Noticias |

¡De vuelta a clases!

Técnicas y hábitos de estudios

Publicado el 01/04/2013

Conocer las técnicas y hábitos de estudio permite mejorar el rendimiento escolar de niños y adolescentes ¿Cómo lograrlo? Siguiendo las recomendaciones que les entregamos a continuación.

Sabemos que para algunos niños estudiar no es una tarea fácil. Existen diversos factores como la concentración, los tipos de aprendizajes o el apoyo de los padres que influyen en el rendimiento escolar. 

La psicopedagoga infanto- juvenil de Clínica Santa María, Bretta Palma Astudillo, nos entrega algunos consejos para guiar a nuestros hijos durante su etapa escolar. 

Lugar de estudio 
Se debe realizar en un ambiente cómodo, con una temperatura, ventilación e iluminación adecuada, sin distracciones visuales y auditivas. 

Tiempo de estudio 
Depende de la edad y las capacidades del estudiante. Sin embargo, se recomienda:

Entre 4 y 6 años: 15 a 30 minutos diarios, 3 a 4 días a la semana.
Entre 7 y 12 años: 1 a 2 horas diarias, 5 días a la semana.
Entre 13 y 18 años: 2 a 3 horas diarias, 5 a 6 días a la semana

Concentración 
Sin duda que este es un problema común entre los niños y adolescentes cuando llega la hora de estudiar. Por eso, se deben tener en cuenta algunas técnicas que permitirán lograr el nivel adecuado de concentración.

- Mantener un horario y lugar establecido.
- Planificar los tiempos de estudio y de descanso. 
- Evitar estudiar después de ingerir alimentos contundentes.
- Frente a los primeros síntomas de cansancio, se recomienda descansar entre cinco a 10 minutos. 
- Planificar los trabajos, no es bueno improvisar. 
- Ordenar las materias según su dificultad. Es aconsejable dejar para el final aquello que resulte más grato. 

Estrategias de aprendizaje 
No todos los niños aprenden de la misma forma, ya que muchas veces depende de sus habilidades.
Existen tres estrategias de aprendizaje que ayudan a obtener una mejor concentración, entender las materias de manera adecuada y recordar lo estudiado. 

Estrategia visual: 
- Escribir notas al margen del cuaderno.
- Elaborar resúmenes y cuestionarios.
- Usar destacadores de colores llamativos.
- Pensar en imágenes relacionadas con los conceptos abordados. 

Estrategia auditiva: 
- Sentarse cerca del profesor(a), evitando distractores.
- Escuchar en clases, involucrando todos los sentidos.
- Estudiar en voz alta o repitiendo a otras personas para reforzar lo aprendido.
- Consultar dudas en forma inmediata al profesor(a).

Estrategia kinestésicas: 
- Centrar la atención en el lenguaje no verbal de los profesores.
- Elaborar mapas conceptuales.
- Integrarse en equipos de trabajo.
- Formular posibles preguntas y desarrollar sus respuestas.

Junto con estas recomendaciones, es fundamental que los padres guíen y acompañen a sus hijos, especialmente cuando son más pequeños y no tienen la autonomía y responsabilidad necesaria. 

Con la colaboración de Bretta Palma Astudillo, psicopedagoga infanto-juvenil de Clínica Santa María.