Trasplante de Riñón

Programa

Este tipo de trasplante es la mejor solución para enfermos con insuficiencia renal terminal. Con este tipo de tratamiento, la persona vuelve a ser completamente normal y en poco tiempo pueden desaparecer problemas como la anemia o lesiones en huesos, disminuir su enfermedad cardiovascular y mejorar su calidad de vida.

Clínica Santa María fue la primera institución privada del país en realizar un trasplante renal en 1985. Dado el éxito de esta intervención y los crecientes requerimientos de los pacientes, en junio de 2006 se implementó el Programa de Trasplante Renal.

Compuesto por un equipo de profesionales altamente calificados y con amplia experiencia en esta disciplina, en los últimos 5 años el Programa ha realizado con éxito cerca de 100 procedimientos, con una excelente sobrevida de los injertos y pacientes. Este equipo destaca además por realizar trasplantes de mayor complejidad, como son trasplantes en pacientes de mayor edad o con mayor riesgo de rechazo por presencia de anticuerpos contra el injerto, por ejemplo.

JACQUELINE  LORENA PEFAUR PENNA

“Un trasplante de riñón es la mejor solución para los pacientes con enfermedad renal crónica. En poco tiempo pueden desaparecer problemas como la anemia o lesiones en huesos, disminuir su enfermedad cardiovascular y mejorar su calidad de vida. En Clínica Santa María hemos realizado con éxito cerca de 100 procedimientos, con una excelente sobrevida de los injertos y pacientes”.

Dra. Jacqueline Pefaur, médico jefe Programa de Trasplante Renal.
    derivación
Enfermera coordinadora
E.U. Silvana Morales
 smorales@clinicasantamaria.cl +56 2 2913 2912

Quiénes lo requieren

Insuficiencia renal

Un órgano es insuficiente cuando no es capaz de realizar correctamente su función. El riñón desempeña tres funciones que son necesarias para el mantenimiento de la vida:

  1. La eliminación de la mayoría de los productos finales del metabolismo. Es decir, limpia las toxinas del trabajo del cuerpo humano.
  2. Mantiene constante la composición del líquido que rodea nuestras células. Así, se obtiene el equilibrio necesario entre el interior y el exterior de las células para su correcto funcionamiento.
  3. Actúa como un órgano endocrino o formador de hormonas.


Diálisis o trasplante

La diálisis se debe realizar cuando la insuficiencia renal es avanzada. No se debe esperar a que los riñones hayan dejado de funcionar totalmente, ya que pueden aparecer complicaciones como pericarditis (inflamación de la envoltura del corazón), polineuritis o daño de los nervios y gastritis con riesgo de hemorragia digestiva.

Se recomienda comenzar con diálisis cuando la función renal se encuentre reducida aproximadamente al 5-10% de la normalidad.

Por lo general, con la diálisis solo se consigue realizar algunas de las múltiples funciones del riñón. Las deficiencias hormonales y las frecuentes variaciones de la cantidad de líquido y sales en el organismo, conducen a la progresión o aparición de problemas relacionados con la insuficiencia renal, como son falla cardíaca, alteraciones óseas severas.

Con un trasplante, la persona vuelve a ser completamente normal y en poco tiempo pueden desaparecer problemas como la anemia o las lesiones en huesos, músculos y nervios. Este puede ser de un donante vivo o de un donante fallecido. Siempre que se cuente con un donante vivo, ésta es la mejor opción para un trasplante.

Sin embargo, no todos los trasplantados tienen una evolución favorable. Puede haber:

  • Infecciones
  • Rechazo del nuevo riñón
  • Aparición de problemas relacionados con la enfermedad renal inicial o con la arteriosclerosis

Los episodios de rechazo agudo son cada vez menos frecuentes y severos. También las complicaciones han ido disminuyendo con el tiempo.

Los resultados del trasplante de cadáver también han mejorado de forma espectacular tanto para el paciente que recibe un riñón de un donante vivo o de un donante fallecido.

Proceso e información

Proceso

El candidato es evaluado por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, nefrólogos, enfermera coordinadora, entre otros, que involucra exámenes de Laboratorio, Imágenes y chequeo cardiológico. Una vez completada esta etapa, la situación de cada paciente es discutida en el comité de trasplante, instancia en la cual se determina la candidatura del paciente para ser trasplantado.

