Noticias |

Déficit atencional

¡Mamá, no me puedo concentrar!

Publicado el 14/05/2012

Comúnmente la hiperactividad, dificultad para controlar los impulsos y problemas para terminar las labores, es uno de los rasgos que indican que el niño puede tener Déficit Atencional. Por ello, ante estas señales se recomienda consultar a un especialista para realizar el diagnóstico y posterior tratamiento si fuese necesario.

Cerca del 20% de los niños en nuestro país sufre de Déficit Atencional. Si bien la inteligencia de estos pacientes es por lo general normal, muchas veces las madres se dan cuenta de este problema producto del bajo rendimiento escolar de sus hijos.

El Dr. Daniel Correa, Neuropsiquiatra Infantil de Clínica Santa María, señala que “antes de hacer un diagnóstico hay que identificar si el niño en casos puntuales se concentra o no en todas las clases, si atiende o no instrucciones o tiene problemas en la memoria de retención cada vez que realiza una actividad. Si ocurre en la mayoría de las situaciones, es necesario realizar un diagnóstico precoz acorde a la edad evolutiva del pequeño”.

De confirmarse el Déficit Atencional, lo ideal, a juicio del profesional, es un tratamiento integral. “Un niño con este diagnóstico requiere más que fármacos. Es fundamental un acompañamiento por parte de los padres, profesores, amigos y profesionales especializados. De esta forma, se puede solucionar de manera efectiva el problema”, enfatiza el especialista.

Algunos signos que pueden indicarle a la madre y su hijo que el tratamiento va por buen camino son:

• Capacidad de concentración, atención y realización de actividades por más de dos minutos.
• Baja en la hiperactividad.
• Mejora en el rendimiento académico.

Con la colaboración de: Dr. Daniel Correa, Neuropsiquiatra Infantil de Clínica Santa María.