Noticias |

Colon irritable

¿En qué consiste este síndrome?

Publicado el 07/05/2015

Existen muchos mitos sobre el síndrome de intestino irritable o colon irritable. Se trata de un trastorno funcional del intestino grueso y no de un problema de forma o estructura. Aprende más sobre esta enfermedad.

A diferencia de lo que muchos piensan, el colon (intestino grueso) no se inflama ni se irrita, el término “irritable” debe entenderse como “enojado”. Su causa aún es desconocida, el estrés puede desencadenar síntomas, pero no hace aparecer la enfermedad, lo mismo sucede con algunos alimentos y cambios hormonales.

El tubo digestivo, del cual es parte el intestino grueso, posee una capa una de músculos que permiten que el intestino tenga contracciones que hacen avanzar el contenido hacia el recto, un proceso ordenado y que se activa al comer. Una persona con colon irritable posee contracciones y/o relajación anormal de los músculos e hipersensibilidad en los nervios intestinales que provocan sensaciones desagradables. 

Síntomas

Habitualmente los malestares se presentan por meses o años y en cada persona se manifiestan de manera diferente. Algunos son: Dolor abdominal (malestar, pesadez) que se alivia al obrar; diarrea y/o constipación; deposiciones duras, blandas o líquidas; sensación de pujo, de urgencia o de evacuación incompleta; eliminación de mucosidades; meteorismo o distensión abdominal (hinchazón).

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar este síndrome debe haber presencia de al menos un síntoma y descartar enfermedades orgánicas que dan señales similares. Para ello, se debe consultar a un gastroenterólogo, que evaluará la historia clínica y pedirá de laboratorio y, en algunas ocasiones, de imágenes y endoscopías. En caso de tratarse de colon irritable, los resultados de estos exámenes deben ser normales. 

Es importante tener claro que se trata de una condición benigna que no produce otras enfermedades estomacales o gastrointestinales. No obstante, no existe una cura definitiva, ya que es un síndrome crónico. Sí, hay medidas que permiten tratar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Sólo se deben tomar medicamentos cuando el especialista así lo determine.

Con la colaboración de: Dr. Sergio Carvajal, gastroenterólogo de Clínica Santa María.