Datos importantes de un trasplante renal

  • La cirugía dura cerca de tres horas.
  • El riñón nuevo normalmente comienza a funcionar después de la cirugía, sin embargo, en algunas circunstancias, dependiendo del tipo de donante y de la calidad del órgano, éste puede tardar algunos días en iniciar su función, período en el cual se sigue apoyando con diálisis al paciente.
  • La estadía habitual del receptor en el hospital es entre cuatro y siete días. Si se presentan complicaciones, se pueden administrar medicamentos adicionales para ayudar al riñón a producir orina.
  • Las medicinas usadas para suprimir el sistema inmune y evitar el rechazo del órgano del donante deben ser tomadas de por vida. La causa más importante de pérdida de injertos es la falta de adherencia a los tratamientos inmunosupresores, por lo cual es muy importante no prescindir en ningún momento de estos para que la sobrevida del riñón se alargue por muchos años.

El rechazo agudo puede ocurrir en el 10% al 25% de las personas durante los primeros 60 días después del trasplante. Esto no significa la pérdida del órgano, sino que puede requerir un tratamiento adicional.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el costo del trasplante renal?

Este tipo de intervención se puede clasificar en riesgo bajo, intermedio y alto. Dependiendo de esto, será el valor de la cirugía, ya que mientras más complejidad, habrá mayor riesgo de rechazos y complicaciones médicas o quirúrgicas que requieran de tratamientos especiales y hospitalizaciones prolongadas.

Antes del trasplante se entrega un presupuesto. Con respecto a las drogas inmunosupresoras, éstas están cubiertas por el GES de por vida para todos los pacientes.

¿Cuáles son los tipos de donantes? 

Para un trasplante de riñón pueden ser de una persona fallecida o de un familiar consanguíneo o cónyuge, según la actual ley chilena.  

¿En qué consisten los estudios previos a un trasplante renal? 

Se realiza un estudio completo que incluye exámenes bioquímicos, hematológicos, urocultivo y orina, serología viral, chagas, toxoplasmosis, chequeo cardiovascular según protocolo, control otorrino y dental para descartar focos infecciosos, evaluación digestiva con endoscopía digestiva alta. En tanto, en los mayores de 50 años, colonoscopía, ecografía de abdomen, evaluación urológica para evaluación de la viabilidad de la vía urinaria postrasplante.

Es necesario conocer al máximo el funcionamiento del organismo y tratar de eliminar aquellos focos que podrían agravarse por la inmunosupresión. 

¿Cuántos días dura la hospitalización después del trasplante?

Por lo general, entre 6 y 7 días si no hay complicaciones mayores. 

¿Cuándo se puede volver a las actividades habituales? 

Es posible al mes o mes y medio después del trasplante. En cuanto a la alimentación, se recomienda comer todo cocido los primeros tres meses para evitar complicaciones infecciosas digestivas en el período de mayor inmunosupresión. 

¿Por cuánto tiempo se toman las drogas inmunosupresoras?

Toda la vida. Pueden ocurrir cambios del esquema de inmunosupresión durante el seguimiento postrasplante por ajustes o introducción de nuevas drogas, pero dependerá de cada caso. 
 

Postoperatorio

El trasplante de riñón es mucho más que la operación. Para obtener el mejor resultado, se recomienda mantener contacto frecuente y oportuno con el equipo de trasplante, entender y aprender la importancia de los cuidados postoperatorios y siempre contactar al médico tratante ante cualquier duda o molestia.

Una vez trasplantada, es posible hacer una vida casi normal inmediatamente después de la cirugía. Si bien el primer trimestre el equipo médico estará muy cerca, pues requerirá controles estrictos y exámenes para adecuar las dosificaciones de las drogas, a medida que pase el tiempo éstos serán cada vez más distantes.

Complicaciones después del trasplante

  • Fiebre: cuando ocurre después del trasplante puede ser causa de un resfrío o gripe, o síntoma de una infección específica por algún germen. Esto se debe a que el sistema inmunológico está deprimido. Ante esto, se recomienda llamar a la enfermera, alivianar la ropa y tomar abundante líquido. 
  • Rechazo: es el proceso de desconocer y actuar en contra del cuerpo extraño trasplantado. Ocurre cuando el sistema inmunológico responde a la presencia del riñón trasplantado. Algunos síntomas son: aumento en los niveles de creatinina o nitrógeno ureico, disminución de la cantidad de orina, fiebre o dolor en la zona del trasplante, edema o hinchazón de extremidades o párpados. Para evitarlo, se deben tomar medicamentos inmunosupresores durante toda la vida.
  • Infección: debido a que el sistema inmunológico se encuentra suprimido, el organismo está más propenso a contraer infecciones. Para prevenir, se debe mantener una buena técnica de lavado de manos, evitar el contacto con personas que estén con algún cuadro viral, en períodos de cuadros respiratorios usar mascarilla y evitar las aglomeraciones, no compartir utensilios de comida, mantener a las mascotas sanas y no manipular sus desechos, entre otras prácticas.