Noticias |

Alergia: cirugía de cornetes inferiores por radiofrecuencia

La alternativa quirúrgica para terminar con esta molesta condición

Publicado el 01/09/2015

La cirugía se realiza en forma ambulatoria y con anestesia local. Además es menos invasiva, reduce el número de costras, disminuye la posibilidad de sangrado y, por lo tanto, la persona se recupera de forma más rápida.

Cuando una persona tiene una condición alérgica, su sistema inmunológico es más reactivo frente algún elemento en el ambiente (como el polen o el pasto), que llegan por distintas vías a las fosas nasales produciendo una reacción inflamatoria, que se manifiesta principalmente con obstrucción nasal, picazón o estornudo.

“Eso produce que los cornetes nasales (tejidos normales al interior de la nariz), -que tienen una utilidad en la respiración filtrando y entibiando el aire-, aumentan de tamaño y produzcan un bloqueo mecánico al paso del aire”, explica el Dr. Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.

Hoy, entre un 25 a 30% de la población presenta esta condición, de los cuales más de un 80% responden adecuadamente a los tratamientos farmacológicos habituales, mientras que un 20% tiene síntomas más rebeldes a tratamiento, porque su alergia es más severa o la persona tiene otro tipo de rinitis crónica.

En estos casos, cuando el tejido del paciente está tan inflamado y no es capaz de disminuir su tamaño con el uso de fármacos, pueden reducirse por medio de distintos procedimientos complementarios que se realizan, por lo general, en pabellón. La técnica más tradicional, más antigua y que tiene más efectos secundarios, se denomina electro cauterización de cornetes con un electro bisturí o resección de cornetes inferiores.

“Esta técnica, tiene la desventaja que en la mayoría de los casos se debe hacer en pabellón, lo que significa tener que hospitalizar a un paciente y, además, tener que hacer un procedimiento que es bastante más complejo y con más efectos adversos”, señala el Dr. Christian Olavarría.

Sin embargo, también se puede reducir de tamaño a través de tecnologías más innovadoras. Una de las alternativas que existe, es la reducción de cornetes con radiofrecuencia.

El experto señala que el procedimiento se realiza ingresando a la cavidad nasal con una micro cámara, que a través de información digital le entrega a un procesador la imagen que vemos al interior de la nariz, donde se pueden observar los cornetes que producen la obstrucción.

“Una vez identificados, se aplica una energía sobre los tejidos de los cornetes que van a producir una coagulación de los tejidos que reduce el volumen de los cornetes inferiores con mínimo daño por calor”, explica.

Ésta técnica se realiza en forma ambulatoria, “in office” (en la sala de procedimientos) y con anestesia local. Además, es menos invasiva, reduce el número de costras, disminuye la posibilidad de sangrado y, por lo tanto, la persona se recupera de forma más rápida.  Los resultados se pueden apreciar entre dos a cuatro semanas después del procedimiento.

Esta técnica es uno de los tratamientos más modernos y menos invasivos que existen. Sin embargo, cabe destacar que tanto los procedimientos que se realizan en pabellón como la reducción de cornetes a través de radiofrecuencia no son permanentes, ya que con el tiempo los cornetes pueden volver a crecer y reaparecer los síntomas.

“Es importante que la persona sepa que estos procedimientos no curan la alergia y que su mejoría permanente depende del adecuado tratamiento farmacológico y seguimiento que se haga de su condición” finaliza el otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.

Con la colaboración: Dr. Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.