Noticias |

Debilidad del piso pélvico

Un problema muy frecuente

Publicado el 30/07/2015

El debilitamiento del piso de la pelvis puede generar una serie de síntomas que afectan de manera significativa la calidad de vida de las personas. Clínica Santa María cuenta con una Unidad especializada para solucionar este problema.

El piso de la pelvis está conformado por un conjunto de músculos y ligamentos encargados de cerrar la cavidad pélvica en su interior. Esta estructuras permiten el soporte y control de la función de los órganos que ahí se encuentran (vejiga, uretra, vagina y recto).

El deterioro de esta zona se puede evidenciar mediante algunas señales, como incontinencia urinaria, fecal y de gases, disfunciones sexuales, prolapso de órganos pélvicos, dolor de la pelvis y malestar general en el área. Estos síntomas alteran la calidad de vida de las personas afectadas, resultando de gran importancia corregir las posibles causas de estas molestias. 

Puede afectar tanto a hombres como a mujeres. El grupo más expuesto es el de mujeres sobre los 55 años. Los motivos por los que ocurre esta condición son muy variados: Lesiones músculo-esqueléticas como luxación o lesión de coxis, embarazo, parto instrumental, episiotomías, sobrepeso y obesidad, constipación crónica, multiparidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tabaquismo, cirugías perineales, prostatectomías, actividades deportivas que incrementen la presión intraabdominal, climaterio, entre otras.

Rehabilitación

La educación y prevención puede evitar la presencia de síntomas, eliminando factores de riesgo como el tabaco, sedentarismo, sobrepeso y obesidad. En algunos casos el manejo conservador mediante intervención kinésica es de mucha utilidad. En ésta, se fomenta la conciencia corporal, se realizan cambios de hábitos alimenticios y eliminatorios, correcciones posturales y de ejecución de movimientos, se fortalecen los músculos del piso de la pelvis en conjunto con la activación de musculatura estabilizadora del tronco, lo que habitualmente se le conoce como “CORE”, neuromodulación periférica del tibial posterior, entre otras intervenciones.

En casos de personas con síntomas severos o más complejos la intervención quirúrgica está indicada para solucionar la sintomatología, realizando los procedimientos necesarios para tratar el problema puntual.

La Unidad de Piso Pelviano de Clínica Santa María está compuesta por un equipo multidisciplinario de profesionales orientados a la prevención, diagnóstico y rehabilitación de piso pélvico, llevando un adecuado control y seguimiento de esta condición.


Con la colaboración de: Bárbara Correa, kinesióloga de Clínica Santa María.