En caso de emergencia

¿Cómo realiar RCP en adultos, niños y lactantes?

 

Los infartos y la asfixia por inmersión en piscinas o la playa son incidentes comunes ante los que debes reaccionar rápidamente. Aplicar reanimación cardiopulmonar a tiempo puede salvar la vida de una persona que sufre un paro cardiorrespiratorio.

En caso de Emergencia

Antes de comenzar a entrenar es fundamental realizar una evaluación deportiva, por ello, la Unidad de Medicina Preventiva ofrece un chequeo deportivo que incluye:

  1. Comprueba si responde con un estímulo táctil intenso. Si no lo hace, pide ayuda y llama a una ambulancia (131).

  2. Identifica el paro cardiorrespiratorio, verificando si respira (se levanta su pecho y sale aire de la nariz).

  3. Si la persona no respira o sólo jadea (respiraciones agónicas), inicia RCP, acostándolo(a) en una superficie plana y firme.

  4. Abre la vía aérea elevando el mentón y comprueba que algo no obstruya la nariz o boca, por ejemplo, un alimento, la lengua u otro objeto extraño.

  5. Pon las manos sobre el pecho descubierto y haz fuerte y rápido al menos 100 compresiones por minuto, de 4 cm de profundidad en lactantes y 5 cm en niños o adultos.

  6. Da ciclos de 30 compresiones, seguido de 2 ventilaciones.
  1. Para dar ventilaciones, debes abrir la vía aérea y soplar hasta que el tórax se eleve. En caso de adultos y niños se debe tapar la nariz y dar respiración boca a boca. En el caso de lactantes, debes cubrir con tu boca la nariz y boca del menor.

  2. Permite que el tórax vuelva a su posición inicial después de cada compresión.

  3. Después de 5 ciclos de 30 compresiones y 2 ventilaciones, equivalentes a 2 minutos, reevalúa la respiración, y continúa con RCP hasta que la persona reaccione. Evita o minimiza las pausas.

Con la colaboración de: Dr. Carlos Fernández, jefe Urgencia Pediátrica de Clínica Santa María.