Noticias |

Septoplastía

Qué es y cuándo realizarla

Publicado el 15/09/2015

La desviación del tabique nasal produce un importante deterioro de la calidad de vida de las personas, ya que en muchos casos conlleva a ronquido y un sueño poco reparador. No obstante, existe una cirugía capaz de revertir esta situación de forma inmediata y que tiene una rápida recuperación.

El tabique o septum nasal es una pared de cartílago y hueso que separa un orificio nasal del otro desde adelante hasta donde termina la fosa nasal en la faringe. Normalmente esta estructura es recta y permite dos cavidades nasales simétricas para el paso normal del aire por la nariz.

El desvío de tabique implica que una fosa nasal se encuentra parcialmente obstruida por la proyección del tabique, lo que tiene consecuencias en la respiración y obliga en muchos casos a la respiración bucal y al ronquido, trayendo otros problemas como sentirse cansado luego de dormir.

Se puede deber a un traumatismo evidente o a uno que en la infancia pasó inadvertido. También puede ser causada por un trastorno congénito -compresión de la nariz durante el parto- o como consecuencia de un crecimiento anómalo.

Aunque la nariz se vea simétrica desde el exterior, el septum igualmente puede estar desviado. Sin embargo, cuando la nariz se ve a simple vista torcida, es muy probable que todo el septum tampoco se encuentre derecho.

Tratamientos

En los casos leves, los síntomas se pueden tratar con medicamentos como descongestionantes, antihistamínicos y spray nasal. La medicación alivia temporalmente los síntomas.

Para casos más complejos se recomienda esta cirugía, que corrige el defecto del tabique mediante intervención quirúrgica. Se realiza de forma ambulatoria y con una duración aproximada de 1 hora. “Es una cirugía mínimamente invasiva, sin dolores importantes y cuya recuperación es de 10 a 14 días”, detalla el Dr. Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.

Es importante destacar que el abordaje de ésta al realizarse por dentro de las fosas nasales, no conlleva ninguna consecuencia estética ni produce hematomas en la cara, que son propios de la rinoplastía, que es la intervención que modifica la estética nasal.

Si el desvío del tabique va acompañado de una nariz torcida, se realiza una rinoseptoplastía, que involucra hospitalización, cambio en el aspecto de la nariz y una recuperación más lenta.

Reserva tu hora médica en www.clinicasantamaria.cl y evalúate con nuestros especialistas. Consulta por las facilidades de pago.

Con la colaboración de: Dr. Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.