Noticias |

Cenas de Navidad y Año Nuevo

Cuida tu páncreas en estas fiestas

Publicado el 22/12/2015

El consumo excesivo de grasas y alcohol que se da en las últimas semanas del año no sólo pueden producir un indeseado aumento de peso, sino también una enfermedad de mucha mayor gravedad y poco conocida: Pancreatitis. Te explicamos de qué se trata y cómo detectarla a tiempo.

El páncreas es un órgano del aparato digestivo encargado de producir enzimas y hormonas fundamentales para el buen funcionamiento del organismo. Y si bien las enfermedades que lo afectan son poco frecuentes y conocidas, cuando hay ingesta desmedida de comidas altas en grasas y bebidas alcohólicas, sumado a la presencia de cálculos biliares, este órgano puede verse severamente afectado.

Una de las patologías que aumenta en estas fechas es la pancreatitis, una inflamación aguda producida por la autodigestión del órgano por sus propias enzimas, que genera fuerte dolores abdominales y que en los casos más graves puede ser mortal.

El Dr. René Estay, gastroenterólogo de Clínica Santa María, explica que las causas más comunes de pancreatitis aguda son los cálculos biliares -que se forman en la vesícula y se acumulan en el conducto pancreático- así como la ingesta desmedida de alcohol. En el primer caso, son los de tamaño pequeño los que generan mayor riesgo. De hecho, estas pequeñas piedras son la causa más común de pancreatitis en mujeres mayores de 60 años. Por otra parte, beber mucho alcohol es el origen de inflamación del páncreas más frecuente en los hombres de todas las edades.

Los principales síntomas de esta patología se presentan en forma abrupta con dolor abdominal intenso que se irradia hacia el dorso, nauseas, vómitos y en los casos graves con fiebre, hipotensión, taquicardia e incluso dificultad respiratoria con un colapso sistémico. “Cuando se presentan estos síntomas la persona debe recurrir a urgencias, donde mediante exámenes  de laboratorio se puede observar si existe un nivel elevado de amilasa y lipasa, que son las proteínas producidas por el páncreas”, asegura el especialista.

Por lo general los casos más comunes son inflamaciones leves que presentan sólo compromiso del órgano y que responden bien a tratamientos básicos, por lo que en tres días los pacientes pueden estar en sus casas. “Sin embargo, cuando la pancreatitis es aguda puede comprometer varios sistemas, como el circulatorio, respiratorio, sistema nervioso central y riñón, llegando a tener una mortalidad del 30%”, enfatiza el gastroenterólogo.

Prevención

La clave está en el autocontrol a la hora de beber y comer. En aquellos casos donde los pacientes presentan antecedentes de cálculos biliares, la recomendación es mantener un control de los parámetros de laboratorio, como los triglicéridos, mediante exámenes periódicos.

Con la colaboración de: Dr. René Estay, gastroenterólogo de Clínica Santa María.