Noticias | Salud y bienestar / Dermatología

Micosis

Aprende cómo evitar el contagio de hongos

Publicado el 16/02/2017

Utilizar calzado en superficies compartidas que pueden estar contaminadas, secarse bien entre los dedos, evitar quedarse con ropa húmeda puesta y usar talco o cremas antimicóticas, son algunas de las recomendaciones para evitar este problema que ataca principalmente a los pies.

La micosis –infección producida por hongos– es una enfermedad de carácter contagioso, que se transmite de manera directa (entre humanos y animales) o indirecta (ambientes húmedos contaminados). Durante el verano, tiende a aparecer con más facilidad en algunas partes del cuerpo debido a la mayor exposición a superficies contaminadas como baños públicos, piscinas, vestidores y duchas compartidas, favorecida por la humedad y el calor.

Además, el uso de prendas sintéticas, compartir el calzado, mantener la piel húmeda y  usar los mismos zapatos durante varios días, ayudan a su propagación.

Los lugares en donde más aparecen este tipo de infecciones son los pies –sobre todo en la planta, entre los dedos y en las uñas– y en la ingle (entrepierna). “Por lo general, la micosis se presenta en los pies como descamación y fisuras (cortes) entre los dedos o en las plantas, microvesículas (ampollas) y el engrosamiento y cambio de coloración de las uñas. En la ingle, se puede observar un enrojecimiento de la zona, con un borde escamoso y que causa mucha picazón”, explica la Dra. Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María.

Aunque lo más común es que este tipo de hongos solo produzcan lesiones superficiales de la piel y no penetren más profundo, la dermatóloga advierte que el problema está en el rascado, ya que con éste se pueden generar sobreinfecciones bacterianas que pueden ser graves, sobre todo en personas con trastornos de la inmunidad (diabéticos, edades extremas, tratamiento con inmunosupresores).

Consejos para evitar los hongos

  1. Usar calzado en todo momento: En aquellas superficies compartidas como piscinas, duchas o gimnasios, utilizar sandalias para proteger los pies de la contaminación de estos hongos. También es ideal desinfectar con cloro aquellos pisos.
  2. Secarse bien los pies: Después de la ducha o la piscina, siempre se debe realizar un secado prolijo entre los dedos con una toalla de uso personal.
  3. No compartir calzado: Evitar prestar o utilizar los zapatos de otra persona, ya que se pueden contagiar las infecciones.
  4. Complementar el cuidado con productos: Si transpira mucho, es recomendable usar talcos secantes para evitar infecciones. Si no es el caso, la especialista lo recomienda de todas formas como prevención. Si existen hongos, se pueden aplicar cremas antimicóticas por un determinado tiempo.
  5. Evitar permanecer con ropa húmeda: En el caso de los trajes de baño, la doctora manifiesta que aunque no está comprobado, es preferible retirarlos cuando están mojados, para evitar la aparición de hongos.
  6. Consultar: La dermatóloga pone énfasis en que ante cualquier sospecha de infección, es mejor asistir precozmente donde un especialista para evitar la propagación de los hongos a otras partes del cuerpo u otras personas, y además para prevenir sobreinfecciones bacterianas secundarias, las cuales pueden poner en peligro la salud de los pacientes.
Con la colaboración de: Dra. Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María.