Cardiopatía congénita

"El panorama era complicado, pero los médicos nos dieron tranquilidad"

 

El resultado de un ecocardiograma doppler fue la primera alerta de que algo no andaba bien con Colomba. Antes de nacer, sus padres se enteraron que la menor tendría que someterse a invasivas cirugías. Sin embargo, el equipo de El Centro del Corazón les transmitió seguridad para enfrentar el diagnóstico.

Zosiree tenía cinco meses de embarazo cuando supo que su hija tenía problemas cardíacos. Por esta razón, en el centro de salud donde se atendía le dijeron que necesitaba un equipo médico experto en cardiopatías congénitas y le recomendaron consultar en Clínica Santa María.

En agosto del año pasado fue evaluada por el Dr. Luis Cárdenas cardiólogo intervencionista infantil, quien le explicó que Colomba tenía una cardiopatía muy compleja y que sería necesario operarla a los pocos días de su nacimiento. Este procedimiento sería solo paliativo, ya que cuando la menor cumpliera cinco meses, deberían realizarle una cirugía correctiva.

En la primera intervención el Dr. Stephen Haecker, médico jefe de la Unidad Cardiovascular Pediátrica, y el Dr. Cárdenas, efectuaron un banding de la arteria pulmonar y una angioplastía. La recuperación fue rápida y sus padres pudieron llevarla a casa. "Sabíamos que esto no terminaba aquí y lo que venía sería aún más difícil. El panorama era complicado, pero los médicos nos dieron tranquilidad”, recuerda Zosiree.

Colomba aún no cumplía los tres meses cuando presentó síntomas que alarmaron a sus padres. "No quería tomar leche, vomitaba sin razón aparente y se desvanecía", relata Felipe, padre de la pequeña. Presentaba una falta de fuerza en el ventrículo izquierdo de su corazón, por lo que fue necesario realizarle un cateterismo cardíaco, además de tratamiento médico y programar la segunda operación antes de lo planificado.

En esta oportunidad, la menor fue intervenida por el Dr. Cárdenas y el Dr. Luis Sánchez, cirujano cardiovascular infantil, y estuvo ocho horas en pabellón. "Conectamos las arterias pulmonares con un conducto artificial y, de esa forma, tanto el ventrículo derecho como el izquierdo quedaron funcionando bien", explica el Dr. Cárdenas. A pesar de que la cirugía fue exitosa, Colomba necesitaba diversos cuidados, y estuvo hospitalizada dos meses.

 

El 10 de abril fue dada de alta y su evolución ha sido favorable. Aun cuando tendrá que someterse a más operaciones, pues su corazón ahora tiene un conducto artificial que debe ser reemplazado a medida que vaya creciendo, podrá llevar una vida normal, con hábitos saludables y resguardos al hacer deporte.


"Cuando llegamos de urgencia a la clínica llamamos al Dr. Cárdenas, pero estaba de vacaciones. Sin embargo, se preocupó tanto que vino igual, eso es pura vocación y estamos muy agradecidos”, comenta la madre de Colomba.
jjj


El Centro del Corazón de Clínica Santa María cuenta con una Unidad Cardiovascular Pediátrica, integrada por 50 profesionales especializados en problemas cardíacos, tres cirujanos y 10 cardiólogos infantiles, con gran experiencia en procedimientos y cirugías de alta complejidad.

banner-equipo-medico