Bullying

¿Cómo detectar el acoso escolar?

 

Es la agresión física o psicológica que afecta, de forma continuada, a un menor y que es realizada por uno o más compañeros de colegio. Mantener una buena relación con los hijos es clave para conocer si son víctimas. Sigue estas recomendaciones.

tema8_b

El bullying suele afectar a menores de 8 a 10 años, ya que a esa edad pueden ser muy crueles, haciendo notar las debilidades y defectos del otro, pero no siempre hay una intención de causar daño. En la pubertad y adolescencia el acoso escolar puede ser más intenso, ya que sí son conscientes de que están haciendo un daño. Generalmente los hombres agreden con golpes y las mujeres marginando de los grupos y enviando mensajes destructivos por redes sociales. 

El menor agredido usualmente es más tímido, reprimido e inseguro o es sobreadaptado (cree que puede hacerse cargo de sus problemas y de los demás). Causa desagrado en el otro, ya que interactúa diferente a los demás. Ante el acoso desarrolla problemas de rendimiento y disciplina, no quiere ir al colegio, es rechazado y tiene con ictos en sus relaciones en casa. 

Si se tratan de casos muy complejos, se puede cambiar de curso o colegio al niño. Sin embargo, en ocasiones, es probable que vuelva a ser víctima de bullying. Por ello, se sugiere acudir a un psicólogo infantil, ya que puede tener problemas de adaptación, de vínculo con sus pares, de agresividad y/o cambios de personalidad. 

Otras recomendaciones son mantener una buena comunicación con el hijo, participar en las actividades recreacionales para poder monitorear las relaciones, hablar periódicamente con el profesor jefe y supervisar sus redes sociales sin invadir su privacidad. En caso de que se detecte acoso, evitar que el pequeño repita el año, ayudándolo si es necesario con clases particulares y entregándole apoyo a nivel emocional.


Con la colaboración de: María Pía Castro, psicóloga infantil.