Cáncer de mama

"Esta enfermedad le dio un giro positivo a mi vida"

 

En mayo de 2015 le diagnosticaron cáncer de mama. Un mes después, María Luisa Dooner fue sometida a una mastectomía total bilateral y luego a quimioterapia y radioterapia. Hace pocas semanas dio por finalizada esta etapa con una cirugía reconstructiva.

Newsletter_Junio2017_02Una mañana cualquiera, mientras se duchaba, María Luisa notó algo extraño en su mama izquierda. “Todo fue muy rápido, de un día para otro me encontré un bulto súper grande”, recuerda. Preocupada, consultó con su ginecólogo de cabecera, quien de inmediato sospechó que podía tratarse de un tumor. Efectivamente, los exámenes indicaron que tenía cáncer mamario en etapa II, es decir, se había ramificado a algunos ganglios.

Con esos antecedentes llegó a Clínica Santa María. María Luisa fue evaluada por el Dr. Enrique Waugh, cirujano oncológico, quien le solicitó una biopsia de la mama derecha y un test genético. “El doctor me dijo que debía operarme lo antes posible. Si bien el lado derecho no estaba comprometido, era probable que en los próximos años desarrollara células cancerígenas, por lo que era necesario hacerme una mastectomía total bilateral e instalarme un expansor para hacerme una cirugía reconstructiva más adelante”, explica. 

Tras la operación, el Dr. Cristián Carvallo, médico jefe del Servicio de Oncología, le indicó quimioterapia y radioterapia, tratamientos que ella complementó con terapias alternativas.

Ya han pasado dos años y María Luisa cambió su rutina por completo. “El cáncer me hizo tomar conciencia. Dejé de trabajar 12 a 14 horas diarias, cambié mi alimentación, hago más deporte y me inicié en Reiki para ayudar de alguna forma a otras personas que tienen esta enfermedad”, afirma. Recientemente, dio por cerrado este capítulo de su vida con la cirugía reconstructiva y el implante de prótesis mamarias que tanto esperaba.

“El equipo médico siempre fue muy profesional y cercano. Los doctores y las enfermeras hicieron que este proceso fuera más llevadero. Siempre estuvieron muy preocupados, me dieron ánimo y me alentaron en mis momentos de mal humor. Estoy infinitamente agradecida. El cáncer ya es una prueba superada y con éxito”, finaliza María Luisa.

“Quiero transmitir que se puede vivir el cáncer desde una perspectiva más optimista y de aprendizaje. El proceso sin duda fue duro, pero esta enfermedad dio un giro positivo a mi vida”.

EL cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre las mujeres: 1 de cada 14 lo desarrollará a lo largo de su vida. Sin embargo, una detección temprana de las lesiones permite lograr altas tasas de curación y evitar la pérdida de la glándula mamaria.