Noticias |

EPOC

Evita el tabaco

Publicado el 03/06/2014

El cigarrillo es el principal causante de este mal, que conduce a la pérdida de la función pulmonar y disminuye la sobrevida.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) está basada en dos grandes patologías: enfisema pulmonar y bronquitis crónica tabáquica. Ambas son secundarias, aproximadamente en un 80%, al tabaquismo. Se da en adultos, específicamente mayores de 40 años. 

La Dra. Patricia Fernández, broncopulmonar de Clínica Santa María, explica que esta patología afecta la calidad de vida de los pacientes, es progresiva, conduce a la pérdida de la función pulmonar y disminuye la sobrevida. Actualmente, presenta un importante aumento en su prevalencia, mortalidad a nivel mundial (es la cuarta causa de muerte por enfermedades) y se pronostica que -en ausencia de intervenciones para reducir los riesgos y en particular la exposición al humo del tabaco- las muertes por este mal aumenten en más de un 30% en los próximos 10 años.

EPOC es una limitación del flujo aéreo producida especialmente en relación al tabaco. Hay otras causas como la contaminación ambiental intradomiciliaria, especialmente por biomasas, como es el caso de las personas que viven en zonas de frío y están en mayor contacto con la leña prendida.

El ser fumador pasivo también afecta, pero no de la manera de quienes lo hacen de forma activa. Por ejemplo, si un individuo fuma 20 cigarrillos diarios por 10 años, tiene un alto riesgo de hacer EPOC.

Síntomas 

Si se trata de un EPOC enfisematoso, sus síntomas son cansancio y sensación de disnea que se va acentuando con el tiempo. En el caso de padecer bronquitis crónica, el fumador tose en forma matinal, expectora constantemente y con el tiempo también empieza con cansancios.

Las disneas no permiten realizar actividades normales a tempranas edades y el afectado puede llegar a ser oxigeno dependiente de por vida.

El diagnóstico es a través de la espirometría, que es un examen en el que hay que soplar y se ve la cantidad de aire que se elimina especialmente en el primer segundo. Entonces los pacientes que eliminan menos de lo que está predeterminado para ellos, tienen una limitación crónica del flujo aéreo por lo que es posible que sea una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Tratamiento 

“El principal tratamiento para el EPOC es dejar de fumar”, sentencia la Dra. Fernández. “Un individuo que ha fumado mucho, tiene una curva de disminución de la función respiratoria más acelerada que alguien que nunca lo ha hecho. Si el fumador deja el cigarrillo, esta curva puede modificarse, pero nunca va a recuperar el estado que se tenía antes de empezar con la enfermedad".

Hay medicamentos que ayudan a mejorar la calidad de vida e inhaladores (broncodilatadores) que hacen que el paciente disminuya su sensación de disnea, pueda hacer más actividades y mejorar su calidad de vida. 

“La mayoría de las enfermedades tienden a disminuir como causa de muerte, no así el EPOC que es una de las pocas patologías que a través de los años -según la OMS- ha aumentado su incidencia. Las personas que la padecen mueren por producto del cigarrillo, por insuficiencia e infecciones respiratorias severas o cáncer”, finaliza la especialista.

Con la colaboración de la Dra. Patricia Fernández, broncopulmonar de Clínica Santa María.