Cirugía Cardíaca

Porque sabemos de corazones

Jul 12, 2017, 15:08 PM
Url:
Display Like Image:
No
Featured item:
No
REALIZAMOS 1.800 INTERVENCIONES AL AÑO
Categories:
  • Cirugía Cardíaca

banner Cirugía Cardiaca

Leave a comment

Sobre la Unidad

La Unidad de Cirugía Cardíaca se encarga de los tratamientos quirúrgicos necesarios para las enfermedades del corazón, como lesiones de las válvulas del corazón y problemas de la irrigación del corazón, las cuales de no tratarse pueden producir un infarto o afectar a la aorta –arteria que distribuye la sangre a todo el cuerpo–.

Clínica Santa María tiene un equipo de cirujanos cardíacos conformado por el coordinador de la Unidad, Dr. Eduardo Turner, junto al Dr. Juan Carlos de la Maza y Dr. Sebastián Iturra, los que están debidamente certificados por Conacem y cuentan con experiencia en todos los aspectos de la Cirugía Cardíaca.

El énfasis en Clínica Santa María está en el trabajo en equipo con las especialidades relacionadas, especialmente Cardiología. También existe una colaboración muy estrecha con los anestesistas cardiovasculares y los médicos de la Unidad de Cuidados Intensivos, con el objeto de acelerar la recuperación postoperatoria minimizando las molestias y limitaciones propias de las operaciones al corazón de manera de que el paciente retorne a una vida sin limitaciones en el menor plazo posible.

Procedimientos

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. En un número importante de pacientes la solución es una operación al corazón o a la aorta torácica, que puede ser necesario realizar de forma urgente.

  • En caso de un paciente con una lesión valvular, la solución puede ser la reparación de la válvula afectada o su reemplazo por una de origen animal (bioprótesis) o artificial (mecánica).
  • En cuanto a las enfermedades de las arterias coronarias, la cirugía consiste en la construcción de puentes o creación de nuevas entradas de sangre oxigenada para prevenir un infarto o, cuando este ya ha ocurrido, recuperar zonas parcialmente dañadas o asegurar el funcionamiento de las que están amenazadas.
  • En la aorta torácica, el problema más frecuente es la dilatación o aneurisma que corre el riesgo de rotura y muerte brusca de la persona. En este caso, la cirugía generalmente consiste en el reemplazo por un tubo de poliéster. Normalmente, la aorta no produce síntomas de manera que la detección de sus lesiones suelen ser hallazgos en exámenes médicos preventivos o en el proceso de investigación de enfermedades no relacionadas. Paradójicamente, cuando la aorta produce síntomas lo hace en forma brusca y de extrema gravedad lo que ocurre al romperse la pared, lo que se conoce como disección aórtica. En este caso es necesario efectuar una operación de alto riesgo en forma inmediata.
  • Por otro lado, cuando el corazón está gravemente dañado existen dos alternativas. Si el problema es potencialmente reversible existe la posibilidad de reemplazar el órgano de forma transitoria por un período que puede extenderse desde días hasta meses con sistemas de apoyo similares a un corazón artificial. Si se necesita una solución permanente, la mejor solución es el trasplante cardíaco. Ésta es un área que se está desarrollando en forma acelerada en el mundo con colaboración de cirujanos y la industria médica.
Ubicación

Av. Bellavista 0415, 3° piso, Providencia.

Teléfono
+56 2 2913 0000