Trasplante de Hígado

Un gran equipo multidisciplinario, preocupado de cada detalle, para lograr resultados óptimos

Apr 16, 2018, 10:45 AM
Url:
Display Like Image:
No
Featured item:
No
   
Categories:
  • Trasplante de Hígado

trasplante-higado-mobile

trasplante-higado

Leave a comment

Programa

El trasplante hepático es la única solución para pacientes con falla terminal del hígado independiente de la causa de ésta. Esta intervención está indicada también para pacientes con algunos tumores hepáticos primarios no resecables.

La evolución de este procedimiento en las últimas décadas ha sido muy notoria logrando hoy en día resultados excelentes en cuanto a cantidad y calidad de vida de los pacientes.

El equipo de Trasplante Hepático de Clínica Santa María está conformado por especialistas de gran experiencia tanto en Chile como en el extranjero, coordinados en un grupo multidisciplinario que trabaja en torno a cada detalle del cuidado de los pacientes.

El Programa de Trasplante Hepático, junto a los Programas de Trasplante de Páncreas y de Riñón hacen de Clínica Santa María un centro de trasplante de órganos a la vanguardia en el cuidado de pacientes con falla terminal de un órgano. 

JAVIER    CHAPOCHNICK FRIEDMANN

“El trasplante hepático es la única alternativa para pacientes con falla terminal de este órgano o con tumores primarios del hígado no resecables. La excelencia de nuestro equipo multidisciplinario nos permite ofrecer un cuidado personalizado y resultados sorprendentes”.

Dr. Javier Chapochnick, médico jefe Programa de Trasplante de Hígado.
   derivación
Enfermera coordinadora
E.U. Marión Alarcón
 marion.alarcon@clinicasantamaria.cl +56 2 2913 2912   +569 82456678

Quiénes lo requieren

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Dentro de sus funciones está filtrar sustancias tóxicas producidas por nuestro propio cuerpo y que consumimos, producir los elementos de la coagulación y la bilis, almacenar y metabolizar la glucosa, entre muchas otras.

La enfermedad terminal del hígado en su forma crónica o aguda es una enfermedad irreversible que trae serias consecuencias para el organismo, causando la muerte.


Dentro de las causas de daño hepático terminal agudo o crónico se encuentran:

  • Falla hepática aguda por hepatitis viral o por sobredosis de medicamentos (por ejemplo, paracetamol).
  • Enfermedad hepática relacionada al alcohol.
  • Esteatosis hepática no alcohólica (hígado graso).
  • Infección crónica por hepatitis C.
  • Infección crónica por hepatitis B.
  • Hepatitis autoinmune.
  • Enfermedades hepáticas hereditarias, como enfermedad de Wilson, hemocromatosis, galactosemia, entre otras.
  • Enfermedades que afectan a los conductos biliares, como la cirrosis biliar primaria o secundaria.
  • Enfermedades secundarias a fármacos, químicos o infecciones.


Entre las complicaciones de la cirrosis están:  

higado
  • Edema (acumulación de líquido en piernas) y ascitis (acumulación de grandes cantidades de líquido en el abdomen).
  • Moretones y sangramiento fácil (por falla en la coagulación).
  • Hipertensión portal.
  • Várices esofágicas (várices en el esófago que pueden sangrar de forma importante).
  • Esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo 2-4 veces su tamaño normal lo que afecta a las plaquetas).
  • Ictericia (piel amarilla).
  • Sensibilidad a medicamentos (el hígado ya no los filtra bien).
  • Encefalopatía hepática (alteración de conciencia producto de la falla del hígado).
  • Aparición de tumores (hepatocarcinoma es el más frecuente).
  • Falla de otros órganos (insuficiencia renal, falla pulmonar).
  • Desnutrición.
  • Diabetes.

La única forma de solucionar esta enfermedad es reemplazando el hígado mediante un trasplante hepático.

Proceso e información

Todo paciente candidato a trasplante hepático será evaluado por médicos miembros del equipo de trasplante de hígado y se le realizarán exámenes e imágenes. Una vez completada la evaluación, el caso de cada paciente es discutido en el Comité de Trasplantes en donde se decidirá si el paciente es un buen candidato a este procedimiento. 

Preguntas frecuentes

¿Quiénes son candidatos para someterse a un trasplante de hígado?

