Asma Bronquial Infantil

¿Cuándo sospechar que tu hijo(a) tiene esta enfermedad?

 

El 2 de mayo es el Día Mundial del Asma, una patología que afecta entre un 15% y un 17% de la población pediátrica en Chile. Aprende a reconocer los síntomas.

asma bronquial infantilEs una enfermedad crónica, producida por una inflamación persistente a nivel bronquial, la mayoría de las veces de origen alérgico. Clínicamente se manifiesta con episodios recurrentes de obstrucción bronquial y otros signos:

• Tos, dificultad para respirar o silbido al pecho luego de hacer ejercicio, correr o jugar.

• Tos, dificultad para respirar o silbido al pecho en la noche, incluso cuando el niño no está enfermo ni resfriado.

• Tos, dificultad para respirar durante el día, especialmente si la tos es desencadenada por ciertos estímulos cuando el niño no está resfriado (por ejemplo, contacto con polen o polvo de habitación).

• Tos que dura más de dos semanas luego de un resfrío.

• Diagnóstico frecuente de bronquitis obstructiva en niños mayores de 5 años.

¿Por qué se produce una crisis de asma?

La crisis de asma se produce por obstrucción de los bronquios. Los pacientes asmáticos tienen los bronquios constantemente inflamados y en presencia de distintos estímulos, llamados gatillos, esta inflamación de base aumenta de manera considerable, lo que conduce a una obstrucción generalizada. Los gatillos más importantes son las infecciones respiratorias virales, contacto con alérgenos a los cuales el paciente esté sensibilizado (polvo de habitación, pastos o pólenes) y contaminación ambiental intradomiciliaria (estufas a parafina o leña y tabaquismo de los padres).

Para el tratamiento, en general, se utilizan dos tipos de medicamentos por vía inhalada:

Inhalador de rescate: Se refiere al uso de salbutamol, un broncodilatador que alivia rápidamente los síntomas cuando el paciente está con una crisis. Se utiliza solamente frente a una exacerbación, es decir, en forma intermitente.

Inhalador de mantención: Se refiere al uso de corticoides inhalados, los cuales actúan controlando la inflamación bronquial que el paciente tiene de base, evitando de esta manera que pueda tener una crisis. Es un tratamiento de prevención, por lo que su uso es permanente.

Para una mejor llegada de ambos inhaladores a la vía aérea, siempre deben ser administrados con una aerocámara, utilizando una técnica inhalatoria adecuada.

Si piensas que tu hijo(a) puede tener asma, consulta con tu pediatra o con un médico broncopulmonar infantil.



Con la colaboración de: Dra. Ana María Herrera, broncopulmonar infantil de Clínica Santa María.