Vértigo

¿Qué es y qué lo provoca?

 

Sensación de desmayo, confusión, falta de equilibrio y que todo a nuestro alrededor se mueve, incluido nosotros, son síntomas que por lo general nos hacen pensar que se trata de un mareo, sin embargo, también podría tratarse de vértigo.

03_tumb

Es un síntoma de alguna patología, generalmente asociada al sistema vestibular, el cual regula funciones como el equilibrio y la orientación en el espacio, que se manifiesta con una falta de equilibrio y una sensación de movimiento rotatorio del propio cuerpo o del entorno, cuando en realidad nada gira.

Este efecto ilusorio se origina por problemas vestibulares a nivel del oído interno y también de sus conexiones en el sistema nervioso central. “Aunque en la mayoría de los casos se determina que sus factores son benignos, las personas que padecen de vértigo deben consultar a un especialista para descartar otras causas que puedan ser más riesgosas, como una hemorragia o un infarto cerebral”, señala el Dr. Santiago Ibacache, médico jefe de Otorrinolaringología de Clínica Santa María.

Tipos de vértigo: Existen dos tipos de vértigo, el periférico y el central. El primero es la causa más frecuente de esta sensación de rotación del entorno y se debe a problemas en el oído interno -específicamente en la zona que controla el equilibrio- y en el nervio vestibular, que une el oído interno con el tronco encefálico. Además, provoca una pérdida de audición y presión de los oídos.

Por otro lado, el vértigo central es aquel que se origina por problemas en el cerebro, principalmente en el cerebelo y/o en el tronco encefálico, y que puede incluir molestias visuales, dolor de cabeza intenso e inestabilidad.

Ambos casos de vértigo pueden conllevar a cefaleas intensas, hipoacusia (pérdida de la audición) y movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos. “El vértigo es un síntoma inhabilitante. Los afectados se ven incapacitados para llevar a cabo sus actividades diarias, lo que conlleva a importantes problemas a nivel personal, laboral, social y económico”, detalla el Dr. Ibacache.

Diagnóstico: “El primer paso es determinar la naturaleza del problema y su causa. El paciente responde preguntas básicas en la entrevista médica y luego se realiza un examen neurológico y otorrinolaringológico”, explica el Dr. Ibacache.

A partir de ellos se indicará la necesidad de estudios más específicos, que pueden incluir exámenes vestibulares y auditivos (octavo par) y/o imágenes como la resonancia nuclear de cerebro.

Tratamiento: Este dependerá del resultado de los exámenes y podrá consistir en la administración de fármacos, maniobras de equilibrio y en mínimos casos manejo quirúrgico.

Con la colaboración de: Dr. Santiago Ibacache, médico jefe de Otorrinolaringología.

 
banner-equipo-medico