Noticias |

Artrosis de cadera

Cuando el caminar se hace doloroso

Publicado el 23/02/2011

Molestias al subir una escalera o dificultad para cruzar las piernas, pueden ser los primeros indicadores de que algo en la cadera no anda bien. Sin embargo, con una alimentación saludable y ejercicio, este mal se puede prevenir.

Con el paso de los años, el organismo se va deteriorando y la cadera es una de las partes que también sufre un proceso de desgaste: se pone más frágil y causa que las acciones cotidianas relacionadas con las extremidades inferiores sean dificultosas.

Según el doctor Daniel Pacheco, Reumatólogo de Clínica Santa María, “es una enfermedad de la articulación de la cadera, formada por la cabeza del fémur y el acetábulo de la pelvis, que se inicia en el cartílago de la articulación que se adelgaza y provoca secundariamente cambios en el hueso con aparición de osteolitos e inflamación local”.

Antecedentes de displasias o luxaciones congénitas de la cadera, si no han sido tratadas en la infancia; factores traumáticos, como las fracturas o luxaciones de la cabeza del fémur o del acetábulo, o factores vasculares con mala irrigación de la cabeza femoral, pueden incidir a que se gatille este proceso de debilitamiento del cartílago, que afecta principalmente a los adultos mayores.

Tratamiento
Una vez diagnosticada la enfermedad mediante una radiografía simple, existen tres formas de tratar este mal. La primera es mediante un tratamiento farmacológico que incluye el uso de antiinflamatorios recetados por un especialista. La segunda forma de controlar los dolores es por medio de la realización de ejercicios físicos para así mantener la funcionalidad articular y mediante el uso de un bastón de descarga, el que es fundamental si hay un dolor intenso, ya que permite disminuir la carga sobre la articulación.

Finalmente, están las medidas quirúrgicas como las osteotomías que son operaciones para obtener una mayor superficie de carga dentro de la articulación y la artroplastia de cadera, que consiste en instalar una prótesis total de cadera. Sin embargo, el Reumatólogo enfatiza que es sólo para los casos con dolor persistente y las limitaciones.

Con la colaboración de: Dr. Daniel Pacheco, Reumatólogo de Clínica Santa María.