Noticias |

Alergia primaveral

Cómo enfrentar los molestos síntomas

Publicado el 08/09/2015

La alergia al polen es una de las condiciones más frecuentes en esta época del año y se manifiesta con una reacción inflamatoria que genera estornudos, picazón e incluso sangrado nasal. Entérate de cuáles son los síntomas y cómo proceder para que esta estación del año no se convierta en tu enemiga.

Las alergias respiratorias afectan aproximadamente a un 20% de la población, siendo la alergia al polen, conocida como alergia primaveral, una de las más frecuentes y molestas.

Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María, explica que esta condición se produce en la época en que el polen de los árboles, pastos o malezas aumenta su presencia en el ambiente y está en mayor contacto con la vía respiratoria de las personas, lo que genera síntomas como estornudo, picazón nasal, de garganta y/o de ojos, obstrucción y sangrado nasal, tos seca, etc.

El especialista señala que si bien estos síntomas no son peligrosos, pueden ser muy incómodos, afectando considerablemente la calidad de vida de las personas. “En ocasiones las alergias se complican debido a la sobreinfección de estos cuadros por gérmenes generando sinusitis, otitis y bronquitis, entre otras patologías”, enfatiza el Dr. Olavarría.

Diagnóstico

Para tratar esta condición existen exámenes especiales de diagnóstico. Uno de ellos es el test cutáneo, el cual consiste en hacer mínimas erosiones en la piel y poner pequeñas cantidades de extractos de alérgenos o directamente el agente que se desea estudiar, para luego pesquisar la presencia de anticuerpos.

“Este test es de gran utilidad en el estudio de enfermedades como rinitis y asma bronquial alérgico, ya que permite identificar qué gatilla los síntomas y plantear tratamientos específicos”, asegura el especialista.

Tratamiento

El tratamiento farmacológico incluye principalmente antihistamínicos y corticoides nasales. “En la mayoría de los casos los pacientes responden bien, pero hay un grupo de personas que necesita recurrir a alternativas quirúrgicas, como la reducción de cornetes nasales, que mejora la obstrucción de la nariz y controla la mucosidad exagerada”, indica el otorrinolaringólogo.

Esta técnica es poco invasiva y se puede realizar con anestesia local y de forma ambulatoria. Consiste en coagular los tejidos de estas estructuras normales en la nariz y que han crecido por la alergia, con el fin de desbloquear las vías respiratorias. Para esto se utiliza una especie de filamento que en contacto con los tejidos nasales genera una disminución del tejido inflamado, sin dolor y con mínimo riesgo de sangrado. “El paciente puede volver a sus actividades incluso el mismo día”, detalla.

Cómo prevenir

Respecto de la prevención, el Dr. Christian Olavarría explica que hay que partir por identificar el tipo de alérgeno que está causando el cuadro para así poder evitarlo. Algunas recomendaciones generales son:

  • No exponerse a ambientes con pólenes en los horarios más complicados, como al medio día y atardecer.
  • Usar lentes de sol para evitar el contacto de pólenes con los ojos.
  • En el auto, usa los vidrios cerrados y cambia frecuentemente el filtro de pólenes.
  • Acudir precozmente a una evaluación médica en caso de presentar síntomas respiratorios como los descritos anteriormente en forma persistente.
Con la colaboración de: Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.