Todo paciente con enfermedad terminal del hígado, aguda o crónica, puede ser candidato a trasplante. Algunos pacientes con tumores hepáticos primarios no resecables también pueden ser considerados para un trasplante.

La gravedad de la enfermedad se mide a través de un puntaje que se llama MELD (Model for End Stage Liver Disease). Hay que tener como mínimo 15 puntos para ser candidato y el orden de la lista de espera se determina según este puntaje. 

¿En qué se beneficia el paciente del trasplante de hígado? 

El nuevo órgano trasplantado funcionará correctamente llevando a cabo todas las funciones normales descritas previamente y a medida que pasan los días van a mejorar las complicaciones asociadas a la enfermedad hepática terminal. A los pocos meses post trasplante el paciente podrá retomar su vida normal. Mejorará la calidad de vida del paciente y la cantidad de vida también.

¿Cuáles son los riesgos de esta cirugía?

El trasplante de hígado tiene los riesgos propios de una gran cirugía: Sangrado, infección, trombosis del órgano, rechazo, requerir una reoperación, hernias, entre otros. Sin embargo, los potenciales beneficios son significativamente mayores a los riesgos asociados.

¿Cuál es la preparación que se debe tener antes del trasplante?

Una evaluación por el equipo multidisciplinario que determinará si el paciente se beneficiará con el trasplante y si es buen candidato. Se deberá realizar una serie de exámenes de Laboratorio e Imágenes y chequeos por diferentes especialistas (Cardiología, Broncopulmonar, entre otros).

¿Qué cuidados hay que tener después del trasplante?

Todos los pacientes después del trasplante requieren usar drogas inmunosupresoras (“antirechazo”) por el resto de su vida y mantener los controles periódicos con el equipo de Trasplante. Al estar inmunosuprimidos, deben evitar el contacto con personas que estén enfermas.

¿Cómo cambiará la vida después del trasplante?

El pronóstico de la enfermedad hepática terminal es malo con una posibilidad de sobrevivir a largo plazo escasa. Es una enfermedad evolutiva, es decir, los síntomas y signos de las complicaciones secundarías a la enfermedad hepática aumentan con el tiempo. Posterior al trasplante de hígado la calidad de vida mejora en todos los aspectos, teniendo una vida prácticamente normal (laboral, deporte, dieta, etc.) y con una sobrevida a largo plazo muy superior.

¿Cuán frecuente serán los controles?

Durante el primer mes, tres veces a la semana, el segundo dos, el tercer mes una vez y así sucesivamente.

¿Cuánto tiempo dura la hospitalización?

En promedio aproximadamente 15 días posterior al trasplante.

¿Cuándo se puede volver a las actividades habituales?

Si es un trasplante satisfactorio sin mayores complicaciones, a los tres meses.

 
 

¿Qué tan importante es el apoyo de amigos y familiares?

 

Es fundamental en el pre y post trasplante. Es necesario que los pacientes preparen un ambiente de apoyo y de ayuda para el manejo postoperatorio.

 

¿Cómo es el financiamiento de este tipo de trasplante?

 

El Programa de Trasplante de Hígado de Clínica Santa María cuenta con convenios tanto con Isapres y Fonasa. Cada caso es evaluado por el equipo de Trasplante y por el área financiera, para garantizar la cobertura de la cirugía y de las drogas inmunosupresoras.

Para los pacientes del sistema público existe un plan en que la evaluación antes de la intervención y el seguimiento post trasplante a largo plazo sea realizado en el sistema público, mientras que la cirugía y postoperatorio inmediato en Clínica Santa María.

 

Postoperatorio

Después de la cirugía se traslada al paciente a la Unidad de Paciente Crítico y posteriormente al piso médico-quirúrgico, donde permanecerá hospitalizado en promedio aproximadamente 15 días. En este lugar es visitado diariamente por los miembros del equipo de Trasplante, quienes evaluarán la condición clínica, analizarán sus exámenes de Laboratorio e Imágenes y ajustarán las dosis de los medicamentos.

Durante la hospitalización, el equipo de Trasplante lo instruirá respecto al uso de medicamentos y cuidados que requerirá esta nueva condición de trasplantado. La enfermera coordinadora realizará esta educación y además programará las visitas de control ambulatorio.