Noticias |

Cirugía y láser vascular

Tratamiento para las várices

Publicado el 24/01/2014

Una de cada diez personas tiene várices, antiestéticas venas que se dilatan y elevan a la superficie de la piel.

Por lo general, aparecen en la cara interna de las piernas o en la parte posterior de la pantorrilla por un trastorno de la circulación sanguínea: las válvulas de las venas no funcionan adecuadamente, provocando que la sangre -que debe viajar hacia el corazón- se devuelva, causando un aumento de presión dentro de las venas y haciendo que se dilaten, estiren y tuerzan. 

Tratamiento 

El láser vascular permite tratar la vena enferma desde adentro, introduciendo una fibra óptica de pequeño calibre que transmite luz láser en el interior del vaso. Se trata de un método no invasivo, sin cortes ni extracciones, por lo que el paciente es operado con anestesia local, agilizando su recuperación. 

También se puede realizar una cirugía mínimamente invasiva para retirar los paquetes varicosos que causan problemas en las extremidades inferiores. Para los casos de consulta muy tardía, la opción es la cirugía de mínimo trauma, con incisiones milimétricas y desconexión del sistema varicoso superficial por inversión dentro de sí mismo.

Recomendaciones 

- Evita pasar mucho tiempo sentado con las piernas cruzadas o de pie sin moverte.
- No uses ropa demasiado apretada para no impedir una correcta circulación de la sangre.
- Usa medias o calcetines de compresión elástica, sobre todo durante el embarazo. 
- Camina a diario, pues fortalece los músculos de la pantorrilla, mejorando la circulación venosa. 
- Siéntate con las piernas en alto y elévalas por un rato durante la noche.
- Si tienes antecedentes familiares maternos, consulta precozmente para realizar tratamientos preventivos.

Con la colaboración de: Dr. Francisco Allamand, cirujano cardíaco y vascular de Clínica Santa María.