. Pacientes con hernias grandes, visibles, o que deciden resolver su problema en forma tardía, pueden tener como consecuencias una cicatriz firme, donde la visión 3D, la precisión y sensibilidad visual del Robot son de gran ayuda.

Otro grupo de pacientes con mayor dificultad de resolución son aquellos que ya fueron operados y en que la hernia reapareció pese al uso de mallas. El retiro de la malla no es fácil con instrumentos de laparoscopía y la anatomía se encuentra alterada por la cirugía previa. En ese grupo de pacientes, la firmeza y precisión de los brazos robóticos permiten disecar espacios cerrados con fibrosis por cicatrización.

Cuando los pacientes consultan con hernias inguinales de ambos lados, en general una mayor que la otra, la cirugía robótica permite resolver ambos defectos utilizando los mismos accesos mínimos y así recuperar muy tempranamente la posibilidad de retomar el trabajo y la actividad deportiva con poca repercusión.

Un número importante de pacientes que han sido operados de la próstata pueden desarrollar hernias inguinales. Sin embargo, la cirugía genera cicatrices internas duras con pérdida importante de la anatomía que limitan resolver la hernia por vía laparoscópica. En estos casos la cirugía robótica permite resolver en forma óptima los inconvenientes que generan dichas cicatrices. 

Hernias de pared ventral e incisionales (por cicatriz quirúrgica)

 

Éstas son hernias adquiridas, que se producen luego de cirugías abdominales. El robot Da Vinci Si permite a los cirujanos especialistas en hernia, aplicar los conceptos modernos de reconstrucción de la pared abdominal, es decir, recuperar la funcionalidad de la pared cerrando los defectos herniarios y poder colocar mallas que sobrepasen ampliamente el diámetro de los defectos, sin entrar en contacto con las vísceras intra-abdominales.

La cirugía robótica, además de utilizar accesos mínimos, permite por la articulación de los brazos robóticos, poder suturar y cerrar los defectos que por laparoscopía resultan muy difíciles de abordar. Además, permite retirar mallas desplazadas de cirugías previas, algo que por laparoscopía es de mayor complejidad.

Las mallas intra-abdominales tienen la desventaja de ser compuestas, es decir, están fabricadas para el contacto con estructuras de la cavidad abdominal sin que sean rechazadas, lo que hace que sean de costos muy elevados. En ese sentido, la cirugía robótica permite colocar mallas sin contacto visceral porque permite al cirujano cerrar sólo el espacio que es necesario para introducir la malla.

Otra ventaja es el menor dolor postoperatorio, por el tipo de movimiento de los brazos robóticos. Además, gracias al grado amplio de articulación de los brazos, permite suturar y fijar las mallas, sin utilizar medios de fijación como corchetes que son más caros y generan más dolor.

La reconstrucción de la pared con el Robot Da Vinci, nos permite alcanzar los objetivos con un menor traumatismo quirúrgico, hospitalización reducida, recuperación temprana de la cotidianeidad y costos menores que la cirugía laparoscópica. 

Hernias de sitios atípicos
 
Son un grupo de pacientes en que la ubicación de la hernia no permite un abordaje y resolución fácil, por ejemplo, hernias debajo del esternón, hernias de cicatrices de cirugía ginecológica, hernias en relación a ileostomías –colostomías, apendicectomías, nefrectomías y/o lumbares-. La ergonomía del robot permite llegar a ellas y resolverlas con menor dificultad y al mismo tiempo colocar mallas sin contacto con las estructuras de dentro del abdomen. 
 

Cirugía Ginecológica

Histerectomía por causas benignas

Es la extracción del útero que puede ir o no acompañada de la extirpación de los anexos (ovarios y trompas). Esto último va a depender de la edad de la mujer y del tipo de patología que se esté operando.

Dentro de las causas benignas más frecuentes de la histerectomía están los miomas uterinos y la adenomiosis, que generan sangrados anormales y es la razón por la que consultan las pacientes.

Este procedimiento se puede realizar por vía vaginal o abdominal a través de la laparotomía clásica, laparoscopía y, hoy en día, con la cirugía robótica. Con esta última, se obtienen los beneficios propios de la técnica, la cual permite mayor precisión quirúrgica por parte del cirujano, mayor rapidez, menor sangrado y tiempos de recuperación más cortos. Además, en mujeres con sobrepeso excesivo u obesas es más fácil realizar la intervención, ya que el Robot obvia el panículo adiposo.

Miomectomía

Procedimiento en que se extirpa un mioma o tumor benigno, debido a que está produciendo síntomas, ya sea sangrado o dolor. En estos casos se conserva el útero.

El Robot realiza este procedimiento con todas las ventajas asociadas a la cirugía robótica. 

Cirugía ovárica

Procedimiento para tratar patologías benignas, quistes y cáncer ováricos. Se puede realizar a través de cirugía robótica con los beneficios de tener un tiempo de recuperación más corto, menor sangrado y mejor manejo del dolor postoperatorio. 

Cirugía de endometriosis

El Robot es un aporte importante en la endometriosis, ya que es una de las cirugías más complejas en ginecología y que hasta hoy se realizaba por vía laparoscópica. Este nuevo método permite salvaguardar otros órganos que, eventualmente, estén comprometidos y ayuda a controlar la cantidad de sangre que se puede perder en la cirugía. 

Cirugía uroginecológica

La intervención uroginecológica suele hacerse por vía transvaginal y, hoy en día, con la cirugía robótica se ha logrado un aporte en lo que es la promontofijación. Ésta es una intervención que se realiza en casos de mujeres que tienen un prolapso genital importante, en que se le instala una prótesis que levanta los órganos pelvianos que están descendidos patológicamente y se fijan al promontorio (huesos de la pelvis). 

Cáncer de endometrio y cuello uterino

Los cánceres ginecológicos que tienen indicación quirúrgica se benefician a través de la cirugía robótica. Se puede utilizar para intervenciones oncológicas en el endometrio, ovario, cuello y cuerpo del útero. 

Cirugía tubaria

Esta intervención se puede realizar vía robótica. Su gran beneficio está en el nivel de precisión y finura que alcanza el especialista manejando las pinzas del Robot. Específicamente se usa cuando hay cirugías que necesitan de una buena destreza quirúrgica como, por ejemplo, la reanastómosis tubaria (operación que se hace para canalizar trompas obstruidas). 

 

Nuestros pacientes

banner-noticia-fija

Álvaro Sarrá

“Tengo una segunda oportunidad para vivir mejor”

Álvaro Sarrá siempre fue muy deportista. Sin embargo, una hernia en la columna afectó sus actividades diarias, provocando un aumento de peso difícil de revertir y resistencia a la insulina. Luego de una cirugía bariátrica con robot, disminuyó 30 kilos y recuperó su calidad y estilo de vida.

Ver más

claudio fariña

Claudio Fariña

"Cuando experimentas una angustia de este tipo, ves la vida de otra manera"

Terminaba un despacho para el noticiario en el que trabaja, cuando Claudio Fariña sintió un intenso y repentino dolor en la espalda. “Fue una puntada desgarradora en el riñón izquierdo y, como hace 20 años tuve cálculos, de inmediato supe que se trataba de una crisis renal”, recuerda el periodista.

Ver más

Ubicación

Clínica Santa María:
Av. Bellavista 0415, Providencia.

Teléfono
+56 2 2913 0000