Noticias |

Vértigo

¿En qué consiste y qué lo origina?

Publicado el 14/10/2015

Sensación de desmayo, confusión, falta de equilibrio y que todo a nuestro alrededor, incluido nosotros, se mueve. Síntomas que por lo general nos hace pensar que se trata de un mareo, pero que también podría tratarse de vértigo. Conoce sus causas.

El vértigo es un síntoma de alguna patología, generalmente asociada al sistema vestibular, que se manifiesta con una falta de equilibrio y una sensación de movimiento rotatorio del propio cuerpo o del entorno, cuando en realidad nada gira. Tal descripción puede ser confundida con mareos, pero su diferencia radica en que si bien este último implica una pérdida del equilibrio, no presenta la sensación de movimiento alrededor.

Este efecto ilusorio se origina por problemas vestibulares a nivel del oído interno y también de sus conexiones en el sistema nervioso central. “Aunque en la mayoría de los casos se determina que sus factores son benignos, las personas que padecen de vértigo deben consultar a un especialista para descartar otras causas que puedan ser más riesgosas, como una hemorragia o un infarto cerebral”, señala el Dr. Santiago Ibacache, médico jefe de Otorrinolaringología de Clínica Santa María.

Tipos de vértigo

Existen dos tipos de vértigo, el periférico y el central. El primero es la causa más frecuente de esta sensación de rotación del entorno y se debe a problemas en el oído interno -específicamente en la zona que controla el equilibrio- y en el nervio vestibular, que une el oído interno con el tronco encefálico. Además, provoca una pérdida de audición y presión de los oídos.

Por otro lado, el vértigo central es aquel que se origina por problemas en el cerebro, principalmente en el cerebelo y/o en el tronco encefálico, y que incluye molestias visuales, dolor de cabeza intenso e inestabilidad.

Ambos casos de vértigo conllevan a cefaleas intensas, hipoacusia (pérdida de la audición) y movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos, pero de forma vertical.

El vértigo representa una de las causas más frecuentes de consultas médicas en el país. En este sentido, el periférico corresponde al 90%, mientras que el central al 10% de la población general. “El vértigo es un síntoma inhabilitante. Los afectados se ven incapacitados para llevar a cabo sus actividades diarias, lo que conlleva a importantes problemas a nivel personal, laboral, social y económico”, detalla el Dr. Ibacache.

Diagnóstico

Según explica el especialista, lo principal para dar un análisis certero es conocer bien el historial clínico del paciente, de modo de saber cuáles son los factores que alivian o empeoran el vértigo y los detalles que acompañan el cuadro, como la duración y la presencia de vómitos, por ejemplo. “El primer paso es determinar la naturaleza del problema y su causa. El paciente responde preguntas básicas y luego se realiza un examen neurológico y otorrinolaringológico, que abarca el oído, fosas nasales, cavidad oral y laringe”, precisa.

El Dr. Ibacache destaca que es clave comprobar la “motilidad ocular”, que indica si existe alguna disfunción del oído interno o de las conexiones entre éste y el cerebro. Además, se hace una evaluación de la audición, radiografías y resonancias magnéticas. Si el vértigo viene acompañado de otros factores como visión doble, falta de coordinación de los movimientos o cefaleas, entre otros, es recomendable tratar también con un neurólogo.

Para ayudar en el diagnóstico, en Chile se está trabajando con la Prueba de Impulso Cefálico con Video (VHIT) para poder evaluar los reflejos del vestíbulo ocular de manera fácil y rápida, ya que no demora más de cinco minutos.

Si bien no sustituye a los demás exámenes, sí los complementa, descubriendo dónde está el problema dentro del oído interno. “Además, con esta metodología, se busca agilizar los procesos de evaluación vestibular, dando información más especifica que ayuda a dar un mejor tratamiento”, finaliza el profesional.

Si necesitas evaluación, reserva tu hora médica en www.clinicasantamaria.cl o llama al +56 2 2913 0000.

Con la colaboración de: Dr. Santiago Ibacache, médico jefe de Otorrinolaringología de Clínica Santa María.