Noticias |

Insolación

Cómo evitarla

Publicado el 14/01/2010

La exposición excesiva al sol puede causar una serie de daños, como insolación e incluso Cáncer de Piel.

La insolación es una de las lesiones más comunes a la piel durante el verano, debido a que la exposición al sol se hace casi inevitable. Es un daño agudo provocado por la radiación ultravioleta, que se produce cuando la piel recibe una dosis muy alta de emisiones solares en un periodo de tiempo muy reducido. 

Se da principalmente en las primeras exposiciones solares en el verano, siendo las pieles blancas y los niños los más vulnerables. La Dra. Perla Calderón, dermatóloga de Clínica Santa María asegura que “se producen generalmente en personas que están sin ningún tipo de protección solar y la mayoría de las veces entre las 10:00 y las 16:00 horas”. 

- Disfrute el verano responsablemente 

Las probabilidades de contraer un Cáncer de Piel en edad adulta aumentan con el número de las exposiciones solares agudas a lo largo de la vida. “Es un indicador muy importante saber cuántas veces una persona se ha insolado, ya que este hecho puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer a futuro”, explica la Dra. Calderón.

El exceso de sol puede causar manchas, pecas, arrugas prematuras y adelgazamiento de la piel, siendo las zonas más sensibles de una insolación la cara, brazos y piernas. Hay que poner especial atención en las orejas, puesto que es una zona muy sensible y que comúnmente se descuida. 

En caso de producirse una insolación con ampollas extensas en la piel, lo primero que debe hacer es hidratarse y humectarse con cremas. Cuando la lesión es más severa tiene que consultar a un especialista. 

- Medidas de precaución 

- Evite asolearse en las horas de mayor riesgo (entre las 10:00 y las 16:00 horas). 
- Siempre proteja la cabeza, ojos, brazos y pies con ropa, sombreros y lentes de sol. 
- Use filtros solares con factor 30 o mayor, aplíquelo al menos 30 minutos antes de exponerse y reaplique cada tres horas según la actividad que desarrolle en ese tiempo.
- Proteja a los niños, sobre todo a los menores de dos años, idealmente con ropa y filtros solares apropiados para esa edad.
- En los menores de seis meses no se recomienda el uso de filtro solar, y es mejor evitar la exposición solar en ellos. 

Con la colaboración de la Dra. Perla Calderón dermatóloga de Clínica Santa María.