Cirugía reconstructiva

“Gracias a los especialistas de la Clínica pude conservar mi pie”

 

Luis Jiménez, de 24 años, sufrió un grave accidente de tránsito que lo dejó con varias fracturas expuestas. A través de un complejo procedimiento reconstructivo de colgajo libre con microcirugía, los especialistas de Clínica Santa María pudieron evitar la amputación de uno de sus pies.

El 12 de noviembre de 2018, Luis iba en su moto camino al Instituto DUOC UC, donde cursaba el último semestre de Ingeniería en Mecánica Automotriz. Fue entonces cuando un auto lo impactó, causándole una compleja lesión en su pie derecho, con varias fracturas y luxaciones que requirieron atención de urgencia.

A causa del accidente, tuvo lesiones en sus vasos sanguíneos, además de una pérdida importante de la cobertura de piel en el pie, lo que ocasionó que quedaran expuestas estructuras que normalmente deberían estar cubiertas, como tendones, huesos y articulaciones.

El estudiante recibió su primera atención en otra institución de salud, donde le realizaron el tratamiento traumatológico correspondiente. Sin embargo, al constatar la pérdida cutánea, se solicitó apoyo a través de la red Banmédica, pues Luis debía ser trasladado a algún centro donde le pudieran hacer ese tipo de reconstrucción.

De este modo llegó a Clínica Santa María, donde le efectuaron una compleja cirugía. “Nosotros hacemos la cobertura de estas lesiones mediante técnicas con microcirugía. Tomamos un segmento de piel de otra parte del cuerpo y la trasplantamos hacia el pie. Eso quiere decir que lo que trasladamos es un segmento de piel con sus propias arterias y venas, y las reconectamos a las del sitio donde se encuentra el defecto”, explica el
Dr. Gunther Mangelsdorff, cirujano plástico de la Clínica, quien llevó a cabo el procedimiento de colgajo libre con microcirugía.

Luis afirma estar muy contento con los resultados: “Gracias a los especialistas de la Clínica, quienes siempre me transmitieron confianza y seguridad, pude conservar mi pie, si me hubiesen tenido que amputar estaría contando una historia muy distinta”.

Esta cirugía requiere un estudio preoperatorio, con algunas técnicas de radiología que están montadas en la Institución, que permite obtener información muy relevante para planificar la reconstrucción. “Para elegir de dónde vamos a tomar el segmento de piel, y ser muy precisos en el diseño, tenemos que saber exactamente cuál es la ubicación de los vasos sanguíneos que irrigan la piel y cuál es su trayecto más profundo, para así poder diseñar el área que vamos a transferir y tener seguridad vascular en esa cirugía”, explica el
Dr. Mangelsdorff. Esta técnica, denominada AngioTAC con protocolo de perforantes, es muy relevante para lograr procedimientos exitosos.

La evolución de Luis ha sido positiva, la piel trasplantada tiene vitalidad completa, lo que le ha permitido ir completando su proceso de recuperación, para luego poder continuar con las acciones pendientes y terminar la reconstrucción ósea.

La técnica de colgajo libre permite reconstruir defectos no solo en las extremidades inferiores, sino que también es una técnica muy utilizada para poder hacer reconstrucciones con tejido propio en otros sitios del cuerpo, como es el caso de la reconstrucción mamaria, de cabeza y cuello, y también de extremidades superiores.


banner-equipo-medico