Noticias |

El paso de la niñez a la adultez

¿Qué cambios son normales?

Publicado el 22/01/2013

La adolescencia es una época de cambios, un período de transición que tiene características particulares y de gran importancia, ya que marca el proceso de transformación del niño en adulto.

La adolescencia es un período que comienza alrededor de los 10 años en las niñas y 12 en los niños. Primero se manifiesta con cambios físicos -Pubertad-, luego psicológicos y sociales que se completan al final de la etapa adolescente.

Según explica la Dra. María Eugenia Henríquez, Adolescentóloga de Clínica Santa María “el primer signo físico en las mujeres es la aparición del botón mamario, posteriormente, aparece el vello pubiano y el olor axilar. Junto a la primera menstruación o menarquia también hay cambios en la estructura del cuerpo porque se acumula grasa en algunas zonas en las que no había y, en algunos casos, aparece acné en la piel”. 
En el caso de los hombres comienza el resalte testicular, luego presenta transformaciones similares a las de las niñas, le cambia la voz y, en vez de acumular grasa, empiezan a desarrollar masa muscular.

En el aspecto psicológico, “el adolescente pasa del pensamiento concreto, clásico de los niños, a uno hipotético–deductivo, es decir, comienza a razonar y a analizar más. Es un proceso lento, pero a partir de los 18 años es normal que el pensamiento sea de un adulto. Esto implica un cuestionamiento de identidad y desarrollo de la sexualidad, que entre otras cosas puede volver más rebeldes a los adolescentes, generando conflictos con sus padres”, explica la especialista.

Además, están más ansiosos y pueden experimentar cambios bruscos de humor durante el día. Sin embargo, son conductas normales y esperables en la medida en que no se prolonguen en el tiempo o generen mayores problemas.

Recomendaciones 

- La adolescencia es una etapa de crecimiento rápido, por lo que los jóvenes necesitan alimentarse y dormir las horas de sueño, entre ocho a 10, para estimular la hormona del crecimiento.
- Es óptimo tomar un buen desayuno, que incluya lácteos con cereales o pan, además, de comer proteínas, frutas y verduras. Es importante consumir cuatro comidas al día y llevar colaciones saludables al colegio.
- Los adolescentes deben controlarse anualmente con un examen físico y nutricional para evaluar si tienen un estilo de vida saludable o si están expuestos a conductas de riesgo, tanto en aspectos de sexualidad como en el consumo de tabaco, alcohol y drogas, entre otras situaciones.

Clínica Santa María cuenta con la Unidad de Adolescencia, un espacio diseñado especialmente para que los adolescentes se realicen este control y resuelvan todas sus dudas junto a un equipo multidisciplinario de profesionales dispuestos a escucharlos y entregarles las herramientas necesarias para que tomen las mejores decisiones en un ambiente de completa confidencialidad.


Con la colaboración de la Dra. María Eugenia Henríquez, Adolescentóloga de Clínica Santa María.