Noticias |

Mes de la Diabetes

Trasplante Páncreas-Riñón cura diabetes tipo 1 en forma definitiva

Publicado el 02/11/2016

El procedimiento podría mejorar sustancialmente la calidad de vida de cientos de pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica que actualmente se encuentran en diálisis y a la espera de un trasplante de riñón. También a más de 500 que aún no están en lista de espera para trasplante renal. Conoce más.

La diabetes es una enfermedad que puede generar graves problemas de salud, siendo una de sus consecuencias más conocidas las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, existe un grupo de personas insulinodependientes que ven afectado otro órgano vital: El riñón.

En Chile más de 1.300 personas están en lista de espera para trasplante renal, de las cuales un 30% son diabéticos. Estos pacientes tienen una mortalidad anual del 20%, es decir, que su riesgo de morir dentro de 5 años es altísimo. Por esa razón especialistas indican que, además de requerir un trasplante de riñón para sobrevivir, necesitan un trasplante de páncreas para dejar de ser diabéticos y de ese modo proteger el riñón trasplantado y disminuir los riesgos de enfermedad cardiovascular propios de su enfermedad. A ese escenario se suman las 16 mil personas que están en diálisis y que no están en lista de espera para un trasplante, de las cuales un tercio son diabéticos.

El Dr. Javier Chapochnick, cirujano jefe del Programa de Trasplante Páncreas-Riñón de Clínica Santa María, explica que este doble trasplante está indicado en aquellos pacientes diabéticos insulinodependientes que han desarrollado enfermedad renal crónica y que están en diálisis o cuyo ingreso a diálisis es inminente.

“Cuando se realiza un trasplante de riñón solo, no se termina con la diabetes que produjo la falla renal en primera instancia. En cambio al recibir ambos órganos, el paciente deja de ser diabético y sale de su falla renal, pasando de tener una enfermedad crónica a indicadores absolutamente normales de función renal y glicemia”, asegura el cirujano.

El especialista explica que el trasplante simultáneo de ambos órganos es una cirugía única –realizada a través de una misma incisión– gracias a la cual los pacientes ya no necesitan diálisis (con el nuevo riñón) y dejan de ser diabéticos insulinodependientes (con el nuevo páncreas). Además, la inmunosupresión es la misma para ambos órganos, por lo cual no se requieren drogas inmunosupresoras adicionales.

“Si bien se ha hecho en Chile con anterioridad, el trasplante de páncreas no se ha masificado, a pesar de haber un gran número de pacientes que requiere esta terapia”, explica. Esta enfermedad afecta mayoritariamente a gente joven y tiene una mortalidad elevadísima, pero con el trasplante simultáneo de páncreas-riñón mejoran sus expectativas de vida a largo plazo de manera muy importante.

Con la colaboración de: Dr. Javier Chapochnick, cirujano jefe del Programa de Trasplante Páncreas-Riñón de Clínica Santa María.