Fractura de cráneo

"Actuar rápido hizo la diferencia"

 

A los 9 meses de edad, Joaquín Matamala se cayó de la cama y se golpeó la cabeza, lo que le produjo un traumatismo encéfalo craneano (TEC) y una fractura. La rápida atención que recibió en la Urgencia Escolar y el alto nivel del equipo médico permitieron que hoy se encuentre sin ningún tipo de secuela.

Mientras su mamá, Alfonsina, le preparaba un baño, Joaquín sufrió una caída. Inmediatamente lo revisó y notó que la parte trasera de la cabeza estaba hundida. Aunque no tenía otros síntomas, decidió llevarlo a Clínica Santa María, ya que tenía el Convenio Escolar.

En la Urgencia Escolar exclusiva para los beneficiarios del Convenio, le realizaron una radiografía de cráneo y una tomografía cerebral con reconstrucción 3D, exámenes que con¬firmaron que tenía un TEC complicado con una fractura con depresión de la región occipital. Frente a este diagnóstico, el Dr. Osvaldo Koller, neurocirujano, determinó que se le debía realizar una cirugía lo antes posible.

Entre los riesgos asociados a la lesión, estaba la posibilidad de que la contusión del cerebro pudiera causar un foco epileptogénico (desarrollo de crisis epilépticas por irritación de la corteza cerebral adyacente) y una acumulación de sangre por ruptura de arterias o hemorragias provenientes del hueso.

La cirugía realizada por el equipo de Neurocirugía de Urgencia consistió en la reparación del hundimiento, a través de una remodelación y reposicionamiento de los fragmentos de los huesos rotos que además estaban desplazados hacia el interior del cráneo, vaciamiento de una acumulación de sangre producto del sangrado del hueso y cobertura de los defectos óseos con injerto de hueso, procedimiento que se realizó mediante una incisión siguiendo el borde de la lesión ósea.

La intervención duró alrededor de una hora y tuvo muy buenos resultados. “Agradecemos al equipo médico que lo recibió y en especial al Dr. Koller. Nuestro hijo estuvo en las mejores manos. Cuando terminó la cirugía, desde pabellón inmediatamente nos enviaron un mensaje indicando que todo había salido bien, lo que valoramos mucho. Luego salió el equipo médico para confirmarnos el éxito de la cirugía”, recuerdan Alfonsina y Esteban.
 

Una tomografía cerebral postoperatoria evidenció una adecuada reparación de la lesión y descartó complicaciones. Luego del procedimiento, Joaquín fue monitoreado por una semana en la Unidad Paciente Crítico Pediátrico. La evolución resultó favorable, lo que permitió darle el alta a los pocos días.

“Hay que estar atentos, ya que los accidentes ocurren de manera Imprevista. Sin embargo, actuar rápido hizo la diferencia, permitiendo Que los médicos pudieran tratarlo de forma oportuna”, afirman los Padres de Joaquín.


Hoy, con un año de vida, Joaquín se encuentra recuperado y sin secuelas neurológicas, de acuerdo a los resultados de sus controles, lo que le ha permitido retomar su vida de forma normal con la indicación de asistir a control cada 6 mes.

El Convenio Escolar de Clínica Santa María cuenta con el respaldo y garantía de un equipo de profesionales altamente calificados, avanzada tecnología, una Urgencia Escolar exclusiva, la más alta cobertura del mercado, entre otros beneficios.