Noticias |

Cálculos biliares

Esas molestas piedrecitas

Publicado el 09/04/2014

Un fuerte dolor abdominal es el síntoma que alerta la presencia de cálculos biliares. Ante cualquier molestia es necesario consultar de inmediato, ya que las complicaciones pueden ser graves y la cirugía es la única forma de tratarlos.

Este tipo de cálculos son verdaderas piedras formadas por sales biliares que se aglutinan y solidifican. Su tamaño y número varía según cada persona y se originan principalmente en la vesícula, aunque también pueden formarse en los conductos biliares.

Existen diversos factores de riesgo que se asocian a su producción: sexo femenino, obesidad, embarazo, raza hispánica o indígenas americanos o algunas enfermedades crónicas y cirugías gastrointestinales.

El Dr. Hernán de la Fuente, cirujano digestivo de Clínica Santa María, cuenta que en Chile esta enfermedad es muy frecuente. Se estima que un 40% de la población femenina mayor de 50 años es portadora de cálculos biliares. Como la mayoría de las veces es asintomático, muchas personas desconocen que los poseen, a menos que se realicen una imagen abdominal (ecografía o tomografía computada).

Síntomas 

Por lo general, tener cálculos biliares no produce síntomas. Si es que los hay, se relacionan con la obstrucción mecánica de los conductos biliares y de la salida de la vesícula. El más frecuente es el cólico biliar, que es un dolor agudo localizado en el cuadrante superior derecho del abdomen e irradiado al dorso del mismo lado, generalmente asociado a una transgresión alimentaria grasa o alcohólica. 

“En ocasiones la primera manifestación puede estar relacionada con complicaciones de los cálculos, como son la obstrucción aguda del conducto biliar o la pancreatitis aguda. Hay veces en que la aparición de un cáncer de la vesícula biliar puede ser la primera manifestación. Ésta es la principal causa de muerte por cáncer de la mujer chilena y se asocia en un 100% a la presencia por años de cálculos vesiculares”, afirma el especialista.

Por ello, ante este tipo de síntoma, se debe acudir de inmediato a un Servicio de Urgencia para ser controlado y tratado a la brevedad.

Para detectar estas piedras biliares, se debe realizar una ecografía abdominal, que es un examen indoloro y eficiente.

Tratamiento 
En nuestro país, dada la alta prevalencia de cáncer vesicular, se aconseja la cirugía como tratamiento de los cálculos vesiculares y que consiste en extirpar la vesícula mediante videolaparoscopía, procedimiento que erradica los cálculos y su fuente productora. Este tipo de intervención no produce secuelas relevantes y elimina el riesgo de desarrollar un futuro cáncer.

El Dr. De la Fuente es enfático al decir que no existen medidas de prevención e insiste en la importancia del diagnóstico precoz.

Con la colaboración del Dr. Hernán de la Fuente, cirujano digestivo de Clínica Santa María.