Noticias |

Vacaciones de invierno

Los accidentes infantiles más comunes

Publicado el 19/07/2018

Quemaduras con agua hirviendo o calefacción, y lesiones de tobillo por caídas dentro de la casa, son los incidentes más recurrentes durante las vacaciones de esta época. Te contamos cómo reaccionar y cuándo acudir al Servicio de Urgencia.

Durante las vacaciones escolares de julio los niños pasan gran cantidad de tiempo en la casa, lo que propicia el aumento de accidentes caseros. De hecho, en esta fecha se producen más caídas por el piso resbaloso –aseo que usualmente se realiza mientras los escolares están en clases– y quemaduras con los diversos sistemas de calefacción. Por ello, es importante que los padres y cuidadores sepan cómo actuar, mientras se busca la asistencia médica necesaria.

“Se debe reaccionar siempre con calma para no inquietar al accidentado. En caso de quemaduras, lo primero es poner la zona afectada bajo el chorro de agua fría de la llave o ducha, y no aplicar ungüentos ni aceites. Luego, cubrir con una sabanilla limpia la quemadura. Cuando es una lesión de tobillo, aplicar frío local e inmovilizar en caso necesario”, explica el Dr. Eduardo Díaz, traumatólogo Jefe del Convenio Escolar de Clínica Santa María.

El especialista señala que si el enrojecimiento de la quemadura no cede, o bien aparecen ampollas o lesiones que comprometen más allá de la piel, hay que acudir a urgencia. En caso de una torcedura en el tobillo, el principal signo de alerta es el aumento de volumen, deformidad de la extremidad y dolor moderado a intenso.

Los errores más comunes

El Dr. Eduardo Díaz explica que es fundamental actuar de forma correcta, y así no empeorar la situación: “En el caso de quemaduras, no se deben aplicar aceites, cremas a base de óxido de zinc, o poner hielo directamente sobre la zona afectada”.

En tanto, frente a una lesión de tobillo, es perjudicial aplicar calor local, así como no acudir a urgencia cuando la lesión presenta deformidad o aumento de volumen.

“Para estar preparados frente a un accidente, es fundamental que las familias tengan siempre a mano un botiquín básico, el que debiera tener antisépticos, analgésicos, gasas y vendas, parches simples, antihistamínicos y anestésico para quemaduras pequeñas”, finaliza el especialista.

Con la colaboración de: Dr. Eduardo Díaz, traumatólogo Jefe del Convenio Escolar de Clínica Santa María.