Noticias | Salud y bienestar / Cirugía Plástica y Medicina Estética / Cirugía

Cuando la dieta y el ejercicio no bastan

¿Cuándo hacerse una abdominoplastía?

Publicado el 07/03/2011

La abdominoplastía es para muchos una cirugía que se ha puesto de moda en el último tiempo, sin embargo, se practica en Chile hace más de 50 años.

Tienen buena salud, no son reacios al deporte y han hecho todas las dietas habidas y por haber; no obstante, sigue sobrando ese molesto “rollito” debajo del ombligo. 

Y es que los pacientes que se someten a una reducción de abdomen presentan depósitos de grasa y piel abdominal suelta. “Es útil para mujeres que, después de sus embarazos, ven sus músculos abdominales y su piel elongados hasta un punto en que es imposible recuperar su estado original, produciéndose además estrías o cicatrices poco estéticas”, explica la doctora María Teresa Pesqueira, Cirujano Plástico y Médico Jefe del Centro de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Clínica Santa María.

También es una buena opción para aquellas personas de mayor edad, con una obesidad moderada, que han perdido elasticidad en la piel. “No es recomendable para quienes intentan una baja de peso de gran magnitud, en esos casos se debe postergar la cirugía hasta lograr el objetivo de disminuir los kilos de más. Así también, las mujeres que pretenden tener más hijos deberían esperar, “ya que los músculos abdominales que son reforzados con esta cirugía, se pueden separar y distender con un nuevo embarazo”, afirma la especialista. Sin embargo, de todas formas puede practicarse en estos casos. 

¿En qué consiste esta cirugía?
Busca remover el exceso de piel y grasa de la mitad inferior del abdomen, además sirve para reforzar los músculos de la pared abdominal.

A través de incisiones sobre el pubis y alrededor del ombligo, se separa la piel y grasa de la pared abdominal. Con esto, los músculos rectos abdominales son aproximados entre sí y suturados, dando como resultado una pared abdominal más firme y una cintura más reducida. Para el ombligo se talla una nueva apertura en la piel y se sutura.

¿Cómo prepararse?
Cada paciente tiene instrucciones específicas sobre la alimentación y peso aconsejable. No hay que exponerse al sol antes ni después de la cirugía, especialmente en el abdomen. Por otra parte, “deben evitarse las dietas muy estrictas, ya que pueden afectar la capacidad de cicatrización; los pacientes fumadores deben suprimir el consumo de cigarrillos por lo menos durante veinte días antes y, después del procedimiento, se deben evitar los anticoagulantes”, aconseja la doctora. 

Postoperatorio
La cirugía requiere de una a dos noches de estadía en la clínica. Los primeros días el abdomen estará levemente inflamado y se pueden sentir molestias que son absolutamente controlables con medicamentos. Si bien al principio no se puede estar parada completamente derecha, se debe comenzar a caminar cuanto antes. Las suturas son retiradas entre los siete y 14 días.

Al pabellón
Una abdominoplastía completa demora alrededor de dos horas. La especialista explica que existen otras técnicas como la miniabdominoplastía, que tarda cerca de una hora, donde la incisión es más corta y el ombligo no necesita ser recolocado. 

Con la colaboración de: Dra. María Teresa Pesqueira, Médico Jefe del Centro de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Clínica Santa María.