14.000 Cirugías Lásik

Los mismos ojos, una nueva mirada

 

Decir adiós al uso de lentes ópticos es posible gracias a la cirugía lásik. Esta intervención ayuda a corregir la miopía, hipermetropía y astigmatismo de forma definitiva, eliminando en la mayoría de los casos el uso de anteojos.

simpatectomia copyLa cirugía lásik modifica la curvatura de la córnea de forma simple y rápida gracias a la tecnología láser, que anula el defecto óptico de la persona. Algunas de las ventajas de esta intervención es que es indolora, sólo necesita anestesia local y es ambulatoria, ya que dura entre 5 y 10 minutos. Por lo general, se opera un ojo primero y entre 24 y 48 horas después se interviene el otro.

Después del procedimiento el paciente puede retomar su rutina al día siguiente siempre y cuando tome los resguardos necesarios: reposo relativo, evitar el contacto del ojo con el agua por una semana, no frotar ni tocar el ojo intervenido por el mismo período, y aplicar gotas antibióticas y antiinflamatorias durante esos días.

Los resultados de esta cirugía dan cuenta que sólo un 2% de los pacientes operados pueden quedar con algún grado de miopía, hipermetropía o astigmatismo. En esos casos se dejan pasar tres meses y luego de vuelven a pedir análisis preoperatorios para repetir la intervención.

Cuando el síndrome no se presenta con signos severos, los síntomas pueden aliviarse por medio de una férula que inmovilice el brazo para reducir la presión en el nervio, o el consumo de antiinflamatorios orales o inyectados directamente al túnel carpiano. Sin embargo, cuando las molestias son más intensas, es necesaria una solución quirúrgica que consiste en agrandar el túnel para disminuir la presión que se está ejerciendo sobre el nervio mediano de la muñeca. Esta intervención se realiza con excelentes resultados en el Centro de Cirugía Mayor Ambulatoria con Hospitalización Transitoria, por lo que no requiere un postoperatorio prolongado.

Clínica Santa María está a la vanguardia en cirugía lásik, ya que dispone de Éxcimer Láser marca Schwind modelo Amaris 705, que se caracteriza por la rapidez, precisión y calidad de la ablación (moldeado de la córnea por el láser). Además, cuenta con un cuerpo médico consolidado que ha realizado 14.000 procedimientos desde el año 2002.

Gracias a esta técnica, ya son miles de pacientes los que no requieren el uso permanente de anteojos.



Con la colaboración de: Dr. Alonso Rodríguez, médico jefe Oftalmología de Clínica Santa María.