Noticias |

Alergia alimentaria en lactantes

Cuando el cuerpo reacciona a la comida

Publicado el 09/07/2013

La alergia alimentaria es cada vez más frecuente en los primeros años de vida y puede ser causa de cuadros inmunes graves. Conoce los síntomas y aprende a tratarla.

Las alergias alimentarias son un conjunto de manifestaciones clínicas asociadas a la ingesta de un alimento. Se produce cuando el sistema inmune reacciona en forma exagerada a éste, generando un anticuerpo de tipo inmunoglobulina E.
En los lactantes, la alergia es desencadenada frecuentemente por la proteína de la leche de vaca, la que incluso pasa a la leche materna si la madre consume cualquier producto lácteo proveniente de este animal. 

Los huevos, el maní, el trigo, la soya y los frutos secos también pueden generar una reacción, que se asocia a molestias gastrointestinales, como vómitos, diarrea, dolor abdominal y deposiciones con sangre; dermatitis atópica, caracterizada por la presencia de manchas rojas con escamas en la piel; asma y reacciones alérgicas graves como la anafilaxia.

Diagnóstico 

La historia clínica detallada y el examen físico son cruciales para pesquisar elementos que sugieran qué tipo de reacción presenta el menor. Dentro de los exámenes de laboratorio es muy importante realizar el test cutáneo y la inmunoglobulina E. El diagnóstico se confirma con un test de provocación oral, en el cual se da el alimento en forma gradual y se observa si hay reacción alérgica. 

La alergia alimentaria debe diferenciarse de la intolerancia a los alimentos. Esta última es una respuesta física anormal a un alimento o aditivo y no se debe a una respuesta del sistema inmune. 

Tratamiento 

• No consumir el alimento que causa alergia. Si el menor está en período de lactancia, la madre también tendrá que dejar de hacerlo. 
• Es posible que un especialista le recete un antihistamínico para administrarlo en caso de ser necesario. 
• Muchas de las proteínas pueden tener más de un nombre. En el caso de alergia a la proteína de leche de vaca se debe evitar la caseína, caseinatos, caseína de cuajo, lacto albúmina, fosfato de lacto albúmina, acto globulina, etc. 
• No basta con “sacar” el ingrediente de la comida. Una ínfima cantidad puede desencadenar una reacción alérgica. 
Si sospechas que tu hijo padece de alergia a algún alimento consulta con tu pediatra.

Reserva tu hora al +56 2913 0000 o en www.clinicasantamaria.cl

Con la colaboración de: Dra. María Angélica Marinovic, inmunóloga infantil, Clínica Santa María.