Cirugía por traumatismo abdominal grave

"Mi vida volvió a ser normal, está todo bien"

 

La bicicleta es su gran pasión. Luciano Mazzarini, de 16 años, practicaba ciclismo de Enduro casi todos los días antes del 5 de octubre, cuando sufrió un grave accidente. Ese día iba a entrenar en el nuevo circuito que había creado junto a unos amigos en Talca, ciudad donde vive junto a toda su familia. Sin embargo, al intentar hacer un salto algo salió mal.

Perdió el equilibrio, cayó bruscamente sobre una loma y la bicicleta impactó sobre él. No perdió el conocimiento y, por el fuerte dolor que sentía en las costillas, pensó que podía tratarse de una fractura. “No podía respirar bien, intentaba reírme y me dolía demasiado”, recuerda.

Esperó unos minutos para comprobar si el dolor disminuía, pero esto no ocurrió y su padre lo llevó a una Clínica de la zona. La primera impresión fue que se trataba sólo de un golpe fuerte, no complicado, y fue enviado a su casa, pero el dolor se mantuvo.

Al día siguiente reingresó a la Clínica, momento en el cual le dijeron que tenía una hemorragia interna en el abdomen. Fue trasladado a otro centro de salud y estuvo cinco días en observación, donde le advirtieron que podía tratarse de una fractura en el páncreas. Al no estar evolucionando bien, su familia decidió trasladarlo a Clínica Santa María, donde ingresó el día 11 de octubre. “Inmediatamente al llegar a la Clínica habían cinco médicos pendientes de mi estado de salud, la atención fue súper buena”, afirma Luciano.

El páncreas es un órgano  vital que forma parte del sistema digestivo y del sistema endocrino. Produce enzimas y hormonas como la insulina y el glucagón en el organismo. Las enzimas que genera son necesarias y esenciales para la digestión de los alimentos, por eso, una lesión o enfermedad en este órgano puede resultar en severas complicaciones.                       


Los exámenes e imágenes permitieron tener un diagnóstico certero: Se trataba de un trauma pancreático grave, ya que el páncreas estaba fracturado y se partió en dos. Por esta razón, el joven fue evaluado por dos cirujanos especialistas en cirugía pancreática y endoscópica (Dr. Javier Chapochnick y Dr. Claudio Navarrete, respectivamente), quienes diseñaron rápidamente una estrategia de tratamiento, que involucró una cirugía de urgencia.

Cuando los doctores le explicaron lo que tenía, Luciano se sintió más tranquilo y seguro. “Sentí miedo cuando supe que tenían que operarme, pero los doctores me dieron mucha confianza y dije: ya, opérenme no más”, cuenta. De esta forma, el Dr. Javier Chapochnick estuvo a cargo de la cirugía en la cual se removió aproximadamente el 70% del páncreas, además del bazo y la vesícula.

Luego de la operación, Luciano tuvo una rápida y buena evolución, y si bien se pensaba que su recuperación podría tardar algunas semanas sólo estuvo hospitalizado 10 días.

Con 30% del páncreas y sin bazo, Luciano debe cuidar su alimentación durante los primeros meses y evitar el contagio de virus y bacterias, ya que sus defensas están más bajas. Sin embargo, puede hacer su rutina como de costumbre, dejando atrás un accidente que puso en riesgo su vida.

A poco más de un mes del accidente, logró terminar el año escolar e incluso puede hacer deporte. “Mi vida volvió a ser normal, está todo bien y mi páncreas está funcionando sin problemas”, afirma con alegría.